sábado, 28 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 271

¿Qué es el Cristo?

1. Cristo es el Hijo de Dios tal como Él lo creó. 2Cristo es el Ser que compartimos y que nos une a unos con otros, y también con Dios. 3Es el Pensamiento que todavía mora en la Mente que es Su Fuente. 4No ha abandonado Su santo hogar ni ha perdido la ino­cencia en la que fue creado. 5Mora inmutable para siempre en la Mente de Dios.

2. Cristo es el eslabón que te mantiene unido a Dios, y la garantía de que la separación no es más que una ilusión de desesperanza, pues toda esperanza morará por siempre en Él. 2Tu mente es parte de la Suya, y Ésta de la tuya. 3Él es la parte en la que se encuentra la Respuesta de Dios, y en la que ya se han tomado todas las decisiones y a los sueños les ha llegado su fin. 4Nada que los ojos del cuerpo puedan percibir lo afecta en absoluto. 5Pues aunque Su Padre depositó en Él los medios para tu salvación, Él sigue siendo, no obstante, el Ser que, al igual que Su Padre, no conoce el pecado.

3. Al ser el hogar del Espíritu Santo y sentirse a gusto única­mente en Dios, Cristo permanece en paz en el Cielo de tu mente santa. 2Él es la única parte de ti que en verdad es real. 3Lo demás son sueños. 4Mas éstos se le entregarán a Cristo, para que se des­vanezcan ante Su gloria y pueda por fin serte revelado tu santo Ser, el Cristo.

4. El Espíritu Santo se extiende desde el Cristo en ti hasta todos tus sueños, y los invita a venir hasta Él para que puedan ser transformados en la verdad. 2Él los intercambiará por el sueño final que Dios dispuso fuese el fin de todos los sueños. 3Pues cuando el perdón descanse sobre el mundo y cada, uno de los Hijos de Dios goce de paz, ¿qué podría mantener las cosas sepa­radas cuando lo único que se puede ver es la faz de Cristo?

5. ¿Y por cuánto tiempo habrá de verse esta santa faz, cuando no es más que el símbolo de que el período de aprendizaje ya ha concluido y de que el objetivo de la Expiación por fin se ha alcan­zado? 2Tratemos, por lo tanto, de encontrar la faz de Cristo y de no buscar nada más. 3Al contemplar Su gloria, sabremos que no tenemos necesidad de aprender nada, ni de percepción, ni de tiempo, ni de ninguna otra cosa excepto del santo Ser, el Cristo que Dios creó como Su Hijo.


LECCIÓN 271

Hoy sólo utilizaré la visión de Cristo.

1. Cada día, cada hora y cada instante elijo lo que quiero contem­plar, los sonidos que quiero oír y los testigos de lo que quiero que sea verdad para mí. 2Hoy elijo contemplar lo que Cristo quiere que vea; hoy elijo escuchar la Voz de Dios, así como buscar los testigos de lo que es verdad en la creación de Dios. 3En la visión de Cristo, el mundo y la creación de Dios se encuentran, y según se unen, toda percepción desaparece. 4La dulce visión de Cristo redime al mundo de la muerte, pues todo aquello sobre lo que Su mirada se posa no puede sino vivir y recordar al Padre y al Hijo: la unión entre Creador y creación.

2. Padre, la visión de Cristo es el camino que me conduce a Ti. 2Lo que Él contempla restaura Tu recuerdo en mí. 3Y eso es lo que elijo contem­plar hoy.


¿Qué me enseña esta lección?


Hoy, elijo ver la Inocencia. Hoy, elijo ver la Unidad. Hoy proclamo mi afinidad con la Filiación Divina.

Hoy retorno a mi Hogar, del cual me creía, erróneamente, escindido.

Hoy, tomo consciencia de la perfección del Ser; tomo consciencia de la Abundancia que me rodea; tomo consciencia de mi impecabilidad; tomo consciencia de mi Divinidad.

Hoy, mi mente es Una con la Mente de Dios. Mi voz es Su Voz, y mi palabra es Su Palabra.

Hoy contemplo la Eternidad.

Gracias, Cristo, por permitirme ver en tu Faz, el Rostro de mi Divinidad.


Ejemplo-Guía: "¿Qué mundo te muestra la visión de Cristo?

En la Lección 263, tuvimos ocasión de reflexionar sobre el significado de la visión de Cristo. Elegimos, entonces, como ejemplo-guía, la reflexión "Contemplando el mundo con los ojos de Cristo". Hoy, vamos a continuar profundizando en este mismo tema, y lo haremos, con una nueva propuesta.

Mira tu mundo y hazte la siguiente pregunta: ¿lo que veo me muestra escenas propias de la visión de Cristo?

¿Lo que ves te muestra un mundo que condenas?
¿Acaso odias el comportamiento que estás percibiendo?
¿Te horroriza la enfermedad, la pobreza, las guerras...?

Podríamos enumerar, a título de ejemplo, muchas escenas que se muestran ante nuestra la mirada de nuestro mundo. Pero, ¡ojo!, ¿en verdad el mundo es como tú lo percibes o lo que percibes es tu propia percepción, tu propia proyección de lo que ocultas en lo más profundo de tu interior?

La visión de actos condenatorios, hablan de nuestra propia condena. La visión de un mundo dividido, en guerra, habla de nuestra propia división interna. La visión de un mundo enfermo, nos habla de nuestra mente enferma. No, no te sientas culpable por tener esa visión falsa. Recuerda que nos encontramos en el mundo del sueño y es muy importante de que tomes conciencia de que eres el soñador del mismo. Ese despertar te llevará a desear ver las cosas de otra manera, te llevará a dejar de ver con los ojos del cuerpo y a ver con la visión de Cristo.

No sientas culpa por tu anterior visión, por haber fabricado sueños dementes ye insensatos. Ahora, tu atención se centra en lo verdadero y desechas seguir utilizando una visión que te ha llevado a percibir erróneamente. La visión de la oscuridad te ha llevado a desear ver la luz. 

El sueño te seguirá mostrando escenas grotescas, pero no le darás el valor que le dabas antes. En el sueño, dabas valor al cuerpo material, pero ahora lo utilizas para compartir con tus hermanos tu nueva visión. Ahora no ves en ellos un objeto del pecado, ni te sientes temeroso por su presencia por miedo a ser atacado. Ahora los percibes desde la visión de la inocencia y de la impecabilidad y con esa visión los liberas del pecado. Ya no condenas, tan sólo comprendes que viven su sueño, al igual como tú vives el tuyo. Ahora le ayudas a despertar de ese sueño y a ser conscientes de que son los únicos soñadores y de que tienen el poder para elegir soñar sueños felices.

¿Qué mundo te muestra la visión de Cristo? Un mundo perdonado y unido.

Reflexión: ¿Somos felices con el mundo que vemos?

viernes, 27 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 270

LECCIÓN 270

 Hoy no utilizaré los ojos del cuerpo.

1. Padre, la visión de Cristo es el don que me has dado, el cual tiene el poder de transformar todo lo que los ojos del cuerpo contemplan en el panorama de un mundo perdonado. 2¡Cuán glorioso y lleno de gracia es ese mundo! 3No obstante, ¡cuánto más podré contemplar en él que lo que puede ofrecerme la vista! 4Un mundo perdonado significa que Tu Hijo reconoce a su Padre, permite que sus sueños sean llevados ante la verdad y aguarda con gran expectación el último instante de tiempo en el que éste acaba para siempre, conforme Tu recuerdo aflora en su memoria. 5Y ahora su voluntad es una con la Tuya. 6Ahora su función no es sino la Tuya Propia, y todo pensamiento salvo el Tuyo ha desaparecido.

2. El sosiego de hoy bendecirá nuestros corazones y, a través de ellos, la paz descenderá sobre todo el mundo. 2Cristo se convierte en nuestros ojos hoy. 3Y mediante Su vista le ofrecemos curación al mundo a través de Él, el santo Hijo que Dios creó íntegro; el santo Hijo a quien Dios creó como uno solo.


¿Qué me enseña esta lección?

¿Qué visión te ofrece los ojos del cuerpo?

¿Acaso piensas que tus ojos te llevarán a evidenciar aquello que no se encuentre previamente en tu mente?

No. No verás aquello en lo que tu mente no crea.

Has deseado ver una realidad que no es real, y tus ojos te han mostrado un cuerpo material y un mundo en el que crees interactuar. A ese cuerpo, tus ojos le han otorgado el poder de tu identidad.

Tal vez hayas comprendido que esa visión, es tan sólo una ilusión fabricada por ti, y que aquello que llamas existencia forma parte de un sueño.

Sí, aún no has despertado de ese sueño, pero eres consciente de que estás soñando y ello te ha llevado a bendecir aquello que tus ojos ve.

Hoy podemos dar un paso más. Hoy elegimos no ver con los ojos del cuerpo; elegimos ver ese mundo, perdonado. Hoy elegimos ver con los ojos de Cristo.

¡Cuánta paz y sosiego aporta Su Visión! Ya no percibimos la multiplicidad, la separación. Ya no vemos el conflicto. Todos formamos una Unidad: el Hijo de Dios.

¿Qué sentido tiene ahora el percibirnos separados? ¿Qué vamos a desear para nuestro hermano, que no deseamos para nosotros mismos? La Visión de Cristo, nos traslada a ese Estado de Consciencia. Hemos retornado a nuestro Verdadero Hogar: El Paraíso, del que nos escindimos voluntariamente, y al que voluntariamente hemos retornado. En verdad, nunca hemos estado fuera de Él, pero así lo habíamos creído y así lo hemos experimentado.

Gracias, Hermano Mayor, por permitirnos ver con tu Santa Visión.

Ejemplo-Guía: "El firme propósito de ver la verdad"

Hasta hoy, hemos permanecido ciegos, pues aunque nuestros ojos físicos ven el mundo que le rodea, el mundo que percibe, ese mundo no es real, es una ilusión fabricada por nuestra mente, una mente que nos ha mostrado una percepción falsa, basada en la separación, en la división.

No tienes más que mirar tu propia vida, para comprender que el mundo que ves y en el que crees existir, no puede ser el Hogar que Dios ha dispuesto para Su Hijo. ¿Acaso tú dispondrías un mundo tan demente para tu hijo?

Observa tu existencia. Te crees un ser limitado, necesitado y escaso, cuando en verdad, eres Pleno y Abundante. Demandas ser querido y protegido, cuando en verdad, eres Amor y gozas del amparo de tu Creador. Sientes miedo y una destructiva culpabilidad al creer que has fallado a tu Padre, cuando en verdad no puedes cambiar, ni has cambiado ni una sola línea del Plan de Salvación dispuesto por Él para Su Hijo.

Haces necesario el dolor, el sufrimiento e incluso la muerte, para justificar tu erróneo sistema de pensamiento, cuando en verdad, eres inocente, eres impecable, eres eterno.

¿Qué mundo estás dispuesto a seguir viendo? El que te lleva a estar muerto en vida o el que te libera, para siempre de la muerte ofreciéndote la eternidad. Vas a elegir, la tristeza, cuando puedes gozar de la Dicha, de la Felicidad.

Te sientes agotado, cansado, cuando experimentas la vida del mundo falso, pues vivir en él, te priva de la paz, mientras que elegir ver el mundo perdonado, te mantendrá animado y en pleno júbilo. Cada instante se convierte en una experiencia de gozo, pues cada uno de esos instantes gozas de la Presencia del Cristo en ti y en cada uno de tus hermanos.

El firme propósito de ver la verdad, no es una iniciativa que te afecte tan sólo a ti o a mí. Cuando ese propósito se convierte en nuestro único deseo, es la señal de que Cristo ha realizado el milagro de curar al ciego que hay en nosotros y ese regalo, lo expandimos con el resto del mundo, de tal modo que compartimos la verdadera visión con ellos.

Hoy veo tu inocencia y tu impecabilidad, pues esa inocencia y esa impecabilidad se ha hecho consciente en mí.

Reflexión: Tan solo vemos aquello que deseamos ver.

jueves, 26 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 269

LECCIÓN 269

Mi vista va en busca de la faz de Cristo.

1. Te pido que hoy bendigas mi vista. 2Mi vista es el medio que Tú has elegido para mostrarme mis errores y para poder ver más allá de ellos. 3Se me ha concedido poder tener una nueva percepción a través del Guía que Tú me diste, y, mediante Sus lecciones, superar la percepción y regresar a la verdad. 4Pido la ilusión que trasciende todas las que yo inventé. 5Hoy elijo ver un mundo perdonado en el que todo lo que veo me muestra la faz de Cristo y me enseña que lo que contemplo es mío, y que nada existe, excepto Tu santo Hijo.

2. Hoy nuestra vista es bendecida. 2Compartimos una sola visión cuando contemplamos la faz de Aquel Cuyo Ser es el nuestro. 3Somos uno por razón de Aquel que es el Hijo de Dios, Aquel que es nuestra Identidad.


¿Qué me enseña esta lección?


La vista, al igual que la mente, puede servir al Amor-Unidad o al miedo-separación.

Ese órgano de percepción debe ser bendecido y utilizado para llevar a cabo la función encomendada al cuerpo físico: comunicar.

El Hijo de Dios, al fabricar el mundo de la ilusión, dotó a la vista de un gran poder, pues a través de ella, se recibía información sobre la realidad que percibíamos. Para el hijo del hombre, para el ego, esa percepción le llevó a creer tan sólo en aquello que veía, negando cualquiera otra identidad que no fuese capaz de ver y tocar.

La vista, al igual como el resto de los órganos de percepción, ha reforzado la conciencia de separación que fundamenta la existencia del ego. Al ver un mundo separado de mí, le doy validez y lo establezco como verdad.

Pero, la vista por sí misma no tiene ninguna capacidad de decisión. Es la mente, la que posee esa capacidad, pues sirve directamente al Espíritu. La mente se acostumbra a interpretar aquello que la vista le enseña, pero ese objeto que se evidencia, puede adquirir diferentes significados, dependiendo de las creencias adquiridas por la mente.

La vista, al ser bendecida, la ponemos al servicio del Amor-Unidad, y cuando así lo hacemos, nuestra visión verá las cosas de otra manera, de tal modo, que dejará de ver un mundo separado, un mundo hostil, un mundo desconocido. Cuando esto ocurra, mente y vista, servirán, tan sólo, a la Unidad, servirán, al Amor.

Ejemplo-Guía: "¿Percibimos correctamente?

El mundo en el que creemos estar viviendo, es un mundo irreal, ilusorio, pero que nuestra mente hace real, al percibirlo por sus sentidos.

La visión de ese mundo, a través de la percepción, presenta una serie de características que se perpetúan en el tiempo: miedo, culpabilidad, dolor, sufrimiento, pérdida, necesidad, escasez, enfermedad, muerte...

Es un mundo demente, que nos agota y consume, llevándonos a una situación de cansancio. Es el mundo de la percepción errada o falsa.
"La per­cepción verdadera, o percepción inocente, significa que nunca percibes falsamente y que siempre ves correctamente. Dicho de una manera más llana, significa que nunca ves lo que no existe y siempre ves lo que sí existe".
¿Podemos corregir la percepción falsa?
"La manera de corregir las distorsiones es dejando de tener fe en ellas y depositandola únicamente en lo que es verdad. 2No puedes hacer que lo que no es verdad lo sea. Si estás dispuesto a aceptar aquello que es verdad en todo lo que percibes, dejas que sea verdad para ti. La verdad supera todo error, y aquellos que viven inmersos en el error y en la vacuidad jamás pueden encon­trar consuelo duradero. Cuando percibes correctamente cance­las tus percepciones falsas y las de los demás simultáneamente. Puesto que los ves tal como son, les ofreces tu aceptación de su verdad para que ellos puedan aceptarla en sí mismos. Ésta es la curación que el milagro produce".
"La percepción es temporal. Al ser un atributo de la creencia en el espacio y en el tiempo, es susceptible de producir miedo o amor. Las percepciones falsas producen miedo y las ver­daderas fomentan el amor, mas ninguna de ellas brinda certeza porque toda percepción está sujeta a cambios. Por eso es por lo que la percepción no es conocimiento. La verdadera percepción es la base del conocimiento, pero gozar de conocimiento es la afir­mación de la verdad y esto se encuentra allende cualquier percep­ción".
"La verdadera visión es la percepción natural de la visión espiri­tual, pero es todavía una corrección en vez de un hecho. La visión espiritual es simbólica, y, por lo tanto, no es un instrumento de conocimiento. 3Es, no obstante, un medio de percepción correcta, lo cual la sitúa dentro del propio ámbito del milagro. Una "visión de Dios" sería un milagro más que una revelación. El hecho en sí de que la percepción esté involucrada demuestra que la experien­cia no pertenece a la esfera del conocimiento. De ahí que las visio­nes, por muy santas que sean, son efímeras".
La percepción correcta es necesaria antes de que Dios pueda comunicarse directamente con nosotros. 

La percepción falsa nos lleva a percibir falsamente a nuestros hermanos convirtiéndolos en extraños impidiéndonos conocerlos. Tendremos que percibirlos correctamente, desde la visión de la inocencia, desde la visión Crística, para que lo puedas conocer.

Reflexión: Eligiendo ver las cosas de otra manera.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 268

LECCIÓN 268

Que todas las cosas sean exactamente como son.

1. No permitas que hoy sea Tu crítico, Señor, ni que juzgue contra Ti. 2No permitas que interfiera en Tu creación, desfigurándola y convirtién­dola en formas enfermizas. 3Permítaseme estar dispuesto a no atacar su unidad imponiéndole mis deseos, y así dejarla ser tal como Tú la creaste. 4Pues de esta manera seré también capaz de reconocer a mi Ser tal como Tú lo creaste. 5Fui creado en el Amor y en el Amor he de morar para siempre. 6¿Qué podría asustarme si dejo que todas las cosas sean exacta­mente como son?

2. Que nuestra vista no sea blasfema hoy, y que nuestros oídos no hagan caso de las malas lenguas. 2Sólo la realidad está libre de dolor. 3Sólo en la realidad no se experimentan pérdidas. 4Sólo la realidad ofrece completa seguridad. 5Y esto es lo único que bus­camos hoy.


¿Qué me enseña esta lección?


Nuestra mente puede servir a la Verdad o a la Ilusión; puede servir a lo Real o a lo irreal; puede servir al Ser o al ego; puede servir a lo Espiritual o a lo material; puede servir a la Unidad o a la separación.

Si sirve a la Verdad, a lo Real, al Ser, a lo Espiritual, a la Unidad, entonces está sirviendo a la Verdadera Vida, a lo Eterno, a la Perfección, está sirviendo al Plan de Salvación que Dios ha dispuesto para su Hijo.

Si sirve a la ilusión, a lo irreal, al ego, a lo material, a la separación, entonces está sirviendo a la muerte, a lo temporal, al error, está sirviendo a la falsa creencia del pecado.

Servir a la Verdad, es servir al Amor. Servir a la ilusión, es servir al miedo.

Servir al Amor, nos conduce a experimentar la Felicidad y la Paz; nos ofrece completa seguridad.

Servir al miedo, nos conduce a experimentar el dolor, el castigo, la enfermedad, el conflicto; nos ofrece una constante inseguridad.

Hoy, acepto y elijo Ser como Dios me ha creado. En mi resplandece su Grandeza, en la medida que le permito expresarse a través de mi Mente, de mi Corazón y de mis actos.

Ejemplo-Guía: "El deseo, nos hace ver las cosas de manera diferente a como son"

Dios no ha creado las cosas que nosotros creemos ver. Estas cosas, que creemos ver, son fabricaciones nuestras, son nuestras "creaciones", y responden a las leyes que le hemos impuestos en un entorno espacio-temporal.

Es preciso hacer esta aclaración, para no mal interpretar el título de la Lección de hoy, cuando nos enseña que todas las cosas sean exactamente como son.

Las cosas, todas las cosas, responden y proceden de una misma fuente, la Mente de Dios. En su origen, todo cuanto existe, es energía mental y en ese nivel, es donde encontramos su estado de unidad. Todas sirven a su Creador.

Cuando interviene el deseo, tenemos la capacidad de ver la energía de otra manera y de darle un valor diferente al que tiene.

Te propongo un ejercicio. Te propongo imaginar conmigo una historia. Tú imaginas una historia y yo haré lo mismo. Cuando terminemos este ejercicio, tendremos dos historia, probablemente diferentes una de la otra. Pero, la fuente de donde han emanado ambas historias, tiene un mismo origen. ¿Entonces por qué son distintas? Sencillamente, porque cada uno de nosotros, hemos utilizado el deseo, como filtro para darle contenido a nuestra historia.

¿Cual es la realidad de la historia? Si contestamos que su realidad es el contenido, estaremos viendo el mundo del ego, el mundo de la separación. Es un mundo tintado por el filtro de nuestros deseos. El deseo, el tuyo y el mio, son diferentes, dando historias diferentes. Pero lo real, es uno, no puede ser diferente. Lo real, responde a lo que es verdadero, y la verdad no puede ser diferente y cambiante.

En cambio, si decimos que la realidad de la historia es su origen, su causa mental, entonces, esa visión nos lleva a la posibilidad de elegir desde la unidad y no desde la separación.

Dios ha creado a Su Hijo y no ha escrito historias diferentes para cada él. Existe tan solo un Plan de Salvación y ese guion responde a un único Propósito: el retorno a la Unidad.

Entonces, ¿el deseo es malo? Pregunta equivocada, pues está realizada bajo la visión del ego, de lo dual, de lo bueno y de lo malo, es decir, bajo la visión de lo irreal.

Debemos aprender a vivir con una visión de integración -no-dualidad-, de modo que todo cuanto veamos, sepamos que es el efecto causado por la interferencia de nuestros deseos a la hora de mirar.

La percepción errónea es el deseo de que las cosas sean diferentes de como son.

Algunas citas del Curso, referentes al tema que estamos analizando:
"No es éste un mundo que provenga de la voluntad, pues está regido por el deseo de ser diferente de Dios, y ese deseo no tiene nada que ver con la voluntad. El mundo que has fabricado es, por lo tanto, completamente caótico, y está regido por "leyes" arbitrarias que no tienen sentido ni significado alguno".
"Tu deseo de cambiar la realidad es, por lo tanto, lo único que es temible, pues al desear que la realidad cambie crees que tu deseo se ha cumplido".
"Tu deseo de construir otro mundo que no es real sigue vivo en ti. Y pareces despertar a lo que no es sino otra forma de ese mismo mundo que viste en tus sueños. Estás soñando continuamente. Lo único que es diferente entre los sueños que tienes cuando duermes y los que tienes cuando estás despierto es la forma que adoptan, y eso es todo. Su contenido es el mismo. Constituyen tu protesta contra la realidad, y tu idea fija y demente de que la puedes cambiar".
Reflexión: ¿Qué podría asustarme si dejo que todas las cosas sean exacta­mente como son? 

martes, 24 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 267

LECCIÓN 267

Mi corazón late en la paz de Dios.

1. Lo que me rodea es la vida que Dios creó en Su Amor. 2Me llama con cada latido y con cada aliento; con cada acción y con cada pensamiento. 3La paz llena mi corazón e inunda mi cuerpo con el propósito del perdón. 4Ahora mi mente ha sanado, y se me concede todo lo que necesito para salvar al mundo. 5Cada latido de mi corazón me inunda de paz; cada aliento me infunde fuerza. 6Soy un mensajero de Dios, guiado por Su Voz, apoyado por Su amor y amparado eternamente en la quietud y en la paz de Sus amorosos Brazos. 7Cada latido de mi corazón invoca Su Nombre, y cada uno es contestado por Su Voz, que me asegura que en Él estoy en mi hogar.

2. Que preste atención sólo a Tu Respuesta, no a la mía. 2Padre, mi corazón late en la paz que el Corazón del Amor creó. 3Y es ahí y sólo ahí donde estoy en mi hogar.


¿Qué me enseña esta lección?


Si tienes la certeza de que eres Hijo de Dios, disfrutarás de la Paz del Reino del Padre y habitarás, de nuevo, de una manera consciente, en tu Verdadero Hogar.

Esa certeza tan sólo es posible, si has integrado en tu consciencia, el Principio de la Unidad, es decir, cuando tu Mente es Una con la Mente de Todos tus Hermanos; cuando tu Mente es Una con la Mente de tu Creador. Ese estado de Unidad, se manifestará en una plena coherencia entre los pensamientos, los sentimientos y las acciones.

La conquista de ese Estado de Consciencia hará que nuestro Corazón vibre al unísono con el Amor Incondicional latente en cada Ser, lo que nos llevará a establecer relaciones basadas en la Unidad y en la Igualdad.

Ejemplo-Guía: "La paz de Dios"


El título de esta Lección, sugiere que en este mundo, gozar de la paz, tan solo es posible cuando conseguimos que nuestro corazón lata a la vibración emanada de Dios, esto es, a la vibración de la Unidad y del Amor. Cuando nuestro corazón alcanza esa nota, alcanza el estado que el Curso denomina "paz de Dios".

Cuando consultamos el contenido del Texto del Curso, lo primero que podemos leer en él, es el siguiente mensaje:
"Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:Nada real puede ser amenazado.Nada irreal existe.En esto radica la paz de Dios
Continuando con citas del Curso:
"Cuando tienes miedo de algo, estás admitiendo que ello tiene el poder de hacerte daño. Recuerda que donde esté tu corazón allí también estará tu tesoro. Crees en lo que conside­ras valioso. Si tienes miedo, es que estás equivocado con respecto a lo que es valioso. Tu entendimiento inevitablemente evaluará erróneamente, y al otorgar el mismo poder a todos los pensamien­tos, destruirás inevitablemente la paz. Por eso es por lo que la Biblia habla de "la paz de Dios que supera todo razonar" No hay error que pueda alterar esa paz en lo más mínimo. Dicha paz no permite que nada que no proceda de Dios te afecte".
Es evidente, que para disfrutar de la paz de Dios, no podemos identificarnos con el mundo de la ilusión en el que creemos que estamos viviendo. Este mundo no nos ofrece el escenario propicio para que podamos gozar de esa paz, pues ese mundo es el que nos lleva a creer en el miedo y en la culpabilidad.

Sin embargo, cuando nuestra mente se pone al servicio de nuestro Padre, entonces:

"Nada puede prevalecer contra un Hijo de Dios que encomienda su espíritu en las Manos de su Padre. Al hacer esto, la mente despierta de su sueño y recuerda a su Creador. Toda sensación de separación desaparece. El Hijo de Dios es parte de la Santísima Trinidad, pero la Trinidad en sí es una sola entidad. No hay confusión entre Sus Niveles porque éstos son de una sola Mente y de una sola Voluntad. Este propósito único crea perfecta integración y establece la paz de Dios".
Por último:
"La paz de Dios radica en entender esto: Sólo hay una manera de escaparse del pensamiento del mundo, del mismo modo en que sólo hubo una manera de adentrarse en él: entendiendo totalmente al entender la totalidad".
Reflexión: ¿Sólo hay una manera de escaparse del pensamiento del mundo? 

lunes, 23 de septiembre de 2019

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 266

LECCIÓN 266

Mi santo Ser mora en ti, Hijo de Dios.

1. Padre, me diste todos Tus Hijos para que fuesen mis salvadores y mis consejeros de visión; los heraldos de Tu santa Voz. 2En ellos Tú te ves reflejado y en ellos Cristo me contempla desde mi Ser. 3No permitas que Tu Hijo se olvide de Tu santo Nombre. 4No permitas que Tu Hijo se olvide de su santo Origen. 5No permitas que Tu Hijo se olvide de que su nombre es el Tuyo.

2. En este día entramos al paraíso, invocando el Nombre de Dios y el nuestro, reconociendo nuestro Ser en cada uno de nosotros y unidos en el santo Amor de Dios. 2¡Cuántos salvadores nos ha dado Dios! 3¿Cómo podríamos perdernos en nuestro trayecto hacia Él, cuando Él ha poblado el mundo con aquellos que seña­lan hacia Él, y nos ha dado la vista para poder contemplarlos?


¿Qué me enseña esta lección?


Hoy, es el día en el que podemos celebrar un glorioso homenaje al Principio de la Unidad.

Hoy, tomo consciencia de que Todos y cada uno de mis Hermanos, reflejan el Santo Nombre de Dios.

Hoy, hago consciente en mí, el Sagrado Nombre que me mantiene unido al Padre.

Hoy, elevo mi agradecimiento a Dios, pues en su Magna Gracia, lo ha dispuesto todo para que disponga, a través de mis Hermanos, de la Luz que me permitirá ver el Camino que ha de conducirme de retorno al Hogar.

¡Bendito Seas, Padre, por permitirme ver la Unidad inscrita en la diversidad con la que se expresa Tu Obra!

Ejemplo-Guía: "Nuestro hermano, no es nuestro enemigo, es nuestro maestro"

Si te resulta difícil aceptar esta afirmación, es porque estás eligiendo ver con los ojos del cuerpo.

Dios, nuestro Creador, nos ha dotado con los ojos de la mente para que podamos ver la verdad: todos somos Uno, unidos por el Lazo de la Mente que nos une al Padre.

Los ojos del cuerpo, es la herramienta que utiliza el ego para hacernos ver un mundo irreal e ilusorio, pero al que damos el valor que nos lleva a identificarnos con él, creyendo que somos aquello que nuestros sentidos son capaces de percibir.

Es evidentes, al menos así nos lo argumenta el sistema de pensamiento del ego, que si nos identificamos con el cuerpo, veremos a nuestros hermanos como "enemigos", en esa visión estamos proyectando nuestro sentimiento de "culpabilidad" y la "ira" que sentimos por haber violado las leyes divinas y por haber fallado a nuestro Hacedor. Estos argumentos son erróneos, pero nosotros los hemos elevado a la creencia de pecado y se ha convertido en una pesada carga que nos impide ver la realidad de lo que somos.

A pesar de todos estos argumentos, el Espíritu Santo, utiliza la visión del cuerpo para que veamos en él una función que nos ha de permitir trascender las limitaciones físicas. Esta función es la comunicación. A través de la comunicación, podremos alcanzar a comprender que nuestras mentes se alimentan de una misma Fuente y tenemos la capacidad para elegir ver las cosas de otra manera.

Por ejemplo, podemos elegir sustituir el ataque y el miedo, por la dádiva y el amor. Si no percibimos a nuestros hermanos como algo externo a nosotros, ni como diferente a nuestro ser, aprenderemos a integrar lo que proyectamos como valores que fluyen desde nuestro interior y que ellos reflejan, pues lo que vemos en ellos, es lo que hemos proyectado. De este modo, lo de dentro y lo de fuera, o lo que es lo mismo, nosotros y ellos, nos revela que somos uno.

Os propongo un ejercicio práctico. Elige un día y haz que ese día, tu visión vea en cada uno de tus hermanos con los que entables, cualquier tipo de relación, a tu maestro. Este maestro, tiene un único objetivo, revelarte, como si de un espejo se tratase, tus diferentes rostros internos. Cuando seas consciente de estos rostros, no los juzgues, no los condenes, acéptalos y perdónalos. De este modo te liberarás de ellos y dejarás de proyectarlos de manera inconsciente.

Reflexión: ¿Crees que podrás salvarte solo?

domingo, 22 de septiembre de 2019

Virgo y los trastornos del Hígado

Nos encontramos bajo las influencias del tránsito del Sol por el signo de Virgo. Es por ello, que vamos a dedicar una serie de artículos a analizar, desde varios puntos de vista,  las enfermedades más comunes relacionadas con este signo.
Los textos astrológicos coinciden en asignar al signo Virgo las siguientes zonas fisiológicas: Rige la región abdominal, los intestinos grueso y delgado, el lóbulo inferior del hígado, el bazo, el duodeno, la quilificación y el peristaltismo de los intestinos.
Las aflicciones que pueden clasificarse bajo el signo de Virgo son determinadas extensamente por los planetas que puedan estar afligidos en este signo. Los calambres intestinales, los vientos, los cólicos, la desnutrición, diarreas, estreñimiento, la peritonitis, el cólera, la disentería, lombrices, catarro de los intestinos y la apendicitis pueden ser causados por las aflicciones de Virgo.

Para el desarrollo de este artículo, vamos a centrarnos en el estudio del Hígado.


HÍGADO

Wikipedia

El hígado (del latín iecur ficātum ‘hígado alimentado con higos’) es la más voluminosa de las vísceras y una de las más importantes por su actividad metabólica. Es un órgano glandular al que se adjudica funciones muy importantes, tales como la síntesis de proteínas plasmáticas, función desintoxicante, almacenaje de vitaminas y glucógeno, además de secreción de bilis, entre otras. También es el responsable de eliminar de la sangre las sustancias que puedan resultar nocivas para el organismo, convirtiéndolas en inocuas; está presente en el ser humano y se le puede hallar en vertebrados y algunas otras especies del reino animal.

Fisiología del hígado:
El hígado es un órgano o víscera presente en los vertebrados y en algunos otros animales; y es, a la vez, la glándula más voluminosa de la anatomía y una de las más importantes en cuanto a la actividad metabólica del organismo. Desempeña funciones únicas y vitales como la síntesis de proteínas plasmáticas, función desintoxicante, almacena vitaminas, glucógeno, entre otros para el buen funcionamiento de las defensas, etc. Además, es el responsable de eliminar de la sangre las sustancias que pueden resultar nocivas para el organismo, transformándolas en otras inocuas.

El hígado desempeña múltiples funciones en el organismo como son:

  • producción de bilis: el hígado excreta la bilis hacia la vía biliar, y de allí al duodeno. La bilis es necesaria para la digestión de los alimentos;
  • metabolismo de los carbohidratos:

    • la gluconeogénesis es la formación de glucosa a partir de ciertos aminoácidoslactato y glicerol;
    • la glucogenolisis es la fragmentación de glucógeno para liberar glucosa en la sangre;
    • la glucogenogénesis o glucogénesis es la síntesis de glucógeno a partir de glucosa;

  • metabolismo de los lípidos;
  • síntesis de colesterol;
  • producción de triglicéridos;
  • síntesis de proteínas, como la albúmina y las lipoproteínas;
  • síntesis de factores de coagulación como el fibrinógeno (I), la protrombina (II), la globulina aceleradora (V), proconvertina (VII), el factor antihemofílico B (IX) y el factor Stuart-Prower(X).
  • desintoxicación de la sangre: 
    • neutralización de toxinas, la mayor parte de los fármacos y de la hemoglobina; 
  • transformación del amonio en urea;
  • depósito de múltiples sustancias, como:
    • glucosa en forma de glucógeno (un reservorio importante de aproximadamente 150 g);
    • vitamina B12hierrocobre,... 
En el primer trimestre del embarazo, el hígado es el principal órgano de producción de glóbulos rojos en el feto. A partir de la semana 12 de la gestación, la médula ósea asume esta función.

Enfermedades del hígado:

Los padecimientos del hígado son:

  • la hepatitis A;
  • la hepatitis B;
  • la hepatitis C;
  • la hepatitis D;
  • la hepatitis E;
  • la cirrosis hepática;
  • enfermedades autoinmunes tales como la colangitis esclerosante primaria, la cirrosis biliar primaria y la hepatitis autoinmune;
  • enfermedades congénitas tales como el síndrome de Gilbert, el síndrome de Crigler-Najjar, el síndrome de Rotor y el síndrome de Dubin-Johnson;
  • enfermedades infecciosas como absceso hepático;
  • la esteatohepatitis no alcohólica y
  • el hepatocarcinoma (cáncer de hígado).


Enric Corbera (Bioneuroemoción)

Hígado
1ª Etapa (Supervivencia)
El hígado es el órgano más grande del cuerpo. Tiene funciones de almacenaje, de depurar, de metabolizar… Es el laboratorio del cuerpo.

Conflicto: Conflicto de Falta: Hambre + dinero + familia (herencias). Miedo a no tener lo suficiente para comer. Conflicto de carencia = cáncer y nódulos (cuando estamos enfermos dejamos de trabajar). El hígado también tiene función de limpiar, de filtrar. Si alguien siente que le están intoxicando (por medicación que debe tomar, etc…) puede también aumentar la masa del hígado. También tiene que ver con la fe (foie=fe). Conflictos con la espiritualidad. Sentido biológico: Necesito fabricar mucho hígado para absolver el máximo de alimento.

Resentir: “Morirse de hambre", “mi familia me come el hígado. En la familia hay historias de herencias.
Puede ser que haya memorias en el transgeneracional de haber pasado hambre, de conflictos de herencia… Incluso falta de afecto importante.
  

HEPATITIS
1ª Etapa (Supervivencia)
Conflicto: Amenazas. Atrapar o escupir el bocado. (Toxicidad Mental). Miedo a tener carencia de algo. Miedo a un veneno exterior real (quimioterapia) o simbólico (información).
Resentir: “Tengo la impresión de estar tragando una información envenenada".
Hepatitis A: "Conozco esa toxicidad".
Hepatitis B: "Siento que algo es tóxico pero no veo de donde viene".
Hepatitis y problemas de hígado, es la sede de la rabia, ira, indignación y agresividad reprimida. Miedo y resistencia al cambio.



Louise L. Hay


Hígado
Causa probable: Sede de la rabia y de las acciones primitivas. Hábito de quejarse. Justificación de las críticas para auto engañarse. Sentirse mal.
Nuevo modelo mental: Amor, paz y alegría, eso es todo lo que conozco. Escojo vivir en el espacio abierto de mi corazón. Busco el amor y lo encuentro en todas partes.

Hepatitis
Causa probable: Resistencia al cambio. Miedo, ira, odio. El hígado es la sede de la indignación y la rabia.
Nuevo modelo mental: Mi mente está libre y despejada. Dejo el pasado y avanzo hacia lo nuevo. Todo está bien.


Jacques Martel

Hígado
Los dolores de hígado proceden de mi propia actitud. Mis frustraciones acumuladas, mis odios, mis celos, mi
agresividad contenida son factores activadores de los problemas del hígado. Estos sentimientos esconden miedos que no pueden expresarse de otro modo. Tengo tendencia a criticar y juzgar a los demás con facilidad. Me quejo constantemente. Resisto a alguien o a algo. Vivo mucho disgusto. Acepto difícilmente tales como son.
La alegría de vivir es frecuentemente inexistente porque tengo envidia de los demás, lo cual me perturba y me pone triste. Sin embargo, ¿hasta qué punto estoy listo para hacer esfuerzos, tanto en el plano material como en mi caminar espiritual? Aún no he comprendido que lo que yo reprocho al otro sólo es el reflejo de mí mismo. Sólo es mi espejo. Me quejo constantemente y pido a los demás que cambien.
¿Dónde está mi buena voluntad? ¿Cuál es el esfuerzo por mi parte? También carezco de alegría de vivir, simplicidad.
Podré desarrollar un cáncer de hígado si todas las emociones que me son nefastas me “agobian” desde un buen tiempo. Frecuentemente, resulta de un conflicto con relación a la familia o al dinero, especialmente cuando tengo miedo de carecer de algo. Es tiempo que tome consciencia que debo aceptarme tal como soy y aprender a amarme más. Ser capaz de amor y comprensión hacía mí abre la vía a mi comprensión y al amor de los demás.
Recobro la alegría de vivir.

Hepatitis
La hepatitis es una infección del hígado causada o bien por un virus, por bacterias, por el alcohol o por medicamentos, y afecta totalmente el cuerpo. Los síntomas son la debilidad, la ictericia, la pérdida de apetito, las nauseas, la fiebre y el malestar abdominal.
El hígado es el “dador de vida”, limpiando la sangre de sus venenos y excesos, y conservando nuestro estado emocional (la sangre) en un justo equilibrio. El hígado es el lugar en donde puedo acumular emociones intoxicantes y excesivo odio. Es la sede de la ira.

Las palabras o enfermedades acabando por “itis”, como hepatitis, indican irritación, ira. La hepatitis puede estar vinculada con mis relaciones personales o con una situación difícil. Este conjunto de emociones negativas trae debilidad y desesperación y causa ira, culpabilidad y conflictos de prioridades.
Cuando “me quemo la sangre” por nada, esto me lleva a vivir mucha ira, rencor, rabia e incluso odio que puede llevar a la violencia contra uno – mismo, o contra los demás.

La hepatitis viral A tiene su origen en un rencor que puedo tener frente al mismo alimento o frente a un problema de connotación alimenticia.

La hepatitis viral B manifiesta un rencor vivido con algo o alguien que me ha sido impuesto. Es como si hubiese estado proyectado dentro de una situación que rechazaba. Por ejemplo, me pueden haber obligado a participar a un concurso de danza.
La hepatitis viral C se produce después de un gran rencor en relación con lo desconocido. Por ejemplo, ¿Quienes son mis padres? ¿Dónde nací? Puedo sentir mucha resistencia frente a nuevas situaciones en mi vida que me llevan a aportar cambios. Puedo desear engancharme a mis prejuicios y a mis ideas preconcebidas. Aprovecho el tiempo de reposo que debo tomar para hacer el balance sobre mi vida. Me libero de los prejuicios, iras que entretenía en mí.


Lisa Bourbeau

Hígado
BLOQUEO FÍSICO: Algunos de los problemas del hígado pueden ser abscesos, cálculos biliares, cirrosis, crisis hepática, hepatitis, ictericia y tumores.

BLOQUEO EMOCIONAL: Los problemas del hígado se manifiestan cuando la persona hace demasiado, se preocupa por todo lo que sucede a su alrededor en lugar de digerirlo bien, es decir, adaptarse a los acontecimientos. Tiene miedo de las consecuencias, sobre todo de fallar en algo. Esta dificultad de adaptación a una situación nueva le hace sentir mucho enojo y descontento. Estos problemas también indican una actitud depresiva, aun cuando sea inconsciente. En metafísica, el hígado es el lugar del enojo reprimido. La persona afectada por los problemas hepáticos suele ser del tipo que no se ofende porque se siente indefensa, incompetente ante las ofensas. Se muestra en desacuerdo con los que se ofenden, sobre todo con aquellos que pierden el control, porque ella se esfuerza mucho para no demostrar nada. Siente amargura y tristeza. Cuando lleva ya mucho tiempo reprimiéndose, en lugar de sufrir un ataque de enojo y desahogarse, sufre una crisis hepática.

BLOQUEO MENTAL: Debido a que el hígado tiene una función vital en la coordinación de las diferentes funciones del cuerpo humano, un problema en este órgano indica que te estás olvidando de coordinar bien lo que sucede en tu vida. En lugar de adaptarte a los acontecimientos y a las personas, los juzgas, quieres cambiarlos y te bloqueas internamente al poner demasiada atención a lo que ocurre en tu mente. Cada enojo interno es una indicación de que te olvidas de ponerte en el lugar del otro y de que quieres tener razón. Por lo tanto, te sientes ofendido con facilidad. Tu hígado te indica que debes dedicar tiempo a acomodar dentro de ti lo que pasa a tu alrededor antes de sacar conclusiones con demasiada rapidez. También te dice que tienes todo lo necesario para defenderte.