viernes, 28 de abril de 2017

Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: "La Bella y la Bestia". 2ª parte

El afirmar que el hombre camina por la vida sin rumbo, puede interpretarse como una afirmación excesivamente rigurosa, sin embargo, la realidad de cada día nos demuestra, que la confusión y el afán de evasión se va apoderando lentamente de las mentes de los hombres.

Recientes estudios estadísticos, demuestran que la depresión y las enfermedades psicosomáticas, en general, están aumentando en la sociedad. Muchos piensan que la razón de este crecimiento debemos buscarlas en las circunstancias sociales que estamos viviendo, que no permiten dar salida y satisfacción a los propósitos humanos, sin embargo, existe otro motivo más profundo y menos valorado, a pesar de ser el más importante, me estoy refiriendo a la falta de significado de la vida, a la falta de norte espiritual.
Desde que nacemos, nuestros padres se preocupan, por lo general, en alimentarnos y en vestirnos, en darnos una educación cultural que nos permita el día de mañana ser grandes personajes, hombres de provecho, pero olvidan que el niño necesita comprenderse a sí mismo, para lograr sobrevivir en el complejo mundo en el que vive, él necesita echar raíces sólidas, necesita establecer un dialogo de comprensión con su mundo íntimo, de tal modo que pueda poner orden en él, pues es el único modo que logrará vivir con equilibrio y orden en el mundo exterior.
Los Cuentos de Hadas, ayudan al niño a alcanzar esa conquista interna, pues les transmite de un modo sutil, por vía intuitiva, una educación moral que ha de convertirse en los sólidos cimientos de la realidad que ha de construir.
Este trabajo va dirigido, especialmente, a los padres y educadores, pues de dar a conocer las claves ocultas que darán un significado espiritual y trascendente a los Cuentos de Hadas. Ahora bien, no es nuestro propósito, que al comprender el mensaje oculto del cuento, el padre revele su contenido al niño, ya que cualquier interpretación racional que hagamos, privará al niño de la magia alquímica que le llevará a sentirse, él y sólo él, el héroe, el vencedor de la prueba.
Por ello, hagamos un paciente esfuerzo y evitemos que nuestro hijo adivine que conocemos sus sentimientos más profundos y su implicación con el cuento.
Como ya hemos dicho en otra ocasión, el uso de la Astrología nos ayudará a ir desvelando los misterios de la vida que, tan extraordinariamente, se ha recogido en la tradición popular de los Cuentos de Hadas. En esta ocasión, vamos a analizar el cuento de la Bella y la Bestia, y para ello, he elegido la versión traducida por Yolanda Chaves y publicada por Walt Disney (Ed. Gaviota, s.a)

 1ª Escena: Prueba del Príncipe. “Aprender a Amar
“Hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano, vivía un Príncipe en un hermoso castillo…”

¿Quién es ese Príncipe, astrológicamente? Espiritualmente, la condición de Príncipe, nos revela que somos herederos de un “reino”, de un “poder”. En Cábala, el Séfira que hereda los poderes de “Arriba”, de la Divinidad es Hesed, cuya representación planetaria es Júpiter. Este planeta, regenta al signo del Elemento Fuego, Sagitario, y vemos que dicho arquetipo, es el que resume los trabajos “principescos”, es decir, a través de Sagitario, el hombre debe ser heredero, instrumento de la divinidad y exteriorizar su Designio Divino. El Príncipe está en analogía con el signo de Sagitario cuya misión es ser portador de altos valores espirituales y morales.

En el Mandala de estudio situamos a Sagitario como Ascendente (sector astrológico que nos informa de los rasgos de la personalidad, expresando los atributos del Yo), y a partir de ahí, comenzamos su estudio.
Otra pista que nos aporta la narración del cuento, es la procedencia de su reino. Un “país lejano”, esto es, la Tierra del Espíritu en relación a la Tierra Humana. El Elemento Fuego en relación a Elemento Tierra, se entiende como lo que está más allá de la realidad.
Nos refiere el narrador que el Príncipe lo tenía todo. Las posesiones en Astrología debemos buscarlas en las Casas Terrestres Fijas (He) y en especial la Casa II, si lo que pretendemos es tener información de sus riquezas materiales. Si nos trasladamos al Mandala, encontramos que Sagitario-Príncipe posee en abundancia a Capricornio (signo que ocupa la casa II), es decir, posee potencialmente el poder de hacer tangible las cosas, de materializarlas, es decir, el poder sobre el mundo material, donde adquiere un gran poder ejecutivo para conseguir cualquier deseo físico.

Sin embargo, era caprichoso, egoísta y cruel. Estas cualidades oscuras del Príncipe-Sagitario, debemos buscarla formando parte de su naturaleza inconsciente, en el sector donde se manifiestan nuestros deseos más íntimos y faltos de luz-conciencia. Este canal, es la Casa XII, que como podemos ver, está dando cobijo al signo fijo del Elemento Agua Escorpio. Este signo, interpretado como una cualidad del alma irredimida, como un aspecto negativo, es el responsable de los atributos antes descritos: egoísmo y crueldad. En Escorpio, el hombre se siente poderoso y trata de ejercer su poder sin tener en consideración a los demás.
“Una noche fría llegó al castillo una vieja mendiga”

¿Por qué una noche fría? Esa noche es el estado de conciencia en el que vivía el Príncipe. Es la noche de la “prueba”. El signo Escorpio en Casa XII, le estaba invitando a enfrentarse a su propia oscuridad interna.

La vieja mendiga, es un estado evolutivo de la conciencia que nos revela sabiduría. Al tratarse de una mujer, está mostrándonos un aspecto del alma, se trata del alma vieja, de la propia sabiduría, que deseaba habitar en el interior del Príncipe, en su morada, en su mundo interno y emocional. La imagen de mendicidad nos hace intuir los trazos del servicio y el desprendimiento, y ello nos lleva a activar el canal VI, la Casa de la Servidumbre. En esta Casa aparece el signo de Tauro, signo donde se concentra todo el potencial de Sabiduría, destilada a través del Amor, como la Fuerza constructiva del universo.
Tauro es el signo de la belleza, no tan sólo la material, sino también la espiritual. Alcanzar este nivel de conciencia, nos indica que estamos a un paso de alcanzar la perfección. Tauro aporta color a la naturaleza y dota de hermosura todo cuanto crece. Es el símbolo de la Rosa, y no es casualidad que sea una rosa la flor que le ofrece la anciana. La Rosa es el símbolo que recoge los esfuerzos del espíritu por lograr dominar sus vehículos inferiores. Las espinas de las rosas son las pruebas que nos enriquecerán en el camino, que no hará sabio, y el destilar de la flor es el canto a la pureza, el Amor. Por lo tanto, la anciana, le estaba regalando –mostrando-, el camino que debía tomar el Príncipe, representante del Espíritu. Le estaba ofreciendo la oportunidad de desprenderse de las ataduras de Tauro, al poder, al gozo, al placer mundano y transmutar sus emociones dando vida al verdadero Amor Espiritual.

El color de la rosa, rojo, nos aporta una pista significativa por parte del autor. El rojo es el color del planeta Marte, el responsable del impulso emocional y del potencial sexual y creador. Esa pureza a la que alude la “vieja”, es una pureza que debe ser conquistada en ese sentido, pues en verdad, Escorpio en la Casa XII, nos está indicando un mal uso con las fuerzas generadoras. La prueba es superar el sentimiento de la pasión desmedida.
La mendiga le dijo: “no te dejes engañar por las apariencias, la auténtica belleza está en el interior de las personas”.

Si tuviésemos que resumir en una frase el mensaje del signo Tauro, tendríamos que hacer uso de las palabras de la vieja mendiga. En efecto, el Príncipe no supo ver los “trabajos” de Tauro en su Casa VI. Esto nos sucede prácticamente a todos, pues este sector de nuestra vida nos invita a enfrentarnos a una prueba kármica que exige ser redimida, atendida e inevitablemente superada. Se trata de la asignatura que hemos ido dejando pendiente, vida tras vida, y ahora nos reclama ser atendida inexorablemente. En este caso, la prueba es aprender a amar, no lo superfluo, sino lo profundo y eterno.
Continúa el Cuento diciéndonos, que en verdad la anciana era una hechicera y que vio que en el corazón del Príncipe no había amor. Como castigo lo convirtió en una bestia y lanzó un hechizo sobre todos los habitantes del castillo.
En verdad, que el sector VI en astrología, posee esa magia transmutadora y liberadora. En ese sector debemos desprendernos de las tendencias más viejas y caducas que hay en nosotros, y ellas son las que conocen mejor que nadie lo que ocurre en nuestro corazón, al tiempo que puede convertirnos en seres de una calidad inferior, es decir, el estancamiento, la no aceptación de la prueba, nos convierte en seres inferiores y nos lleva a quedar rezagados en el proceso de la evolución.
Antes de desaparecer, la vieja le entregó un espejo encantado que lo conectaría con el exterior y le dejó la Rosa, la cual se mantendría fresca hasta que alcanzara la edad de 21 años. Para romper el hechizo, tendría que amar a otra persona y conseguir ser correspondido antes de que cayera el último pétalo de la Rosa. Si no lo conseguía, quedaría para siempre convertido en Bestia.
¿Qué significado se esconde detrás de ese espejo mágico? Podríamos decir que la hechicera no abandonó por completo al Príncipe en su desdicha, pues puso en sus manos una poderosa herramienta, que se convertiría en el único “arma” con la que poder conseguir superar la prueba.
El espejo le permitiría contemplar su feo rostro, esa figura, ese aspecto de su personalidad, que habría permanecido oculta por la poderosa imagen del Príncipe. Cabalísticamente, Yesod-Luna, es el Séfira que hace funciones de “espejo”, pues su papel es proyectar los contenidos de los demás Séfiras (Centros de Consciencia), con el propósito de que éstos lleguen al mundo material. Esta misma función, es desarrollada por la Luna, que como vemos va reflejando la luz del Sol-Espíritu. Pues bien, el signo que regenta el planeta Luna es Cáncer y en el Mandala de estudio ocupa el sector VIII, el que nos revela el contenido de nuestros inconsciente, esa parte de nuestra personalidad desconocida y por lo general rechazada.

Cáncer es el signo por donde emanan los sentimientos más puros; representa el nacimiento  del deseo en el hombre, el cual está impregnado de un gran poder transmutador. Por lo tanto, ese espejo mágico – Cáncer – situado en el mundo oscuro del inconsciente, le estaba indicando al Príncipe que debía proyectar emociones y sentimientos de sublime pureza, que debía elevar las vibraciones de sus sentimientos y desear nobles propósitos.

Por otro lado, se fija un tiempo para superar la prueba, los 21 años. A esa edad, el hombre adquiere el Cuerpo Mental y comienza a trabajar en la dinámica de Libra, donde deberá aprender a integrar lo opuesto a través de la experiencia de complementación: se trata del matrimonio alquímico. Si en la etapa anterior, es decir, durante los trabajos del Cuerpo de Deseos, personificados por los signos de Agua y las Casas de Agua (Cáncer, Escorpio, Piscis, Casa IV, VIII y XII), no se consigue sublimar la naturaleza emocional, de tal modo que seamos capaces de amar a los demás, entonces, quedaría para siempre estancado en la impureza de sus emociones como una Bestia. Dejará de ser Sagitario-Príncipe, para convertirse en Escorpio-Bestia.

Por lo tanto, debemos situar este signo, Escorpio, como Ascendente, mientras permanezca bajo los ropajes de la Bestia. Si así lo hacemos, comprobaremos que la Casa VII, la que nos habla de los demás y sobre todo, de nuestro complemento, está ocupada por el signo de Tauro. Es esta la razón  por la que se fija como fecha límite, al caer el último pétalo de la Rosa. Él debe integrar su otro-yo, el amor profundo, en su personalidad, si no lo hace, quedaría siempre dividido, identificado con sus valores más primarios, representados por Escorpio irredimido. Quedaría preso del egoísmo; preso de su crueldad y fealdad.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 118

LECCIÓN 118

Para los repasos de mañana y noche:

1. (105) Mías son la paz y la dicha de Dios.

2Hoy aceptaré la paz y la dicha de Dios en grato intercambio por todos los sustitutos de la felicidad y de la paz que yo mismo inventé.

2. (106) Déjame aquietarme y escuchar la verdad.

2Permite que mi débil voz se acalle, para poder oír así la poderosa Voz de la Verdad Misma asegurarme que yo soy el perfecto Hijo de Dios.

3. A la hora en punto:
2Mías son la paz y la dicha de Dios.

3Media hora más tarde:
4Déjame aquietarme y escuchar la verdad.


¿Qué me enseña esta lección?

1. (105) Mías son la paz y la dicha de Dios.

En el mundo de percepción fabricado por el ego, la paz y la dicha es una conquista que está condicionada por el tipo de relación que experimentamos.

Vivir en paz y gozar de la dicha, depende de los regalos que recibamos de los demás, por lo que ponemos en sus manos su logro.

Sin embargo, cuando despertamos y la visión de lo que verdaderamente somos se muestra a nuestra mente, a nuestra consciencia, la paz y la dicha forman parte de la esencia del Ser.

La paz y la dicha es el regalo que Dios pone a nuestra disposición al habernos creado a Su Imagen y Semejanza.

La paz y la dicha deben formar parte de nuestras acciones creadoras, pues es inevitable que, cuando expandimos nuestra mente, no se manifiesten los atributos con los que hemos sido dotados.

¿Dónde estás buscando la paz?
¿Qué precio estás dispuesto a pagar para lograr la paz?
¿Crees que tu paz depende de  los demás?

2. (106) Déjame aquietarme y escuchar la verdad.

Escuchar la voz del ego, supone dejarte llevar por las ensordecedoras voces del conflicto, de la sinrazón, de los enfrentamientos, de la venganza, de las tribulaciones, del miedo, del ataque, de la culpa y del castigo.

Quedar preso de la telaraña tejida por las redes del ego, es quedar prisionero de la turbulencia que nos impide gozar de un momento de paz y de dicha.

Es necesario acallar esas voces y sustituir ese enmarañado diálogo, por palabras y frases que nos permitan expresar la verdad que se manifiesta cuando nos sentimos en paz y dueños de la dicha divina.

Hoy ha sido un día turbulento en el ámbito profesional. He vivido momentos de gran tensión que apenas si me permitían pensar con lucidez. A pesar de ello, he encontrado el modo de no caer presa del desequilibrio y en parte de la desesperación. He conseguido mantenerme en paz y con un sentimiento de dicha, gracias a que he elegido vivir mi paz y mi dicha y he envuelto, aquello que me rodeaba, con el espíritu de la paz y de la dicha.

He sido consciente de la tensión de los momentos, pero también he sido consciente de la fortaleza de la que somos poseedores cuando nos manifestamos con plena consciencia espiritual.

¿Qué sueles hacer cuando vives una experiencia de conflicto?
¿Qué tiempo dedicas diariamente a la práctica de aquietar tu mente?

jueves, 27 de abril de 2017

Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: "La Bella y la Bestia". 1ª parte


“Todos son necesarios, al igual que los ingredientes de un gazpacho”
Al abordar este tema, me siento obligado a analizarlo desde tres perspectivas diferentes. Por un lado, describir la importancia de los Cuentos de Hadas en el desarrollo de la psique humana. Por otro, compartir una visión nueva y diferente del empleo de la Astrología en nuestras vidas, y por último, sin que ello le reste importancia, un acercamiento al lenguaje de los símbolos, como herramienta, imprescindible, para conocer el mensaje de nuestro Yo Espiritual y de nuestro inconsciente.

Para desarrollar el primer objetivo, haremos un acercamiento psicológico de la importancia de los Cuentos de Hadas y basaré este estudio en la visión recogida por un importante y célebre psiquiatra y psicólogo infantil, el Doctor Bruno Bettleheim, experto en educación de niños difíciles y en cuyo sistema pedagógico, estudió profundamente la influencia de los Cuentos de Hadas en la educación.
En su obra “Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas” (ed. Crítica), examina los cuentos más conocidos de la cultura occidental y pone de relieve su función liberadora y formativa para la mentalidad infantil.

Para desarrollar el segundo de los objetivos, presentar una visión distinta, original y creativa de la Astrología, voy a analizar uno de los Cuentos de Hadas más simbólicos y que hoy en día está muy de moda, me refiero a la Bella y la Bestia. Haciendo uso de Mandalas, iremos viendo como la narrativa de este cuento describe minuciosamente, las verdades que están inscritas potencialmente en los 12 Grandes Arquetipos Astrológicos que conocemos comúnmente como signos del zodíaco.
Comprenderemos, como el hombre en su progresivo desarrollo de conciencia, sigue fielmente los patrones cósmicos. Podríamos plantearnos, y así lo haremos, si los inspirados escritores de cuentos, no recibieron por vía intuitiva la comprensión de verdades que traspasaban su capacidad consciente y que sólo supieron plasmar por vía inspirativa, poética, soñadora, imaginativa, o lo que es lo mismo, inconscientemente. O tal vez, deberíamos descubrirnos ante verdaderos hacedores de la magia, que estando en posesión de conocimientos trascendentes sobre misterios ocultos de la existencia, plasmaron en un lenguaje acorde para ser entendido por el Ser Profundo, que con el tiempo adoptaron cuerpo de tradición y se convirtieron en narraciones fabulosas, en cuentos mágicos, en verdaderas obras de arte, que siempre perdurarán en el tiempo, porque en verdad expresan verdades eternas.

Así pues, vamos a contemplar a la Astrología desde su vertiente creativa, no como estamos acostumbrados a verla en su aspecto predictivo. La Astrología, abarcando el sentido más amplio que podremos conocer sobre los orígenes de nuestra naturaleza y la de las Fuerzas Creadoras, abarca un amplio terreno interpretativo, tanto es así, que tendríamos dificultad si quisiéramos poner límites a sus manifestaciones.
En la actualidad, hablamos de Astrología Mundana, para referirnos a las interpretaciones de cartas propias de países, de gobiernos.  Hablamos de Sinastría, para abarcar el estudio de Cartas Astrales en el terreno de las relaciones humanas o de pareja. Hablamos de Astrología Horaria para estudiar hechos y fenómenos que forman parte de nuestra cotidianidad. Hablamos de Astrología Predictiva, y entonces hacemos referencia a cálculos de Cartas basadas en la Teoría de las Progresiones o Revoluciones. Igualmente, podemos ampliar el estudio astrológico y aplicarlo al terreno de la salud y entonces hablamos de Astrología Médica, o al terreno del progreso psicológico y hablamos de Astrología Psicológica.

En el estudio, abarcaremos aspectos de la Astrología Espiritual, de la Astrología Cabalística y de la Astrología Psicológica.
Al igual como ocurre con los Cuentos de Hadas, que como hemos dicho expresan verdades eternas, la Astrología se expresa en esos mismos términos de eternidad y debemos añadir que abarca un sentido holístico del Ser y de su existencia.
Por último, y para cubrir el tercero de los objetivos marcados, nos ocuparemos de analizar los símbolos, lo que nos permitirá conocer las claves que son necesarias para poder comprender el lenguaje con el que normalmente se expresan los Cuentos de Hadas, el mismo lenguajes con el que se expresa nuestro Yo Espiritual y que además de los Cuentos, podemos ver expresado en los sueños y en las anécdotas circunstanciales de nuestras vidas.
Citando a Bruno Bettelheim: “Si deseamos vivir, siendo realmente conscientes de nuestra existencia, nuestra necesidad más vigente y difícil es la de encontrar un significado a nuestras vidas”.

“No se adquiere repentinamente, ni a una edad determinada, sino que se logra tras haber alcanzado la madurez psicológica, y esto, exige un largo desarrollo”
“Hay demasiados padres que exigen que las mentes de sus hijos funcionen como las suyas. Sin embargo, la autocomprensión, se desarrolla tan lentamente como nuestro cuerpo y mente”.

“Actualmente, la tarea más importante y al tiempo la más difícil en la educación de un niño es la de ayudarle a encontrar sentido a la vida”.
“El niño mientras se desarrolla debe aprender, paso a paso, a comprenderse mejor. Para alcanzar un sentido más profundo, es preciso creer que uno puede hacer una importante contribución a la vida, si no ahora, en el futuro”.

“En esta tarea, nada más importante que el impacto que causan los padres y aquellos que están al cuidado del niño; en segundo lugar, lo ocupa en importancia, nuestra herencia cultural y la literatura aporta una gran información”.
“La literatura, si quiere enriquecer la vida de un niño debe estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su intelecto y a clarificar sus emociones; ha de estar de acuerdo con sus ansiedades y aspiraciones, hacerle reconocer plenamente sus dificultades, al tiempo, que le sugiere soluciones a los problemas que le inquietan".

Resumiendo, debe estar relacionada con todos los aspectos de su personalidad al mismo tiempo.
Este es el papel de los Cuentos de Hadas, ya que de ellos se puede aprender mucho sobre los problemas internos de los seres humanos.

¿Cuáles son las aportaciones de los Cuentos de Hadas?         
  • Aportan importantes mensajes al consciente, preconsciente e inconsciente.
  • Hacen referencia a los problemas humanos universales que preocupan a la mente del niño que se encuentre en desarrollo.
  • Aportan una enseñanza moral (bien-mal).
  • Enseña que la lucha entre las serias dificultades de la vida es inestable, y que estas, cuando son afrontadas con valor, se llega a dominar y alcanzar la victoria.
  • Nos enseña sobre la polarización de la mente.
  • Ayuda a la comprensión y alienta el desarrollo de su personalidad.
  • Ayuda a conectar con el aspecto religioso de la vida.
  • Es terapéutico, encuentra las soluciones mediante la contemplación de la historia.
Continuará

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 117

LECCIÓN 117

Para los repasos de mañana y noche:

1. (103) Dios, al ser Amor, es también felicidad.

2Quiero recordar que el amor es felicidad y que nada más me puede hacer feliz.
3Elijo, por lo tanto, no abrigar ningún sustituto para el amor.

2. (104) Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.

2EI amor, al igual que la dicha, constituyen mi patrimo­nio.
3Éstos son los regalos que mi Padre me dio.
4Acep­taré todo lo que en verdad me pertenece.

3. A la hora en punto:
2Dios, al ser Amor, es también felicidad.

3Media hora más tarde:
4Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.

¿Qué me enseña esta lección?

1. (103) Dios, al ser Amor, es también felicidad.

Albergamos la falsa creencia de que merecemos el castigo de Dios por haberle fallado.

Nos sentimos pecadores y buscamos en el castigo, la redención de nuestros pecados.

Vemos el Rostro de nuestro Padre, con la faz transfigurada por la cólera y la ira…

Le tenemos miedo y temor.

¿Cómo podemos sentirnos feliz si alimentamos esta creencia?

¿Cómo podemos pensar que nuestro Padre, que nos ha creado a Su Imagen y Semejanza, libre de toda limitación, puede ser el brazo ejecutor del rigor, del dolor, de la pena?

Dios es Amor y nosotros, Sus Hijos, somos Amor.

Cuando esta Verdad forme parte de nuestra consciencia, entonces viviremos en una eterna felicidad.

Tema de reflexión: El amor hacia los hijos.

2. (104) Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.

Somos Todo lo que es Verdadero.

Somos Amor. Somos Dicha.

Somos Paz. Somos Libertad.

Somos Abundancia. Somos Plenitud.

Somos Perfecto. Somos Eternos.

En Verdad, Somos Dios en Formación.

¿Por qué vamos a elegir la senda del dolor, de la tristeza, del sufrimiento, del miedo, del castigo, de la necesidad?

Busco únicamente lo que en verdad me pertenece y esa verdad, la he encontrado en mi interior.

Tema de reflexión: ¿Qué estás buscando?

miércoles, 26 de abril de 2017

Cuento para Tauro: "Un bello despertar - Final"

  • Y pensar que tan sólo hace 20 minutos, me disponía a huir de la ciudad y procurarme una velada espléndida. Pero que más da, lo cierto es que he de acudir a la recepción de esta tarde y presentar los informes del mes. –Sr Don…, no podía alejar aquellos pensamientos de su cabeza y continuó organizando sus ideas-.
  • ¿Pero qué ocurrirá cuando sepan todos que intento negar la apertura de las exposiciones de pintura y escultura en el banco. Intentarán desollarme vivo, al igual que en la pesadilla. No, no puedo permitir que este comité de la juventud quede sin la oportunidad que merecen. Les apoyaré, y si he de enfrentarme con la oposición, no importa, aportaré de mis propios ingresos los medios para fomentar dichos actos… -aquellos pensamientos atormentaban una y otra vez el espíritu intranquilo del gran magnate, cuando, una vez más, sería el camarero quien lo haría volver a la realidad-.
  • Sr, perdóneme de nuevo, pero le vuelven a llamar por teléfono. Es un tal Sr...
  • Dígame…
Desde el otro lado del  micrófono, una voz nerviosa y entrecortada, apenas si podía hablar.
  • Señor, perdóneme la torpeza, pero el chófer está enfermo y no disponemos en estos instantes de ningún sustituto.
  • No se preocupe, iré andando.
  • Pero, ¡Sr Director! -exclamó admirado el interlocutor-, con el calor que hace...
  • Usted limítese a demorar unos 15 minutos la reunión.
  • Pero, Sr Don…
Tan sólo pudo oír el chaquillo del teléfono al colgar, quedando sorprendido por tan inesperada respuesta. 

En su paseo, cruzó su camino con dos vagabundos que tenían un particular parecido con un recuerdo no muy lejano. Se les acercaron pidiéndole ayuda o, al menos, el resto del cigarro que casi quemaba sus labios. Pasó de largo sin mirarlos; de repente, paró sus pasos y quedó inmóvil. Su cuerpo estaba rígido.

En esos momentos una luz apareció en su corazón. Algo desconocido pero bello. 

Volvió hacia atrás y habló a ambos con amabilidad. Les invitó a acompañarle en su paseo y le ofreció un cigarro a cada uno.

En su recorrido se encontraron con una lujosa pastelería y, cosa poco habitual en él, sorprendiendo incluso a los dependientes, pasó de largo, pero no sin antes haber dado a sus nuevos amigos el suficiente dinero como para que devorasen un par de docenas de dulces de los mejores. 

Anduvo con rapidez, tropezando con el bulto de un hombre inválido, que se arrastraba borracho por el suelo, balbuceando ayuda para saciar su sed de alcohol. 

No pensó en lo que debería hacer. Lo tomó en brazo y se acercó a la parada de taxis más cercana. 
  • Por favor, al hospital más próximo.
Se le estaba haciendo tarde para la entrevista. Sabía que su voto para dar una respuesta afirmativa era imprescindible y único, por lo que debía llegar antes que, los de su comité tomasen la palabra y pronunciasen la negativa. 

Se apeó delante de un gran edificio que llevaba inscrito en su fachada, en un gran rótulo luminoso, su nombre, el mismo que el de la empresa. 

Subió rápidamente las escaleras y no se preocupó en aquella ocasión, en esperar el ascensor como habitualmente solía hacer, aunque tan solo tenía que ir a la segunda planta. 

Llegó casi asfixiado y se dijo que debería perder algún peso. 

Ambos comités estaban reunidos y tan sólo esperaban, que de un momento a otro se concretara la respuesta final al proyecto. 

Pero de pronto el estrépito de la puerta al abrirse bruscamente, hizo que el que se disponía a confirmar lo que iba a ser una sentencia negativa, volviese su rostro hacia la entrada, y con expresión de satisfacción, se apresuró a dar la noticia a su jefe. 
  • Sr Director…, al fin, ya pensábamos que no vendría y nos disponíamos a refrendar, con su aprobación, el acuerdo de negación contra la apertura de las exposiciones, patrocinado por la sección de arte y…
  • Ya está bien Sr..., conozco, al igual que usted, todas las clausulas que han sido verificadas en respectivas sesiones de nuestro comité, es más, como máximo representante de él, invalido desde este momento los acuerdos obtenidos hasta la fecha y me inclino a satisfacer la demanda del comité patrocinador de la universidad de bellas artes, dándole mi aprobación para que en la fecha dispuesta se inicien las aperturas.
Nadie podía creer lo que allí estaba pasando. No daban crédito de lo ocurrido. En su comité estaban todos extrañados y sorprendidos, en cambio el comité demandante estaba, estaba, no encuentro otras palabras que las de muy agradecido y sumamente satisfecho, y no porque habían encontrado a un gran personaje de las finanzas, sino porque la belleza es un vinculo externo del amor, y aquella persona había actuado con belleza y sabiduría. Era portador de un bienestar que desprendía una gran asignatura aprendida, la de saber AMAR.


FIN

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 116

LECCIÓN 116

Para los repasos de mañana y noche:


1. (101) La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.
2La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.
3Lo único que me puede hacer sufrir es la creencia de que hay otra voluntad aparte de la Suya.


2. (102) Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.
2Comparto lo que la Voluntad de mi Padre dispone para mí, Su Hijo.
3Lo que Él me ha dado es lo único que quiero.
4Lo que Él me ha dado es lo único que existe.


 3. A la hora en punto:
2La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.


3Media hora más tarde:
4Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.


¿Qué me enseña esta lección?



1. (101) La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.


Cuan equivocado estamos, cuando pensamos que somos herederos del pecado. 

Cuan equivocado estamos, cuando partiendo de la creencia del pecado buscamos el castigo como la única vía de redención.

Cuan equivocados estamos, cuando entendemos que para encontrar la salvación debemos sufrir, sacrificarnos e incluso morir.

Nada más lejos de la realidad. Todas esas creencias deben ser expiadas, pues dan cuerpo al error.



La Voluntad de Dios para su creación es la felicidad. Debemos regocijarnos de esa verdad y liberarnos del pesado fardo que nos mantiene prisionero de la tristeza.

Tema de reflexión: ¿Qué necesitas para ser feliz?



2. (102) Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.

¿Acaso encuentras satisfacción en el dolor?

¿Acaso encuentras felicidad en el sufrimiento?

¿Acaso encuentras libertad en el castigo?

¿Acaso encuentras paz en el sacrificio?

¿Te sientes bien aportándole significado a la culpa?

¿Encuentras valor dándole cabida al miedo?

Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.

Tema de reflexión: ¿Qué te impide ser feliz?

martes, 25 de abril de 2017

Cuento para Tauro: "Un bello despertar - 4ª Parte"

El Fiscal parecía contento con su exposición, y dirigiéndose al jurado, les dijo:
  • He aquí a un hombre, víctima de uno de los más extendido de lo errores, su ignorancia. Conociendo estos detalles y dada su demostrada entereza y su flaqueza en el amor, pido que se le ofrezca una nueva oportunidad en la que pueda demostrar su arrepentimiento. 
El Juez tomó el mallete y asintiendo en aquella petición buscó la opinión del abogado defensor.
  • ¿Tiene algo que objetar o que añadir a la petición formulada por el Sr Fiscal?
  • Nada tengo que añadir, excepto conocer la opinión de mi defendido. 
Pero cuando se iba dirigir al acusado, el Fiscal se le adelantó, interviniendo con cierta brusquedad en la sala.
  • Perdone, Sr Juez…, perdónenme todos los presentes, pero debo pedir que se demore la sentencia, pues acaba de comunicarme mi ayudante que hemos olvidado algunas acusaciones, que a nuestro entender deben ser sopesadas. Pido disculpas, pero debemos ser exhaustivos en nuestros deberes. 
Cuando todo parecía haber terminado, de nuevo aquella pesadilla parecía renacer, y en aquellos momentos el Sr Don…, se estaba preguntando si podría soportar por mucho tiempo aquella situación que se le hacía cada minuto más asfixiante. 
El Fiscal se dirigió en voz baja al abogado defensor y, tras un breve intercambio de palabras, fue la defensa la que tomó la iniciativa. 
  • Sr Juez, una vez tomada referencia de las pruebas que presenta el Sr Fiscal quisiera comenzar el interrogatorio de mi defendido…
  • Tiene usted a palabra, Sr abogado.
Desde el fondo de la sala partió un ruido sordo. Todos dirigieron sus miradas hacia aquel lugar y pudieron conocer la razón de tanto alboroto. Se trataba de una pantalla gigante que se deslizaba de una pared a otra.
Cuando todos habían satisfecho aquella curiosidad, no pudieron evitar quedarse de nuevo sorprendidos. En esta ocasión, las luces se apagaron quedando toda la habitación a oscuras, pero no por mucho tiempo, ya que de repente un haz de luz se centró magistralmente en la pantalla, tomando vida. 
La voz de la defensa sacó a todos los presentes de aquel estupor. 
  • Sr Don…, fíjese bien en la pantalla y ponga atención. Díganos, si su actuación es correcta, o por el contrario no lo es. 
Inmediatamente la pantalla se transformó y el acusado se vio paseando. Se dirigía al centro de la ciudad. Como en tantas ocasiones solía hacer, gustaba de ir deleitando un buen cigarro puro y pudo comprobar cómo muchos a su paso le saludaban y felicitaban. Eran aquellos que algún día esperaban recibir favores de él. 
En aquella ocasión le salieron al paso varios mendigos, pidiéndole y rogándole que les ayudase o al menos, les entregase el aromático cigarro que ya casi consumía entre sus labios.
Pudo ver cómo despedía de un puntapiés a aquellos personajes, al tiempo que escupía a su lado despectivamente. 
Cuando hubo andado varios metros se encontró a un pobre hombre que le saludó afectivamente. A éste le faltaba una pierna y vendía papeletas de rifa. Se acercó a él -como siempre hacía-, y le devolvió el saludo dando un suave golpe en su hombro. Tuvo la oportunidad de comprar varias participaciones de rifa y entregó, a petición de aquel infeliz, una suntuosa propina. Él sabía que aquel desdichado había perdido la pierna debido al abuso de la bebida y que su dinero le proporcionaría la posibilidad de que le amputasen la otra. Pero ello no parecía importarle al distinguido Sr Don…
Se paró de nuevo, sometiendo al escaparate de una lujosa pastelería a un minucioso análisis; al cabo de un tiempo se decidió por un par de aquellos dulces de crema con nata de chocolate, y un par de aquellos otros de piñones; aún le cabrían unos tocinitos de cielo, aunque con la torrija no podría. 
Volvió el rostro y pudo encontrar de nuevo la imagen de los vagabundos que le observaban fijamente, con expresión de extrañeza e incomprensión.


Fue en ese momento de tensión cuando, de repente, la imagen desapareció y, en su lugar, se dejó oirá la voz, de la defensa.
  • Y bien… ¿qué le ha parecido su actuación?
  • Creo que estoy un poco confundido -explicó el acusado sin comprender lo que sucedía-. Tenía entendido que es usted mi abogado defensor, ¿no es cierto?
  • Está usted en lo cierto, Sr Don…, gracias a mi actuación su alma quedará limpia de escoria. Y ahora si le parece podemos continuar…
  • Prefiero no contestar su pregunta! -contestó indignado el acusado-.
  • Sepa usted, Sr Don…, que su acción no fue de indiferencia y, por lo tanto no será arrojado al Valle de la Nada, pero también es cierto que tampoco fue la más adecuada. Tan sólo demostró usted ser una persona de grandes instintos y deseos humanos, pero está muy lejos aún del verdadero sentimiento, de lo que es Amor.  
Viendo que el acusado no contestaba, hizo un ademán, indicando al Juez que daba por finalizada su intervención.
  • Tiene usted la oportunidad de presentar su testigo Sr Fiscal. Por favor sea breve, nuestro tiempo se agota. 
De nuevo el proyector se puso en funcionamiento, y en esta ocasión pudo ver la imagen de un señor de avanzada edad, su pelo era blanco y poco cuidado, su delgadez le daba una presencia lastimosa, pero no por ello parecía estar descontento. Su rostro permanecía aún oculto, pero su vida era reconocida para el acusado. Le conocía como así mismo, y su mayor asombro fue cuando aquel anciano descubrió su arrugado rostro.

No pudo controlar su sorpresa y admiración. Aquel hombre era el mismo. Aquel cuerpo esquelético y deforme era él. Parecía estar arruinado físicamente pero, sin embargo, emanaba una gran vitalidad moral. Aquella persona estaba entregada a la contemplación , mientras daba de comer a los pájaros.

Las personas que paseaban, le miraban extrañados, pero una gran parte de ellos conocían la historia de un gran magnate, rico y agraciado, que abandonó todas sus riquezas por una vida mediocre y pasiva en los negocios, pero pletórica de paz interna.

Sr Don…, se preguntaba como podía estar allí, en aquella pobre situación, y sus deseos parecieron haber sido oídos por el viento y transmitidos al proyector.

Pudo ver, cómo a causa de su egoísmo e impetuosidad, llevó a la ruina a todos aquellos que le rodeaban.
Acabó con la vida de su esposa, la cual en sus últimos días de vida lamentó haberse unido a aquel monstruo humano. Su hija abandonó el hogar y desde ese día fue desheredada, pero cualquier situación era mejor que estar conviviendo con aquel ser sin amor.

El resultado de sus viles actuaciones hizo que todos se pusieran en su contra y quedara solo y arruinado.
Aquel golpe no pudo soportarlo y su mente quedó turbada, para ya nunca más volver a dirigir ninguna empresa, por insignificante que esta fuese.

Habla salido del centro psiquiátrico hacia pocos años. Ya era un indefenso anciano que acabaría sus últimos días en unos de aquellos fríos bancos del parque, con la única distracción y amistad que la que encontraba en los pájaros.
  • ¿Le ocurre algo Sr Don…? Parece que está usted afectado en grado extremo. ¿Qué le ha parecido su propia vida Sr Don... ?  
Las palabras del Fiscal coincidieron con el final de aquellas escenas, y de nuevo se dirigían al acusado.

Pero éste, no podía hablar, estaba mudo y sediento de vida, pero no por ello le impidió que en un último esfuerzo y, vencido en aquella cruel batalla, musitase:
  • Por favor, sáquenme de aquí. Por favor, sáquenme de aquí. -repetía una y otra vez el acusado-.
  • Señores del jurado, pueden dar ustedes el veredicto. ¿Creen que el acusado es culpable o inocente? -las palabras del Juez fueron inflexibles-. 
De entre el jurado, una persona se levantó. El veredicto estaba a punto de convertirse en una sentencia. Todos estaban pendiente de aquella decisión, todos menos uno, el acusado, el Sr Don…
  • Declaramos al acusado, ¡CULPABLE!. 
El Juez alcanzó rápidamente el mallete y levantando su diestra golpeó tres veces seguida en su mesa, al tiempo que dijo:
  • Sr Don..., póngase de pie. Debe conocer que en la causa que le ha sido promovida se le juzga a usted culpable de los cargos ya expuestos en esta sala, y por lo tanto, deberá usted decidir entre el futuro que se le abre con un horizonte pobre y sin placeres, o un pasado, donde usted encontrará un vacío sin límites. 
Viendo que no recibía respuesta, el Juez insistió una y otra vez, hasta que...
  • Sr Don…, Sr Don…, conteste a nuestra pregunta.
  • Sr Don…, Sr Don…, despierte, lo llaman por teléfono…
  • ¡Qué…! ¿Qué ocurre?. No, no, yo no puedo… Sí prometo…
  • Perdone Sr Don… creo que ha tenido usted una pesadilla. Quedó usted profundamente dormido y no quise molestarle. Su llamada Señor.
  • Gracias, gracias, muchas gracias. Espere, tenga usted, por sus servicios.
  • Le estoy, muy agradecido. 
El camarero quedó sorprendido por aquel gesto de generosidad y fue rápidamente a dar cuenta de ello a su jefe, ya que suponía algo excepcional, que la propina la hubiese entregado el rey de las finanzas, y vaya propina.
  • Señorita, por favor, póngame con el Sr... 
Aún no se podía creer que estuviese despierto. Buscó en el bolsillo del chaleco el reloj, y cual fue su sorpresa al comprobar que no eran las tres aún.
Le era imposible creerlo. Había estado dormido tan sólo 15 minutos y la pesadilla, aquel sueño, pareció durar toda una vida. 

  • Señor..., por favor mándeme urgentemente al chófer, estoy en el restaurante. Tengo que presentarme sin falta ante de las tres en el comité. Gracias!
Continuará...