martes, 4 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 278

 LECCIÓN 278

Si estoy aprisionado, mi Padre no es libre.

1. Si acepto que estoy aprisionado dentro de un cuerpo, en un mundo en el que todo lo que aparentemente vive parece morir, entonces mi Padre está aprisionado al igual que yo. 2Y esto es lo que creo cuando afirmo que tengo que obedecer las leyes que el mundo obedece, y que las flaquezas y los pecados que percibo son reales e ineludibles. 3Si de algún modo estoy aprisionado, ello sig­nifica que no conozco ni a mi Padre ni a mi Ser. 4significa asi­mismo que no formo parte de la realidad en absoluto, 5pues la verdad es libre, y lo que está aprisionado no forma parte de la verdad.

2. Padre, lo único que pido es la verdad. 2He tenido muchos pensamien­tos descabellados acerca de mí mismo y de mi creación, y he introducido en mi mente un sueño de miedo. 3Hoy no quiero soñar. 4Elijo el camino que conduce a Ti en lugar de la locura y el miedo. 5Pues la verdad está a salvo, y sólo el amor es seguro.


¿Qué me enseña esta lección?

Te entrego mi mano Padre, tómala y camina junto a mí. De este modo, gozando de Tu Presencia, dejaré de sentir miedo, dejaré de vivir en la ilusión, dejaré de sentirme prisionero de las ataduras a un mundo que no es real.

Soy tu Hijo y tomo consciencia de tu Eterna Presencia. Por unos instantes, elegí aprender por propia iniciativa y esa decisión, me llevó a fabricar una nueva identidad fundamentada en la percepción. En este mundo, al que otorgué realidad, es necesario trabajar para ganarse el sustento que ha de alimentar el cuerpo con el que me identifico. Ese cuerpo necesita ser protegido, pues teme ser atacado por otros cuerpos. El ataque se convierte en la mejor defensa, en un mundo donde nos sentimos separados del resto.

Hoy despierto al sueño que ha dado lugar a tantas pesadillas. Hoy, elijo volver a mi verdadero Hogar. Hoy elijo oír la voz de mi Padre. Hoy elijo la Verdad, la que me revela, lo que en realidad soy: Un Ser Espiritual dotado de los Atributos de su Creador.

Siento el calor que desprende Tus manos. Mis manos, con seguridad, se aferran a Ellas. Me siento fundir en ese intercambio. Mi identidad pasa a formar parte de Tu identidad.

He vuelto Padre. Mi Mente es Tu Mente. Vivo en Tu Unidad.

¡Qué se haga Tu Voluntad!


Ejemplo-Guía: "¿Quién es el prisionero y quién es el carcelero?

Si aún pensamos que el prisionero y el carcelero son protagonistas distintos del guion, es la señal inequívoca de que aún creemos en la separación, en que aún estamos sujetos a las leyes de causa-efecto, en que aún no gozamos de la verdadera libertad.

¿Podría existir el papel de carcelero si no existiese el papel de reo? El guion del carcelero es custodiar al prisionero, asegurándose de que cumple su condena. Es la condena, lo que nos convierte en reos y es la condición de reo, la que hace necesaria la presencia del guardián que vele para que el prisionero cumpla su condena y expíe su delito.

Ya hemos visto a lo largo de las enseñanzas que estamos estudiando de Un Curso de Milagros, que nadie puede condenarnos desde el exterior, sino que es la proyección de nuestra propia condena, la que hace que recibamos el reflejo de nuestro mundo interno.
Cuando nos sentimos culpables internamente, ese es el mecanismo que utilizamos de una manera inconsciente. Proyectamos nuestra propia condenación, nuestra propia culpa y exigimos la corrección de nuestro "delito", de nuestro "pecado" de manera interna, pues no soportamos esa turbia visión, de tal modo que proyectamos la figura del carcelero, el cual velará para garantizar que cumplamos nuestra condena. Sinceramente, todo un montaje demencial, como el que da lugar al sistema de pensamiento en el que vivimos.

Es importante reconocer esta dinámica mental. Se trata de un mecanismo inconsciente de autodefensa, para no ver el rostro oscuro de nuestros dementes pensamientos. Ese reconocimiento no persigue el objetivo del autocastigo. Todo lo contrario, persigue el de la liberación, al comprender que todas esas fabricaciones elaboradas por nuestra mente son falsas. Como bien nos aconseja el Curso: "No tengas miedo al mirar el miedo pues no puede ser visto.

Si nos quejamos de la privación de libertad, preguntémonos a quién hemos nombrado nuestro carcelero y descubramos al reo condenado, es decir, descubramos qué estamos condenando de nosotros mismo y que mecanismo de autocastigo nos estamos infringiendo. De este modo tendremos la oportunidad de elegir aplicarnos el autoperdón y aunque dejemos en el paro al colectivo de carceleros, es mejor buscarles otro cometido que sentirnos privados de libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario