martes, 29 de noviembre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 334

LECCIÓN 334

Hoy reclamo los regalos que el perdón otorga.



1. No esperaré ni un solo día más para encontrar los tesoros que mi Padre me ofrece. 2Todas las ilusiones son vanas, y los sueños desaparecen incluso a medida que se van tejiendo con pensamien­tos basados en percepciones falsas. 3No dejes que hoy vuelva a aceptar regalos tan míseros. 4La Voz de Dios les ofrece Su paz a todos los que escuchan y eligen seguirlo. 5Esto es lo que elijo hoy. 6Y así, voy en busca de los tesoros que Dios me ha dado.

2. Busco sólo lo eterno. 2Pues Tu Hijo no podría sentirse satisfecho con menos de eso. 3¿Qué otra cosa, entonces, podría brindarle solaz, sino lo que Tú le ofreces a su desconcertada mente y a su atemorizado corazón, a fin de proporcionarle certeza y traerle paz? 4Hoy quiero contemplar a mi hermano sin mancha alguna de pecado en él. 5Eso es lo que Tu Voluntad dispone que yo haga, pues así es como podré contemplar mi propia impe­cabilidad.


¿Qué me enseña esta lección? 


La identificación del Hijo de Dios con el mundo físico, le lleva a aprender por la vía de la experiencia, por la vía del rigor. La Ley de Causa y Efecto, se convierte en el proceso de aprendizaje en el que debemos tomar consciencia de que aquello que vivimos es la consecuencia directa de lo que hemos sembrado.

Esa Ley está inscrita en nuestro interior y, de una manera inconsciente, respondemos a ella, cada vez que justificamos el castigo, el dolor, como la consecuencia directa de nuestros actos.

Si algo nos va mal, si nos encontramos ante una experiencia que interpretamos como conflictiva, buscamos un culpable, y nos decimos: ¿qué has hecho mal para que te ocurra esto? El tiempo es el aliado de la Ley de Causa y Efecto, y esta creencia ha dado lugar a la Ley del Karma.

Pero, este proceder, pertenece al mundo de la ilusión, al mundo de la temporalidad. Hasta que no recuperemos la consciencia de lo que Somos y de quienes Somos, no nos liberaremos de la celda donde permanecemos prisioneros del error.

El perdón es el camino que debemos recorrer para conseguir alcanzar la Salvación. El perdón es la expresión de la verdad que debemos integrar en nuestra consciencia. Cuando perdonamos, hacemos innecesaria la experiencia del rigor para aprender. El perdón abre las puertas al milagro y éste hace innecesario el tiempo para corregir el error, lo hace de inmediato.

El perdón nos indica que hemos decidido no juzgar, no condenar. Con el perdón recuperamos la visión de la inocencia y con ello, gozamos de la Gracia y de la Paz de nuestro Padre.

Ejemplo-Guía: "¿Quieres ser feliz? Entonces, perdona, perdona, perdona..."

Si crees que mereces ser castigado, lo serás. Si crees que puedes sentir dolor, lo sentirás. Si crees que eres un pecador, sentirás culpa. Si sientes culpa, buscarás redención. Si buscas redención, estarás justificando el castigo. Así, se cierra un círculo que te mantiene prisionero de la ilusión, del error, del miedo.

Ninguna medicina, ningún ungüento mágico, nos sanará de esa enfermedad. Tan sólo existe una llave que puede librarnos de esa prisión. Esa llave es el perdón.

Si crees que eres merecedor de ser perdonado, te perdonarás.

Busca en tu vida cualquier experiencia. Contesta a esta pregunta, ¿te ha aportado la felicidad que colma tu sed de paz?

Nos ha podido tocar mil millones de euros en la lotería. Una explosión de alegría nos inundará. Descorcharemos botellas de champán y brindaremos con todo el mundo en honor a nuestra suerte. Pero apenas culmine ese momento de euforia, nos acosará el temor a perder lo que hemos conseguido. Hemos dejado de ser feliz.

En ese pensamiento de pérdida, va implícito el ataque del otro que desea lo que tenemos. Esa imagen recorre nuestra mente y nos atormenta. Invertiremos parte de nuestro premio de asegurar que nadie puede desposeernos de lo que hemos conseguido y viviremos angustiados por el miedo a.....

Es evidente que en ese pensamiento de temor, hay una ausencia total de amor y de perdón. El amor y el perdón tan solo son posibles cuando dejamos de ver separación entre nuestros hermanos.

Si buscas la felicidad, tan solo podremos encontrarla en nuestro interior, en nuestro pensamiento de perdón. Compartir ese regalo, nos otorgará el regalo de la felicidad y de la paz. 

¡Perdona!, y lo comprobarás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada