sábado, 9 de julio de 2016

Cómo educar a un niño Cáncer

Para la gran mayoría de los padres, en el momento del nacimiento de su hijo tan solo se preocupan del estado de salud de la indefensa criatura, pero al cabo de unos días y con la tranquilidad de saber que está más sano que una pera, empiezan a cuestionarse ¿a quién saldrá?, ¿tendrá el mismo mal genio que su padre?, ¿será tan dulce como su madre?

Todos los padre tenemos una idea preconcebida de como nos gustaría que fuesen nuestros hijos, pero ya conocemos la realidad, ¡qué pocos padres están satisfechos con el fruto de su creación!

Pues bien, si a usted como padre le agradase que su hijo fuese dócil, cariñoso y sintiese un profundo amor por su familia, le diremos, que esto tan sólo es posible si ha nacido entre el 21 de Junio y el 22 de Julio, es decir, si ha nacido bajo la influencia del signo Cáncer.

Como ya hemos dicho en otra ocasión, cada niño al nacer trae consigo un pan debajo del brazo. Pero cuando este niño es Cáncer, ese pan se convertirá en un don muy especial, el de vivificar nuestras vidas en el aspecto emocional. Será como agua caída del cielo, que al igual como fecunda los campos, despertará la sensibilidad en nuestras almas y nos inundará con su expresiva afectividad.

Hoy la mayoría de los hogares carecen de espíritu familiar. Los lazos de unión se rompen con facilidad debido a la ausencia de amor. Cada vez, los cimientos que aguantan el pilar básico de la sociedad, la familia, son menos sólidos, y vemos como los edificios humanos se desploman.

El mundo debería "parir" más niños Cáncer. Ellos son el aliento que nos hace más sensibles al dolor ajeno, porque harán nacer en nosotros el amor por los que están más cerca, nuestros padres, hermanos, abuelos, etc.
Los padres de estos niños podrán observar muy pronto en ellos que desde muy pequeños, se sienten atraídos por la vida domestica, donde querrán participar activamente con el deseo de sentirse parte del núcleo familiar. Imitarán con notable maestría las cualidades que los demás les expresen, hasta tal punto, que veremos reflejadas en ellos, como en un espejo, nuestras buenas y malas cualidades.

Lo más importante que debéis saber de vuestro hijo es que es pura emoción, sumamente sensible y poseedor de una vida interior muy rica, que le inducirá a alejarse de las situaciones que le lleven a llamar la atención.

¡Cuidado con su sensibilidad! Necesita muchas demostraciones de cariño para abrir su mundo privado y compartirlo. Si no conseguís mantener alimentada esa necesidad de intimidad que ha de aportarle seguridad, pronto descubriréis en él, rasgos de miedo, timidez, autoindulgencia, resentimientos. Será cuando se convierta en una persona débil, caprichosa y os demandará constantes mimos. Si no consigue sus deseos, adoptará el papel de víctima afligida, con el único propósito de despertar la pena y la lástima en sus seres queridos.

Vuestro hijo trae consigo una importante labor, trabajar con las emociones, los sentimientos, el amor.

Deberá ser como un manantial de aguas cristalinas donde todo aquel que tenga afán de pureza pueda purificarse. Es por ello, que como padres no debéis permitir que esas aguas-amor de la que es portador vuestro hijo, se enturbien e infecten. Aprovechad su fértil imaginación; estimulad su fantasía; motivadle para que busque en las raíces y orígenes de las cosas, en ellas ha de descubrir su verdadera identidad, descubrirá su poder espiritual, descubrirá la grandiosidad y belleza de la naturaleza, y a través de ella se fundirá con la Divinidad.

No os resultará difícil activar su poder creador, la imaginación, es más, tal vez desesperéis cuando le veáis horas y horas sumido en sus sueños y viviendo intensamente su mundo interior. Pedidle que os elabore cuentos y quedareis maravillados por su creatividad.

1 comentario: