viernes, 28 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 302

LECCIÓN 302

Donde antes había tinieblas ahora contemplo la luz.

1. Padre, por fin estamos abriendo los ojos. 2Tu santo mundo nos espera, pues por fin hemos recobrado la visión y podemos ver. 3Pensábamos que estábamos sufriendo. 4Pero era que nos habíamos olvidado del Hijo que Tú creaste. 5Ahora vemos que las tinieblas son el producto de nuestra propia imaginación y que la luz está ahí para que la contemplemos. 6La visión de Cristo transforma las tinieblas en luz, pues el miedo no puede sino desaparecer ante la llegada del amor. 7Déjame perdonar hoy Tu santo mundo, para poder contemplar su santidad y entender que no es sino el reflejo de la mía.

2. Nuestro Amor nos espera conforme nos dirigimos a Él y, al mismo tiempo, marcha a nuestro lado mostrándonos el camino. 2No puede fracasar en nada. 3Él es el fin que perseguimos, así como los medios por los que llegamos a Él.


¿Qué me enseña esta lección?

Es tan fácil, que no lo podemos creer. Sin embargo, lo es.

Es tan fácil, como elegir el amor en vez del miedo.

Es tan fácil, como dejar de creer en el pecado y reconocernos como seres inocentes.

Es tan fácil, como dejar de sentirnos culpables y perdonar los errores que hayamos podido cometer.

Es tan fácil, como dejar de castigarnos y ser misericordiosos.

Es tan fácil, como dejar de sufrir y sentirnos abundantes y dichosos.

Es tan fácil, como abandonar la tristeza y disfrutar de la alegría.

Es tan fácil, como dejar de vernos separados y visionar la Unidad.

Sí, es tan fácil.

Pero, tenemos miedo a elegir el amor, pues pensamos que perdemos nuestra libertad.
Tenemos miedo a nuestro Creador, pues pensamos que le hemos fallado.
Tenemos miedo a no encontrar una vía satisfactoria a los ojos de Dios, que nos garantice la purificación, y por ello, elegimos el dolor y el rigor.
Tenemos miedo a no ser perdonados, si no estamos dispuestos de dar muestras de nuestro amor a través de actos de sacrificio.

Nos prohibimos estar alegres, cuando la situación exige estar triste.

Sí, es tan fácil, como elegir el amor en vez del miedo.

Ejemplo-Guía: "Crees que es fácil ver luz, allí donde antes veíamos tinieblas"

Todos cuantos hemos experimentado en nuestros sueños nocturnos el terror que ocasionar vivir una pesadilla, sabe agradecer, el poder que otorga la luz que nos devuelve al estado que llamamos, en este mundo, realidad.

Un profundo suspiro, antecede y pone fin, a la expresión de un corazón compungido por el llanto. Era tan real lo que hemos vivido durante el sueño que nuestro cuerpo aún expresa la reacción traumática que nos ha producido la tenebrosa pesadilla.

Esa vivencia experimentada durante el sueño y el correctivo de la luz que nos permite comprender que todo ha sido una ilusión, nos sirve de referencia a la hora de reflexionar sobre los estados que nuestra mente vive desde miedo, cuando está experimentando la percepción de la oscuridad, llámese pérdidas, fracasos, enfermedad, desuniones, agresiones, etc 

Cuando interpretamos los efectos que percibimos en el mundo material como una fuente de miedo, estamos eligiendo tener sueños de muerte. Esto es vivir en la falsedad, en la ilusión, en la creencia de que estamos separados de nuestra Fuente Creadora.

La cuestión que hemos planteado inicialmente, es: ¿es fácil sustituir los sueños de muerte, por sueños de vida?, expresado de otro modo, ¿es fácil ver luz, allí donde antes veíamos tinieblas?

No vamos a realizar una encuesta, pues la respuesta es tan evidente. No vamos a preguntar al vecino, ni al de más allá, cuando la respuesta la tenemos en nosotros mismo. 

Pongamos un ejemplo cotidiano. Estamos en casa y llaman a la puerta. Abrimos y nos dan una noticia. Acaban de informarnos de que nuestro hijo ha sufrido un accidente de coche y se encuentra hospitalizado (no vamos a adornarlo con más detalles). De entrada, esta situación la consideramos como una experiencia "oscura", tanto es así, que la mente se nos nubla, llevándonos al desconcierto. A partir de aquí se disparan todos los mecanismos mentales, especialmente el del miedo y sin darnos cuenta, nuestra mente se pone a imaginar de manera descontrolada. Todo lo que imagina es trágico. Se pone en lo peor. Seguro que habremos preguntado por la gravedad del accidentes y aunque nos han dicho que no reviste gravedad, no es suficiente para que dudemos.

¿Cómo podemos ver la luz en una experiencia semejante?

Estas cosas no se consiguen de la noche a la mañana. Es necesario contar con la certeza de que la luz nos lleva a comprender que nuestra pesadilla, era tan sólo una ilusión. Quiero decir con esto, que es preciso tomar conciencia de que la luz disipa las tinieblas y el mejor modo de hacerlo es experimentarlo. La mejor manera o mejor dicho, la única manera de conseguirlo es practicando la elección en cuestiones que entendemos de menor envergadura. Por ejemplo, pierdes algo que le has dado mucho valor material, pero decides dejar que el dolor de la pérdida te afecte y dejas marchar la experiencia. Al mismo tiempo puedes probar a ver que lo que ha supuesto una pérdida, te ha aportado un valor añadido (la luz), ahora no te apegas a lo material.

Cuando tenemos cierta práctica en tomar este tipo de decisiones, es decir, cuando hemos aprendido a ver las cosas desde otras perspectiva, desde la luz, desde la certeza de que todo efecto, responde a una causa y que esa causa se encuentra en la mente, en el pensamiento, entonces, podremos enfrentarnos a situaciones, aparentemente más "trágicas" y a responder ante ellas con una visión, donde la luz, la comprensión, nos lleva a no perder la paz interna. Siempre podemos elegir. Tal vez no podemos evitar el dolor, pero si podemos evitar vivirlo desde el sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario