viernes, 28 de octubre de 2016

¿Cómo educar a un niño Escorpio?


¡Uf... uf... uf...!, o tal vez, ¡no... no ... y otra vez no!.

No se extrañen los padres del niño Escorpio cuando su hijo refunfuñe a la primera de cambio, o simplemente cuando haciendo caso omiso a vuestras advertencias, se niegue por principio a ellas, y es que es tan "jodido".

¡Hay que ver este niño la poca vergüenza que tiene. Vamos, me tiene desesperada! - se quejan estos insatisfechos padres-.

Pero no podemos censurarles, ni criticarles duramente, ya que no se trata de una falta de sensibilidad para con su hijo, lo que ocurre, es que educar a un niño Escorpio tiene "guasa". Cuanto menos hay que ser un bregado psicólogo que nos permita en las difíciles horas de educar, conocer el mundo interno del niño, y tratándose de un Escorpio, debemos esmerarnos en ello, pues ningún otro signo presenta tanta complejidad psicológica.

¿Qué deben saber los padres de un niño Escorpio?

En primer lugar debéis conocer que vuestro hijo está trabajando con el difícil mundo de las emociones, y lo está haciendo en su etapa más delicada, la de interiorización, y con ello quiero decir, que el objetivo de sus deseos será él mismo, por lo que se amará con tanta intensidad como lo hizo narciso, y desde el exterior será observado como un ser egoísta, egocéntrico, vanidoso, insociable y falto de sensibilidad por los demás.

Pero, ¡cuidado!, estos rasgos en la infancia de un niño Escorpio deben ser comprendidos y bien canalizados. Sabed que Escorpio hace bueno el lema "amaros los unos a los otros, como a vosotros mismos". Difícilmente podremos amar a otro si antes no nos hemos amado a nosotros. Por lo tanto, tened presente que vuestro hijo se mostrará egoísta en su primera etapa. Será muy celoso y competitivo, pero ¡ojo!, no lo manifestará exteriormente con palabras, y entonces, tened por seguro que estará "tragando" sentimientos que lo envenenan.

Será entonces cuando se expresarán aspectos peligrosos en la psicología del niño, y dará muestras de negación, insubordinación, brusquedad, incertidumbre, temores, complejos, agresividad, etc.

La mayoría de los padres, pretendemos que nuestro hijo desde pequeño se muestre como un ser adorable. Nos sentimos orgullosos cuando observamos que comparte sus juguetes, que es sensible con sus amiguitos y que es extrovertido y vital, pero cuando es lo contrario, sentimos que algo se frustra en nosotros y lo expresamos forzando al niño a que haga vida social y que comparta aquello que acabamos de comprarle para él.

Con el niño Escorpio, no debemos caer en ese error. El, tiene que adquirir el sentimiento de identificación con su yo emotivo e integrar en su conciencia que aquello es suyo y que lo defenderá con tenacidad. Ya cuando sea Libra, Acuario o Géminis, tendrá tiempo de dar muestras de sociabilidad en su niñez. Si vuestro hijo crece sin haber adquirido ese sentimiento de estima, no podrá evitar tener crisis de identidad. Será entonces, cuando no podremos evitar que se convierta en un ser egoísta, despótico, insensible, introvertido, rencoroso, vengativo, reservado, inescrutable, y una lista de cualidades negativas, que todas se resumen en una falta de amor hacia sí mismo.

He tenido la oportunidad de estudiar la tipología de estos niños, y en muchas ocasiones he observado que llegan al autocastigo cuando no consiguen estar a la altura de sus ideales. Su afán de perfección, les llevará a ser exigentes con los demás, brusco en ocasiones, cortes y valiente en otras.

Por ultimo, deciros que el despertar de su cuerpo emocional, hecho que ocurre entre los 12 y 14 años, será una época clave en su vida. Si los pilares de la infancia han crecido sólidos y su educación sexual ha sido positiva, el niño se identificará con el aspecto constructivo de la vida y será un ferviente luchador que asombrará por su determinación y dotes ejecutivos.

Ahora bien, si su educación ha sido en cierto grado grosera, indiferente y perversa, entonces, derrochará mucha energía persiguiendo ese amor fiel y perfecto que no encontró en su infancia, y como no lo lleva en su interior, difícilmente lo encontrará en el exterior, y la infidelidad será una constante en su vida emocional.

Vuestro hijo ha nacido con una importante misión, ser dador de vida a través de la generación, y para ello debe sentirse creador.

¡Estimadle... amadle sin pasión y os lo agradecerá!

Tal vez os interese saber que al ser un interiorizador nato, tendrá una amplia visión de todo lo que ocurre por dentro, por ello, su vocación material le llevará a ser un experto cirujano, un experto psicólogo, un experto ocultista, o porque no, un experto mecánico.

Si conseguís compartir su mundo interno, habréis superado esa asignatura.