jueves, 25 de agosto de 2016

¿Cómo educar a un niño Virgo?


El proceso evolutivo exige que todo lo que un día nace, debe crecer, madurar y morir, para volver nuevamente a nacer a un nivel siempre superior. En este proceso creativo, el papel de Virgo es ejemplar. Su dinámica consiste en poner el sello final a la Obra. Virgo trabaja en la fase terminal de cualquier empresa y esa labor le capacitará para dar muestra de una humilde sabiduría.

Una frase muy utilizada por los nativos de este signo y que define genialmente su característica primordial, es esta:

"Cuando tu vayas, yo ya he vuelto".

En efecto, vuestro hijo, desde muy pequeño, ya notareis en él rasgos de intensa madurez. No debéis sentiros ofendidos, cuando alguien se acerque al niño y haga un comentario de este tipo:

"Hay que ver la cara de viejo que tiene este niño".

Verdad es, que no estará desvariando cuando alguien reconozca en el esos rasgos de “avanzada” edad, en realidad no está definiendo su aspecto físico, sino algo más profundo y que tan solo el niño virgo puede expresar, nos referimos a la experiencia conquistada a lo largo de las vidas pasadas y que se refleja con la huella de la sabiduría en el rostro del niño.

Algo muy importante deben conocer los padres y educadores de los virgos. En ellos pesa un instinto de supervivencia que los llevará durante gran parte de su vida a luchar arduamente para que su estabilidad material no se resienta. Un temor inconsciente por quedar sin recursos económicos, o tal vez antes la precariedad del cuerpo físico, ante la enfermedad, le convertirá en individuos muy ahorrativos, hasta el punto de rallar la tacañearía y en verdaderos escrupulosos que con el tiempo degeneran en personalidades hipocondriacas.

Ellos no adquieren por voluntad propia la actitud de renuncia y desprendimiento que exige la dinámica del signo. Pensando en voz alta, dirían: "si me ha costado tanto trabajo conseguir lo que tengo, cómo es que la vida me lo quita". Para evitar que esto suceda, se ponen a ahorrar y a ahorrar. Gastan poco y a veces prefieren vivir en la miseria antes de agotar los recursos que guardan celosamente en el banco.

Esta actitud se hace extensible a todos los aspectos de la personalidad. La mente del niño virgo es muy analítica y meticulosa. Despiertan una gran capacidad de observación, y aunque en una primera fase de cualquier aprendizaje siempre encuentran dificultades de adaptación debido a sus temores de no saber hacerlo a la perfección, cuando han conseguido dominar la tarea, se convierten en los mejores técnicos, aunque también es verdad que no por ello son los mejores instructores, pues carecen de paciencia con los alumnos al exigirles un nivel excesivamente perfecto.

Los pensamientos de vuestro hijo pueden ser sombríos y pesimistas, si no le hacéis comprender desde pequeños la ley fundamental de la vida: "lo que nace debe morir, nada permanece estacionado".

Él se acostumbrará a observar esta ley en la naturaleza, y descubrirá pronto que es necesario seguir el ritmo de la evolución. Si conseguís esta meta, os podréis sentir satisfechos por vuestra labor. Habréis conseguido evitar muchos sufrimientos futuros a vuestro hijo.

Es aconsejable que desarrolléis y potenciéis su capacidad innata, la observación, pero en este trabajo debéis cuidar que no se pierda en los detalles minuciosos que tan solo limitarían su visión, convirtiéndole en un ser demasiado materialista. Para contrarrestar esa tendencia, sería muy favorable que adquiriese conciencia de la totalidad del cosmos. La filosofía, así como narraciones sobre temas trascendentes que ocupen su primera infancia permitirá a vuestro hijo, que no sea tan solo un excelente científico, sino también, un sabio místico.

En los estudios es inmejorable. Su capacidad intelectual es envidiable, sin necesidad de estudiar largas horas, ya sabe. Será el típico estudiante que con pocos minutos de estudios, aprueba todas las asignaturas.

Será reflexivo y pensará las cosas mucho antes de hacerlas. A pesar de su temprana edad, deberíais solicitar sus consejos, y os sorprenderéis por la profundidad de sus respuestas.

Algo que no deben olvidar los padres del niño virgo, es que nunca deben someterle a una excesiva carga de responsabilidad, y no es aconsejable, porque el niño no vaya a responder, nadie lo hará mejor que él, pero con ello tan solo conseguiríais alimentar su obsesivo temor de que la vida no merece la pena vivirla, si se viene tan solo para sufrir.

En el terreno afectivo, vuestro hijo será poco demostrativo, pero no por ello deben pensar que no os ama. El tendrá un modo más significativo de demostrar sus afectos, lo hará a través de su servicio. Ningún otro signo es tan servicial como el virgo. Se entregará en cuerpo y alma cuando alguien le necesita, hasta tal punto, que descuida su propia atención en abnegada entrega por los demás.

En cambio a la hora de recibir cariño el niño virgo suele comportarse tímidamente, su único fin es pasar desapercibido, aunque para mantener su equilibrio interno, su estabilidad física, depende del amor que reciba de los demás. Cuando percibe que tan solo es querido por lo que es capaz de ofrecer, se limitará a cobijarse en su mundo y se excluirá de cualquier relación.

En definitiva, vuestro papel como padres debe centrarse especialmente en evitar que vuestro hijo crezca con un sentimiento y con una visión negativa y apesadumbrada de la vida. Con ello estaréis evitando que se despierten en él un sin fin de hábitos, manías y obsesiones, que al final harán de el un ser enfermizo.

La humanidad está muy necesitada de su aportación a la vida, en la medida en que permanezcamos durante mucho tiempo estancado en la fase de los goces materiales. El vendrá a dar ese importante impulso que nada tiene que ver con esa popular canción que dice: "no, no nos moverán".

No hay comentarios:

Publicar un comentario