lunes, 9 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 9

LECCIÓN 9

No veo nada tal como es ahora.

1. Esta idea es, obviamente, la consecuencia lógica de las dos anteriores. 2Pero si bien es posible que la puedas aceptar intelectualmente  es muy probable que todavía no signifique nada para ti. 3De todas formas, el entendimiento no es necesario a estas alturas. 4De hecho, reconocer que no entiendes es un requisito previo para erradicar tus falsas ideas. 5Estos ejercicios tienen que ver con la práctica, no con el entendimiento. 6No necesitas practicar lo que ya entiendes. 7Sería bastante redundante, por cierto, tener como meta el entendimiento y al mismo tiempo asumir que ya lo has alcanzado.

2. A la mente no entrenada le resulta difícil creer que lo que aparentemente contempla realmente no está ahí. 2Esta idea puede producir gran inquietud, y toparse con gran resistencia, la cual puede manifestarse de muchas maneras. 3No obstante, eso no excluye el que la apliques. 4Esto es lo único que se requiere para estos ejercicios o para cualesquiera otros. 5Cada pequeño paso despejará la oscuridad un poco más, y el entendimiento finalmente llegará para iluminar cada rincón de la mente que haya sido despejada de los escombros que la enturbiaban.

3. Estos ejercicios, para los que tres o cuatro sesiones de práctica son suficientes, consisten en que mires a tu alrededor y apliques la idea de hoy a cualquier cosa que veas, sin olvidarte de la necesidad de aplicarla imparcialmente, y la regla esencial de no excluir nada. 2Por ejemplo:

3No veo esta máquina de escribir tal como es ahora.
4No veo este teléfono tal como es ahora.
5No veo este brazo tal como es ahora.

4. Empieza con aquellas cosas que estén más cerca de ti, y luego extiende tu campo visual:

2No veo ese perchero tal como es ahora.
 3No veo esa puerta tal como es ahora.
4No veo esa cara tal como es ahora.

5. Hay que subrayar nuevamente, que, si bien no debes intentar incluirlo todo, tampoco debes excluir nada en particular. 2Asegúrate de ser honesto contigo mismo al hacer esta distinción. 3Es posible que te sientas tentado de enmascararla.

¿Qué me enseña esta lección?

Cuando mis ojos ven una cosa, inmediatamente se pone en marcha el dispositivo conjunto de la percepción sensitiva y el juicio valorativo y crítico. Esa conjunción de fuerzas da lugar a un pensamiento impregnado de emociones que está en fase muy avanzada y digamos que se convierte en la antesala de lo que vamos a experimentar o a dar vida en el plano material. Diremos que esas impresiones previas condicionarán el estado de armonía o desarmonía que experimentará el cuerpo físico.

Cuando veo algo ahora, no estoy viendo el ahora realmente, libre de prejuicio y valores. No vemos las cosas como son, sino como creemos que son. Y esto es así, porque nuestra mente racional, nuestro cerebro, busca en el pasado una referencia que esté relacionada con lo que vemos. Si no la encontramos en nuestro bagaje personal, recurriremos al inconsciente colectivo.
Nuestra mente, no está acostumbrada a vivir en el ahora, en el presente continuo. Para ella, todo es temporal y por lo tanto irreal, aunque no es consciente de ello.

Mientras que veamos con los ojos del ego, nuestra mente se identificará con el pasado y tendrá dificultades para dar una respuesta nueva. Es el perdón, el Amor, las energías que debemos tener presente en cada “ahora”, para establecer un punto y final, un juicio final a las relaciones basadas en experiencias pasadas.

En nuestro actual estado evolutivo, las fuerzas del inconsciente personal y colectivo, nos condicionan en nuestra toma de decisiones. A un nivel de ego, nacemos para expiar las deudas, los errores que nos mantienen atado al pasado y a la mente errada, así como a la percepción errónea.

Cuando pedimos Amar, incondicionalmente, cuando pedimos expiar, es decir “des-hacer el error”, entonces conectamos con una vía más directa de evolución, la central, y entonces, nuestra Mente Superior nos conectará con la percepción correcta, con la Unidad y por supuesto, con el Milagro, expresión del Amor.


Ejemplo-Guía: "El comportamiento de nuestro hijo nos desespera"


Los milagros son expresiones naturales de perdón. Un Curso de Milagros nos revela con respecto a los Principios de los Milagros, que el propósito del tiempo es que aprendamos a usarlo de forma constructiva. El tiempo es, por lo tanto, un recurso de enseñanza y un medio para alcanzar un fin. El tiempo cesará cuando ya no sea útil para facilitar el aprendizaje.

El milagro es un recurso de aprendizaje que reduce la necesidad del tiempo. Establece un intervalo temporal fuera de lo normal que no está sujeto a las leyes usuales del tiempo. En ese sentido es intemporal.

Desde este punto de vista, la experiencia que estamos aplicando adquiere un significado liberador que trasciende la propia relación conflictiva. Es una oportunidad de poner fin a un pasado que intenta sobrevivir en un presente donde ya no es real. Tan sólo el "perdón" tiene ese efecto redentor. Cuando afrontamos nuestros conflictos desde la visión redentora que nos ofrece cada presente, nos convertimos en hacedores de milagros.

Tened la certeza de que si juzgamos nuestra experiencia presente como ataque o conflicto, nuestra mente, no está viendo la realidad del ahora. Se encuentra condicionada por el recuerdo inconsciente de su pasado, donde no vivió la experiencia de la unidad.

Tenemos que tener paciencia, si no conseguimos alcanzar a ver la única realidad que nos ofrece el presente, que todos formamos una unidad. Como bien dice la Lección, tal vez no entendamos lo que nos pasa. Aún así, recordemos que esa experiencia es tan sólo una proyección de nuestra mente, en la que debemos ver la oportunidad de sanar nuestros errores. Cuando nos acostumbramos a vivir el presente con una visión sana, inocente y libre de juicio condenatorios, cada vivencia tendrá un atractivo especial. A nuestros enemigos los recibiremos libres de condena y le daremos las gracias por ser el maestro que nos revela nuestro mundo interior.

Reflexión: ¿Si viesemos las cosas desde el presente, qué crees que ocurriría?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada