lunes, 26 de diciembre de 2016

Cómo educar a un niño Capricornio


¡Duros como una piedra! En efecto, esta expresión define a la perfección la naturaleza temperamental de los nacidos bajo el denso rayo de Capricornio. Esta característica permitirá a estos nativos desarrollar una personalidad robusta, sólida, a prueba de bombas, que se consolidará en el futuro dando lugar a cotizadas expresiones del alma, como la honradez, la responsabilidad, la paciencia, el orden, etc.

Sin embargo, para el niño Capricornio estos logros que suponen el fin último de su existencia, su máxima meta, recorrer el sendero que ha de conducirlo hasta su consecución, se le presentan como una elevada montaña cuya cima ha de escalar. La vida parece no ser muy "justa" con él. Cuando a los demás niños nada se les exige, no se les impone normas, reglamentos, ordenes, el tendrá la impresión de que su familia -en un primer término- y la sociedad -más adelante- se confabulan contra sus iniciativas y deberá adaptarse a una fuerte disciplina que le vendrá de ellos. Esta experiencia será una constante en su vida. ¿Por qué?

No es difícil comprender esta exigencia, que en ningún momento es un capricho del destino. El Capricornio viene a trabajar en el más duro de los Elementos, la Tierra, y esto es debido a que mientras en el Fuego se trabaja a niveles de ideales, con el Agua en las emociones y sentimientos, y con el Aire se aborda los conceptos y las teorías, con la Tierra se aterriza en terreno firme, es decir, se concretiza, se materializa el proyecto que hemos fraguado. Es la hora en la que el árbol brota de la tierra y crece para florecer y dar frutos. Es obvio que si no cuidamos la trayectoria de ese tronco, podemos ver como se ladea, y una vez crecido, será difícil enderezarlo.

Si aplicamos esta ley al comportamiento humano, vemos que será más fácil cambiar el modo de sentir y pensar en el niño, que el modo de hacer las cosas. Es por ello, que vuestro hijo requiere una mano firme, rigurosa, que sepa administrar con "justicia" las necesidades que requiere para su crecimiento. Si vuestro hijo ha de desarrollar la virtud de la paciencia, sabed que aunque el viene dotado de esa cualidad en estado potencial, como una semilla, está en vuestras manos que esta crezca adecuadamente. Sed con el paciente. Ya notareis que lo que bien pudiera parecer una técnica a aplicar para todos los niños, independientemente del signo en el que nazca, con vuestro hijo se convertirá en una necesidad imperiosa, ya que, tendréis la impresión de que su cabeza es tan dura que no acaba de enterarse de lo que le demandáis. Debéis conocer de él, que tiene una misión en la vida basada en lo perceptivo. Los cinco sentidos están en él muy activos, y ello le llevará a adoptar una actitud materialista, práctica de las cosas.

Para ellos, el mundo de la ficción, de las emociones, incluso el de las teorías, parece no tener importancia, es -más, si crecen faltos de comprensión en estos otros aspectos, censurara y criticara duramente a los que dan muestras de un idealismo utópico, de un sentimentalismo desenfrenado, o de un intelecto académico. Tan solo valorara aquello que puede ver y tocar, lo demás será negado. Prestemos atención a esto que decimos, pues estamos describiendo los aspectos más peligrosos con los que los padres del niño Capricornio se encontrarán.

Una falta de fuerza renovadora, una falta de sensibilidad, así como una falta de adaptabilidad por su excesiva rigidez, os pondrá las cosas difíciles.

Para compensar estas deficiencias, debéis esforzaros en aportarles pequeñas dosis de cada elemento. Para estimular su falta de idealismo, es aconsejable potenciar su imaginación infantil con la lectura de relatos donde pueda identificarse con los héroes protagonistas.

Para aportarle seguridad emocional, es de vital importancia la presencia de la madre en los primeros años. Para ayudarle a ser más flexible, es eficaz que reciba una visión humanística y universal de la vida. Para ello, los padres deben tratarle respetándo su libertad y aportándole comprensión cuando en su comportamiento cometan errores.

Si estas medidas son adoptadas en la educación del niño Capricornio, tened por seguro que vuestro hijo se convertirá en un sólido pilar, en el que se podrá levantar toda una estructura social.

Os sorprenderéis de sus cualidades y capacidades. Su método, le llevará a dar muestras de una firme responsabilidad, y pocas veces tendréis que repetirle que recoja sus juguetes o que retire su plato de la mesa. Su propósito es ser útil y os lo demostrará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario