viernes, 18 de agosto de 2017

Leo y los trastornos de la columna vertebral (2ª parte)

Louise L. Hay


Columna Vertebral:

Causa probable: Apoyo flexible de la vida.
Nuevo modelo mental: La vida me apoya.

Espalda inclinada:

Causa probable: Transporta las cargas de la vida. Desvalimiento y desesperanza.
Nuevo modelo mental: Me yergo libre y en toda mi estatura. Me amo y me apruebo. Mi vida mejora cada día.

Esclerosis lateral amiotrópica:

Causa probable: Resistencia a aceptar la propia valía. Negación del éxito.
Nuevo modelo mental: Sé que soy una persona valiosa. Me gusta el éxito y estoy a salvo en él. La vida me ama.

Esclerosis Múltiple:

Causa probable: Rigidez mental, dureza de corazón, voluntad de hierro, inflexibilidad. Miedo. 

Nuevo modelo mental: Al elegir pensamientos alegres y amorosos me creo un mundo amable y jubiloso. Soy libre.

Hernia Discal:

Causa probable: Sensación de no recibir ningún apoyo de la vida. Indecisión.
Nuevo modelo mental: La vida apoya todos mis pensamientos; por lo tanto me amo y me apruebo. Todo está bien.


Jacques Martel

Columna Vertebral:

La columna vertebral, tal el pilar de una construcción, representa el apoyo, la protección y la resistencia. Por lo tanto, la columna vertebral me sostiene y me protege en todas las situaciones de mi vida. Es mi pilar físico e interior. Sin ella, me derrumbo. La columna vertebral simboliza también mi energía más fundamental y más espiritual. Representa mi flexibilidad y mi resistencia frente a los diferentes sucesos de mi vida. Las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis, lordosis, etc.) están vinculadas a la parte profunda de todo mi sistema energético. 

Durante un bloqueo, dolores físicos aparecen. Sentimientos de impotencia, un peso demasiado pesado que llevar, una necesidad afectiva o emocional insatisfecha, etc., hacen que me sienta atacado en mi solidez y en mi resistencia. Tengo la sensación que soy el pilar en el seno de mi familia, de mi trabajo y con relación a cualquier situación u organización en la cual estoy implicada. 

¿Qué sucedería a los demás si no estuviera aquí? ¿Se derrumbaría todo? La columna vertebral está vinculada a todos los diferentes aspectos de mi ser por el esqueleto, a través del sistema nervioso central y por la distribución sanguínea central. Cada pensamiento, sentimiento, situación, respuesta y sensación está grabado en la columna vertebral como en las partes pertinentes implicadas correspondientes del cuerpo. Miro la región afectada e identifico la causa del bloqueo. Poco importa la razón, acepto mantenerme abierto a la causa y la integración es más armoniosa. Vuelvo a edificar la nueva persona que quiero ser.

Una desviación de la columna vertebral simboliza principalmente una resistencia a vivir plenamente mi vida. El modo en que me porto en la vida, mi dificultad en dejar la vida sostenerme y dejar ir las viejas ideas se manifestarán por una desviación de la columna vertebral que se inclinará de lado, hacía delante, o hacía atrás… 

Decido asumirme y mantenerme “derecho” frente a la vida, con confianza y determinación.

Lordosis:

La lordosis es una curvatura fisiológica de la columna vertebral que se ahueca hacía delante. Tengo dificultad en sujetarme de pie porque tengo vergüenza de lo que soy, no me quiero. Frecuentemente vivo la sumisión frente a mi padre o a lo que representa la autoridad para mí, porque me infra-valoro frente a él, me siento inferior a él. Me siento aplastado por los demás, tengo muy poca confianza en mí y soy incapaz de expresar mis ideas y mis opiniones. Estoy hirviendo interiormente y esta ira me corroe. Debo aprenderá amarme. Acepto tomar mi lugar porque cada cual tiene un papel por jugar en el universo. Aprendo a expresar mis ideas y mis opiniones libremente y me siento mejor conmigo mismo.

Escoliosis:

La escoliosis es una desviación lateral de la columna vertebral.

Cuando ésta me afecta, tengo la sensación de llevar en mis hombros una carga muy pesada. Como que esto sobrepasa cualquier esperanza de realización, vivo impotencia y desesperación. Mis responsabilidades me dan miedo, estoy indeciso en mi orientación. La energía se bloquea y la escoliosis es su manifestación física. Esto se presenta frecuentemente en la adolescencia: como que estoy a la búsqueda de una identidad, demasiado viejo para ser un niño y demasiado joven para ser un adulto, la vida y las responsabilidades parecen enormes. 

Tendré tendencia a compararme a mis hermanos, hermanas, primos y primas. Ya que tengo frecuentemente la impresión que son mejores que yo, me desvalorizaré y esto se expresará por una escoliosis. 

La escoliosis está pues vinculada a un deseo de huir una situación o alguien. Compruebo lo que sucede en mi vida que me impide sentirme bien. Acepto vivir en presente, es decir un día a la vez. Tomo consciencia de estar en la escuela de la vida y de vivir en armonía con lo que me rodea. Encuentro la alegría y, cada día, comprendo que tengo la fuerza y la capacidad de responder al reto.

Dolores de Espalda:

Frecuentemente confundida con los riñones y comúnmente asociada al dolor de riñones, esta área se sitúa entre la cintura y el coxis. Es una parte del sistema de sostenimiento. Dolores en esta región manifiestan la presencia de inseguridades materiales (trabajo, dinero, bienes) y afectivas. “Tengo miedo de carecer de…!” “Nunca lo conseguiré!”, “ Nunca conseguiré realizar esto!”expresan bien los sentimientos interiores vividos. Estoy tan preocupado por todo lo material que siento tristeza porque hay un vacío y este vacío me duele.

Incluso puedo fundar mi valor personal en el número de bienes materiales que poseo. Vivo una gran dualidad, porque deseo tener tanto la “calidad” como la “cantidad”, tanto en lo que a relaciones interpersonales se refiere como a lo que poseo. Tengo tendencia a tomar demasiadas cosas sobre mis hombros y tengo tendencia a dispersar mis energías. Intento hacerlo todo para ser amado y me entretengo con la opinión que tienen de mí los demás. 

También puede tratarse de una inquietud frente a una u otras personas. Estoy preocupado por ellas y quizás tengo tendencia en “coger los problemas de los demás sobre la espalda” y querer salvarlos. Mi impotencia frente a ciertas situaciones de mi vida me vuelve amargo y rehuso someterme, pero tengo miedo. Este sentimiento de impotencia que puede llevarme hasta la rebelión, podrá conducirme a un “lumbago” o un “dolor de cintura”. No me siento sostenido en mis necesidades de base y mis necesidades afectivas. Tengo dificultad en hacer frente a los cambios y a la novedad que se presentan a mí porque me gusta sentirme en seguridad en mi rutina y mis viejas costumbres. Esto revela frecuentemente que soy inflexible y rígido y que quisiera ser sostenido a mi modo. Si acepto que los demás puedan ayudarme a su modo, voy a descubrir y tomar consciencia de que tengo el apoyo que necesito. Así me vuelvo más autónomo y responsable. 
Si se trata de un pinzamiento de los discos lumbares, pongo probablemente demasiada presión sobre mí – mismo en hacer cosas para que me amen. Ya que se revela necesario un período de reposo, aprovecho para mirar lo que está sucediendo en mi vida y volver a definir mis prioridades. Al no sentirme sostenido, me vuelvo rígido (tieso) hacía los demás. ¿Tiendo a culpar a los demás de mis dificultades? ¿Me tomo el tiempo de expresar mis necesidades? Acepto que mi único sostén viene de mí – mismo. Volviendo a tomar contacto con mi ser interior, establezco un equilibrio en mis necesidades y reúno todas las fuerzas del universo que están en mí. Estas fuerzas me dan confianza en mí y en la vida porque sé que me traen todo lo que necesito: físico, emotivo, espiritual. Estoy sostenido en todo momento.

Las 5 vértebras lumbares se sitúan en esta área.

L1 = la primera vértebra lumbar L1 está afectada cuando vivo un sentimiento de impotencia frente a alguien o a algo que no me conviene y que tengo la sensación de no poder cambiar, que he de soportar. Entonces, me vuelvo inerte, sin vida, gasto mucha energía con cosas frecuentemente menores pero las aumento tanto que toman entonces proporciones catastróficas, lo cual puede incluso hacer aparecer un sentimiento de desesperación. Puedo vivir inseguridad frente a aspectos de mi vida, pero no tiene realmente razón de ser. Quiero controlarlo todo, pero esto no es humanamente posible. Puedo también vivir conflictos interiores entre lo que quiero hacer y que no me permito. Esto hace subir en mí frustración, agresividad e ira. Estos sentimientos endurecen mi corazón si no me libero y amargan mi vida. Una vértebra L1 en mal estado puede traer enfermedades relacionadas con las funciones de digestión (intestino y colón) o eliminación (estreñimiento, disentería, etc.). 

Tomo consciencia del poder que tengo para cambiar el curso de mi vida, y sólo la mía! Vuelvo a establecer mis prioridades para canalizar bien mis energías.


L2 = El estado de la segunda vértebra lumbar L2 depende mucho de mi flexibilidad frente a mí – mismo y a los demás. La soledad y la amargura generalmente causadas por una timidez pronunciada son también factores importantes que pueden afectar L2. Soy preso de mis emociones: al no saber como vivirlas y expresarlas, y al ser éstas a veces vivas y explosivas, pongo máscaras para protegerme y evitar que se pueda ver lo que sucede en mi interior. Mi malestar puede hacerse tan grande que quiero “adormecer” mi mal con bebida, drogas, trabajo, etc. y L2 hará entonces una llamada de socorro.

Tengo tendencia a ver las cosas en negativo y a vivir en un estado depresivo que veo muy poco porque estoy en un papel de víctima que no me obliga a pasar a la acción o a cambiar cosas en mi vida. Igual como L1, un sentimiento de impotencia y también mucha tristeza afectarán L2. Soy bastante amargo frente a la vida porque estaría supuestamente disfrutando de los placeres de la vida pero, frecuentemente, no me autorizo a ello a causa de mis obligaciones o por deber, para mostrar el buen ejemplo. Debo aprender que no he de ser perfecto. A veces puedo sentirme incapaz o impotente frente a una situación.

No he de culparme por ello o estar enfadado; solo he de ser auténtico conmigo mismo y los demás y expresar simplemente mis penas, mis alegrías, mis dudas, mis incomprensiones, mis frustraciones para estar más abierto frente a los demás y para que L2 recupere vida también. Se debe recalcar que una vértebra L2 en malas condiciones puede conllevar enfermedades del abdomen, la apéndice o las piernas en donde podría ver aparecer varices.

L3 = la tercera vértebra lumbar L3 se ve sobre todo afectada cuando vivo situaciones familiares tensas o tormentosas. Me impido decir o hacer cosas para no herir y no molestar a los demás. Pero al hacer esto, me hago daño a mí mismo. Juego el papel de “buen chico” o “buena chica” manifestando una gran flexibilidad. Pero me vuelvo “bonachón” lo cual me causa frustración, sobre todo si debo poner mis deseos de lado. Y quizás, también, me ponga de lado, particularmente a causa de mi gran sensibilidad, sin saber mucho como dichas emociones estarán recibidas. Me vuelvo “paralizado”, incluso impotente, en mis emociones, en mi cuerpo, en mis pensamientos, lo cual impide que se manifieste mi creatividad y todo lo vinculado a ella, en particular la comunicación y la sexualidad que se quedan “rígidas” y “frígidas”. Para superar el desánimo, debo tender los brazos hacía los demás y atreverme a expresar mis emociones para que mi pleno potencial creativo se despierte y se manifieste. La mala condición de L3 puede conllevar dolencias en los órganos genitales, en el útero (en la mujer), en la vejiga o en las rodillas, tales como la artritis, la inflamación o dolores.

L4 = Cuando la cuarta vértebra lumbar L4 se rebela, es frecuentemente porque tengo dificultad en transigir con la realidad de todos los días. Puedo complacerme en un mundo imaginario y esto puede llevarme a vivir en la pasividad, estando un poco cansado de ver lo que ocurre alrededor mío. Se instala cierta dejadez. “¿Porqué preocuparse de todos modos?” Sufro los acontecimientos y no los creo, lo cual me puede dejar un sabor amargo. Igual como L4, necesito protegerme cerrándome porque puedo fácilmente dejarme distraer o influenciar por lo que me rodea, sobre todo por lo que la gente pueda decir de mí, y mi sensibilidad puede estar altamente afectada. También me rompo la cabeza exageradamente y mi discernimiento está a veces erróneo o carente porque mi mental es muy rígido, lo cual me impide tener una visión global de una situación y en consecuencia soluciones o posibles vías frente a ella. Entonces quiero controlar en vez de escuchar mi voz interior. Debo aprender a escuchar ésta para recuperar el dominio de mi vida. Recupero mi poder de crear mi vía como quiero y recupero el gusto de realizar grandes cosas! Se debe observar que una vértebra L4 en mal estado puede conllevar dolores en la región de mi nervio ciático y de la próstata en el hombre.

L5 = Puedo preguntarme lo que sucede en mi vida cuando la quinta vértebra lumbar L5 está afectada. ¿Tendría por casualidad una actitud de desprecio ode pereza frente a una persona o una situación? Puedo vivir un poco de celos,disgusto, frustración, pero sin embargo ya tengo mucho, la vida me hamimado y tengo dificultad en reconocerlo. Mi vida está teñida de lujuria (entodos los niveles) y debo aprender a apreciar lo que tengo, y a cultivar misrelaciones interpersonales: tengo dificultad sobre todo en el plano afectivo aser auténtico y a sentirme bien porque en el fondo de mí, vivo una graninseguridad y tengo dificultad en expresar lo que vivo. Por lo tanto, tendrétendencia a ser algo depresivo ya que pasaré frecuentemente de un cónyuge aotro sin saber demasiado porqué sucede esto, sintiéndome “correcto” dentrode lo que estoy viviendo. Inventaré toda clase de guiones y mi atenciónsiempre estará centrada en los pequeños detalles anodinos, lo cual meimpedirá adelantar y pasar a otra cosa. Cierta amargura puede ensombrecer mivida e impedirme disfrutar de ésta. Aprendo a saborear cada instante que pasay a apreciar toda la abundancia que forma parte de mi vida. Un mal estado de L5 puede ocasionarme dolores en las piernas, desde las rodillas hasta los dedos de los pies.

La parte inferior de la espalda también forma parte del sistema del centro del movimiento. Si tengo dificultad en transigir con la sociedad, tanto desde el punto de vista de las orientaciones por tomar como del sostén que espero de ella, puedo vivir frustración o resentimiento. No quiero “dealer” con ciertas personas o ciertas situaciones. Mis relaciones personales con mi entorno padecen de ello. También puedo tener dificultad en aceptar que voy sumando años. “Me hago viejo” y debo amansar lentamente la noción de mortalidad. Finalmente, la parte inferior de la espalda está muy estrechamente vinculada a los dos centros de energía inferiores, el coxis y el segundo centro de energía que está vinculado más específicamente a la sexualidad. Si vivo conflictos interiores o exteriores para con ésta, si he reprimido mi energía sexual, puede manifestarse un dolor de espalda. Las 4vértebras sagradas y las 5 vértebras del coxis están relacionadas con esta región. Cuando las vértebras sagradas están afectadas, puedo tener la sensación de que no tengo columna y que necesito a otra persona para sostenerme. Estoy constantemente “probado” por la vida para ver cuál es mi nivel de integridad y de honradez. Tengo un enorme potencial pero ¿estoy listo para realizar los esfuerzos necesarios para cumplir mis objetivos? 

Las vértebras inferiores son las siguientes:

S1, S2, S3 = Ya que las 3 primeras vértebras sagradas están soldadas juntas, se tratarán juntas. Constituyen un todo. Reaccionan con la rigidez que manifiesto, con mi estrechez mental en relación a ciertas situaciones o ciertas personas, a mi mente cerrada que rehusa oír lo que los demás han de decir.

Quiero tener el control para sentirme fuerte y en seguridad y, si lo pierdo, voy a estar enfadado, furioso y puedo tener ganas de “pegar una paliza” a alguien por estar tan frustrado y lleno de amargura. Todos estos sentimientos generalmente tienen su origen en mis relaciones afectivas que no siempre van como lo deseo. La comunicación tanto verbal como sexual, es deficiente, por no decir inexistente, y estoy constantemente volviendo a plantear este tema.

Tengo la sensación de tener que nadar a contra corriente y me siento en un callejón sin salida. Tengo interés en parar un momento y ver claro en mi vida, a reflexionar sobre lo que quiero y edificar una base sólida.

S4, S5 = Todos los deseos tienen su origen en las vértebras sagradas cuarta y quinta. Si soy capaz de administrarlas bien, si tomo el tiempo dedescansar y hacer las cosas que me gustan, S4 y S5 funcionarán bien. Sinembargo, si vivo culpabilidad, tratándome de perezoso y confrontándome amis deberes y mi moralidad, juzgando mi conducta “no correcta”, S4 y S5 pueden reaccionar fuertemente. Tengo el derecho de hacer cosas para mí y aveces evadirme pero debo evitar que esto se vuelva un medio de huida,evitando que me enfrente con mis responsabilidades. En ese momento, lapereza puede no estar benéfica: me mantiene en un estado pasivo de cansancioque me impide ir hacía delante. Por esto, en casos extremos, también estaránafectados mis pies. El único modo de curar el sacro quebrado o roto, es lainmovilidad física y el tiempo. El sacro está vinculado al segundo centroenergético que se sitúa al nivel de la primera vértebra lumbar. Undesequilibrio de este centro energético puede aparecer en las dolencias físicassiguientes: referente a los órganos genitales, puede haber infertilidad, frigidezo herpes; en cuanto a los riñones: cistitis, cálculos; en lo referente a ladigestión y la eliminación: incontinencia, diarrea, estreñimiento, colitis, etc.

Las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis) nacen generalmente a este nivel y conllevan con ellas dolores de espalda. El segundo chakra o centro energético, influencia mis relaciones con mi entorno y un malfuncionamiento de éste, que afecta mi sacro, será el signo de mi estrés, mis angustias, mis miedos y mi tendencia depresiva que debo aprender a administrar. En cuanto al coxis, está vinculado al primer chakra, o centro de energía, sede de la supervivencia. Representa el fundamento de mi sexualidad, la realización adecuada de mis necesidades de base (sexualidad, alimento, protección, techo, amor, etc.). 
El coxis está formado de cinco vértebras coxigianasque están soldadas juntas. Representa mi dependencia frente a la vida o a alguien más. Hay muchas probabilidades de que mi cuerpo me diga que tengo que pararme cuando me duelo el coxis. Es mi inseguridad la que se manifiesta en relación con mis necesidades de base, de supervivencia, en particular el hecho de tener un techo, alimento, vestidos, etc. El alimento aquí se refiere a las necesidades físicas como emocionales y sexuales. 

Cualquier persona necesita amor en su vida. También necesita comunicación mediante relaciones sexuales con uno o su pareja. Estas necesidades generalmente se niegan y reprimen, sobre todo a causa de mis principios morales y religiosos, lo cual me lleva a estar insatisfecha. Puedo sentirme entonces impotente en todos los sentidos del término y hay una ira incubando dentro de mí. Quiero huir cualquier situación que hace daño a mi sensibilidad y frente a la cual puedo vivir culpabilidad. Debo poner mi orgullo de lado, es decir mis miedos. Debo confiar en la vida y sobre todo hacer confianza en mi capacidad por expresarme y asumirme. 
Cuando siento dificultades vinculadas con este aspecto de mí – mismo, compruebo interiormente hasta qué punto estoy (quiero ser) dependiente de una persona que, conscientemente o no, satisface ciertas necesidades de mi vida. Soy capaz de cumplir mis propias acciones, de ser autónomo. 
Es posible que las personas con las cuales me vinculo sean mucho más dependientes afectivamente que yo y que tengan necesidad de este tipo de relación. Acepto ver hasta qué punto hago muestra de independencia y vigor en mi vida. Debo soltar cualquier sentimiento de inquietud frente a mis necesidades de base y tomar consciencia ahora de las fuerzas que me habitan y afirmar que soy la persona mejor colocada para garantizar mi propia supervivencia. 
Al estar vinculado el coxis con el primer chakra, un desequilibrio al nivel de este centro de energía puede conllevar desordenes físicos, los más corrientes tocando el ano o el recto (hemorroides, irritaciones), la vejiga (trastornos urinarios, incontinencia), la próstata.

También se puede encontrar dolores en la base de la columna vertebral, una toma o pérdida de peso considerable (obesidad, anorexia) y una mala circulación sanguínea al nivel de las piernas (flebitis), manos y pies. Estos males me dan una indicación que tengo necesidad de volver a equilibrar este centro de energía.


Lisa Bourbeau

Columna Vertebral:

BLOQUEO FÍSICO: Cuando hablamos de dolor de espalda nos referimos principalmente a la columna vertebral. 

BLOQUEO EMOCIONAL: La persona a la que le duele la parte BAJA de la espalda, es decir, la región del sacro, es aquella para quien la libertad es sagrada, y teme perder su libertad de movimientos cuando los demás necesitan su ayuda. Con frecuencia es una persona que teme por su supervivencia. Sentir dolor de la quinta lumbar a la undécima dorsal (de la parte baja de la espalda hasta la cintura) está relacionado con el miedo a la escasez y con la inseguridad material. De hecho, como la espalda es el sostén del cuerpo humano, cualquier dolor en ella se relaciona con no sentirse bien sostenido. La parte baja se asocia con el área del "tener". Por ejemplo: tener bienes materiales, dinero, un cónyuge, una casa, hijos, un buen oficio, títulos, etc. El dolor en este lugar significa que la persona necesita tener para sentirse apoyada, pero no se atreve a reconocerlo o admitirlo ante los demás. Lo lleva todo sobre su espalda, porque quiere hacerlo todo ella misma. Es muy activa en el terreno físico, puesto que su miedo a la escasez se manifiesta sobre todo en el nivel material, que para ella representa un buen apoyo. Por otro lado, tiene problemas para pedir ayuda a los demás, y cuando por fin se decide a pedirla y no la recibe, se siente todavía más inmovilizada y su dolor de espalda empeora 

La persona con dolor en la parte alta de la espalda, es decir, de la décima dorsal hasta las cervicales (de la cintura hasta el cuello), sufre de inseguridad afectiva. Es una persona para quien el "hacer" es muy importante, porque eso es lo que le da seguridad. Cuando alguien hace algo por ella se siente querida. Por otra parte, manifiesta su amor por los demás haciendo cosas para ellos. Del mismo modo, la espalda puede dolerle lo suficiente como para proporcionarle una excusa por no hacerlo todo, porque teme que si hace demasiado, ya no la ayudarán. Espera mucho de los demás, y cuando sus expectativas no se cumplen, tiene la impresión de soportar una gran carga. Como le cuesta trabajo "hacer" sus demandas, cuando lo logra se siente inmovilizada si el otro no responde a ellas. Entonces el dolor empeora. Este dolor puede también presentarse en una persona que se siente demasiado vigilada en lo que hace. 

BLOQUEO MENTAL: Si te duele la parte baja de la espalda, la región del sacro, en lugar de creer que vas a perder tu libertad ayudando a alguien, toma más conciencia de tus límites; exprésalos a la persona adecuada y actúa en consecuencia. Recuerda que si quieres cosechar ayuda debes haberla sembrado antes. Es posible que en el pasado hayas vivido la experiencia de sentir que se aprovechaban de ti, pero este miedo a revivir esa misma experiencia te impide dar, lo cual te ayudaría a recibir más. Si temes por tu supervivencia, date cuenta de que es sólo tu parte afectiva dependiente la que cree que no puedes sobrevivir solo. Tienes todo lo necesario para lograrlo. En lo que respecta al dolor en la parte baja de la espalda y la cintura, tiene que ver con aceptar que tienes derecho a querer "tener" bienes materiales o a alguien para sentirte seguro y apoyado. Así podrás disfrutarlo más. Aun cuando en lo más profundo de ti creas que no está bien querer demasiado lo material, deberás comenzar por darte el derecho de tenerlo para que después puedas ser capaz de sentirte sostenido sin todos esos "haberes". En lugar de creer que nadie se ocupa de ti, te sugiero que comiences a hacer más demandas. No obstante, ten en cuenta que no porque pidas algo los demás deben dártelo. Es posible que algunas personas con menor necesidad de "tener" no comprendan tus necesidades. Si te concedes el derecho de tener esas necesidades, te será más fácil explicarlas. Para el dolor de la parte alta de la espalda, de la cintura al cuello, necesitas dejar de creer que debes hacer todo para asegurar el bienestar de los que te rodean. Siempre serás del tipo de persona a quien le gusta hacer cosas para los demás, pero debes cambiar tu motivación. Cuando quieras hacer algo por alguien a quien quieres, hazlo con amor, por el placer de agradar. No tienes obligación de ser el sostén afectivo de todo el mundo. Además, acepta la idea de que los demás no piensen como tú, ni que deban hacer todo para hacerte feliz. Pueden quererte aunque no hagan cosas para ti o no respondan a tus expectativas. Por lo tanto, deberás aprender a pedir, diciéndoles qué necesitas que hagan para sentirte querido y un día, cuando tú te quieras lo suficiente, ya no tendrás más necesidad de ello.

Esclerosis en Placa:

BLOQUEO FÍSICO: Una esclerosis es el endurecimiento de un órgano o de un tejido. La esclerosis en placas se caracteriza por la existencia de lesiones múltiples diseminadas por todo el sistema nervioso. 

BLOQUEO EMOCIONAL: La persona afectada de esclerosis en placas quiere endurecerse para no sufrir en determinadas situaciones. Pierde toda suavidad, lo que le impide adaptarse a una persona o a una situación. Hay alguien que le pone los nervios de punta y se rebela internamente contra esa persona. Al rebasar sus límites se abandona por completo y ya no sabe dónde ir. Se dice también que la persona esclerosada está fija, no evoluciona. Desea que alguien se haga cargo de ella, pero se esfuerza por no parecer dependiente. Es el tipo de persona que quisiera que todo fuera perfecto y que se exige mucho. Quiere complacer a cualquier precio. Como no puede satisfacer por sí sola este ideal poco realista, se vuelve incapacitada para así tener una excusa por no haber logrado la vida perfecta que deseaba. También le resulta muy difícil aceptar que quienes hacen menos que ella o merecen menos, tengan más. 

BLOQUEO MENTAL: Cuanto más grave sea la enfermedad, más importante y urgente es el mensaje que te envía tu cuerpo. Te dice que dejes salir tu dulzura natural y que dejes de endurecerte, es decir, de ser duro contigo mismo y de tener pensamientos duros hacia los demás. Concédete el derecho de ser dependiente en el nivel afectivo antes de que lo seas por completo, debido a tu enfermedad. Suéltate, no necesitas exigirte tanto. Te sugiero que veas el ideal de persona que intentas alcanzar y te des cuenta de que está más allá de tus límites. No tienes que demostrar nada a nadie. No tienes por qué mantener ese enorme miedo a disgustar que te impide ser tú mismo. Además, esta actitud te impide evolucionar como tu corazón desea. Es muy posible que estés tan decepcionado de tu progenitor del mismo sexo, que ahora hagas todo lo posible para no ser como él o como ella, lo que deriva en las exigencias de las que te haces partícipe. La aceptación y el perdón (sobre todo hacia ti mismo por haber juzgado tanto a ese padre) pueden tener un efecto considerablemente benéfico sobre la curación.

Hernia Discal:

BLOQUEO FÍSICO: La columna vertebral está compuesta por treinta y tres vértebras y su flexibilidad se debe a la interposición, entre una vértebra y otra, de un disco en forma de lente biconvexa, llamado disco invertebral. Cuando uno de estos discos se disloca afecta de inmediato a la flexibilidad de la columna y, con frecuencia, obliga al sujeto a permanecer inmóvil. En general, el dolor es bastante intenso. 

BLOQUEO EMOCIONAL: A menudo se utiliza la expresión envarada cuando una persona sufre de hernia discal. Este incidente le indica a quien lo sufre que sus pensamientos le envaran, le impiden avanzar en lo que había proyectado. Le cuesta trabajo tomar decisiones. Espera recibir más apoyo de la vida o de los demás antes de decidirse. 

BLOQUEO MENTAL: Si eres una de estas personas, te ayudaría adquirir el hábito de decidirte más rápido. Conviértete en tu propio apoyo en lugar de esperar el de los demás o que todas las circunstancias sean perfectas. Adquiere más confianza, arremete en línea recta hacia adelante, manteniéndote más flexible frente a tus límites. Concédete el derecho de vivir experiencias y de aprender viviéndolas. La palabra disco también se utiliza para designar el objeto en que se graban uno o varios estribillos. Quizás ha llegado el momento de que cambies el "estribillo" de tu vida.

Lordosis:

BLOQUEO FÍSICO: Es una curvatura de la columna vertebral que forma un hueco en la espalda, en la región lumbar. 

BLOQUEO EMOCIONAL: Al observar la postura de una persona que sufre de lordosis, se puede constatar que empuja la cadera hacia adelante y la parte alta de la espalda hacia atrás. Da la impresión de echar hacia atrás la parte superior del cuerpo, lo que indica que tiene dificultad para recibir. Quiere hacerlo todo por ella misma y tiene dificultad para dejarse apoyar. Es una persona que, en la infancia, debió sentirse empujada. 

BLOQUEO MENTAL: En lugar de creer que no puedes dejarte ayudar porque deberás pagar con la misma moneda o porque no lo mereces, deberías aprender a recibir con agradecimiento y sintiendo el placer que los demás experimentan al hacerlo. Esta nueva actitud te ayudará a ir más lejos, a afirmarte más y a mantenerte derecho en la vida.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 230

LECCIÓN 230

Ahora buscaré y hallaré la paz de Dios.

1. Fui creado en la paz. 2Y en la paz permanezco. 3No me ha sido dado poder cambiar mi Ser. 4¡Cuán misericordioso es Dios mi Padre, que al crearme me dio la paz para siempre! 5Ahora sólo pido ser lo que soy. 6¿Y podría negárseme eso cuando es eterna­mente verdad?

2. Padre, busco la paz que Tú me diste al crearme. 2Lo que se me dio entonces tiene que encontrarse aquí ahora, pues mi creación fue algo aparte del tiempo y aún sigue siendo inmune a todo cambio. 3La paz en la que Tu Hijo nació en Tu Mente aún resplandece allí sin haber cam­biado. 4Soy tal como Tú me creaste. 5Sólo necesito invocarte para hallar la paz que Tú me diste. 6Es Tu Voluntad la que se la dio a Tu Hijo.


¿Qué me enseña esta lección?

Soy tal como Dios me ha creado.
Soy un Espíritu Divino.
Soy Uno con la Mente de Dios.
Soy Uno con el Hijo de Dios.

Para recordad quién Soy, debo despertar del sueño de la ilusión. Debo reconocer la verdad. La ilusión me lleva a creer que soy un cuerpo y que me encuentro separado de Dios.
La verdad, me revela, que soy Espíritu y que mi verdadero Hogar es el Cielo y no la tierra.

Dios, nuestro Padre, nos ha creado en la Paz y en la Armonía Plena.

El conflicto es el desencuentro que se produce cuando la ilusión toma el timón de nuestras vidas.

Ejemplo-Guía: ¿Cómo puedo hallar la paz de Dios en este mundo?

¿Acaso podemos conocer lo que significa la paz de Dios?

Si no fuese posible, no seríamos el Hijo de Dios. El pensamiento sigue a su Fuente. Si somos una emanación de la Mente de Dios, podemos tener la certeza de que somos tal y como Él nos ha creado. Si Dios es paz, su Hijo no puede menos que hallar la paz, pues es su estado natural.

Pero claro, para hallar lo que creemos estamos buscando, la paz, debemos dejar de ver con los ojos del cuerpo, pues para hallar la paz de Dios en este mundo no podemos identificarnos con él. Las leyes propias que rigen su "fabricación" están basadas en la ilusión: el espacio y el tiempo, dimensiones sujetas al cambio,  o lo que es lo mismo, a lo irreal.

Si queremos hallar la paz de Dios, en este mundo demente, tendremos que sanar nuestra mente, pues es nuestra mente errada la única causa que nos lleva a experimentar un estado contrario a la paz.

Si alimentamos el miedo, no hallaremos la paz, pues el miedo es la señal inequívoca de que hemos elegido al guía incorrecto, hemos elegido servir al ego, al cuerpo.

Una batería de reflexiones que nos invitan al reencuentro con nuestra verdadera esencia:

¿Cómo hallar la paz de Dios cuando nos sentimos abandonados por Él?
¿Cómo hallar la paz de Dios cuando nos sentimos vulnerables e indefensos?
¿Cómo hallar la paz de Dios cuando nuestros deseos no son complacidos?
¿Es posible experimentar la paz cuando sufrimos de escasez, de enfermedad...?
¿Es posible experimentar la paz cuando somos humillados, atacados, maltratados, violados?

¿Dónde se encuentra la paz de Dios?

jueves, 17 de agosto de 2017

Leo y los trastornos de la columna vertebral (1ª parte)

Nos encontramos bajo las influencias del tránsito del Sol por el signo de Leo. Es por ello, que vamos a dedicar una serie de artículos a analizar, desde varios puntos de vista, las enfermedades más comunes relacionadas con este signo.

Los textos astrológicos coinciden en asignar al signo Leo las siguientes zonas fisiológicas: el corazón, la región dorsal de la espina, el cordón espinal, la aorta y la vena cava superior e inferior.

Para el desarrollo de este artículo, vamos a centrarnos en el estudio de la columna vertebral o espina dorsal.



COLUMNA VERTEBRAL


Wikipedia

La columna vertebral, espina dorsal o el raquis es una compleja estructura osteofibrocartilaginosa articulada y resistente, en forma de tallo longitudinal, que constituye la porción posterior e inferior del esqueleto axial. La columna vertebral es un órgano situado (en su mayor extensión) en la parte media y posterior del tronco, y va desde la cabeza (a la cual sostiene), pasando por el cuello y la espalda, hasta la pelvis a la cual le da soporte.

Regiones de la columna:

La columna vertebral consta de cinco regiones, contando con 33 vértebras, dividiéndose en:

  • Región cervical (7 vértebras, C1-C7)
  • Región torácica (12 vértebras, T1-T12)
  • Región lumbar (5 vértebras, L1-L5)
  • Región sacra (5 vértebras, S1-S5)
  • Región coxígea (4 vértebras, inconstantes)

Cada región tiene una serie de características propias, las cuales se van superponiendo en aquellas vértebras cercanas a la otra zona (como por ejemplo C7, T12 o L5).


Región cervical

Existen siete huesos cervicales, con ocho nervios espinales, en general son pequeños y delicados. Sus procesos espinosos son cortos (con excepción de C2 y C7, los cuales tienen procesos espinosos incluso palpables). Nombrados de cefálico a caudal de C1 a C7, Atlas (C1) y Axis (C2), son las vértebras que le permiten la movilidad del cuello. En la mayoría de las situaciones, es la articulación atlanto-occipital que le permite a la cabeza moverse de arriba a abajo, mientras que la unión atlantoaxidoidea le permite al cuello moverse y girar de izquierda a derecha. En el axis se encuentra el primer disco intervertebral de la columna espinal. Todos los mamíferos salvo los manatíes y los perezosos tienen 7 vértebras cervicales, sin importar la longitud del cuello. Las vértebras cervicales poseen el foramen transverso por donde transcurren las arterias vertebrales que llegan hasta el foramen magno para finalizar en el polígono de Willis. Estos forámenes son los más pequeños, mientras que el foramen vertebral tiene forma triangular. Los procesos espinosos son cortos y con frecuencia están bifurcados (salvo el proceso C7, en donde se ve claramente un fenómeno de transición, asemejándose más a una vértebra torácica que a una vértebra cervical prototipo).
En la región cervical podemos distinguir dos partes: -Columna cervical superior (CCA): formada por los cóndilos occipitales, atlas (C1) y carillas articulares superiores del axis (C2). Hacen movimientos cibernéticos, de ajuste con 3 grados de movimiento.

Columna cervical baja (CCB): desde las carillas articulares inferiores del axis (C2) hasta la meseta superior de T1. Van a realizar dos tipos de movimientos: flexoextensión y movimientos mixtos de inclinación-rotación. Esta región requiere mucha movilidad, protege al bulbo raquídeo y la médula espinal. También estabiliza y sostiene la cabeza que representa el 10% del peso corporal.

Ambas partes de la columna cervical (CCA y CCB) se van a complementar entre sí para realizar movimientos puros de rotación, inclinación o flexoextensión de la cabeza.


Región torácica
Los doce huesos torácicos y sus procesos transversos tienen una superficie para articular con las costillas. Alguna rotación puede ocurrir entre las vértebras de esta zona, pero en general, poseen una alta rigidez que previene la flexión o la excursión excesiva, formando en conjunto a las costillas y la caja torácica, protegiendo los órganos vitales que existen a este nivel (corazón, pulmón y grandes vasos). Los cuerpos vertebrales tiene forma de corazón con un amplio diámetro Antero Posterior. Los forámenes vertebrales tienen forma circular.

Región lumbar
Las cinco vértebras tienen una estructura muy robusta, debido al gran peso que tienen que soportar por parte del resto de vértebras proximales. Permiten un grado significativo de flexión y extensión, además de flexión lateral y un pequeño rango de rotación. Es el segmento de mayor movilidad a nivel de la columna. Los discos entre las vértebras construyen la lordosis lumbar (tercera curva fisiológica de la columna, con concavidad hacia posterior).

Región sacra
Son cinco huesos que en la edad madura del ser humano se encuentran fusionadas, sin disco intervertebral entre cada una de ellas.

Cóccix
En general, son cuatro vértebras (en casos más raros puede haber tres o cinco) sin discos intervertebrales. Muchos animales mamíferos pueden tener un mayor número de vértebras a nivel de esta región, denominándoseles "vértebras caudales". El dolor a nivel de esta región se le denomina coccigodinia, la cual puede ser de diverso origen.


Funciones

Las funciones de la columna vertebral son varias, principalmente interviene como elemento de sostén estático y dinámico, proporciona protección a la médula espinal recubriéndola, y es uno de los factores que ayudan a mantener el centro de gravedad de los vertebrados.



La columna vertebral es la estructura principal de soporte del esqueleto que protege la médula espinal y permite al ser humano desplazarse en posición “de pie”, sin perder el equilibrio. La columna vertebral está formada por siete vértebras cervicales, doce vértebras torácicas o vértebras dorsales, cinco vértebras lumbares inferiores soldadas al sacro, y tres a cinco vértebras soldadas a la “cola” o cóccix. Entre las vértebras también se encuentran unos tejidos llamados discos intervertebrales que le dan mayor flexibilidad.



La columna vertebral sirve también de soporte para el cráneo.

Anormalidades

Ocasionalmente la coalescencia de las láminas no se logra completar y consecuentemente queda una hendidura en los arcos de las vértebras, por la cual protruye las meninges (dura madre y aracnoide) y generalmente la propia médula espinal, constituyendo una malformación denominada espina bífida. La condición es más común a nivel lumbosacra, pero puede ocurrir en otras regiones.

Las siguientes corresponden a curvaturas anormales:

Hipercifosis: Es una exagerada cifosis a nivel torácico, coloquialmente se le conoce como joroba, común en personas mayores y secundaria a osteoporosis.

Hiperlordosis: Lordosis exagerada a nivel lumbar. La hiperlordosis resulta común en las mujeres embarazadas.

Listesis: Puede ser anterolistesis o retrolistesis dependiendo si el desplazamiento del cuerpo vertebral es hacia adelante o hacia atrás con respecto a la vértebra adyacente.

Escoliosis: Curvatura lateral, es la más común de las curvatura anormales, ocurre en un 0,5 %. Es más frecuente en mujeres y puede ser el producto de un crecimiento desigual de las caras de una o más vértebras. Puede provocar atelactasias pulmonares y problemas respiratorios de tipo restrictivos.



Enric Corbera (Bioneuroemoción)


COLUMNA VERTEBRAL

3ª Etapa (Movimiento/valoración).

La columna vertebral es la continuación de mis fundamentos. Es la materialización de mis fundamentos puesto que la columna a nivel arquitectónico son las paredes maestras de la casa. 

Tendrá referencia con mi vida, lo que pienso, lo que hago, como me relaciono, la comunicación que tengo con los demás, etc. Es nuestra estructura. 

Conflicto: Desvalorización central de la personalidad. Estrés respecto a lo que quiero hacer. 
Resentir: “¿Quién soy?". "¿Que voy a hacer con mi vida?". "¿Que va a ser de mi vida?".
Problemas de espalda: se suele sentir una falta de apoyo en la vida. Suelen ser personas que se sobrecargan de trabajo y presión, más de la que pueden aguantar. Y sienten este exceso de tensión en forma de dolor de espalda. Cargar demasiada responsabilidad sobre nuestras espaldas revela un afán oculto de grandeza o quizás un complejo de inferioridad. 

  • La palabra clave para lumbares son “Las relaciones con los demás”.
  • La palabra para las dorsales es “El pilar de mi familia, o el pilar de mi clan”.
  • A nivel de cervicales “Hace referencia a la comunicación verbal”. 

ESCLEROSIS

4ª Etapa (Relación).

Conflicto: Conflicto de futuro. (Hay que ver si existe síndrome del Yaciente) 

Resentir: “SI ME MUEVO ME MUERO” El Diestro o la zurda es: “Quiero ir al exterior, no puedo o no me dejan” La Diestra o el zurdo es: “No quiero salir y me obligan”. O me obligo a salir para no molestar. Cuento de Joe el cazador. 


ESCLEROSIS EN PLACA

3ª Etapa (Movimiento, Valoración).

En todos los casos encontraremos la desvalorización, la culpabilidad, el movimiento, frecuentemente en la verticalidad.

De los seis a los doce meses después del shock aparece inflamación (Vagotonía)

Conflicto: Conflicto de motricidad + Conflicto de miedo. Contrariedades en mi movimiento. No poder escapar (piernas), de no poder empujar o agarrar algo (brazos). 

Resentir: “En mi familia no me permiten tener proyectos, de partir, golpear, etc." (No autorizado, no motorizado). "Las obligaciones son difíciles de aceptar". “Está prohibido crecer, debemos seguir siendo niños" (no podemos dar nuestra opinión). "Soy los brazos, piernas, etc. de mi madre. Satisfago su proyecto". "Quiero moverme y me impiden moverme". Parálisis derecha: "Me obligan a moverme". Parálisis izquierda: "Tener iniciativa" (cerebro derecho). 

Debemos encontrar el síntoma con el que empieza la enfermedad.
Suelen controlar la terapia.
Ver transgeneracional.

ESCLEROSIS MÚLTIPLE

3ª Etapa (Movimiento, Valoración).

TODAS es Reparar a un muerto. Proyecto Sentido: Fidelidad al clan, hacerse el muerto. Buscar fechas de Yaciente.

Conflicto: Alejamiento de lo seguro. No poder escapar (piernas), de no poder empujar o agarrar algo (brazos). Amargura interior con relación al amor. Rabia largo tiempo reprimida. 
Resentir: “Si me muevo, yo muero" = "Me obligan a moverme". "Si me muevo, muero, pero si no me muevo, muero igual". "Si me voy de casa estoy en peligro". Dualidad: "Quiero estar aquí y cuando estoy aquí, quiero estar allí". 

Esclerosis múltiple: rigidez mental, dureza de corazón contra sí mismos y contra el mundo, miedo, inflexibilidad. No aceptar otra forma de ver las cosas. Su mismo nombre ya lo indica, múltiples endurecimientos. Al ser incapaces de imponerse, su frustración la interiorizan re-dirigiéndola contra sí mismos. 


Esclerosis múltiple Lateral, miodistrofia:

4ª Etapa (Relación).

Conflicto: No poder huir o seguir, acompañar (piernas), de no poder sujetar o rechazar (brazos, manos), o de no poder esquivar (musculatura de la espalda y el hombro). No encontrar ya salida o no saber por dónde empezar (parálisis de piernas).


ESCOLIOSIS

3ª Etapa (Movimiento/valoración).

Escoliosis es una desviación de la columna en el plano frontal. Hay rotación de los cuerpos vertebrales.

Conflicto: Desvalorización lenta respecto a alguien que tenemos al lado (un hermano, hermana, en relación al padre –lumbares-, o un colateral). Miedo imaginario de ser juzgada por los hombres al hacerse mujer. Huir de una situación o de alguien. 
Resentir: “Indecisión en mi orientación". Son niños basuras, sobre los que se tira toda la mierda. Hay que observar las vértebras afectadas y asociarlas a las costillas correspondientes, y encontraréis el conflicto, con el padre, hermanos o hijos. Terapia: Reconocimiento del niño, con relación a la familia.


ESPONDILITIS ANQUILOSANTE

También se llama morbus Bechterew, mal de Bechterew-Strümpell-Marie, espondilitis
reumática y espondilitis anquilopoyética

3ª Etapa (Movimiento/valoración).

Afecta a toda la columna. Hace que todas las vértebras se fusionen. Por conversión repetitiva mínima, Vais a descodificar para entender como se ha instalado la enfermedad. Pero no es eso lo que cura, lo que cura es analizar la vida cotidiana para poder actuar y modificar.

Conflicto: Conflicto de personas que no saben decir NO.
Resentir: "Tengo que hacer una columna muy fuerte, para poder soportarlo todo… porque soy el pilar de supervivencia del clan familiar”. Es el típico conflicto de dorsales. Hay que ir buscando distancia, dejarme vivir, dejarme respirar. Buscad en el TRANSGENERACIONAL y el Proyecto Sentido. La terapia, es reformar la estructura, no se puede cambiar, pero si adaptarla. Aprender a decir "NO" 


Espondilitis anquilosante RIGIDEZ:

Posterior inferior derecha: Culpabilidad frente a la pareja.

Superior derecha: Culpabilidad frente a la madre.

Inferior izquierda: Cólera con la pareja.

Superior izquierda: Cólera frente a la madre.

L5 - S1: Cólera frente a amigos, vecinos, colegas.



HERNIA DISCAL

3ª Etapa (Movimiento/valoración).

Suele ser debida a recidivas del conflicto de desvalorización que corresponde a la problemática emocional de las dos vértebras en cuestión.

Conflicto:
1. (20%) ¿Qué es mi vida? ¿Qué voy a hacer con ella? Mis proyectos, qué pienso sobre ello. Qué es lo que quiero hacer. (dirección)

2. (80%) Dolor en pierna izquierda = L5 colaterales (hermanos, marido / mujer, amantes) = Cerebro derecho, cerebro de la acción.

Ejemplo: Varón de 38 años, hernia discal entre la L5, S1, lo operaban dos días más tarde.
  • Desvalorización central de la personalidad relacionada con el órgano inervado. 
  • Ejemplo: L5 ó L5.S1 = desvalorización sexual.
  • ¿A quién llevo?
  • No estoy a la altura.
  • Pérdida del eje de la vida. 

Situación: Está casado, su relación con su esposa se va deteriorando, y se va dando cuenta de que su esposa le está engañando con otro hombre, el trato de ella hacia el, es de desprecio, hasta en el momento de decírselo.


LORDOSIS (Culo respingón)

La lordosis es la curvatura fisiológica de la columna en la región cervical o lumbar.

3ª Etapa (Movimiento, Valoración)

Conflicto: Desvalorizado como hombre o mujer. Sentirse rechazado.
Resentir: “No sirves para nada".

En embarazadas: “Conflicto de la mona”. Cuando está embarazada camina enseñando su barriga, para demostrar a todo el clan que está haciendo bien su trabajo.


CIFOSIS

3ª Etapa (Movimiento, Valoración) Joroba.

Es la curvatura fisiológica de la columna vertebral en la región dorsal.

Conflicto: Prohibido avanzar sin obstáculos.
Resentir: “No puedo ser feliz" (porqué mi madre está enferma, por ejemplo).


HIPERCIFOSIS

3ª Etapa (Movimiento/valoración).

Espalda plana, con rectificación dorsal es “representativo de rigidez”. La acentuación de la curva dorsal deja a la cabeza mirando hacia abajo, cielo, es la madre.

Conflicto: Conflicto de madre y obligación. Son gente que lleva el peso de la familia.

Resentir: “Estoy obligado a fijarme en mi madre”. “Son ellos los que me obligan con mi madre (bien sea para cuidarla, etc.)".


Continuará...

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 229

LECCIÓN 229

El Amor, que es lo que me creó, es lo que soy.

1. Busco mi verdadera Identidad, y la encuentro en estas pala­bras: "Soy Amor, pues el Amor fue lo que me creó". 2Ahora no necesito buscar más. 3El Amor ha prevalecido. 4Ha esperado tan quedamente mi regreso a casa, que ya no me volveré a apartar de la santa faz de Cristo. 5Y lo que contemple dará testimonio de la verdad de la Identidad que procuré perder, pero que mi Padre conservó a salvo para mí.

2. Padre, te doy gracias por lo que soy, por haber conservado mi Identi­dad inalterada e impecable en medio de todos los pensamientos de pecado que mi alocada mente inventó. 2Y te doy gracias también por haberme salvado de ellos. 3Amén.


¿Qué me enseña esta lección?

Muchas veces me pregunto, ¿cuál sería el impulso que inspiró a Dios para llevar a cabo su Creación?

Recuerdo haber leído a los Místicos, que Dios se encuentra en un proceso de Crecimiento Evolutivo semejante al nuestro. Para continuar su fase de ascenso evolutiva, Dios debía hacer uso de sus Poderes Creadores y que mejor forma de hacerlo, que Expandiendo de Si Mismo Su Mente Creadora y dando lugar a Su Hijo, la Filiación llamada Humanidad.

A esos niveles de Consciencia, todo acto creador sigue un solo impulso, el que le inspira la Fuerza Creadora por excelencia, la Fuerza del Amor. El Amor, desde ese punto de vista, se convierte en la Esencia de Todo Acto Creador, es más, todo acto que no esté inspirado por el Amor, no será un acto Creador.

Nuestro Creador, nos creó por Amor, y esa Fuerza Celestial, forma parte de nuestro Ser, lo que significa que nuestras acciones creadoras deben ser la expresión natural del Amor.

Amor es Unidad y no separación. ¿Preguntémonos si nuestras acciones son portadoras de unidad o de separación? Si son portadoras de Unidad, estamos sirviendo al Espíritu. Si son portadoras de separación, estamos sirviendo al ego.

Ejemplo-Guía: "Amor o miedo, ¿Qué estás eligiendo?

El debate está servido. Permitirme que os proponga un tema de reflexión: ¿tenemos miedo a amar?

Siempre he tenido dificultad para comprender la razón por la cual elegimos dar cobijo al miedo, cuando en verdad no lo deseamos en nuestras vidas. Gracias a las enseñanzas de Un Curso de Milagros he podido encontrar una razón para justificar que esto ocurra: el miedo no forma parte de nuestra esencia, pero ha sido una fabricación de nuestra mente y, su hacedor, el ego, lo adora, lo necesita, pues sin sus argumentos, es decir, si no nos identificáramos con el miedo, o lo que es lo mismo, si no tuviésemos miedo, entonces dejaríamos de abonar la tierra en la que crecen los frutos que alimentan a la creencia de la separación, a la identidad del ego.

Si no tenemos miedo a la enfermedad, a la muerte, a la pérdida, a la escasez, a la necesidad, al dolor, al sufrimiento, etc, entonces, nos sentiríamos en total libertad para expresar nuestra verdadera identidad y poder expresar nuestra condición natural: el amor.

Sí, la respuesta a la reflexión que he compartido es que tenemos miedo a amar. No me estoy refiriendo al amor carnal, a ese aspecto de la atracción física entre dos personas y que confundimos con el verdadero amor. El Amor al que me refiero hay que escribirlo con mayúsculas pues se está refiriendo a la Esencia del Ser que Somos como Hijos de Dios. Cuando Amamos, estamos viendo al mundo desde la Unidad. Cuando Amamos fluimos con la vida en todos su aspectos. Cuando Amamos, no juzgamos condenatoriamente y nos sentimos liberado de cualquier apego a lo material.

Tememos al Amor, pues nos lleva a respetar por encima de todas las cosas la libertad. En una relación humana, confundimos el deseo que sentimos por la otra persona, con el amor incondicional. Pero nos damos cuenta de la diferencia entre ambos tipos de amor, en la medida en que sentimos un profundo dolor interno, cuando el ser amado desea expresarse libremente. El simple hecho de sentir miedo por el dolor que pueda sufrir un ser querido, nos está indicando que aún no estamos expresando el verdadero Amor. No todo el mundo está de acuerdo con lo que acabamos de afirmar, pero deberíamos saber, que el sufrimiento forma parte de un plan de aprendizaje elegido por nuestra conciencia, y nada, ni nadie, puede interferir en nuestras libres elecciones.

Nos movemos en un mundo de creencias, y si yo creo que el dolor ha de indicarme el modo correcto de actuar, lo inscribiré en mis hábitos de conducta y lo haré necesario para mi aprendizaje, para mi despertar. Eso no quiere decir, que no existan otros tipos de creencias, que pueden argumentar cosas muy diferentes, pero que tienen, en definitiva, el mismo efecto.

Un Curso de Milagros, nos aporta información para que tomemos consciencia de que todas las creencias tomadas en este mundo, son ilusiones. Ese debe ser nuestro principal punto de apoyo para caminar hacia el encuentro con el instante santo en el que se producirá nuestro despertar, nuestra liberación.

Reflexión: Sobre el Amor.

miércoles, 16 de agosto de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 228

LECCIÓN 228

Dios no me ha condenado. Por lo tanto, yo tampoco me he de condenar.

1. Mi Padre conoce mi santidad. 2¿Debo acaso negar Su conoci­miento y creer en lo que Su conocimiento hace que sea imposi­ble? 3¿Y debo aceptar como verdadero lo que Él proclama que es falso? 4¿O debo más bien aceptar Su Palabra de lo que soy, toda vez que Él es mi Creador y el que conoce la verdadera condición de Su Hijo?,

2. Padre, estaba equivocado con respecto a mí mismo porque no recono­cía la Fuente de mi procedencia. 2No me he separado de ella para aden­trarme en un cuerpo y morir. 3Mi santidad sigue siendo parte de mí, tal como yo soy parte de Ti. 4Mis errores acerca de mí mismo son sueños. 5Hoy los abandono. 6Y ahora estoy listo para recibir únicamente Tu Palabra acerca de lo que realmente soy.


¿Qué me enseña esta lección?

¡Despierta! Deja de castigarte. Deja de sentir temor por el castigo divino. Deja de sentirte merecedor del dolor y del castigo. No eres culpable de nada. No has pecado. Has querido emular a tu Creador, dando vida a una voluntad que te ha llevado a creer que has traicionado a Tu Hacedor.

Eso no es posible. Eso nunca ocurrió. Pon en manos del Espíritu Santo tus asuntos y pídele Expiación para corregir esos errores.

Has olvidado tu santidad, pero Dios, nuestro Padre, te lo recuerda. Él está permanentemente a nuestro lado, en espera de que su Hijo, despierte del sueño de la ilusión.

Si nos condenamos; si nos juzgamos, estaremos privándonos de amor. Toda condena es una invitación al miedo y un rechazo del amor. Si nos condenamos, veremos la condena en el otro y para protegernos de lo que interpretaremos como una ataque, atacaremos, en señal de venganza.


Ejemplo-Guía: ¿Es necesario creer en Dios, para tomar consciencia de nuestra inocencia y de nuestra impecabilidad? 

¿Eres creyente? ¿Dios, existe?

Tal vez pienses que esta pregunta está fuera de lugar y des por hecho de que todos los estudiantes de Un Curso de Milagros, son creyentes y participan de la existencia de Dios.

Bueno, nos vamos a entretener un poco y para hacerlo más interesante, haré una declaración con tintes polémicos: yo no "creo" en Dios y tampoco "creo" en que Dios exista tal y como solemos utilizar esos términos. Os anticipo, antes de que aporte más información sobre este debate, que las creencias sobre la existencia de Dios ha dejado, a lo largo de la historia, más de un guión sangriento como consecuencia de las guerras basadas en creencias religiosas. "Yo creo en Dios-Yo no creo en Dios: pues nos peleamos a ver quién tiene la razón".

Las creencias, estoy seguro de que te sonará, pertenecen al modo de pensar del ego. Tanto es así, que el pensamiento original que dio lugar a la creencia en la separación, es la causa-madre que ha parido el resto de creencias que nos llevan a identificarnos con un mundo separado y dividido, a un mundo basado en el miedo y en la culpa.

No hace mucho, me encontré con unos escritos que hablan sobre el tema de la creencia y la existencia en Dios. Su autor es Emilio Carrillo y el título del libro es Dios. Os dejo unas líneas muy interesantes:

“Creencia” y “existencia” de Dios

Hola, Emilio… ¿Podemos comenzar esta conversación con una cuestión muy directa y que requiere una respuesta franca y, hasta cierto punto, comprometida?

¡Claro! ¿Para qué, si no, ha querido la Providencia que mantengamos este encuentro…?

¿Eres “creyente”?

No.

¿Existe Dios?

No.

Te agradezco tu sinceridad y que no te andes por las ramas. Pero, entonces, ¿por qué hablas tanto de Dios en tus charlas y textos?

¡Cómo no voy a hacerlo cuando Dios es Todo y se manifiesta y acontece a cada instante!

Si esto es así, no comprendo tus contestaciones previas.

Me has preguntado si soy “creyente”, que deriva del verbo “creer”, y si Dios “existe”, conjugación del verbo “existir”. ¿Me permites que acudamos al Diccionario de la Academia de la Lengua para verificar el significado de “creer” y “existir”?

¡Tú mismo…!

En lo relativo a “creer”, el Diccionario señala siete acepciones. La primera es “Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado”. La segunda, “Dar firme asenso a las verdades reveladas por Dios”. Y la sexta acepción se refiere, sin ambages, a “creer en Dios”. En cuanto a “existir”, la Academia ofrece tres posibles usos: “Dicho de una cosa, ser real y verdadera”; “tener vida”; y “haber, estar o hallarse”.

Aplicado al caso, lo que el Corazón y mi experiencia consciencial y espiritual me indican es que ninguna de estas definiciones o determinaciones tienen nada que ver con Dios. ¡Absolutamente nada!

Porque el entendimiento humano sí puede “alcanzar” a Dios, ya que Dios es, íntima y primordialmente, cada uno de nosotros. Y Dios no puede “revelarnos” nada, pues no es ajeno o distinto a nosotros mismos y la “revelación” exige una diferenciación y una separación entre quien la da y quien la recibe. Por ello, con relación a Dios, de nada valen ni el verbo “creer” ni la expresión “creyente”.

Y porque Dios no es una “cosa”, ni “tiene” vida, ni “está” ni se “halla” en parte alguna, tampoco en el célebre Cielo. Por lo que a Dios tampoco le es de asignación el verbo “existir”, ni cabe, por tanto, afirmar que “Dios existe”.

Más adelante, formando parte del contenido de otra pregunta, Emilio concluye con una reflexión con la cual me siento totalmente identificado:

"En este escenario y atendiendo a tu pregunta, es indudable que son numerosas las personas que, en el lenguaje cotidiano, se declaran “creyentes” o hablan de “creer” en Dios o de que Dios “existe”. Y es perfecto, no pasa nada. Simplemente, en su proceso evolutivo, aún no han tomado consciencia de que así, desde sus pensamientos, ideas y esquemas mentales, están marcando una división y una distancia y fabricando una frontera entre Dios y ellas, lo que conduce a la visión de Dios como algo o alguien “exterior”. Pero esa escisión y esa barrera son sólo una ficción mental; no son reales".

En efecto, creer en un Dios externo, es una declaración propia de los juicios del ego. Si somos Hijos de Dios y hemos sido emanados de Su Mente como una Expansión Creadora, no podemos Ser diferentes a como Dios nos ha creado, es decir, no podemos ser un cuerpo separado de su Fuente, sino, la esencia misma de la Fuente.

Concluyo con una reflexión: Si Dios hubiese condenado a su Hijo, en realidad, se habría condenado a si Mismo. De igual manera, cada vez que condenamos a un hermano, lo que estamos haciendo es condenándonos a nosotros mismos.

Reflexión: ¿Puedo  "ser" algo separado de Dios?

martes, 15 de agosto de 2017

Leo y las afecciones cardiacas

Nos encontramos bajo las influencias del tránsito del Sol por el signo de Leo. Es por ello, que vamos a dedicar una serie de artículos a analizar, desde varios puntos de vista,  las enfermedades más comunes relacionadas con este signo.
Los textos astrológicos coinciden en asignar al signo Leo las siguientes zonas fisiológicas: el corazón, la región dorsal de la espina, el cordón espinal, la aorta y la vena cava superior e inferior.
Para el desarrollo de este artículo, vamos a centrarnos en el estudio del corazón.


CORAZÓN

Wikipedia

El corazón es el órgano muscular principal del aparato circulatorio en todos los animales que poseen un sistema circulatorio (incluyendo todos los vertebrados). En el ser humano es un músculo hueco y piramidal situado en la cavidad torácica. Funciona como una bomba aspirante e impelente, impulsando la sangre a todo el cuerpo.

En el ser humano su tamaño es un poco mayor que el puño de su portador. El corazón está dividido en cuatro cámaras o cavidades: dos superiores, llamadas aurícula derecha (atrio derecho) y aurícula izquierda (atrio izquierdo), y dos inferiores, llamadas ventrículo derecho y ventrículo izquierdo. El corazón es un órgano muscular autocontrolado, una bomba aspirante e impelente, formado por dos bombas en paralelo que trabajan al unísono para propulsar la sangre hacia todos los órganos del cuerpo. Las aurículas son cámaras de recepción, que envían la sangre que reciben hacia los ventrículos, que funcionan como cámaras de expulsión. La aurícula derecha recibe sangre poco oxigenada desde:
  • la vena cava inferior (VCI), que transporta la sangre procedente del tórax, el abdomen y las extremidades inferiores.
  •  la vena cava superior (VCS), que recibe la sangre de las extremidades superiores y la cabeza.

La vena cava inferior y la vena cava superior vierten la sangre poco oxigenada en la aurícula derecha. Esta la traspasa al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide, y desde aquí se impulsa hacia los pulmones a través de las arterias pulmonares, separadas del ventrículo derecho por la válvula pulmonar.

Una vez que se oxigena a su paso por los pulmones, la sangre vuelve al corazón izquierdo a través de las venas pulmonares, entrando en la aurícula izquierda. De aquí pasa al ventrículo izquierdo, separado de la aurícula izquierda por la válvula mitral. Desde el ventrículo izquierdo, la sangre es propulsada hacia la arteria aorta a través de la válvula aórtica, para proporcionar oxígeno a todos los tejidos del organismo. Una vez que los diferentes órganos han captado el oxígeno de la sangre arterial, la sangre pobre en oxígeno entra en el sistema venoso y retorna al corazón derecho.

El corazón impulsa la sangre mediante los movimientos de sístole (auricular y ventricular) y diástole.

Se denomina sístole a la contracción del corazón (ya sea de una aurícula o de un ventrículo) para expulsar la sangre hacia los tejidos.

Se denomina diástole a la relajación del corazón para recibir la sangre procedente de los tejidos.

Un ciclo cardíaco está formado por una fase de relajación y llenado ventricular (diástole) seguida de una fase contracción y vaciado ventricular (sístole). Cuando se utiliza un estetoscopio, se pueden distinguir dos ruidos:
  • el primero corresponde a la contracción de los ventrículos con el consecuente cierre de las válvulas auriculoventriculares (mitral y tricuspidea);
  •  el segundo corresponde a la relajación de los ventrículos con el consecuente retorno de sangre hacia los ventrículos y cierre de la válvula pulmonar y aórtica.
Anatomía del corazón
El corazón es un órgano musculoso hueco cuya función es bombear la sangre a través de los vasos sanguíneos del organismo. Se sitúa en la parte inferior del mediastino medio, donde está rodeado por una membrana fibrosa gruesa llamada pericardio. Está envuelto laxamente por el saco pericárdico que es un saco seroso de doble pared que encierra al corazón. El pericardio está formado por una capa parietal y una capa visceral. Rodeando a la capa de pericardio parietal está la fibrosa, formado por tejido conectivo y adiposo.

La capa serosa del pericardio interior secreta líquido pericárdico que lubrica la superficie del corazón, para aislarlo y evitar la fricción mecánica que sufre durante la contracción. Las capas fibrosas externas lo protegen y separan.

El corazón se compone de tres tipos de músculo cardíaco principalmente:
  • Músculo auricular.
  •  Músculo ventricular.
  • Fibras musculares excitadoras y conductoras especializadas.
Estos se pueden agrupar en dos: músculos de la contracción y músculos de la excitación. A los músculos de la contracción se les encuentran: músculo auricular y músculo ventricular; a los músculos de la excitación se encuentra: fibras musculares excitadoras y conductoras especializadas.

Estructura del corazón
De adentro hacia afuera el corazón presenta las siguientes capas:
  • El endocardio, una membrana serosa de endotelio y tejido conectivo de revestimiento interno, con la cual entra en contacto la sangre. Incluye fibras elásticas y de colágeno, vasos sanguíneos y fibras musculares especializadas, las cuales se denominan Fibras de Purkinje. En su estructura encontramos las trabéculas carnosas, que dan resistencia para aumentar la contracción del corazón.
  • El miocardio, es una masa muscular contráctil. El músculo cardíaco propiamente dicho; encargado de impulsar la sangre por el cuerpo mediante su contracción. Encontramos también en esta capa tejido conectivo, capilares sanguíneos, capilares linfáticos y fibras nerviosas.
  • El pericardio es una membrana fibroserosa de dos capas, el pericardio visceral seroso o epicardio y el pericardio fibroso o parietal, que envuelve al corazón y a los grandes vasos separándolos de las estructuras vecinas. Forma una especie de bolsa o saco que cubre completamente al corazón y se prolonga hasta las raíces de los grandes vasos. En conjunto recubren a todo el corazón para que este no tenga alguna lesión.
Válvulas cardíacas
Las válvulas cardíacas son las estructuras que separan unas cavidades de otras, evitando que exista reflujo retrógrado. Están situadas en torno a los orificios atrioventriculares (o aurículo-ventriculares) y entre los ventrículos y las arterias de salida. Son las siguientes cuatro:
  •  La válvula tricúspide, que separa la aurícula derecha del ventrículo derecho.
  •  La válvula pulmonar, que separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar.
  • La válvula mitral o bicúspide, que separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo.
  • La válvula aórtica, que separa el ventrículo izquierdo de la arteria aorta.
Enfermedades cardíacas

Enfermedades cardíacas congénitas:
  • Comunicación interauricular.
  • Comunicación interventricular.
  • Tetralogia de Fallot.
  • Transposición de los grandes vasos
Cardiopatía isquémica:
  • Angina de pecho.
  •  Angina de Prinzmetal.
  •  Infarto agudo de miocardio.
  • Sindrome de Dressler.
Enfermedades del endocardio y valvulopatías:
  •  Endocarditis.
  • Endocarditis de Libman-Sacks.
  •  Insuficiencia aórtica.
  • Estenosis aortica.
  •  Insuficiencia mitral.
  •  Estenosis mitral.
  •  Prolapso mitral.
  •  Insuficiencia tricuspídea.
  • Estenosis tricuspídea.
  •  Estenosis pulmonar.
Enfermedades del miocardio:
  • Miocardiopatía (Miocardiopatía dilatada, Miocardiopatía hipertrófica).
  • Displasia arritmogénica.
Enfermedades del pericardio:
  • Pericarditis.
  •  Derrame pericárdico.
  • Taponamiento cardiaco.
Afecciones del sistema de conducción eléctrica del corazón:
  • Síndrome del nodo enfermo.
  • Bloqueo auriculoventricular.
  • Bloqueo de rama derecha.
  • Bloqueo de rama izquierda.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White.
  •  Extrasístole supraventricular.
  • Taquicardia paroxística.
  •  Taquicardia supraventricular.
  •  Flutter auricular.
  •  Fibrilación (Fibrilación auricular, Fibrilación ventricular).
  

Enric Corbera (Bioneuroemoción)

Corazón
3ª Etapa. (Movimiento, valoración).

Conflicto: Desvalorización por no poder defender mi territorio (real o simbólico).

Miocardio: Conflicto de desvalorización de uno mismo que concierne a la eficacia del corazón (deportistas).
Pericardio:
1. Ataque directo al corazón (una operación).
2. Conflicto de miedo por el propio corazón o el de los demás. (Miedo a un ataque o problema cardiovascular).

Resentir: “Mi ex mujer se queda con la casa”. “Quiero volver a la casa de mi madre". "Dejo la puerta abierta para que mi madre pueda volver".

Válvula mitral: "Nunca está el macho cuando se le necesita".
Endocardio: "Eso me arranca el corazón".
Miocardio: "No lo consigo, mi corazón no es lo suficientemente fuerte".

Las personas con enfermedades cardiacas suelen ser personas que algo las ha obligado a cerrarse a la intimidad y al amor. Han endurecido su corazón. Y sólo se rompe un corazón duro. Estas personas que no escuchan a su corazón, que sólo se dejan llevar por la razón y la mente, acaban padeciendo alguna enfermedad del corazón. Finalmente el corazón toma el mando, y acaban a la fuerza prestando atención a su corazón.

Amores:
Sístole auricular: Recibe la sangre - Es Femenina.
Sístole ventricular: Lanza la sangre - Es Masculina.  

Infarto. (Arterias)
4ª Etapa (Relación).
Conflicto: Conflictos de territorio. Conflictos de desvalorización respecto a la eficacia de mi corazón.
Resentir: “No consigo que mi corazón sea suficientemente fuerte". "He perdido mi empresa", "He perdido mi mujer" (si son territorio). Es un Pat masculino (cerebro derecho) en femenino sería una angina de pecho o un enfisema pulmonar.

No nos olvidemos de que el corazón es casa.
Buscar siempre el lado afectivo y el lado profesional.


Angina de Pecho
4ª Etapa (Relación).
(Venas coronarias)

La angina de pecho, también conocida como angor o angor pectoris, es un dolor, generalmente de carácter opresivo, localizado en el área retroesternal, ocasionado por insuficiente aporte de sangre (oxígeno) a las células del músculo del corazón.

Conflicto: Conflicto de pérdida de territorio. Igual que un enfisema pulmonar. Es un Pat femenino (cerebro izquierdo) en masculino sería un infarto.

Con úlcera de arterias coronarias:
En hombre diestro: Conflicto de territorio. Conflicto biológico de pérdida de territorio o del contenido del territorio (la compañera abandona el territorio).
En mujer zurda: mujer zurda: Conflicto sexual. No copular o de no haber sido apareada, casi siempre acompañado de depresión sin disbalance hormonal.
En mujer diestra consumidora de píldora: Conflicto de territorio en la mujer viril.
En mujer menopaúsica que reacciona de forma masculina: conflicto de territorio en la mujer viril.
En hombre zurdo y mujer diestra con presencia de constelación esquizofrénca. (Las arterias coronarias son derivados de los arcos branquiales y su inervación está regida por el córtex cerebral)



Louise L. Hay

Corazón
Representa el centro del amor y la seguridad. Mi corazón late al ritmo del amor.

Causa probable: Viejos problemas emocionales no resueltos. Falta de alegría. Endurecimiento del corazón. Entrega al esfuerzo y al estrés.
Nuevo modelo mental: Alegría, alegría. Con amor permito que el júbilo inunde mi mente, cuerpo y experiencias.

Infarto de miocardio
Causa probable: por ganar dinero o posición se ha arrancado toda la alegría del corazón.
Nuevo modelo mental: Devuelvo la alegría al centro de mi corazón. A todos expreso mi amor.


Jacques Martel

Corazón
El corazón simboliza el amor, la paz y la alegría de vivir; por lo tanto, los problemas cardíacos proceden frecuentemente de una carencia de amor, de una tristeza, emociones inhibidas que volverán en superficie incluso después de varios años. Mi corazón está endurecido por las heridas anteriores.

Creo sinceramente que la vida es difícil, estresante y que es una lucha de todos los instantes. Me siento frecuentemente en posición de supervivencia, en un estado en que pienso que sólo mi esfuerzo aportará algunos dividendos. Estoy inquieto, sobreexcitado, angustiado o demasiado frágil para conservar mi equilibrio emocional. Ahogo inconsciente mi niño interior y le impido expresar toda esta maravillosa alegría de vivir. El corazón está asociado a la glándula del timo; ésta que es responsable de la producción de las células “T”  del sistema inmunitario se debilita y resiste cada vez menos a las invasiones si vivo mucha ira, odio, frustración o rechazo de mí – mismo.

El corazón necesita amor y paz. La vida está hecha para ser tomada con la actitud de un niño: apertura, alegría, curiosidad y entusiasmo. Incluso si tengo necesidades afectivas por colmar, intento quedar en un equilibrio armonioso, con una apertura del corazón suficiente como para apreciar cada gesto de mi existencia. Acepto amarme más, quedarme abierto al amor por mí y los demás. Me divierto, me relajo, tomo el tiempo de ser. Dejo de “tomarme en serio”. Me siento libre de amar sin obligación, sabiendo que soy feliz a pesar de todo. Existen varias expresiones para describir el corazón y sus diferentes estados: ser “sin corazón”, “tener corazón”, “escuchar su corazón”.

Si alguien me hace la observación del tipo “no tienes corazón”, compruebo este mensaje que la vida me envía. Quizás es el signo de que tendría que cambiar algo. ¿Vivo un desequilibrio? ¿Tengo palpitaciones? ¿Estoy perturbado en el plano emocional? Poco importa la respuesta, no espero a estar enfermo para comprender y aceptar los cambios en mi vida. Me mantengo despierto, abro mi corazón a todo lo que es bueno para mí.

Infarto del miocardio
Cuando oigo hablar de alguien que tuvo un infarto, en el lenguaje popular, esto significa habitualmente que la persona tuvo un infarto del miocardio. También esto se llama “crisis cardíaca” o “achaque cardíaco”.

El órgano más frecuentemente afectado por un infarto es el corazón, el centro del amor en el interior de mí, el núcleo de mis emociones. El achaque cardíaco es para el cuerpo un modo desesperado de enseñarme que voy demasiado lejos, que presto demasiada atención a los aspectos materiales, externos y anodinos de mi vida, mi estatuto social, en vez de volver a lo esencial de mi vida que es la alegría de vivir del corazón en familia, de expresar el amor, de amarse a sí mismo, de saborear cada momento con intensidad. Estoy tan atado a todo lo que forma parte de mi “territorio” (mi mujer, mi trabajo, mis amigos, mi casa, etc.) que si tengo la sensación de haber perdido o que estoy a punto de perder algo o a alguien en el interior de mi territorio, puedo resistir a lo que sucede y haré una crisis cardíaca. Quisiera “con todo mi corazón” seguir siendo el jefe, el dueño a bordo.

Los achaques cardíacos también están vinculados a mis propios sentimientos y a lo que vivo con relación a éstos. ¿Hasta dónde soy yo capaz de sentir el amor y de expresarlo a los demás? ¿Hasta qué punto soy yo capaz de amarme y aceptarme tal como soy? ¿Me obligo yo a ser “alguna otra persona” y hacer demasiado para probar a los demás lo que soy y lo que valgo? ¿Es mi ira, mi frustración, mi agresividad que, demasiado tiempo contenidas, ya no pueden más y explotan?

El descubrimiento de los aspectos más importantes y significativos de la vida no se reduce a la cantidad de dinero ganado o al éxito que tengo. El corazón puede estar asociado a la compasión y al amor pero también puede asociarse a su opuesto que es la hostilidad, el odio y el rechazo. El achaque cardíaco se produce generalmente en un período de la vida en que, bien es demasiado fuerte la competición, bien vivo una presión financiera aliada a la falta de cariño creciente de la familia y de mis seres queridos cercanos. Es la separación entre mis sentimientos, mi implicación, mis relaciones y el Universo así como sus ritmos naturales que atrofian mi corazón. Pienso rechazar a los demás pero en el fondo, me rechazo a mí mismo. Necesito ir con la corriente y tomar el tiempo de aceptar todo lo que la vida debe darme y comprender, para volver a hallar la p habitan y que sólo piden nutrir mi corazón y conservarlo en buena salud.az interior y sentir en todo mi cuerpo la ternura, la dulzura, el amor que me habitan y que sólo piden nutrir mi corazón y conservarlo en buena salud.  


Angina de Pecho
Angina viene de la palabra latina ANGENE que significa apretar. Es un dolor muy vivo asociado a la región principal del corazón (centro energético del amor). Esta falta temporal de oxígeno al nivel de los músculos que rodean el corazón aporta todas las consecuencias que conozco: insuficiencia del caudal sanguíneo en esta región, intervención quirúrgica, puente, etc.…

El corazón representa frecuentemente el motor o la máquina de mi sistema. Cuando doy demasiado amor (con una actitud de apego), puede que el corazón se canse de todas estas preocupaciones y que ya no sienta suficiente alegría en estas situaciones (de aquí el riego sanguíneo disminuido).

Si estoy en situación de angina, posiblemente tomo demasiado a pecho la vida y las cosas que hago y que me gustan. Mis inquietudes (tanto como mis alegrías) están exageradamente ampliadas: me irrito y me hieren fácilmente, vivo insatisfacción, tristeza o irritación con relación a una situación la cual, al final, no es tan grave. Puede que reciba una primera señal de alarma de mi cuerpo después de estos estados de ser: espasmos o dolor que perfora el corazón. Éste lanza un S.O.S. para que tome consciencia de los sentimientos que me habitan y del hecho que estoy de algún modo destruyéndome con mis pensamientos desacordes, poniendo en peligro mi armonía interior, y dándome “mala consciencia”.

Grandes alegrías pueden también traer crisis de angina porque, en este momento, el centro de energía del amor (el corazón) se abre más y puede activar la memoria de grandes penas que están presentes y así provocar una crisis de angina. Hago quizás mucho por obligación y no con alegría y placer. Así, deja la alegría de circular. Es como si prestase atención a los demás (su felicidad y sus dolencias) en vez de ocuparme de mi propio bienestar primero. Mi ego es tan presente y activo que está separado de la totalidad del ser, lo cual conlleva un bloqueo en el plano emocional. Es un aumento inconsciente de la estima de sí colocando casi exclusivamente la atención sobre los demás.

Es el principio judeo–cristiano de la entrega por el sacrificio. Dar a los demás! Me vuelvo vulnerable y se manifiesta el miedo a abrirme a los que amo. “Ya nada me alcanza, pero empiezan los dolores!” Espasmos, puntos en el corazón, extremidades frías (manos y pies). Mi cuerpo me advierte seriamente que algo va mal (este aviso se reconoce mejor generalmente en el plano metafísico – psíquico que físico). Inconscientemente puedo desear dejar la “vida terrestre” porque tengo la sensación de estar ahogado por las preocupaciones y que no sé cómo salirme, pero el tiempo no necesariamente ha llegado! ¿Qué temo, en el fondo? La vida es un intercambio continuo.

Doy tanto como recibo, como la contracción y la dilatación de los vasos sanguíneos, sino vivo un desequilibrio y mi atención debe volver a este equilibrio necesario a una vida sana. Es un proceso fundamental en la existencia humana porque soy un ser divino que debe expresarse en este equilibrio.
Mi toma de consciencia es ésta: Dejo de tomar la vida en serio y me mantengo abierto!. Es fácil porque no tengo ganas de morir sino que tengo ganas de vivir, de abrirme al amor y dejar cualquier lucha de poder. Pongo mi atención sobre los aspectos hermosos de la vida.
Aprendo a amarme tal como soy: mi energía vital podrá así volver a la vida.
Son los primeros pasos hacía un restablecimiento serio de esta enfermedad.

Un último punto que recalcar: vigilar todas las expresiones vinculadas con el corazón: “un corazón de piedra, un corazón duro, no tiene corazón, es un sin corazón”, etc.
Cada expresión es la indicación de que sucede algo que merece mi atención…


Lisa Bourbeau

Corazón
Bloqueo físico: Las enfermedades cardíacas ocupan actualmente el primer lugar en las causas de mortalidad.

Bloqueo emocional: Cuando hablamos de una persona "centrada", hablamos de aquella que deja que su corazón decida, es decir, que vive en armonía, alegría y amor. Cualquier problema del corazón señala una actitud contraria, o sea, que esta persona se toma la vida demasiado a pecho. Se esfuerza más allá de sus límites emocionales, lo cual la incita a hacer demasiado físicamente. El mensaje más importante de los problemas cardíacos es: ¡ÁMATE A TI MISMO! La persona con problemas de corazón olvida sus propias necesidades y quiere hacer demasiado para sentirse amada por los demás. Como no se ama lo suficiente, busca que los demás la quieran por lo que hace.

Bloqueo mental: Este tipo de problema te indica la urgencia de cambiar la percepción que tienes de ti mismo. En lugar de creer que el amor sólo puede venir de los demás, sería más sensato que te lo dieras a ti mismo. De este modo, ese amor estará siempre presente en ti; no tendrás que recomenzar continuamente para recuperarlo. Cuando alguien depende de los demás para cualquier cosa, siempre hay que rehacer. Cuando sepas cuán especial eres como persona y tengas más autoestima, estará siempre presente en ti. Te sugiero que te dediques al menos diez elogios al día para ayudarte a restablecer el contacto con tu corazón.
Cuando lo hayas hecho internamente, tu corazón físico se dejará guiar. Un corazón en buen estado sabe soportar las decepciones amorosas y afectivas; no tiene miedo de no ser amado.

Esto no quiere decir que no hagas nada por los demás; al contrario, sigue haciéndolo, pero con una motivación diferente. Lo harás por el placer de hacerlo y no para comprar el amor de los demás ni para probar que eres digno de ser amado.