sábado, 11 de junio de 2016

Cuento para Aladiah: "El fracaso de un Ángel malo"

Hubo un tiempo dichoso en el Gran Cielo, en el que los Ángeles eran todos buenos. Por aquellos días una poderosa Luz emanaba del Fuego y aquellos seres habitaban felices sirviendo a su creador. Pero cierto día, su Hacedor y Señor, les mandó hacer un largo viaje en el que debían conquistar nuevas tierras para Él.
  •  Dirigíos hacia la Morada de Hochmah, donde mi faz se refleja en las cristalinas Aguas de la Sabiduría -ordenó el Gran Patrón-.
Pero no todos los Ángeles le obedecieron, y aquella insubordinación hizo que los Ángeles se dividieran y se separaran unos de los otros.

A partir de aquel día, los Ángeles insubordinados dejaron de habitar la región de la Luz Divina y pasaron a habitar en la Región del Fuego Eterno, donde se confundían  entre las sombras del abismo.

Aquella división hizo que, mientras unos eran buenos, otros dejaron de serlo. Una tenaz lucha surgió entre ellos, pero dejad que os cuente una historia que en verdad sucedió, y aun sigue sucediendo...

Un día, narra la Leyenda, que un Ángel bueno llamado Aladiah se encontró con Luzan, un demonio de las tinieblas. Y sucedió que la envidia de Luzan le llevó a retar a su antiguo hermano Aladiah. Pero este no quería oír hablar de esos tratos y quiso eludirlo. Sin embargo no lo consiguió, pues Luzan que era muy astuto le dijo:
  • Si no aceptas la apuesta, por cada día que pase poseeré la vida de un ser humano.
  • No, no podrás hacerlo -le contesto Aladiah-, no puedes intervenir en su destino.
  • No seas ingenuo hermanito, observa y verás.
Y diciendo esto, se introdujo en el cuerpo de un pobre anciano, el cual no pudo resistir aquella fuerza maldita y no tuvo más remedio que abandonar su cuerpo físico, había muerto.
  • Basta, te lo ruego -exclamó el Ángel bueno-. Sí, aceptaré tu apuesta, pero lo haré con una condición. Si venzo abandonarás para siempre esta zona del cielo y te retirarás al abismo, ¿de acuerdo?
Aladiah no tenía escapatoria, pero al menos tendría la oportunidad de poner fin a aquel infierno.
  • Pon atención, pues te explicaré una sola vez las reglas del juego. Escogeremos a un humano al azar. Si evitas que haga mi voluntad, haré cuanto me pides, ¿estás conforme?
Era verdaderamente diabólico el plan, pero que podía hacer...
  •  Y, ¿cuál es tu voluntad? -preguntó Aladiah temiendo lo peor-.
  • Qué atente contra su propia vida -contestó el diablo-.
La desdichada víctima había sido elegida. Se trataba de un campesino, padre de una humilde familia muy unida por fuertes lazos de amor. Aquel buen hombre trabajaba infatigablemente para mantenerles y a pesar de la dureza del trabajo jamás se había quejado, ni desfallecido.

Sin embargo, y a partir de aquel día todo pareció irle mal. Sus campos, que estaban a punto para la cosecha, se inundaron tras una misteriosa tormenta. Pero aquella desgracia fue aceptada con resignación, pues era un hombre de fe en Dios.

Luzan lo intentó de nuevo, y esta vez hizo enfermar de gravedad a su hijo menor. Eso acabaría con su fe -pensó el malvado demonio-. Pero Aladiah estaba a su lado inspirándole fortaleza y armándole de paciencia. Y aquel hombre aceptó una vez mas la voluntad de Dios.

Tan sólo le quedaba un último intento y en él derramo toda su maldad. Luzan incitó a aquel desesperado padre a robar, pues no tenía nada que comer, y lo logro, pero cuando lo hizo, sintió tanto remordimiento que elevo sus ojos al cielo y rogó el perdón y la gracia de Dios.

Aquello significaba la derrota de Luzan y la victoria de Aladiah, pero esta nunca hubiese sido posible sin la voluntad de aquel hombre, que llamó a las puertas del Amor.


Fin

Diálogo con el Ángel Aladiah

  • Albergas en tu ser el espíritu de la renovación…
  • Gracias a ti, las formas que un día emanaron como fruto de un laborioso proceso creador, se renuevan, dejando espacio a una nueva estructura…
  • Es necesario que esta labor se realice sin obstáculos…, es necesario que el hombre esté dispuesto a poner fin a lo viejo y perecedero y esté abierto a los nuevos impulsos innovadores…
  • Este proceso de cambio, de mejora continua, no afecta tan solo a la naturaleza física, sino que también debe penetrar en la naturaleza emocional y mental…
  • Para ello, cada sentimiento estancado en la posesión, cada pensamiento prisionero del fanatismo, deben dejar paso libre a las nuevas energías…
  • El sentimiento posesivo, debe transmutarse en amor desinteresado…, y el fanatismo mental debe transformarse, en libertad de pensamiento…
  • Tu labor primordial se traduce, peregrino, es ser aliento nuevo, que inspire y vivifique la mente de cada hombre, para que de este modo, conciba la inmensidad de la creación y se produzca la perfecta unión entre la naturaleza humana y la divina.

Plegaria y Exhorto de Aladiah

PLEGARIA

ALADIAH: Dios Propicio.
Eterno, que Tu gracia sea con nosotros. ¡Como esperamos de Ti!

ALADIAH: Ayúdame, Señor, a derramar sobre mis hermanos
las bondades que he recibido de Ti.
Ponme a trabajar para los demás,
haz que a través de mí les alcance Tu fuerza curativa.
Ayúdame, ALADIAH, a ser justo y moderado,
a utilizar con sobriedad los bienes de que dispongo;
inclina mi alma al reparto y a la dádiva
y hazme un buen abogado para defender
a los que su ignorancia ha convertido en culpables.
Hazme, Señor ALADIAH, un portador de tu gracia,
un distribuidor de tus bienes,
un ejecutor de tus obras de Amor.
En todo momento y en todo lugar,
haz de mi una persona sensible a la pena de mis hermanos.


ALADIAH exhorta:

Yo soy, peregrino, el que distribuye
los bienes de Eterno.
Te he dado todo,
para que tu des todo también,
con generosidad, sin restricciones.
Mi obra necesita
que pongas tus recursos a la disposición
de aquellos que levantan
las columnas de mi Templo.
Busca a los que testimonian
de mi verdad,
y hazles entrega de los dones que posees.
He puesto en ti manantial de salud
y el inalterable oro que permite
las realizaciones materiales.
Te he dado Inteligencia práctica
para que puedas utilizar diestramente mi potencial.
Desde lo alto te observaré, peregrino.
Espero mucho de tu bondad.
No me defraudes.

(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Aladiah: "Dios Propicio".


Nombre: Aladiah: "Dios Propicio".

Coro: Querubines, Ángeles al servicio de Hochmah-Amor.
Nombre del Ángel en letras: Aleph-Lamed-Daleth-Yod-He
Nombre del Ángel en cifras: 1-12-4-10-5
Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Mago-Colgado-Emperador-Rueda de la Fortuna-Sumo Sacerdote.

Maestro del Sendero 14 en su trayecto de Ida, que une a Hochmah con Binah. Ejerce su ministerio con el título de Institutor de los Arcanos.

Días de regencia: 30 de Marzo; 13 de Junio; 27 de Agosto; 8 de Noviembre; 18 de Enero. Del 6 al 11 de Mayo.
Regencia zodiacal: 9º a 10º de Aries; 21º al 22º de Géminis; 3º al 4º de Virgo; 15º al 16º de Escorpio; 27º al 28º de Capricornio; 15º al 20º de Tauro.

Lo que otorga:


·        Curación de enfermedades; regeneración moral.
·        Inspiración para llevar una empresa a un resultado feliz.
·        El perdón de las malas acciones que hayamos podido cometer.
·        Contacto con personas influyentes.
·        Protección contra la negligencia y el descuido en lo que se refiere a la salud y a los negocios.

Programa-Lección: Ser justo y moderado.

viernes, 10 de junio de 2016

Cuento para Haziel: "El niño que quiso ser gigante"

¿Habéis oído hablar alguna vez de Uran, el niño que soñó con ser un gigante y que los Dioses le concedieron serlo? Pues, considérate afortunado ya que estoy en condiciones de contártelo, yo fui testigo de ello...


Todo comenzó aquella mañana, cuando Uran, un jovencito que apenas si levantaba dos palmos del suelo, llegó a su casa llorando y muy indignado. Su madre, que aún no le esperaba, se asustó al verlo, pues no era normal que volviese tan pronto del colegio.
  • ¿Qué te ocurre hijo? -le preguntó preocupada al ver su silencio-.
  • Les odio -contestó muy enfadado-. Sí, les odio, odio a todos mis compañeros y no quiero ir más a la escuela.
Sin duda, Uran estaba bastante rabioso. Su gran pena era no ser mayor para poder enfrentarse a ellos. Fue así como comenzó a soñar día tras día con querer ser un gigante.

Cuando llego el día de su cumpleaños, sus padres le preguntaron que deseaba de regalo, pero él les contestó que lo único que deseaba era ser un gigante.


Cuando se acercaba la navidad, Uran, pidió a los Reyes Magos que le permitiesen ser un gigante. Como veis, nuestro amigo estaba verdaderamente convencido de querer ser mayor que los demás para evitar que nadie, jamás, volviese a reírse de él.


Fue una noche mientras dormía, cuando ocurrió el milagro -al menos así se lo parecería a él-. Su espíritu tenía prisa por abandonar su cuerpo en aquel día, parecía que iba a llegar tarde a una cita, y así era, pues de repente una voz le dijo:
  • Llegas tarde como siempre. Tendrás que acostumbrar a tu cuerpo material a acostarse antes. Vamos sígueme, tenemos poco tiempo.
Uran no acababa de salir de su asombro, pues se sentía como flotando en una nube y la mayor sorpresa, se la llevó cuando al mirar hacia abajo vio su propio cuerpo dormido en la cama.
  • No, no te preocupes, no estás muerto, estás en el Mundo del Deseo. Aquí cualquier sueño podrás hacerlo realidad, y creo que tienes uno desde hace mucho tiempo, ¿verdad? -le dijo aquel misterioso ser-.
  • Sí, quisiera ser un gigante -contestó entusiasmado el joven-.
  • Pues hágase tu voluntad -ordenó el espíritu reluciente que le hablaba-.
De repente Uran vio como crecía y crecía. Era increíble, que hermosa sensación.
  • Tú mismo debes decidir, hasta donde deseas crecer -le aconsejo de nuevo aquella voz-.
  • Ya está bien -dijo el muchacho-.
Miro a sus pies y casi no se los veía. Estaba muy satisfecho, y decidió buscar a sus compañeros, deseaba darles una lección que no olvidarían. A su paso se cruzó con un misterioso enano y quiso divertirse un poco con él.
  • ¿Cómo lo llevas enano?
  • Me llamo Haziel, amigo -contestó dulcemente-.
  • Pues apártate de mi camino, si no quieres que te aplaste. ¡Ja, Ja, Ja! -reía con arrogancia Uran-.
Al tiempo que se burlaba de él, le dio un puntapié que le hizo rodar por el suelo. Se quedó mirándole en espera de ver su rostro crispado por la rabia, pero se llevó una buena sorpresa.
  • Lo siento señor, soy tan torpe que me he cruzado en su camino. Discúlpeme si le he hecho daño -dijo con humildad Haziel-.
  • Pero, ¿cómo puedes ser tan estúpido?, lo he hecho queriendo para avergonzarte -le dijo Uran-.
  • Pierdes el tiempo, pues si siete veces me pisaras, siete veces te perdonaré -contestó Haziel, al tiempo que iba creciendo en estatura-.
Con el recuerdo de esas palabras, el espíritu de Uran volvió a su cuerpo material despertándose. Había conseguido hacer realidad su sueño, pero de nada le había servido, pues aprendió que lo más importante no era la estatura de su cuerpo, sino la grandeza de su espíritu.


Desde entonces, Uran se dedicó a perdonar y comprobó como aquellos que un día se burlaban de él, dejaron de hacerlo.


Fin

Diálogo con el Ángel Haziel

  • Para que la semilla de la divinidad pueda crecer y multiplicarse en el mundo, es preciso que la Luz adquiera el rostro del Supremo Amor…
  • Ese Amor, es la perfecta morada, la tierra fértil donde la Voluntad podrá dar vida a la manifestación del Espíritu.
  • El amor es el más elevado de los sentimientos…, es pureza…, es misericordia…, es perdón…, es sabiduría…, es fidelidad…, es generosidad y bondad…, es grandeza y expansión…, es atracción y unidad…, es bendición y santidad…, es amistad y confraternidad…, es inspiración y creatividad…, es universalidad…, es inmensidad…, es perfección…, es inmortal…
  • El amor se encuentra en todo lo creado, pero nada posee…
  • El amor es desinteresado…, altruista…, servicial y abnegado…
  • El hombre debe comprender que ese amor forma parte de él…
  • Ayúdale a no caer en el error de pensar que no es posible amar a aquel que permanece dormido al amor…

Plegaria y Exhorto de Haziel


PLEGARIA

HAZIEL: Dios de Misericordia.
Eterno, acuérdate de Tu misericordia y de Tu bondad, puesto que son eternas.

HAZIEL: Sólo te pido, Señor,
que a través de mí pueda expresarse Tu Misericordia;
que en mi puedan encontrar alivio
los que por ley de vida están atados
a la columna del rigor.
Si todo ha de serme concedido con largueza,
inclina, ¡oh Señor HAZIEL!, mi espíritu hacia el partazgo,
y sitúame en el camino
de aquellos que viven la experiencia de la severidad
para que puedan vislumbrar en mí
la promesa de un más venturoso peregrinaje.

HAZIEL exhorta:

Cuando te hablan de mí, peregrino,
te cuentan a menudo historias de destrucción,
de castigos terribles en los que mis gentes morían
en mis aguas, en mi fuego,
convertidos en elementos primarios, en estatuas de sal.
Pero Yo soy también
la música y el canto
y todo el placer que da la vida
y todos los tesoros que el mundo contiene.
Yo soy la bondad y la belleza,
la simpatía, el juego, la amistad.
Yo soy el rostro amable de la transcendencia.
Búscame, sígueme
y tu vía personal hacia la eternidad
será una deliciosa marcha, peregrino.
Si me encuentras, ello significa
que lo peor ya ha pasado,
que un humano paisaje soleado se abre ante ti
y por él avanzarás acompañado
de mis más brillantes sujetos.
Un mundo se cierra para ti
y has llegado a esa tierra elevada
donde la entrañable amistad se hace Ley.
Ven a mi morada, y ni el agua, ni el fuego, ni la sal,
podrán destruirte.

(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Haziel: "Dios de Misericordia".


Nombre: Haziel: "Dios de Misericordia".

Coro: Querubines, Ángeles al servicio de Hochmah-Amor.

Nombre del Ángel en letras: He-Zain-Yod-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras: 5-7-10-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Sumo Sacerdote-Carro-Rueda de la Fortuna-Mago-Colgado

Maestro del Sendero nº2, el propio de Hochmah, ejerce su ministerio con el título de Inteligencia que ilumina.

Días de regencia: 11/12 de Junio; 26 de Agosto; 7 de Noviembre; 17 de Enero. Del 1 al 5 de Mayo.

Regencia zodiacal: 20º al 21º de Géminis; 2º al 3º de Virgo; 14º al 15º de Escorpio; 26º al 27º de Capricornio; 10º al 15º de Tauro.

Lo que otorga:
  • La Misericordia de Dios. Perdón de las culpas.
  • Amistad y favores de personas con grandeza.
  • La ejecución de una promesa que nos ha sido hecha.
  • La reconciliación con los que hemos ofendido o nos han ofendido.
  • Protección contra el odio y el engaño.
Programa-Lección: Alcanzar la humildad.

jueves, 9 de junio de 2016

Cuento para Cahetel: "La derrota de Belial"

Las acechanzas del mal se extendían por toda la tierra. Era como una imperceptible brisa que lentamente iba contaminando todo cuanto encontraba a su paso. Aquellos que respiraban su nauseabundo hedor, quedaban prisioneros de su hechizo y se encontraban perdidos en el laberinto de la pasión.

Así fue como las huestes de las tinieblas, un terrible y poderoso ejercito, reclutaban día a día nuevas fuerzas. Eran expertos y hábiles seductores, y sus cantos siniestros ahogaban el compás melodioso de las dulces armonías.
Así estaban las cosas en aquellos tétricos días, y sin embargo, aún existía un rincón olvidado de la tierra donde no había llegado la mano destructora de las tinieblas.
  • El mundo es nuestro, y el poder que poseemos es inmenso. Dominaremos los Elementos y el Fuego, El Agua, el Aire y la Tierra, así como todo ser viviente tendrá que arrodillarse a nuestros pies.
Era el príncipe de las legiones infernales, que en su deseo desenfrenado de hacer el mal había tentado al hombre, y este había cedido a su seducción.

Aquella victoria le hacía sentirse orgulloso, casi un Dios, pero aquella celebración no duraría mucho, pues las palabras de su lugarteniente le amargaría las entrañas.
  • Príncipe Belial, aín no dominamos toda la tierra -le dijo temeroso-.
  • ¿Cómo? -gritó cegado por la ira el malvado Belial-.
  • Existe una pequeña y humilde región en la comarca de Kehod. Es fértil y próspera, pero sus habitantes no deben preocuparnos -contestó su servidor-.
  • Te equivocas, no debe quedar ningún alma que no sirva a mi trono. Ve y ofrécele mis servicios. Pronto espero tu respuesta -le dijo amenazante Belial-.
Así fue como las tranquilas aldeas de Kehob recibieron la inesperada visita de las legiones de las sombras. De repente desplegaron su poder y quisieron extender su oscuridad sobre los corazones de aquellas inocentes almas, pero aquel intento fracasó, pues una extraña y poderosa aura les protegía.
  • No es posible -murmuró el fiel servidor de Belial-, nuestros hechizos nada pueden contra su voluntad.
Fracasado, regresó hasta su cuartel general en las profundidades de los abismos y contó lo sucedido a su jefe y señor.

La noticia desencadenó la rabia y la cólera de Belial, y fue tal su decepción que las profundidades de la tierra se quebraron de dolor.

Invocó a las Salamandras, espíritus del Fuego infernal, a las Ondinas, espíritus de las Aguas putrefactas y a los Elfos, espíritus de las plagas devastadoras.
  • Os invoco en el nombre de Satán, nuestro Señor. Derramad vuestra maldad sobre la tierra de Kehob y que sea pasto de la destrucción.
Y aquellos elementales tomaron vida y sirvieron al príncipe Belial. Sin embargo, en la región de Kehob también se elevó una invocación. Era Cahetel quien lo hacía implorando la bondad de Dios, el Supremo Creador.

Las Salamandras provocaron su fuego, las Ondinas contaminaron las aguas y los Elfos invadieron los campos con plagas de insectos, pero del cielo y a la voz de Cahetel, las aguas puras de Hochmah cayeron poniendo fin a aquel intento fallido de destrucción.

Desde aquel día el poder de Belial disminuyó, y poco a poco, otras aldeas imitaron a las almas puras de Kehob, y pronto el mal se retiro.

Fin

Diálogo con el Ángel Cahetel

  • Ponerle rostro a la divinidad, ese es tu cometido…
  • Te encuentras conectado con tu naturaleza más elevada…, percibes que una voz interior te dicta lo que debes hacer, y guiado por esa inspiración, te conviertes en un guía, en un iluminado, en el instructor que proclama el devenir de los días…
  • La Bendición de Dios te protegerá de toda acechanza, peregrino, pero haz de velar, para no quedar embriagado por el elixir de la vanidad…
  • Si piensas que los poderes con los que has sido bendecido son tuyos, entonces, estarás cometiendo un grave error…
  • ¡Ojala!, en esta etapa del camino, te conformes con ser el sembrador…
  • ¡Ojala!, tengas las fuerzas suficientes para no quedar prisionero de la servidumbre de la abundancia…
  • ¡Ojala!, emplees todas tus energías en inspirar a la humanidad nobles ideales por los que luchar…
  • En tu caminar, te encontrarás con los enemigos de la luz…, ellos, reconocerán tu poder y querrán arrebatártelo, poniéndole fin…
  • No te deje llevar, en ese encuentro, por el odio y el rencor, y recuerda que se encuentran en la otra orilla, donde reina la más densa oscuridad…
  • Conviértete en ejemplo de bondad y construye un puente que pueda ser utilizado por el “enemigo”, para alcanzar la tierra de la Luz.

Plegaria y Exhorto de Cahetel

PLEGARIA

CAHETEL: Dios adorable.
Venid, prosternémonos y humillémonos, pongámonos de rodillas ante el Eterno, nuestro creador.

CAHETEL: He recibido de ti, Señor, infinitos dones.
Mis labios expresan con facilidad
el mundo que Tu has creado
y mis manos moldean en graciosas formas
Tu materia primordial.
Me has permitido triunfar, ¡oh CAHETEL!:
has situado alrededor de mi una cohorte de aduladores;
has puesto entre Tu y yo
vallas, cercos, jardines, tierras, propiedades,
obstáculos que me alejan de tu divina presencia.
Pero me has puesto también, Señor CAHETEL,
el ardor por superarlos.
Permite, Señor, que ese ardor sea lo más fuerte,
lo más intenso que haya en mi,
para que pueda, gracias a él,
saltar las vallas,
burlar los cercos,
arrancarme de la belleza de ¡os jardines y tierras,
vencer las adulaciones, los triunfos, la fama y correr hacia tu fuente de vida.
Libérame, Señor, de la vanidad,
y yo me liberaré de las servidumbres de la abundancia.


CAHETEL exhorta:

Te he dado tierras y potestad sobre ellas.
Te he dado nobleza, prestigio, rango.
Te he dado poderes para expresarte y ser convincente.
¿Qué es lo que vas a darme a mi?
Es natural que espere mucho de ti,
al que mucho he dado.
De tu potestad, espero Mi justicia.
De tu fama, espero Mi renombre.
De tu locuacidad, espero testimonio de Mi obra.
He puesto en ti luz
para que puedas descubrirme y encontrarme,
para que no puedas decir que estabas rodeado de tinieblas.
Sé, peregrino, el paladín de mi Ley y de mi Justicia.
No te pido renuncias, ni siquiera humildad:
te pido que desde tu puesto de mando
seas el que con tu ejemplo
dignifique todas las cosas,
haciendo que lo bello sea ineludiblemente lo justo,
que lo útil no sea más que lo necesario,
y lo necesario estrictamente aquello
que ha de darte a ti y a tus hermanos
una más alta conciencia del universo.
Este es el trabajo que te he asignado.
Puedas tu ser, peregrino, un fiel cumplidor.

(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Cahetel: "Dios adorable".

Nombre: Cahetel: "Dios adorable".
Coro: Serafines, Ángeles al servicio de Kether-Voluntad.
Nombre del Ángel en letras: Khaf-He-Tav-Aleph-Lamed
Nombre del Ángel en cifras:11-5-22-1-12
Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Fuerza- Sumo Sacerdote-Mundo-Mago-Colgado.
Días de regencia: 10 de Junio; 25 de Agosto; 6 de Noviembre; 16 de Enero. Del 25 al 30 de Abril.
Regencia zodiacal: 7º al 8º de Aries; 19º al 20º de Géminis; 1º al 2º de Virgo; 13º al 14º de Escorpio; 25º al 26º de Capricornio; 5º al 10º de Tauro.
Lo que otorga:


·        La bendición de Dios y echar fuera a los malos espíritus.
·        Abundantes cosechas agrícolas y éxito en las labores campesinas.
·        Inspiración para elevarse hacia Dios y descubrirlo.
·        Amor por el trabajo.
·        Ayuda contra las suertes, encantamientos y sortilegios de los enemigos.

Programa-Lección: Superar la vanidad y la servidumbre de la abundancia.

miércoles, 8 de junio de 2016

Cuento para Achaiah: "La magia de la paciencia"


De todos los profesores del colegio, Don Iván era el más querido, y a pesar de que muchos le creían un poco loco, también era verdad que todos le consideraban su favorito.


No era un profesor como los demás, no, él no era anticuado. Su modo de educar era muy distinto, tal vez para muchos incluso excéntrico, pero lo cierto era que sus alumnos se sentían muy satisfechos.


Pero si queréis, podéis comprobarlo por vosotros mismos. Pasad conmigo a su clase y ocupad asiento, pero mantened silencio, os lo ruego, pues eso sí, a Don Iván le gusta el respeto.
  • Queridos alumnos, buenos días a todos. Hoy estudiaremos el secreto de la vida -explicaba Don Iván mientras paseaba entre ellos-. Veamos, tú mismo, ¿qué crees que es necesario para que se produzca la vida? -preguntó a uno de sus alumnos-.
  • Pues verá usted Don Iván, así de pronto, no sabría que contestarle -dijo titubeante-.
  • Bien, y ¿tú que opinas? -volvió a preguntar a otro-.
  • La vida, la vida, para que haya vida hay que estar vivo, ¿no, Don Iván? -contestó muy nervioso el consultado-.
  • Bueno, ya es algo  le dijo Don Iván queriendo animarlos-. Pero se me ocurre una idea mejor. No habrá examen este mes, tan sólo os pido una cosa, quiero una respuesta a mi pregunta. Aquel que la conteste estará aprobado.
Todos asintieron contentos de no tener que estudiar para el examen, pero antes de terminar la clase, Don Iván quiso dejarles un consejo.
  • No creáis que os va a resultar fácil, así que llevad cuidado.
La clase agotó su tiempo y la mayoría salieron corriendo, pues deseaban divertirse un rato. Tan sólo, la joven Achaiah se quedó y no quiso desaprovechar aquella oportunidad en la que se encontraba a solas con Don Iván para preguntarle algo que le preocupaba.
  • Don Iván, ¿puede contestarme una pregunta?
  • Como no pequeña, dime, ¿qué te preocupa? -contestó amablemente el profesor-.
  • ¿Cómo podemos llegar a saber aquello que desconocemos? -preguntó la joven muy inquieta-.
  • Tan solo con paciencia, querida Achaiah, tan sólo con paciencia. No lo olvides jamás.
Aquellas palabras quedaron muy grabadas en la mente de la joven Achaiah, quien sentía una especial atracción por conocer los secretos de la naturaleza. Era una enamorada de los misterios.


Pues bien, el tiempo paso sin prisa, pero sin pausa, y el día en que debía entregar sus trabajos se aproximaba. Pero este detalle parecía no importar a ninguno, pues apenas si habían prestado atención a desvelar aquel misterio. Se habían despreocupado por completo, tan sólo se interesaron por jugar y divertirse.


Sin embargo, Achaiah se lo había tomado en serio y cada día se dedicaba pacientemente a observar el crecimiento de las flores. Había sembrado una semilla y vio como de la tierra nacía su primer brote. Día a día comprobó que iba creciendo y cuando hubo alcanzado una altura considerable, asistió al milagroso momento en que, aquella hermosa flor abría sus pétalos al sol.


Si, Achaiah había encontrado la respuesta. Sabía lo que era necesario para que se produjera la vida. Ella entusiasmada contó su experiencia a los demás, pero se rieron de ella, pues como iban ellos a perder su tiempo viendo como una flor crecía.


Y llego el día señalado. Uno a uno fueron consultados, y ninguno supo dar respuesta, pero cuando llego el turno de Achaiah, ella si supo contestar. Don Iván la felicitó y cuando ya se marchaba, orgulloso de ella, le preguntó:
  • ¿Cómo has podido encontrar la respuesta?
  • Muy sencillo Don Iván, hice lo que usted me aconsejo, tuve paciencia.



Fin



Diálogo con el Ángel Achaiah

  • La belleza es uno de los atributos que debe formar parte del Alma humana…, es por ello, que el Creador, ha dispuesto que el hombre viva rodeado de ese elevado principio que forma parte de la condición divina…
  • Tu trabajo consiste, peregrino, en hacer posible que cada ser humano tenga la capacidad de percibir ese preciado don…
  • Tendrás que hacerles comprender que para apreciar el valor de la belleza es necesario poseer su semilla, pues de este modo, si la alimentamos, si la cuidamos, crecerá desde nuestro interior, y entonces, todos nuestros actos serán portadores de belleza…
  • Tú que posees el don del discernimiento y de la compresión…, inspira las mentes de los hombres para que puedan vencer las verdades convencionales que los mantiene prisioneros de falsos valores y permíteles que eleven sus pensamientos, con el único objetivo de concebir un mundo mucho más bello y hermoso…
  • A partir de ese momento, todo adquirirá sentido en la vida… se desarrollará la cualidad de la paciencia, y se sabrá como maniobrar la nave de nuestra vida, para evitar que zozobre, cuando la tempestad de las emociones se encrespen en nuestro interior.

Plegaria y Exhorto de Achaiah

PLEGARIA

ACHAIAH: Dios bueno y paciente.
El Eterno es misericordioso y compadeciente; lento en la cólera y rico en bondades.
ACHAIAH: Si me has elegido a mi
para la dura labor de descubrirte en la pequeñez de las cosas,
permíteme, Señor, que mi inteligencia no se extravíe
en el laberinto de las múltiples combinaciones
con que se presenta tu obra material.
No quieras que mi Intelecto se escinda
del manantial de la eterna luz;
haz que discierna lo primordial,
escondido y disfrazado en formas pasajeras.
Haz que el mensaje que deje a mis hermanos
sea una vía hacia la unidad,
de suerte que con mi paciente trabajo
los hombres puedan vislumbrar
las luces de otras dimensiones.
No me ahogues, Señor, en mis pequeñas certidumbres,
no me encierres en científicos dogmas.
Dame la osadía de llevar mi inteligencia siempre más allá;
la osadía de no identificarme con ninguna verdad pasajera,
confundiendo tu luz con mi luz.
Desde este punto evolutivo en que me has situado,
utiliza, ACHAIAH, mis resortes humanos
para que prosiga con fuerza y vigor
la Obra de la Creación.



ACHAIAH exhorta:
Entre las cosas pequeñas
encontrarás mi verdad.
La Naturaleza es uno de mis Libros Sagrados;
es un libro que contiene mi Ley
sin tergiversaciones.
Por ese libro no ha pasado ningún traductor ignorante
que haya invertido los conceptos.
Peregrino, carga en tus espaldas el saco de la paciencia
y ve a observarme en mi elemento natural.
Estúdiame en la flor, en el árbol, en la brizna de hierba,
y Yo inspiraré tu inteligencia
para que encuentres la respuesta que pide tu sed de verdad.
No elabores teorías
antes de haber sido testigo de mis procesos naturales.
Observa, medita, ve cargando el saco de tu paciencia para que no se vacíe jamás.
No digas nunca "ahora ya sé, ahora ya comprendo",
porque la Verdad se hace con los días
y el conocimiento que aporta esa Verdad,
lo modifica todo.
Yo soy cada día distinto, diverso,
y si quieres seguirme, peregrino,
cada día deberás tratar de entender lo diferente que hay en Mi.
A este juego del saber y comprender lo nuevo de cada día,
Yo te invito, peregrino.
Te espero en el árbol, en la flor, en la brizna de hierba.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Achaiah: "Dios bueno y paciente".


Nombre: Achaiah: "Dios bueno y paciente".

Coro: Serafines, Ángeles al servicio de Kether-Voluntad.

Nombre del Ángel en letras: Aleph-Khaf-Aleph-Yod-He

Nombre del Ángel en cifras: 1-11-1-10-5

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Mago-Fuerza-Mago-Rueda de la Fortuna -Sumo Sacerdote

Días de regencia: 9 de Junio; 24 de Agosto; 5 de Noviembre; 15 de Enero. Del 21 al 25 de Abril.

Regencia zodiacal: 18º al 19º de Géminis; 0º al 1º de Virgo; 12º al 13º de Escorpio; 24º al 25º de Capricornio; 0º al 5º de Tauro.

Lo que otorga:
  • Paciencia para soportar las calamidades de la vida.
  • El descubrimiento de los secretos de la naturaleza.
  • Descubrir el sentido de la vida cuando se ha perdido la fe en todo.
  • La capacidad de innovar y de ver lo que esta mas allá de los hechos probados.
  • Para combatir la pereza, la negligencia y la despreocupación.
Programa-Lección: Vencer las verdades convencionales.


martes, 7 de junio de 2016

Cuento para Lelahel: "El Poder de la Luz"

Durante cinco largos y penosos días, la tierra permaneció en la más completa oscuridad y en este periodo, la humanidad, quedo en manos del arbitrario poder de los seres de las Sombras.

Cada mañana al amanecer, el Sol era raptado y hecho prisionero por los Señores de las Tinieblas, y el mal crecía y se multiplicaba entre los hombres que parecían complacerse en aquella enfermiza dicha.

La huanidad vivía sumergida en una horrible pesadilla, pero parecía estar hipnotizada por un misterioso hechizo que le hacia sentir un extraño placer por el vicio.

Todo comenzó cuando Kethip, el supremo rey de las Tierras del Centro, seducido por un sueño de poder, violó la Sagrada Morada de los Dioses, donde crecía el Gran Árbol.

Disfrazado con una túnica de sabio, el ambicioso rey burló la guardia de los Querubines que custodiaban el Templo. Llegó hasta el lugar donde crecía el poderoso Árbol y se apoderó de uno de sus frutos dorados.

Desde aquel día, la oscuridad de la noche surgió de los abismos y el Sol quedó destronado del firmamento. El rey Kethip feliz de haber podido vencer a los Dioses, llevó aquel fruto a su reino y a todos contó su hazaña. Todos le aclamaron y veneraron como el más heroico de los reyes. Esculpieron estatuas en su honor, y muchos quisieron imitar su ambición apoderándose de los frutos que otros habían trabajado.

En aquellos cinco días, fueron muchos los que se enriquecieron y fueron muchos los que empobrecieron. El poderoso pisaba al débil y todos luchaban por ser poderoso.

Una batalla infernal surgió en cada comarca, en cada pueblo, en cada aldea y en cada trozo de tierra, y pronto aquella guerra de poder tan solo les llevó a la enfermedad y a la depresión.

Pero a pesar de toda aquella agonía, aún había un rayo de esperanza para salvar a la humanidad, pues en la más profunda oscuridad de cada hombre, todavía parpadeaba un tenue rayo de luz.

Esa luz agonizaba y estaba a punto de extinguirse, pero entonces fue cuando todo cambió.

Desde la morada de los dioses se seguía muy de cerca la tragedia que asolaba la tierra de los hombres. Sintieron una profunda compasión porque su destrucción estaba cerca, pero no podían consentirlo, y por ello, mandaron a un enviado cuyo nombre era Lelahel.
  • Ve al mundo de la oscuridad y mézclate entre ellos, tu misión será engrandecer la llama que se está consumiendo. 
Y así lo hizo. Lelahel se dirigió a aquel reino oscuro y a su llegada los seres de las Sombras temblaron, pues reconocieron en Él, el sello del Enviado.

Los Señores de las Tinieblas viendo peligrar su gobierno intentaron evitarlo, pero el corazón de Lelahel no era sensible a la ambición, ni su mente se dejaba seducir por la ilusión.

La chispa de la Luz fue creciendo y en aquel nuevo día el sol logró vencer el asalto de la oscuridad. Lució con fuerza y fue tanta su vitalidad que la salud volvió a los cuerpos enfermos.

Desde aquel día, la Luz siempre prevalecería sobre las tinieblas.


Fin

Diálogo con el Ángel Lelahel

  • Es preciso, que el hombre conozca que tras la ardua labor, llega el merecido descanso…
  • No se trata del final del camino…, no se trata de la meta…, pero toda labor creadora, requiere de esa etapa necesaria en la que recoger los frutos de la cosecha sembrada…
  • Tu papel consiste, peregrino, en hacer posible que la humanidad disfrute, de pleno derecho, de esa etapa…, pero, igualmente, tu papel contempla, uno de los trabajos más difíciles de asimilar de toda la creación…, ser capaces de abandonar el apego al goce y afrontar la experiencia del desapego material…
  • Tendrás la sabiduría necesaria, para hacer posible este tránsito…
  • Tendrás la sabiduría necesaria, para controlar la ambición desmesurada…
  • Tendrás la sabiduría necesaria, para mantener el equilibrio en tu naturaleza emocional y ello te permitirá restituir la desarmonía de los cuerpos…
  • Tendrás la sabiduría necesaria, para expresar con arte el dominio que ejerces sobre los sentimientos, ello te permitirá dar expresión a la armonía y por ello, conseguirás fama y renombre.

Plegaria y Exhorto de Lelahel


PLEGARIA


LELAHEL: Dios Loable.
Cantad al Eterno que reside en Sion: difundid entre los pueblos sus Altos Hechos.


LELAHEL: Os doy gracias, Señor
por ese alto en el camino que me ofrecéis.
Permitidme, LELAHEL
compartir con mis hermanos los abundantes bienes con los que me habéis rodeado.
Inspiradme, Señor, el deseo de curar a los enfermos,
el deseo de restablecer y equilibrar
las almas en crisis.
Si debo dejar de mi memoria en el mundo,
permitidme, ¡Oh Señor LELAHEL!
que se me recuerde por mis obras de bondad,
de filantropía, de desprendimiento,
y que mi ambición se limite
a ser el portador de soluciones felices para todos.
Que el amor que inspiro, sea, Señor, el amor que inspiráis,
que la ciencia que sale de mi. sea Vuestra ciencia,
que el arte que exprese, sea el de Vuestro divino Verbo.



LELAHEL exhorta:
Te he dado poderes para crear,
para que a través de ti se expresen verdades eternas;
te he dado poderes para que restablezcas aquello que tus hermanos,
en su humano peregrinaje,
han destrozado,
han rendido caduco e imposible.
Quiero que a través de ti
los hombres vivan felices;
quiero que los confortes, que los sanes;
quiero que en tu luz, vean Mi Luz.
Para que seas un faro
en ese camino arduo de la conquista de la conciencia,
te he dado capacidad para el arte y la ciencia,
he hecho de ti un hombre célebre.
No me defraudes,
no utilices ese capital
en tu exclusivo provecho.
Mañana te esperan duras confrontaciones
y el, bien que ahora dispenses alrededor de ti
será tu tabla de salvación.
Peregrino, te encuentras en la hora difícil de los halagos,
de los honores, de las victorias,
y necesitas toda tu fuerza de alma
para no corromperte en la singladura.
Guarda el contacto conmigo, no te escindas de la fuente de la eterna luz.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Lelahel: "Dios loable".


Nombre: Lelahel: "Dios loable".

Coro: Serafines, Ángeles al servicio de Kether-Voluntad.

Nombre del Ángel en letras: Lamed-Lamed-He-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras:12-12-5-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Colgado-Colgado-Sumo Sacerdote- Mago-Colgado

Días de regencia: 8 de Junio; 22/23 de Agosto; 4 de Noviembre; 14 de Enero. Del 15 al 20 de Abril.

Regencia zodiacal: 17º al 18º de Géminis; 29º al 30º de Leo; 11º al 12º de Escorpio; 23º al 24º de Capricornio; 25º al 30º de Aries.

Lo que otorga: 

  • Curación de las enfermedades.
  • Iluminación espiritual.
  • Renombre y fortuna en el mundo de las artes y las ciencias.
  • Conseguir el amor de una persona afortunada.
  • Protección contra la tentación de adquirir la fortuna por medios ilícitos.
Programa-Lección: Controlar la ambición desmesurada.