domingo, 21 de agosto de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 234

LECCIÓN 234

Padre, hoy vuelvo a ser Tu Hijo.

1. Hoy vislumbraremos el momento en que los sueños de pecado y de culpa hayan desaparecido y hayamos alcanzado la santa paz de la que nunca nos habíamos apartado. 2Sólo un instante ha transcurrido entre la eternidad y lo intemporal. 3Y fue tan fugaz, que no hubo interrupción alguna en la continuidad o en los pen­samientos que están eternamente unidos cual uno solo. 4Jamás ocurrió nada que perturbase la paz de Dios el Padre ni la del Hijo. 5Hoy aceptamos la veracidad de este hecho.

2. Te agradecemos, Padre, que no podamos perder el recuerdo de Ti ni el de Tu Amor. 2Reconocemos nuestra seguridad y Te damos las gracias por todos los dones que nos has concedido, por toda la amorosa ayuda que nos has prestado, por Tu inagotable paciencia y por habernos dado Tu Palabra de que hemos sido salvados.


¿Qué me enseña esta lección?


El Hijo de Dios, haciendo uso del Libre Albedrío, eligió ver las cosas de otra manera. Gozaba de la Plena Unidad de su Padre. No tenía necesidad de nada, pues era alimentado directamente de la Fuente Mental de su Creador.

En ese Estado Paradisíaco de Unidad, no existía el deseo, ni la necesidad de satisfacer la apetencia de conocer. Pero sí existía el impulso de crear, de elegir, de expresar el potencial de la Voluntad.

Llamado por ese impulso creador innato en el Ser, el Hijo de Dios eligió satisfacer el afán de "conocer" por sí mismo. Ese impulso forma parte de la esencia de todo Ser.  

El Hijo de Dios, se embarca en un viaje que ha de llevarle a tomar conciencia de su individualidad, en detrimento de olvidar que sigue formando parte de la Unidad de la cual emanó. En ese viaje, cree caminar sólo y, aunque percibe la presencia de otros viajantes, los evidencia separados de él.

La visión y percepción del mundo material le lleva a creer, erróneamente, que su identidad es el cuerpo físico y adquiere una conciencia temporal, olvidando su origen eterno.

Hoy es un día en el que podemos recuperar la Visión de lo que Somos realmente; hoy es un día en el que debemos dar gracias a Dios, por permitirnos re-cordar nuestra condición divina. Hoy es un día en el que reclamamos nuestra herencia espiritual y nos manifestamos tal y como Dios nos ha creado.

Hoy, Padre, es sin duda un día festivo, pues tu Hijo vuelve a su Hogar.

Ejemplo-Guía: "¿Cómo te imaginas un mundo en el que el hombre ha recordado que es el Hijo de Dios?

El nacimiento al mundo físico viene, habitualmente, acompañado por el llanto de la criatura. Ese llanto se convierte en la evidencia de que el cuerpo responde al nuevo estado de percepción que le ofrece el mundo.

El estado previo al nacimiento, ese cuerpo ha estado en contacto directo con su creador. El vientre materno ha constituido su hogar durante el periodo que ha durado su gestación. En ese estado, podemos decir, que hemos gozado de la plenitud, de la seguridad y de la abundancia que nos ha dispensado nuestro hacedor. Pero en dicho estado, no se ha tenido conciencia propia, no hemos sentido necesidad, formamos parte de nuestro creador.

Utilizar ese símil para intentar comprender la relación de Dios y Su Hijo, puede ayudarnos a entender el estado actual de conciencia con la que se encuentra identificado el hombre. No mantenemos recuerdo de nuestra relación directa con Dios. Nuestra memoria se encuentra identificada con la información que recibe del mundo de percepción, esto es, del escenario que fabricamos cuando nos desvinculamos de nuestro creador. 

El recuerdo de que soy el Hijo de Dios, me lleva a imaginar un mundo libre de miedos. La percepción verdadera de lo que soy, me lleva a aceptar que mi función en este mundo es extender el amor a través de la visión del perdón, lo cual se traducirá en ser la muestra viviente de una visión inocente e impecable.

¿Cuántas almas deben alcanzar esa visión para que el mundo se transforme, del miedo al amor?

Un Curso de Milagros, nos aporta una información que nos puede ser de utilidad de cara a este tema:

"Hoy sólo se necesitan dos que deseen gozar de felicidad para que se la ofrezcan al mundo entero. Sólo se necesitan dos que comprendan que no pueden decidir por su cuenta, para garanti­zar que el júbilo que pidieron sea plenamente compartido por todos. Pues han entendido la ley básica que les otorga poder a todas las decisiones y les confiere todos los efectos que ellas jamás puedan tener. Sólo se necesitan dos. Estos dos tienen que haberse unido antes de que se pueda tomar una decisión".

El número dos, la dualidad, se convierte en la puerta de retorno hacia la unidad, una unidad que es recordada. Si integramos al otro en nuestro interior, estaremos recordando que nunca ha existido separación, salvo en nuestra falsa creencia en que podemos estar separados de nuestra Fuente y de Su Creación.

Parafraseando el Principio de Arquímides "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo", podemos expresar: "Integra a tu hermano y vencerás al mundo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada