sábado, 14 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "El Nivel Evolutivo (I)"

EL NIVEL EVOLUTIVO


Los aspectos que forman los planetas en un tema natal no son debidos a una casualidad, sino que marcan el itinerario que el alma ha recorrido a la largo de sus encarnaciones y gracias a ello, podemos intuir el camino que le falta por recorrer. Si dos planetas se encuentran en trígono en el sendero de ida, ello significará que su relación comenzó con el encuentro protagonizado en la conjunción de ida, donde los planetas conciliaron el pacto de realizar una experiencia en común, dando vista a un nuevo propósito.

Posteriormente se encontraron en semisextil y en aquel momento el alma humana formuló un propósito vago, impreciso, caracterizado por una emanación de energías, propósito relacionado con la personalidad de los dos planetas en aspecto.
Luego, esos dos planetas se habrán encontrado en semicuadratura, aspecto en analogía con Saturno, y en esa relación el propósito inicial perderá parte de su espiritualidad-luz para que en su día pueda encajar en el mundo físico en el que ha de implantarse. La semicuadratura representará, pues, el mal necesario para que un propósito espiritual pueda realizarse a un nivel inferior .
De nuevo esos dos planetas se habrán encontrado en sextil, aspecto en analogía con Júpiter, y entonces los deseos del individuo habrán interiorizado la idea primordial dándole toda la magnificencia propia de ese pletórico mundo de los deseos. Aquel propósito inicial se convertirá entonces en una apetencia irrenunciable, en algo que ha de realizarse imperativamente, transgrediendo, si es preciso, las leyes universales instituidas por Saturno-Binah.

Se habrán encontrado en la siguiente etapa, en cuadratura, aspecto en analogía con Marte, y entonces los deseos, que se expresaban positivamente en el sextil, se expresarán negativamente en la cuadratura, viviendo los efectos que unos deseos disparados en todas direcciones hayan podido producir en el mundo y en las gentes. En el aspecto positivo, la cuadratura significará un duro trabajo de acondicionamiento, pero en el aspecto negativo, significará el intento violento de amoldar la realidad material al propósito, haciendo que el individuo sea capaz de violentar y de cometer todos los atropellos por intentarlo.

Será después de todas esas singladuras que se producirá el trígono, en analogía con Venus, que significará el comienzo de una realización material armónica, después de que el propósito haya crecido en las ramas superiores del Árbol de la Ciencia del Bien y el Mal. Para que ese propósito llegue a su término, deberá pasar aún por el examen crítico de la sesquicuadratura, en analogía con Mercurio, y por la formación de la imagen interior del quincuncio, en analogía con la Luna, para alcanzar la oposición en analogía con Malkuth-Tierra.

Llegados a este punto, el individuo ha aprendido todo lo que la acción conjunta de dos planetas puede aportarle en el orden de realizaciones materiales; conoce el bien y el mal que esas fuerzas pueden producir y comienza entonces el sendero de retorno, en el curso del cual serán incorporados al individuo los efectos de su acción creadora en el mundo material, a fin de llevar a su conciencia los conocimientos necesarios para hacer de él un creador .

Ya con lo dicho, estamos en condiciones de responder a la pregunta que tantos estudiantes se formulan: ¿En qué punto nos encontramos en el camino?

En el capítulo dedicado a los Aspectos Planetarios, hemos visto el modo de averiguar cuando un aspecto-sendero es de ida o de retorno. Si esta información la trasladamos al Árbol Cabalístico, tendremos un mapa significativo de nuestra evolución actual. Los senderos de Ida, se dibujan con una flecha hacia abajo (podemos utilizar un color determinado para diferenciarlo de los de retorno), y los senderos de Retorno se dibujan con una flecha hacia arriba.

En el árbol hay 22 senderos, pero tres de ellos son impracticables: los que conducen a Kether. Estos senderos nos indican la circulación de las energías cósmicas en nuestro microcosmos particular, constituido por los cuerpos físico, de deseos y del pensamiento que poseemos. Pero los cabalistas dicen que los senderos no son 22 sino 32 y en el "Sepher Yetzirah" se especifican los trabajos a realizar en cada uno de esos 32 senderos. Esos diez senderos suplementarios están constituidos por los Séfiras en sí. Es decir, cada Séfira-Planeta representa en sí mismo un sendero y comporta un trabajo específico a realizar. ¿Cómo se puede medir el trabajo realizado sobre cada Séfira?

Se puede medir a través de lo que nosotros llamamos sub-senderos, o sea, por la relación de cada planeta con todos los demás, aparte las relaciones inscritas en el árbol.

Por ejemplo, la relación entre Urano y Venus, Urano y Marte, Urano y Mercurio, etc. Los senderos que no aparecen en el árbol y que constituyen la relación de cada planeta con todos los demás son los que podemos llamar sub-senderos. Así, de Urano a Malkuth tenemos 36 senderos y subsenderos y de Malkuth a Urano otros 36. Será preciso, pues, que veamos cuál es la tonalidad de cada Planeta-Séfira para saber si su orientación es declaradamente material o si se encuentra altamente espiritualizado.

Concluiremos con todo lo dicho que si un sendero, el que va de Venus a Júpiter, por ejemplo, es de retorno, los trabajos se verán muy dificultados o paralizados totalmente si los sub-senderos que parten de Venus o de Júpiter son casi todos de ida.

Para saber en qué punto de su evolución se encuentra un individuo será preciso contar el número de aspectos ya formados por un planeta y el número de aspectos que quedan por formar. En el sendero de ida los planetas forman nueve aspectos, incluida la conjunción, y en el sendero de retorno 8, incluida la nueva conjunción. Debemos excluir de esa cuenta los aspectos formados por el Sol, Venus y Mercurio entre sí, puesto que Mercurio no se encuentra jamás a más de 30 grados del Sol y Venus no llega nunca más allá del sextil. Son planetas que siguen el cortejo solar como ejecutores de la voluntad del Ego. Tendremos así que en su itinerario de ida y retorno efectúan:

  • Urano-Satumo: 17 encuentros
  • Urano-Júpiter: 17 encuentros
  • Urano-Marte: 17 encuentros
  • Urano-Sol: 17 encuentros
  • Urano-Venus: 17 encuentros
  • Urano-Mercurio: 17 encuentros
  • Urano-Luna: 17 encuentros
  • Urano-Ascendente: 17 encuentros
  • Satumo-Júpiter: 17 encuentros
  • Satumo-Marte: 17 encuentros
  • Satumo-Sol: 17 encuentros
  • Satumo-Venus: 17 encuentros
  • Satumo-Mercurio: 17 encuentros
  • Satumo-Luna: 17 encuentros
  • Satumo-Ascendente: 17 encuentros
  • Júpiter-Marte: 17 encuentros
  • Júpiter-Sol: 17 encuentros
  • Júpiter-Venus: 17 encuentros
  • Júpiter-Mercurio: 17 encuentros
  • Júpiter-Luna: 17 encuentros
  • Júpiter-Ascendente: 17 encuentros
  • Marte-Sol: 17 encuentros
  • Marte-Venus: 17 encuentros
  • Marte-Mercurio: 17 encuentros
  • Marte-Luna: 17 encuentros
  • Marte-Ascendente: 17 encuentros
  • Sol-Luna: 17 encuentros
  • Sol-Ascendente: 17 encuentros
  • Venus-Luna: 17 encuentros
  • Venus-Ascendente: 17 encuentros
  • Mercurio-Luna: 17 encuentros
  • Mercurio-Ascendente: 17 encuentros
  • Luna-Ascendente: 17 encuentros
...continuará

viernes, 13 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Los Aspectos Planetarios - 2ª parte"


El Sextil se produce a los 60 grados. Es un aspecto favorable, mayor. Se movilizan fuerzas emotivas. Supone un compromiso firme sobre algo que ha de resultar positivo. Un deseo quizás vehemente. En el Sextil de Retorno ese deseo se hará carne, se positivará. En el sendero de Ida, diremos que existe una feliz disposición entre los deseos de la persona y el contexto social en que se mueve. Aún no se encuentra en condiciones de materializar aquello que desea.

El Sextil de Retorno, sus deseos de materialización sobre algo ya estructurado. El primer Sextil es pues la gestación y el segundo de perfección. Está vinculado con el Séfira Hesed.

La Cuadratura, es la separación de 90 grados. El individuo dispone de mucha energía que la normalmente necesaria para realizar un acto. Esto le lleva a descarrilar, impulsando al individuo a actuar fuera de su norma y dándole la capacidad de realizar actos desmesurados. Resultará forzosamente perturbadora. Actúa sobre la naturaleza emocional, y ha de impulsar hacia una conducta emotiva desordenada.

La respuesta negativa a este impulso es la inmoralidad: dispersión sexual, la traición, el robo, el crimen, el atropello, etc.

La respuesta positiva, llevará a realizar algo fuera de lo ordinario, ser un héroe en un dominio determinado.

Una carta astral que no contenga cuadraturas u oposiciones indica que aquella persona no está programada para lo desmesurado.

Nos anuncia la incompatibilidad entre lo que quiere y lo que es posible obtener del medioambiente que lo cobija.

La Cuadratura de Retorno nos impele a la realización de un objetivo espiritual; nos impulsa a desprendernos de nuestra carga material para conquistar la sabiduría que el envoltorio físico encierra. Seremos las víctimas de ese violento empeño y sentiremos la sensación de que nos arrancan a jirones la piel al infundirnos la conciencia de nuestras acciones pasadas.

La Cuadratura de Ida es portadora de Karma, la de Retorno es liberadora.

Está sefiróticamente relacionado con Gueburah.

El Trígono se produce cuando se encuentran a una distancia de 120 grados. Supone que anteriormente se han encontrado ya en Semisextil, en Semicuadratura, en Sextil, en Cuadratura y que después de haber superado las tendencias destructivas producidas por este último aspecto, la suprema armonía renace de nuevo.

Con él viene la felicidad y el triunfo. Supone una facultad duramente conquistada y ha de indicarnos las aptitudes adquiridas en anteriores vidas.

Es generado por el Séfira Netzah, corresponde al Mundo de Formación y a la 4ª región Etérica. En la Ida, se produce una feliz coincidencia entre el Programa del Yo Espiritual y las intenciones de nuestra personalidad mundana. Derramaremos sobre el mundo nuestro amor.

En el Retorno, nos llevamos el amor del mundo; todo el afecto, ternura, el agradecimiento. Este amor se manifiesta como suerte, circunstancias felices, descubrimiento de aptitudes ignoradas, encuentros con personas que nos ayudan. Karma favorable.

La Sesquicuadratura se forma a la separación de 135 grados. Los planetas ya han aprendido a combinar sus vibraciones y el impulso que recibimos podemos perfectamente digerirlo sin causar en el exterior estragos. Corresponde al Mundo Cabalístico de Formación y su regente es Hod. Será un aspecto eminentemente filosófico.

En la Sesquicuadratura de Ida se encuentra en analogía con Géminis. Todo son teorías aplastantes por su lógica, pero no confrontadas con la realidad. La Sesquicuadratura de Retorno está en analogía con Virgo, por lo que es conocedor de las leyes del universo.

En la Ida el individuo se orientará hacia el conocimiento del mundo material: sabio convencional. En el Retorno, diremos que la búsqueda del individuo se orienta hacia los mundos espirituales: adepto de la verdad.

El Quincuncio, corresponde a una separación de 150 grados. Se trabaja sobre el Eter de Vida. Pronunciamos un veredicto inapelable, viviremos en nuestra realidad física los valores que representa esta imagen. Los malos aspectos sobre este punto pueden alterar profundamente la naturaleza de la imagen propuesta por nuestra voluntad.

En la Ida ha de ser portador de fecundidad física: descendencia, realizaciones materiales de acuerdo con los planetas.

En el Retorno, las producciones serán espirituales.

Su vinculación sefirótica es Yesod.

La Oposición se produce cuando dos planetas están separados por 180 grados. Está regido por Malkuth. Supone la objetivación definitiva de algo, la cristalización de una ambición desarrollada. Es el resultado práctico y final.

jueves, 12 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Los Aspectos Planetarios - 1ª parte"

LOS ASPECTOS


Los planetas, que cabalísticamente ejercen funciones VAV, el activo, son los encargados de mezclar las Esencias Zodiacales, para que en esa agitación pueda surgir igualmente nuestro mundo.

Algunos de esos productos mezclados se complementan y nos dan la sensación de bienestar, otros, se repelen y nos impulsan a luchar contra el opuesto.

Estas mezclas se producen cuando dos o más planetas activan un punto determinado de nuestro espacio físico, emotivo o mental. La relación entre dos planetas se conoce con el nombre de Aspecto.

Pueden ser de dos clases, armónicos o inarmónicos. La relación es armoniosa, cuando sus vibraciones se interpenetran positivamente, dando lugar a un impulso adecuado. Un buen aspecto, es una garantía de progreso en el dominio en que el aspecto se produce.

Un aspecto inarmónicos, pone a disposición de la voluntad una cantidad excesiva de energía difícil de canalizar a través de la conducta humana. Da lugar a un acto desmesurado, desorbitado. Integra energías que no pueden convivir en un mismo molde. Los malos aspectos producen actitudes incoherentes, anormales, asociales, perjudiciales, generan situaciones kármicas.

El Zodíaco tiene 360 grados, la mitad supone 180 grados y ése es el punto máximo de separación en que pueden encontrarse dos planetas. Cuando dos planetas están separados por 180 grados, se dice que están en Oposición. Los malos aspectos derivan de la Oposición, de manera que si dos planetas están separados por la mitad o el cuarto de 180 grados, diremos que el aspecto que forman es malo (utilizamos este término dado que es el que habitualmente se utiliza en la jerga astrológica convencional, en verdad, desde el punto de vista de la cábala, no existen malos o buenos aspectos, ya que ambos trabajan para el crecimiento de la conciencia). Dos planetas formarán malos aspectos si entre ellos existe una separación de: 

45 grados:
Semicuadratura.
135 grados:
Sesquicuadratura.
90 grados:
Cuadratura.
180 grados:
Oposición.

Los buenos aspectos o armónicos derivan de la división del Zodíaco en tercios. Así, los buenos aspectos se formarán cuando entre los planetas exista la siguiente separación: 

30 grados:
Semisextil.
120 grados:
Trígono.
60 grados:
Sextil.
150 grados:
Quincuncio.

Existe otro aspecto, la Conjunción que es la superposición de dos planetas en un mismo punto del zodíaco. Será favorable si los planetas son armoniosos entre sí y desfavorables si son inarmónicos. 

En la Cábala, la relación entre dos planetas recibe el nombre de Sendero. Cada planeta es portador de una enseñanza. Representan valores que sólo tienen un significado si mutuamente se accionan y su relación en el horóscopo nos dirá si la acción mutua del uno sobre el otro ha sido larga o corta, si son viejos conocidos o la relación entre ellos es reciente. En la relación entre dos planetas consideraremos pues un sendero de Ida y un sendero de Retorno.

Los senderos de Ida son los que conducen involutivamente al mundo material. Los senderos de Retorno son los de evolución a los mundos espirituales. Teniendo en cuenta que la posición de los planetas en el Arbol Cabalístico, de arriba hacia abajo es de: Urano, Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio, Luna y Ascendente, si el situado más abajo va hacia uno situado más arriba, será sendero de Retorno. ¿Cómo sabremos cuál planeta va a cuál otro?.

Dos planetas pueden estar separados como máximo por 180 grados, de modo que tomaremos un planeta cualquiera y a partir de su posición contaremos el número de grados que lo separa del otro. Si el número es inferior a 180 grados, diremos que este planeta va al otro. Si es superior, será el otro el que va a éste.

Cuando dos planetas se encuentran en los extremos de un Sendero, ello indicará que ha existido anteriormente un largo proceso de familiarización entre sus respectivas vibraciones, son viejos conocidos. Los malos aspectos, serán menos malos cuando se produzcan en el itinerario de retorno. Se trata de tensiones entre conocidos.

La diferencia entre el sendero/aspecto de ida y de retorno, es que en el primero, somos los generadores de la acción, es decir, estamos aprendiendo a utilizar las energías que ponen a nuestra disposición los signos donde se encuentran los planetas, y lo estamos haciendo de acuerdo a las herramientas que pone en nuestras manos los planetas. En cambio en el retorno, seremos los receptores de las energías, es decir, cosecharemos lo que hemos sembrado. En la Ida seremos los agentes activos del karma y en el retorno, los agentes pasivos del mismo.

El punto de arranque de la relación entre planetas es la Conjunción. Se considera un aspecto de Conjunción, cuando los planetas están separados por menos de 6 grados. En el caso del Sol y de la Luna, se admite una separación de 10 grados.

Con la Conjunción estamos iniciado un trabajo determinado. Se planta una nueva semilla que ha de dar su fruto en el futuro. Es el momento Yod. Si la Conjunción es de Ida, se trata de un potencial latente. Si es de Retorno, el nativo está en posición de una gran sabiduría que lo capacita para dar elevadas respuestas ante la vida. En este caso se cierra un ciclo de experiencia.

Este aspecto está en relación sefirótica con Kether.

El Semisextil se produce cuando existe una separación entre los planetas de 30 grados. Se trata de un aspecto llamado menor. Está vinculado con el Séfira Hochmah.

En la relación de Ida, se trata de un primer encuentro entre dos fuerzas que aún no se conocen. Es un encuentro armonioso donde la providencia de Hochmah-Amor aparecerá para poner al individuo en relación con la experiencia que ha de permitir iniciar el nuevo aprendizaje. En esta relación no cabe esperar resultados favorables de inmediato. Agrupa signos cuyo Elemento no se complementan, aunque esto no significa que no estén llamados a complementarse. Está trabajando para un objetivo lejano, conciliando fuerzas que aún no pueden ser domesticadas, pero que un día lo serán. Anuncia predisposición favorable hacia algo.

En el Retorno supone un último toque favorable tras una larga jornada en la que fuerzas incompatibles entre sí han aprendido a servirse.

La Semicuadratura se produce a los 45 grados de separación. Se trata del primer mal aspecto. La Semicuadratura puede ser portadora de catastróficos efectos. No tiene efectos inmediatos, ya que se trata de la gestación del mal, de una causa. No se presenta realmente a la conciencia como un mal. Puede valer un encuentro desafortunado, pero que de momento nada permite prever que lo sea. "Casualmente", propulsará al individuo hacia una actuación en desacuerdo con las leyes naturales. Puede tratarse de una inclinación emotiva aparentemente inocente o de un pensamiento que ha de conducir a un acto desmesurado. Es aconsejable que no haga nada sin haberlo meditado profundamente y sin prever el futuro que pueda tener aquella relación, aquel pensamiento y sentimiento.

La Semicuadratura de Retorno no será tan maligna. Ese mal aparece ya elaborado, con nombres y apellidos. El mal que entro en la vida del individuo por la puerta de la Semicuadratura de Ida, ha de salir inevitablemente cuando se produzca la Semicuadratura de Retorno. Señalará un efecto kármico. Hay que pedir comprensión respecto a la situación que vive, no-cooperación con ese mal. Siendo un aspecto menor, su fuerza no es excesiva y el mal es soportable.

Sefiróticamente está regido por Binah.

...continuará

miércoles, 11 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Casa VI"


CASA VI

Cuando iniciamos nuestra andadura humana a través de la Casa I, nuestros propósitos eran vastos y nos movían unas fuerzas inconscientes, pero voluntariosa. Gozábamos de libertad para actuar y nuestro comportamiento, aunque animoso, era poco experimentado. En este punto, nuestro camino acababa de comenzar, y en la travesía evolutiva hemos ido recorriendo diferentes paisajes.

Hemos pasado por la "tierra" del Agua, donde nuestras emociones han buscado satisfacer los deseos más íntimos; hemos surcado las "tierras" del Aire, donde guiado por un ideal de unidad, nos embriagamos con el propósito de la igualdad y la hermandad; y hemos surcado las pedregosas tierras de la materia, donde hemos construido, hemos gozado, y ahora, tras mucho bregar, llegamos a la última de las etapas, la de la Casa VI, donde tendremos que afrontar una prueba trascendental, el abandono de las riquezas, de los valores, de los materiales que han contribuido a nuestra plenitud material, para quedar limpio de apegos que nos impidan dar comienzo a una nueva aventura en el gran proceso evolutivo.

Por lo tanto, el canal VI, se convierte en un sector kármico, y no en vano, aquí la regencia de Binah ejerce su hegemonía con una maestría admirable.

En sus dominios encontramos los archivos akásicos, esa memoria cósmica donde se hayan grabada todas y cada una de las experiencias adquirida por el hombre, bien a niveles conscientes o inconscientes. De esos registros almacenados, Binah sacará aquellos guiones que hemos ido dejando pendiente en nuestra cuenta particular con el "saber universal", de tal modo, que adquieren un carácter decisorio, en el sentido de que estas "asignaturas pendientes", de no ser aprobadas, nos llevarían a quedar rezagados en el proceso de la evolución.

La Casa VI nos hablará por tanto de los trabajos de síntesis que debemos realizar en nuestra vida con el propósito de sacar conclusiones de comportamiento, que han de permitirnos convertirnos en verdaderos maestros del vivir.

Mucho habría que meditar sobre el modo en cómo el hombre afronta las experiencias que les exige la Casa VI. La actitud de servicio, el afán de aprender sin intereses egoístas, así como, la comprensión y aceptación de nuestros trabajos en el mundo, no siempre son aceptadas con amor y afirmación. De hecho, cuando los trabajos de este sector no son llevados a cabo, inmediatamente se pone en acción un mecanismo de protección de nuestro organismo físico, la enfermedad, la cual, tratará por la vía del rigor de hacernos comprender dónde se encuentran nuestros bloqueos internos, nuestros errores de conciencia.

En cambio, cuando nuestro nivel espiritual nos acerca a los trabajos de la Casa VI, y nos lleva a afrontarlos con actitud de servicio y desinterés, entonces, nos convertiremos en agentes purificadores, y podremos ejercer como verdaderos "sanadores" que curan no tan sólo el cuerpo, sino también el alma.

Binah, el Séfira de la Inteligencia Activa, aporta ese matiz mental a esta Casa, por lo que diremos, que en este sector el hombre busca, indaga y observa el comportamiento de todo lo creado, y saca un análisis exhaustivo de las mejores técnicas del vivir. En esta Casa, debemos buscar información de aquellos conocimientos que son necesarios adquirir para aportar sabiduría a nuestra vida. Cuando este sector está activo por los planetas en tránsito, debemos disponernos para entrar en un proceso de aprendizaje, y debemos afrontar esta situación con una actitud de humildad y servidumbre.

Poniendo fin a este punto y con ello al presente trabajo, extraemos una síntesis del mismo:
  • La salud.
  • Servicio que debe rendir la persona.
  • Fidelidad y condiciones de aquellos que nos sirven.
  • Consciencia colectiva. Muestra la psique con la que nos identificamos.
  • Totalidad de las tradiciones, costumbres, prejuicios, normas de la colectividad humana.
  • Autocrítica.
  • Subordinación.
  • Aflicción mental; conflictos mentales y/o físicos, debido a las normas y valores colectivos.
  • Conflictos resultantes de la exteriorización del yo.
  • Relación entre amor y esclavo, entre patrón y empleado.
  • Trabajo y deberes. Aprendizaje a través de la experiencia material.
  • Aprendemos sobre las necesidades y limitaciones del cuerpo material, a través de la salud.
  • Conocimiento práctico de nosotros mismos a través del cumplimiento de nuestro trabajo y deberes.
  • Humildad. Aceptación de limitaciones.
  • Asumir responsabilidades.
  • Fase de purificación.
  • Servicio. Capacidad para servir.
  • Animales domésticos.
  • Anatomía: las entrañas, el plexo solar.

martes, 10 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestre - Casa II"


Si a través de la Casa X, hemos trabajado pacientemente para dejar testimonio práctico de nuestros valores, si hemos movilizado nuestra voluntad con el propósito de construir una sociedad cuyos edificios cuenten con pilares sólidos, será por el canal II, por donde recibiremos en forma de abundancia, la recompensa merecida a nuestros esfuerzos. Es por ello, que la astrología convencional nos enseña, que la Casa II, es el sector de las riquezas.


En nuestros días, cuando los intereses en su mayoría son de orden práctico, cuando se nos transmite una cultura de adquisición, haciendo de ello una experiencia vital para el hombre, llevándole a obtener el mejor provecho material de las cualidades espirituales, es lógico pensar, que de nuestras acciones "constructoras" queramos recibir el salario correspondiente. Cuando esto es así, debemos esperar que en efecto, por la Casa II, recojamos dinero o bienes materiales. Sin embargo, si a través de la X, nuestro trabajo ha consistido en una labor de Fuego, en la cual nos hemos preocupado más por la incentivación de orden espiritual; o una labor de Agua, donde nuestro propósito ha ido encaminado a sensibilizar a nuestros compañeros de ruta, o tal vez una labor de Aire, llevándonos a organizar el mundo con nuestros pensamientos, entonces, la riqueza que aparecerá en la II, será de tipo moral, de tipo emocional, o de tipo intelectual.


Si bien esto es cierto, no podemos olvidar, que no es menos verdad, que también pretendemos sacar beneficio de nuestra moralidad, de nuestra sensibilidad y de nuestras ideas. Esto es así, pero no está de más conocer, que en realidad esa riqueza es fruto del dominio del Elemento.

La Casa II, está bajo la regencia cabalística de Hochmah y Hesed. El primero otorga la Gracia Divina en forma de riqueza y de amor, mientras que el segundo, nos indica, dónde se manifestará esa abundancia. Hesed es la "tierra paradisiaca" donde el hombre gozó de la unidad integral. Es lícito pues, que en Tauro-Casa II, viviremos internamente ese encuentro de placer. Lo que ocurre, es que en la realidad, ese estado de plenitud viene acompañado de riqueza material, lo que dispone al hombre para adquirir una actitud de goce que le mantiene atado y prisionero de ese sentimiento que le aporta seguridad en el plano material.


Con la Casa II, entramos en la recta final de las experiencias humanas, y sin embargo, esa parcela, se convertirá en uno de los tramos más difíciles de superar por el alma, y la razón de ello, debemos buscarla en el apego y el sentimiento de posesividad.


Esta Casa de riqueza, exige de nosotros que no nos estanquemos en aquello que nos sentimos poseedores. Debemos sacar hacia afuera ese material que está indicado en este canal, pues así estaremos contribuyendo en hacer más rica y bella la vida de los demás. Toda dinámica contraria a este trabajo de dar con generosidad, producirá una obstrucción en nuestro organismo físico, que bajará nuestras defensas y propiciará el asentamiento de la enfermedad.

Los buenos aspectos a esta Casa, nos advierten de la facilidad que encontraremos para ver recompensado nuestros trabajos.


Los malos aspectos, por el contrario, marcarán la ruta que nos indicará, no tan sólo las dificultades que vamos a tener para adquirir bienes materiales, sino también el uso que damos a éstos, cuando somos poseedores.


Sintetizando lo referido, obtendremos la siguiente síntesis:
  • Dinero, fortuna financiera.
  • Lo que se adquiere por esfuerzo individual y el uso que se hará de ello.
  • La posesión y la propiedad. Deseos de poseer cosas.
  • "Yo tengo". Conciencia de la persona con respecto al dinero y las posesiones.
  • Deseos ó insatisfacción que motivan a actuar.
  • Se es consciente de lo que se quiere. Consciente personal.
  • Salud. Bienes. Ganancias o pérdidas.
  • Substancia vital que el "yo" ha de utilizar.
  • Substancia química del cuerpo. El alimento. Metabolismo.
  • Seguridad material. Deseo de controlar cosas y personas.
  • Herencia. Deudas personales.
  • Anatomía: Cuello, garganta.

lunes, 9 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Casa X"

CASAS DE TIERRA: CASAS DE PERCEPCIÓN


Con el Elemento Tierra, la Obra alcanza su etapa de máxima cristalización. Ya hemos estudiado, cómo la sabiduría, la maestría práctica, se recoge en los signos de Capricornio, Tauro y Virgo. En el proceso creativo, el Cuarto Día, significó la aparición en las arenas del mundo, del hombre-físico, y hacemos este matiz, porque en verdad podríamos hablar de diferentes aspectos del hombre mientras camina en la senda evolutiva con el propósito de alcanzar la meta perseguida: Ser Hombre Integral.

Pero este logro, no es el que se alcanza en el 4º Día. En este período evolutivo, es en el que se manifiesta la Fuerza del 2º He-cristalizador, y es el Cuerpo Físico, el recibido en estado germen en la fase Yod- 1º Día de la Creación, el que alcanza su máxima madurez.

En este proceso de aprendizaje, la conciencia se encuentra identificada con el Mundo de las Formas, produciéndose una petrificación, un anquilosamiento, que "parece" haber caído en el olvido de los valores espirituales. Sin embargo, esto no es así. El hombre-físico en este punto de su andadura, se convierte en un ser consciente de sus atributos. Ya no se contenta con filosofar, con imaginar o con teorizar, ahora es un agente de acción, y con su bregado comportamiento construye un mundo que da cobijo a todos los valores humanos.

El significado de las Casas de Tierra, es una síntesis de los trabajos realizados en los Arquetipos del Elemento material. A través de estos canales, el hombre pone de manifiesto su parte consciente, su yo cristalizado y su poder ejecutivo práctico. Todo el saber acumulado, adquiere el propósito de ser llevado a la práctica. Por lo tanto, veremos a través de las Casas X-II y VI, las manifestaciones humanas que mejor se dominan, aquellas que forman parte de la propia identidad del ser.

La labor creadora, en este caso la humana, alcanza en la presente dinámica, la máxima perfección. Somos expertos en cómo construir y así lo testimoniaremos con nuestras acciones.


CASA X

A través de este canal, el hombre se convierte en un habilidoso y experimentado constructor, y debemos entender por el término constructor, esa virtud que se adquiere vida tras vida, después de haber bregado mucho en el mundo, y que nos permite elaborar con estilo de "maestro" con las energías que se disponga.

Actuamos por este canal, como un Arquitecto cósmico, como un "dios", como un "padre", cuya autoridad debe ser respetada, pues en sus preceptos va implícita la Ley y el Orden Divino.
Se discute mucho sobre el significado de la Casa X, en cuanto si debemos ver el perfil del padre ó de la madre. Lo que acabamos de indicar, tal vez nos ayude a despejar dudas en ese respecto, pues el sector X, a nivel arquetipo, está reflejando los trabajos de Capricornio. Este signo, como ya hemos visto, da vida a la figura del Arquitecto, del constructor, de ese José mítico, viejo y viudo, que históricamente protagonizó el papel estelar de padre de Jesús. ¿Qué significa esto?

En verdad, el Ego no tiene sexo, sin embargo, las necesidades de aprendizaje requieren que encarne, bien como hombre, bien como mujer, y si en Capricornio-Casa X-, debemos ver el sexo masculino, con ello estamos indicando, que cuando el alma alcanza ese peldaño de la escalera representada por la Tierra, encarna a lo masculino, pues de este modo goza de mayor libertad para actuar, pues la dinámica Yod, está libre de lazos kármicos.

Ahora bien, esta es la dinámica cósmica, y sabemos que el hombre ha alterado leyes. De tal modo, que donde se ha de gozar de libertad para actuar, como es la X, se ha convertido en un sector kármico. ¿Qué queremos decir con ello? Pues, que no siempre el sexo masculino integra y protagoniza el rol de autoridad, ni el sexo femenino integra y protagoniza el rol de maternidad, y cuando esto ocurre, nos encontramos que la Casa X, ya no refleja el perfil del padre, que al ser más débil, en el sentido de que expresa la polaridad emotiva, se va proyectando en la Casa X, ya que es ella, la que proyecta el patrón de autoridad.

En verdad, cuando esto ocurre, no es casual, y el estudiante deberá meditar el porqué se manifiestan los roles en este sentido, y qué mensaje espiritual le está transmitiendo.

La Astrología convencional interpreta este sector queriendo ver en él, todo lo relacionado con la profesión, y la razón de ello podremos intuirla, por todo lo dicho en relación a las Casas de Tierra. Alcanzado este punto, el alma es experimentada y ello lleva al hombre a ser un experto en el modo de actuar en las labores materiales, y dado que por lo general, se pretende sacar beneficios económicos de aquello que dominamos, aparece así, el significado de la profesionalidad.

No obstante, no siempre esto es así, pues la realidad nos hace evidente, de que no siempre logramos trabajar en aquello que mejor sabemos hacer, por lo que la X, debemos estudiarla como la Casa de la vocación.

Para finalizar, hablaremos de un aspecto que consideramos muy importante de esta Casa y que por lo general pasa desapercibido. Se trata del aspecto espiritual que encierra los trabajos que debemos realizar en este sector, pues en él, el hombre trata de ver cristalizado su trabajo humano, es decir, esa semilla que lanzamos a las arenas del mundo con el propósito de poner de manifiesto nuestro ser como un ente creador, y que es a través de la Casa X, que se convierte en realidad. Diremos pues, que a través de este sector, el hombre instituye su cielo personal en la tierra. Todo su bagaje anímico le lleva a adquirir una identidad propia, la cual, le hará reconocible de cara a la sociedad.

Es esta la razón, por la que a través de este canal, el hombre busca ver realizado todos sus ideales. Se interesa por adquirir un status, adquirir reconocimiento, honores, prestigio, triunfo, en definitiva, sentirse un "dios", con poder ejecutivo y organizador.

Los buenos aspectos sobre este sector, nos anunciará que se convertirá en un reconocido y admirado "guía" de hombres, a los cuales dirigirá y educará, con la autoridad de un padre. Podremos confiar en que las construcciones sociales seguirán el patrón cósmico.

En cambio, los malos aspectos, nos indicarán que los pilares de sus construcciones están podridos, y toda su obra se derrumbará. Su estima, su honor, se verán entre dicho y su imagen pública, se verá deteriorada.

Resumiendo este punto, diremos que en la Casa X encontraremos los siguientes significados:
  • Familiar que ejerce mayor influencia en la vida de la persona, por lo general, el padre.
  • Honor y estado social. Su autoridad y juicio.
  • Experiencia consciente.
  • Profesión. (Como reflejo de cómo nos vemos nosotros). Fama.
  • Aspecto del ego con el que se identifica en ese momento.
  • Concentración de relaciones. Base de actividad en la sociedad humana. 
  • Acción en el nivel material. Reputación.
  • La vocación. Ambición específica que uno espera ejercer en el mundo.
  • Relación con los que son representantes de autoridad, con la sociedad.
  • Responsabilidad moral.
  • Anatomía: las rodillas.

domingo, 8 de abril de 2018

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres- Casa III"


CASA III

Según recoge la Tradición Esotérica, "En el Principio, fue el Verbo...", y continua diciendo, "el Verbo era Dios y estaba con Dios...". Gracias a ese Verbo, ese Fíat Creador, el universo fue creado.

En relación con esta idea, debemos reconocer los trazos de Binah en esta manifestación sagrada. El responsable de que la Obra Divina adoptara una idea concreta, hizo uso de la Palabra para llevar a cabo su labor. Esa palabra pronunciada en el murmullo del Caos, ordenó y configuró todas las Fuerzas, de modo que fuese posible la creación.

Dentro de las Casas de Aire, el canal III, es el que realiza doblemente las funciones de Binah, en analogía con lo que ocurre al signo Vav de Aire, Géminis. Por lo tanto, uno de los significados más profundos que debemos conocer de esta Casa, es el que nos indica, el uso que hacemos del poder de la palabra. ¿Cuál es la calidad de pensamiento que exteriorizamos al mundo? ¿Somos portadores de elevadas verdades o por el contrario, utilizamos nuestra elocuencia y saber, para convencer a los demás?

Estamos sin duda, ante un sector muy importante. Pensemos por unos momentos en la influencia que ejercen sobre la sociedad, aquellos que trabajan directamente en la difusión de las ideas. Un simple comentario, un ridículo rumor, a veces adquiere dimensiones catastróficas.

Los medios de difusión poseen hoy en día uno de los poderes más importantes dentro del contexto de las relaciones sociales. De la orientación moral de sus enfoques, podremos asistir a la elaboración de grandes verdades y a la construcción de sólidos edificios donde se albergarán elevados principios, ó por el contrario, ser testigo de un bombardeo de inmorales principios cuyo objetivo no va más allá de la idea de enriquecimiento material, o de la ostentación de poderes.

Binah nos da la clave del uso que debemos dar a esa Casa: la parquedad, la justicia, la inteligencia, la comprensión. Es una verdad difundida en el saber tradicional, que los sabios son hombres de pocas palabras, y debemos entender con ello, que no utilizan el poder creador en alardeos o superficialidades.

A través de la Casa III, exteriorizamos al mundo el contenido de nuestro pensamiento, un pensamiento que ha debido conquistar la etapa de la concepción interna de la verdad, de la igualdad, y que maduro como un sol, ha de llevarnos a comunicar, a compartir con los demás, los conocimientos, el saber, la ley que ha de permitirnos construir un mundo más perfecto, donde las leyes de la tierra, han de ser semejantes a las del cielo.

El concepto de hermandad aparece en esta parcela terrestre, indicándonos un eslabón aún más superior al que el alma debe aspirar. En la Casa VII hemos sido cónyuges, en la XI, amigos. Ahora alcanzamos la calidad de Hermanos, bien en el sentido de sangre, ó de ideas. Como Cristo les indicó a sus apóstoles en un momento de su magisterio, tras considerarle amigos, les elevó a la condición de Hermanos.

Por lo tanto, siendo la Casa III un canal de acción externa, una labor ejecutiva, diremos que el Hermano es aquel que actúa al unísono con nosotros.

Como bien determina la astrología convencional, en este sector encontraremos información sobre nuestro vecindario más inmediato, sobre el campo social que nos mantendrá más ocupado. Igualmente nos informa sobre los medios que el hombre utiliza para su comunicación y relación con los demás; sobre nuestra capacidad de comprensión, y los malos aspectos a este sector, nos indicarán las dificultades que tendrá el individuo para aprender por vía intelectual, así como los problemas que encontrará en el proceso de comunicación y adaptación al medio ambiente que le rodea.

Los signos que ocupen este sector, nos mostrarán el tipo de material que influirá decisivamente en la mente del nativo. Por último, indicar que los aspectos al regente del signo que ocupe la Casa, así como los planetas ubicados en ella, nos indicarán, las facilidades o por el contrario, las dificultades que tendrá para llevar a cabo su labor exteriorizadora.

Resumiendo los diferentes significados que se pueden extraer del presente punto:

  • Los hermanos; vecinos; relaciones consanguíneas.
  • El ambiente.
  • La mente instintiva, concreta. Los escritos, cartas, etc...
  • Contacto inicial; reconocimiento superficial. Primera experiencia de dualidad.
  • Comunicación y el intercambio de información.
  • Experimentamos el entorno inmediato.
  • Pensamiento; conocimientos.
  • Intelecto formativo que sintetiza impresiones sensorias.
  • Aprendizaje en el nivel intelectual y social.
  • Trabajo con los medios de mercado; de ventas.
  • Necesidad de comunicación con los demás.
  • Aprendizaje por la aplicación de la razón y la lógica.
  • Poderes sintetizadores de la mente: destreza, viveza, dualidad.
  • Adaptabilidad a la educación. 
  • Lenguaje. Propaganda y publicidad personal.
  • Anatomía: Hombros y brazos.