sábado, 16 de julio de 2016

Cuento para Veuliah: "La empresa más próspera"

El rey Daleth acababa de cumplir 84 años de edad, y la verdad, se sentía cansado para seguir gobernando.
Ya no era el ardiente joven que a los 21 años fue nombrado monarca de Hesed, la tierra de la abundancia.
Su vitalidad se había apagado con el paso de los días y ahora sabía que debía ceder el cetro del poder a sus herederos.

Pero esto que parecía tan simple no le resultaba tan sencillo. Conocía la naturaleza de sus hijos y sabía que de dejar la corona en manos de uno de ellos los demás se disputarían ese derecho.
Con esa preocupación, el soberano Daleth convocó a los Siete Ancianos y buscó en ellos la voz de la sabiduría que durante todos aquellos años habían demostrado.
  • Sabios Consejeros, quiero que seáis vosotros los primeros en conocer mi voluntad de abandonar este cetro. Las fuerzas físicas me traicionan y apenas si me responden cuando las necesito. Mi ciclo en este mundo carnal llega a su fin y es hora de que uno de mis hijos herede el trono y ocupe mi puesto.
Las palabras del rey estaban muy meditadas y los sabios se dieron cuenta de ello.
  • Tenéis razón Majestad, pero vuestra preocupación no parece ser esa -dijo uno de los ancianos-
  • Es cierto, mi preocupación amigos míos es saber a quién elijo como heredero -explicó el rey-.
Todos comprendieron la causa que afligía el corazón del noble rey, y conmovido por ello, el más sabio de los Ancianos, dijo:
  • Tal vez haya una solución Majestad. Hacedle participar en una prueba y aquel que consiga vencer ese será el elegido para tan elevada misión -explicó el anciano -.
  • Sí -exclamó el rey con cierta euforia-, puede ser una buena idea.
Sin demorarlo por las tiempo, todos se pusieron a pensar en una prueba eficaz, y entonces...
  • Ya lo tengo -gritó el anciano que acababa de ser iluminado-. La corona será para aquel que consiga presentarnos la empresa más próspera.
Así fue, como los cuatro hijos se pusieron a trabajar en la elaboración de la empresa que le diese más frutos.
Tenían para ello tres meses, al final de los cuales debían presentarse de nuevo ante su padre.
El tiempo pasó rápidamente y el día esperado llegó. Los cuatro aspirantes se presentaron puntualmente ante su padre, el cual les dijo:
  • Veamos, ¿qué tenéis que ofrecerme?.
  • Padre, tu hijo Arien ha descubierto nuevas tierras y las pone bajo tu poder, son las más ricas de cuantas hemos conocido -dijo uno de sus hijos -.
  • Amado padre, tu hijo Canciah ha descubierto nuevos yacimientos de agua y con ellos nuestras tierras serán más fértiles -dijo otro de los hijos -.
  • Padre, tu hijo Libraiah, ha descubierto el modo de volar, y con ello nuestro reino se podrá ampliar.
  • Padre tu hijo Veuliah, tan solo puede ofrecerte sus servicios, su capacidad para trabajar -expresó el último de los hijos -.
El rey tras oírles, se reunió de nuevo con los Siete Ancianos y tras un breve intercambio de opiniones, todos coincidieron en el candidato que iba a ser elegido.

El rey Daleth reunió a sus cuatros hijos y les dijo:
  • Tras haber consultado la sabiduría de los Ancianos, y por unanimidad, mi voluntad es que sea Veuliah el próximo rey de Hesed. Esta tierra ya es lo suficientemente grande como para desear nuevos continentes, es rica en agua y no pretende anchar sus fronteras. En cambio, sí necesita unas manos fuertes y trabajadoras que cultive y administre las abundantes semillas que poseemos.
Así fue, como Veuliah gobernaría el reino de Hesed, y durante todos sus años de soberanía, llevó la prosperidad a todas sus empresas.

Fin

Diálogo con el Ángel Veuliah

  • Te he dado poder, no para que lo malgastes en la conquista de los goces de los sentidos, sino para que insufles en tus hermanos de generación, el noble afán de edificar una sociedad inspirada en la dicha del Eterno Edén.
  • Conoces los límites y tu Alma se ilumina con el esplendor de la pureza.
  • Ahora sí estás preparado para ser semejante a Dios y utilizar tu poder creador en dar vida a un mundo de Libertad y Amor.
  • Inspírate en los Grandes Señores…, en aquellos en los que su comportamiento ha sido Justo.
  • Inspírate en las Almas Nobles y Elevadas…, en aquellos en los que su comportamiento ha dado muestra de servicio y abnegación.
  • Inspírate, peregrino, en los Seres Celestiales…, en aquellos que ofrecen su Luz para que la Obra Humana se desarrolle en los parajes de lo Eterno.
  • Comparte con el mundo tu pureza…, háblales de la Dicha, de la Gracia, de la Esperanza, de la Fuerza del Perdón…, para que se inspiren en tus hazañas y puedan unirse a la Confraternización de los Hijos de la Luz.

Plegaria y Exhorto de Veuliah


PLEGARIA

VEULIAH: Rey Dominador.
Oh Eterno, yo imploro tu socorro y mi plegaria de la mañana se eleva hacia ti.


VEULIAH, Haz que en mi fuero interno resplandezca la luz
para que mis sentimientos se acomoden
a las exigencias del orden universal
Haz que mi amor se complazca
en todo lo que es noble y elevado.
Haz que mi fuerza interior se proyecte
hacia objetivos sublimes.
Que mis sentimientos, Señor VEULIAH,
se integren armoniosamente al mundo mental,
que sean los felices inspiradores de mi razón
y que unos y otros puedan ser generadores de conciencia.
Sí me has designado, Señor, para hacer tu guerra,
presérvame de todo odio, de todo rencor;
que mi violencia no pueda tener otro objetivo
que el de tu justicia; que mí brazo armado sea aquel
a través del cual es restituida la virtud y la libertad.
Señor VEULIAH, no permitas que para mis hermanos
pueda jamás ser el tirano,
sino el que presta la fuerza y el valor
para permanecer en el seno
de tu justo rigor.


VEULIAH exhorta:

He puesto dentro de ti la guerra
para que puedas mejor apreciar el sabor de la paz;
en ti los deseos se levantarán contra los deseos,
las emociones se opondrán a las emociones
y el amor encontrará en ti mismo su objeto amoroso:
Tú serás tu propio Superstar.
Quiero que ese amor que por tu propia alma sientes,
te inspire hazañas, te catapulte hacia actos heroicos,
con los que incrementar la admiración que sientes hacia ti.
Quiero que ese amor te conduzca fielmente hacia el Bien,
que sea tu vía personal hacia el Conocimiento.
Tu combate, peregrino, no puede ser otro que la guerra
contra la complacencia de lo desueto, de lo corrupto y degradante.
Es por ello que te he nombrado Príncipe en mis ejércitos.
Que tu espada sirva para cortar de cuajo
las raíces que te atan a los atavismos perversos,
y que tu guerra de liberación sea
la que desliga el alma de sus añejos placeres.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Veuliah: "Rey Dominador"

Nombre: Veuliah, "Rey Dominador".

Coro: Virtudes, Ángeles al servicio de Tiphereth-Armonía.

Nombre del Ángel en letras: Vav-Vav-Lamed-Yod-He

Nombre del Ángel en cifras: 6-6-12-10-5

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Enamorados-Enamorados-Colgado-Rueda de la Fortuna-Sumo Sacerdote.

Maestro del Sendero 20 en su trayecto de Retorno.

Días de regencia: 3 de Mayo; 17 de julio; 30 de Septiembre; 11 de Diciembre; 19 de febrero. Del 24 de octubre al 28 de octubre.

Regencia zodiacal: 12º al 13º de Tauro; 24º al 25º de Cáncer; 6º al 7º de Libra; 18º al 19º de Sagitario; 0º al 1º de Piscis; 0º al 5º de Escorpio.

Lo que otorga:

  • Vencer al enemigo y liberarse de las dependencias.
  • Prosperidad en las empresas.
  • Fortalece lo que se tambalea en nuestra vida.
  • Triunfo en carrera militar.
  • Protección contra la discordia y la destrucción de la empresa.
Programa-Lección: Armonía entre los sentimientos y el pensamiento.

viernes, 15 de julio de 2016

Cuento para Mikael: "El hijo del presidente"

No se podía quejar, el joven Mikael, de que la vida le tratase mal. Contaba con todos los placeres que la sociedad podía ofrecerle y, todo gracias a que su padre era muy respetado.

Desde que fue nombrado presidente no hubo un solo día en que la suerte no le sonriera. Donde quiera que fuera, todos querían complacerle y agradarle.

Al principio aquella situación pareció gustarle al joven afortunado, pero al cabo del tiempo Mikael comenzó a
sentirse incomodo, no daba un solo paso que no estuviese controlado. En todos los sitios donde iba, era conocido y no le dejaban pagar.

Sin que el pudiera evitarlo sus compañeros le trataban diferente a los demás. Muchos le envidiaban porque veía que él gozaba de privilegios sin hacer méritos para merecerlo.

Ya empezaba a estar harto de todo. Mikael quería demostrar a todos que él no quería recibir favores que no hubiese ganado a pulso. No tenía culpa de ser el hijo del presidente.

No sabía qué hacer para evitar suscitar envidias entre sus compañeros, pero debía intentarlo, y tendría la ocasión de demostrárselo, pues por aquellos días se acercaba la fecha en la que todos los años se elegía al estudiante más meritorio que representaría a la escuela en un congreso nacional.

Mikael tuvo la idea de que si se presentaba y conseguía salir elegido con sus propios esfuerzos, eso ganaría sus simpatías.

Con especial entusiasmo el joven empezó a trabajar en el proyecto. No descansaba apenas, pues deseaba presentar un excelente trabajo.

Para salir elegido debía elaborar un programa que convenciese a todos los estudiante de que si le votaban el defendería todos sus derechos en el congreso.

Su padre, que le hecho de menos en aquellos días, se interesó por lo que estaba haciendo y quiso comunicárselo:
  • Mikael, hijo, me ha comentado tu madre que te presentas como candidato en el colegio para representarle ante el congreso, ¿es cierto? -interrogó amablemente y con interés-.
  • Sí papa, pero bueno no te preocupes, no merece la pena -contestó queriendo eludir el tema-.
  • Vaya veo que eres humilde. Eso es bueno para un candidato -le dijo su padre -, pero tal vez deba darte algunos consejos, no olvides que tengo experiencia en política -añadió mientras reían -.
  • Bueno papa, yo... -expresó titubeante el joven -.
  • Nada, no hay nada más que hablar, mañana mismo hablaré con los padres de algunos de tus compañeros y les pediré que convenzan a sus hijos para que te voten. Una ayuda nunca viene mal.
  • ¡No! -gritó Mikael muy enfadado -, no debes meterte en este asunto, ¿por qué no dejas que haga algo por mí mismo? Estoy cansado de que todos vean en mí al hijo mimado del presidente. No lo comprendes papa, debo ser yo mismo. Me gusta lo que hago y si no gano, tampoco será el fin del mundo. Déjame aprender por mí mismo.
  • Lo siento hijo, yo no sabía que te estaba haciendo daño -le refirió profundamente afectado su padre -.
  • No te preocupes papa, ya lo he olvidado -le dijo Mikael queriendo ser amable -.
Mikael se presentó a las elecciones y ganó. Sus esfuerzos fueron sinceros y supieron ganar la confianza de sus compañeros. Fue un buen representante en el congreso y aquello le permitió ser reelegido en años sucesivos.

Fin

Diálogo con el Ángel Mikael




  • Dios creó al Hombre a su imagen y semejanza…
  • Y le dotó de sus mismos Atributos creadores.
  • Uno de los trabajos primordiales que el Hombre debe afrontar, es aprender a construir con las pesas y medidas con las que construyó el Universo Elohim, su Creador.
  • Has sido llamado, peregrino, a instruirte para llevar a cabo esa magna labor.
  • De tus acciones, el mundo espera edificaciones sólidas y seguras…
  • De tus acciones, el mundo espera leyes y normas que sean justas…
  • De tus acciones, el mundo debe aprender a actuar conforme a las Leyes Cósmicas.
  • Debes discernir, si la calidad de los materiales destinados para la construcción, son los adecuados.
  • Debes discernir, si la base y los preceptos de las normas y leyes con las que se cimenta la sociedad, están basados en el rigor o en el amor.
  • Debes discernir, si las enseñanzas con las que pretendes instruir al mundo, dan pie al fanatismo o promueven la libertad del pensamiento.

Plegaria y Exhorto de Mikael

PLEGARIA

MIKAEL: Virtud de Dios, Casa de Dios, Semejante a Dios.
El Eterno te guardará de todo mal, Él guardará tu alma.

Señor MIKAEL concédeme el privilegio
de instituir en la Tierra
el orden que rige en el Cielo.
Haz que mi inteligencia comprenda
las divinas medidas
y guíame después hacia las circunstancias
que han de permitirme exteriorizarlas.
Que tu luz me ilumine
para que pueda difundir sólo aquello
que es conforme a las reglas de oro.
No excites mi curiosidad hacia las cosas profanas
y haz de mi una persona ávida de secretos cósmicos.
No permitas, Señor MIKAEL,
que sirva a otro soberano que no seas Tú,
ni que ostente otro poder
que el que me viene directamente de tu trono.
Mantenme, Señor, en tu obediencia,
no me apartes de la esfera de tu Amor.

MIKAEL exhorta:

Has sido llamado, peregrino,
a conquistar el mundo de lo posible.
No quiero de ti edificaciones sublimes
que, por ser prematuras, son inoperantes.
Quiero que construyas para la hora en que vives
y que lo hagas, no en piedra firme,
sino mediante leyes, mediante reglamentos.
Debes ofrecer a tus hermanos un marco
en el que les sea posible vivir la espiritualidad,
en el que les sea cómodo hacerlo
y puedan así adquirir hábitos
que han de permitirles elevar su edificio humano.
Para que puedas llevar a cabo esta obra sin contratiempos,
Yo velaré sobre ti, como lo hice con Caín;
Yo pondré en ti la señal de los elegidos
y por las noches, cuando duermas,
te acogeré en mi casa para que tu alma respire mis virtudes.
Si sigues la estela de mi nombre,
te elevarás por encima de tus contemporáneos
y serás semejante a Dios.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Mikael: "Virtud de Dios, Casa de Dios, Semejante a Dios"

Nombre: Mikael, "Virtud de Dios, Casa de Dios, Semejante a Dios".

Coro: Virtudes, Ángeles al servicio de Tiphereth-Armonía.

Nombre del Ángel en letras: Mem-Yod-Khaf-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras:13-10-11-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Muerte-Rueda de la Fortuna-Fuerza-Mago-Colgado.

Maestro del Sendero 17 en su trayecto de Retorno.

Días de regencia: 2 de Mayo; 16 de julio; 29 de Septiembre; 10 de Diciembre; 18 de febrero. Del 19 de octubre al 23 de octubre.

Regencia zodiacal: 11º al 12º de Tauro; 23º al 24º de Cáncer; 5º al 6º de Libra; 17º al 18º de Sagitario; 29º al 30º de Acuario; 25º al 30º de Libra.

Lo que otorga:
  • Seguridad en los viajes.
  • Suerte en asuntos de política.
  • Olfato diplomático.
  • Triunfo en las relaciones exteriores, en las embajadas.
  • Intuición para descubrir a los traidores. 
Programa-Lección: Orden Político.

jueves, 14 de julio de 2016

Cuento para Hahahel: "El Sumo Sacerdote"


Las campanas de la alta torre de la iglesia repicaron con tristeza en aquella mañana de frío invierno.

En esta ocasión tenían la desagradable misión de anunciar la pérdida de un ser querido, pero también, con aquel acompasado repique, llamaba a las puertas del cielo donde sería recibido con alegría y regocijo.

Hahamiah, había sido durante 40 años el Sumo Sacerdote del reino de Hoch y no había un solo habitante en él, que no le amase. Su bondad, su humanidad, su sabiduría, había ganado los corazones de todos ellos, y ahora no podían evitar el sentir egoístamente su marcha.

El rey de Hoch se encontraba profundamente conmovido. Hahamiah había sido como un segundo padre y durante toda su vida no había conocido a otro ser mas sabio. Su guía espiritual y sus consejos, le habían permitido reinar durante todos aquellos años en la más esplendorosa paz.

¿Quién sustituiría a Hahamiah? -se preguntaba en aquellos difíciles momentos el rey -.

Muchos eran los aprendices que el sabio tenía a su cargo, pero hasta ahora ninguno de ellos había demostrado su eficacia como sacerdote.

El Monarca temía no encontrar al sustituto adecuado y por ello convocó al Gran Consejo y le expresó su preocupación.
  • Amigos míos, el reino ha quedado sin guía espiritual y como bien sabéis no podemos gobernar si una de las dos columnas del Templo falta. Os he reunido para que me asesoréis sobre qué camino he de tomar. ¿Quién ocupará su lugar? -advirtió el rey -.
  • Compartimos tu preocupación Majestad -dijo uno de los ancianos-, y hemos pensado que entre los aprendices debe haber alguno que pueda sustituir al sabio Hahamiah.
  • Debe, debe... -exclamó el rey enfadado -, no quiero suposiciones, quiero hechos.
  • Pongámosles a prueba -dijo otro de los ancianos-, pidámosles que elaboren un ritual que sea digno para dar sepultura al Maestro Hahamiah. Aquel que mejor lo haga, ese será el que ocupe su lugar.
Así se les comunicó a los cuatro candidatos y éstos se pusieron a trabajar. Al cabo de dos días los trabajos estaban terminados, y se lo expusieron al Consejo de Ancianos precedido por el rey.

El primero de los aspirantes se preocupó de alabar sus grandezas. Glorificó su nombre semejándolo a Dios.

El segundo hizo un cántico poético que con dulzura exaltaba la pureza del Maestro.

El tercero, escribió un largo discurso donde narraba la vida del sabio.

En cambio el cuarto, no había escrito absolutamente nada, pero cuando le preguntaron, dijo:
  • Nuestro corazón está triste porque hemos dicho adiós a un amigo, a un Maestro, pero no olvidemos que también es un hombre, y el alma humana no pertenece a este mundo. Su patria esta más allá de estos confines, allí donde reina la armonía de las esferas creadas por Dios. Por lo tanto elevemos nuestros corazones y pidamos al creador que guíe sus pasos por el Sendero de la Luz, para que pronto pueda fundirse con él.
Aquel aspirante era Hahahel, y con sus palabras ganó la confianza de todos.

A partir de aquel día Hahahel sería el nuevo guía espiritual, y lo hizo tan bien, que no echaron en falta la ausencia de Hahamiah.

Fin

Diálogo con el Ángel Hahahel

  • El mundo ha de saber, gracias a ti, que tras las duras jornadas vividas en el lado oscuro de la creación, emergerá un nuevo amanecer… y la Luz teñirá de Vida todo tu paisaje humano, y ya nunca más vivirás en la oscuridad.
  • Eres, peregrino, el encargado de distribuir los tesoros del Alma al mundo…
  • ¡Ojala!, tus gestos no hablen de hazañas inaccesibles y el tono de tu voz sea comprensible para el que busca encontrar la ruta que ha de llevarle al otro lado de la creación, donde la luz brilla con su máxima intensidad.
  • Tu trabajo es esencial para los que llegan cansados, tras batirse en múltiples batallas en su afán por conseguir la perfección.
  • Ofrécele tus Aguas renovadoras…, permíteles sumergirse en ellas…, pues de ese baño purificador, surgirá un ser nuevo.
  • Dile al mundo, que la tristeza dará paso a la alegría, al igual que la noche cede su tutela al día…
  • Dile al mundo, que el odio dará paso al amor, y que ese amor pondrá fin al rigor, a la enfermedad, al dolor, a la traición, pues comprenderemos que no somos fruto de la división…
  • La venda caerá de nuestros ojos y veremos en el rostro de nuestros hermanos, el rostro unificador de Dios.

Plegaria y Exhorto de Hahahel


PLEGARIA


HAHAHEL: Dios en Tres Personas.
Eterno, libera mi alma de labios inicuos y de la lengua engañosa.
HAHAHEL, Transmíteme, Señor, tu aliento,
con la fuerza implacable de quien da un hachazo,
para que tu mensaje penetre en mí
violentamente,
y no pueda perderse ni una sola gota de ese Amor
en mundanos devaneos.
Ayúdame, para que ese Amor que de ti recibo,
vuelva a las fuentes primordiales
enriquecido con mi propio amor humano,
tejido de obras y sacrificios.
Permíteme, Señor, ser el gran protagonista de tu pureza
y no toleres que mis labios exijan de otros
aquello que yo mismo debo restituirte.
Mantenme, Señor, atado a Tu luz,
para que pueda ser, en todo momento y en todo lugar, tu perfecto misionero.

HAHAHEL exhorta:
Yo soy la primavera y el otoño,
el reverdecer tras un ciclo de experiencias,
el ardor juvenil que nace de la madurez,
una vuelta atrás
para recuperar el vigor de los años tiernos
y conquistar cimas que ya no se esperaban.
Soy el Abraham que genera Isaac a los 99 años,
soy esa fuerza imprevista que mana de la razón viva
para iniciar nuevos ciclos.
Soy el Amor que va al Amor,
lo Esencial que va a lo Esencial,
sin detenerse,
y por el camino tortuoso de los sentimientos.
Ojalá puedas seguir mi itinerario
sin sentir la necesidad de detenerte
en la contemplación de espectáculos humanos;
porque entonces descubrirás la grandiosidad del Amor sin fronteras,
sin estrategias, sin objetivos.
Sabrás lo que es Amar por naturaleza,
amar por amar,
amar porque no es posible proceder de otro modo.
Entonces tus labios sólo se abrirán
para formular plegarías,
para cantar, exaltados,
la gloria de lo esencial.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Hahahel: "Dios en Tres Personas"

Nombre: Hahahel, "Dios en Tres Personas".

Coro: Virtudes, Ángeles al servicio de Tiphereth-Armonía.

Nombre del Ángel en letras: He-He-He-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras: 5-5-5-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Sumo Sacerdote-Sumo Sacerdote-Sumo Sacerdote-Mago-Rueda de la Fortuna.

Maestro del Sendero 15 que une Tiphereth a Hochmah en su trayecto de Retorno.

Días de regencia: 1 de Mayo; 15 de julio; 28 de Septiembre; 9 de Diciembre; 17 de febrero. Del 14 de octubre al 18 de octubre.

Regencia zodiacal: 10º al 11º de Tauro; 22º al 23º de Cáncer; 4º al 5º de Libra; 16º al 17º de Sagitario; 28º al 29º de Acuario; 20º al 25º de Libra.

Lo que otorga:
  • Qué la fe arraigue en la naturaleza humana.
  • Inspiración en pláticas religiosas.
  • Vocación para las misiones.
  • Grandeza de alma para dedicarse al sacerdocio y al servicio de Dios.
  • Protección contra los impulsos que llevan a renegar de Dios.
Programa-Lección: Ser protagonista de la Pureza.

miércoles, 13 de julio de 2016

Cuento para Ieiazel: "Un corazón limpio"


Los ojos del rey Irol estaban dolidos por el llanto. Durante siete largos ciclos de la luna, no había cesado de llorar la desgracia que afligía su corazón. Lamentaba la crueldad del destino y no perdonaba las malas artes de Agatán, la bruja que había secuestrado a su única y amada hija.
Irol había ofrecido grandes riquezas a quien lograse salvarla de la indeseable Agatán, pero los poderes de esta hechicera pusieron fin a todas las tentativas, de los valientes caballeros, que uno a uno fueron hechos prisioneros.
La desesperación del rey era cada vez mayor. Estaba dispuesto a ofrecer su reino, si a cambio de ello conseguía tener a su lado de nuevo a su hija.
Agatán, viendo la desolación de Irol, le ofreció un trato. Liberaría a su hija la princesa Azar a cambio de todo su reinado.

Irol que era presa de la locura, estaba dispuesto a ello, pero sus Consejeros se lo impidieron, pues sabían que si el reino caía en manos de Agatán, aquello significaría el fin de todos los pueblos, los cuales caerían en manos de su brujería, quedando para siempre como sus prisioneros.
  • No podéis ceder Majestad. Pensad en vuestro pueblo, lo abandonareis en manos de la malvada Agatán -le expresó uno de sus consejeros -.
  • Pero mi hija Azar, ¿qué le ocurrirá si no cedo al trato de Agatán? Permanecerá prisionera en las mazmorras del tétrico castillo donde habita la hechicera -argumentó apesadumbrado el rey Irol -.
  • Debemos tener valor amado rey -dijo otra voz-. Es el único poder contra el que Agatán no podrá hacer nada. Si tanto es su poder por qué hacer un trato. Algo ha de temer y debemos averiguar qué es.
Un día, cuando apenas acababa de amanecer, un joven pastor se acercó hasta el palacio del rey, pues se le había extraviado una de las ovejas, y le pareció haber tomado aquella dirección. Buscó con mucho ahínco, pero no logró encontrarla. Sin embargo, se sorprendió al ver tantos rostros tristes y al percibir tanto silencio.
  • ¿Qué ocurre en palacio? -preguntó el joven pastor -.
  • ¿De dónde vienes chico?, ¿acaso no sabes que la princesa Azar está prisionera en el castillo de la bruja Agatán? -explicó aquel al que había preguntado -.
  • Vengo del monte. Allí llegan pocas noticias. Soy Ieiazel, el pastor. Estoy buscando a una oveja extraviada, pero tal vez pueda ser de ayuda -advirtió humildemente el muchacho -.
Sin pensárselo más, recogió el resto de las ovejas y se dirigió en dirección al castillo de Agatán.
La bruja pudo ver a través de su bola mágica como se acercaba el pastor y sintió como un escalofrío se apoderó de ella. Aquella inocencia, aquella pureza de corazón, la ponía nerviosa y comprendió que debería utilizar toda su magia si quería vencer a aquel intruso.
  • Alto joven descarado, ¿dónde crees que vas? ¿Acaso no te han enseñado a respetar lo privado? -le interrogó Agatán.
  • Debes ser Agatán, la hechicera. Si es así, te ruego dejes en libertad a la princesa Azar. Su padre y todo su reino sufre por ella -le dijo el osado joven -.
  • Acércate y ven a rescatarla tu mismo -invitó la malvada bruja -.
Agatán sabia que todos cuantos entraban en su morada quedaban prisionero de ella, pero no contaba con algo muy importante, Ieiazel tenía un corazón limpio y ninguna fuerza por poderosa que esta fuese lo ataría manteniéndole prisionero de ella.
Respondiendo a la invitación de la bruja, el joven y puro pastor entró en su morada.  Agatán se llevó una gran sorpresa, al ver como aquel inofensivo joven liberaba de las mazmorras a la bella princesa Azar.
Desde aquel día, la bruja perdió todo su poder sobre el reino que gobernaba el rey Irol, pues el corazón de cada hombre se purificó siguiendo el ejemplo de Ieiazel, el joven pastor.

Fin

Diálogo con el Ángel Ieiazel

  • ¡No nos induzcas en tentación…, sino libéranos del maligno!
  • Me preguntas… ¿quién es el maligno? ¿Acaso no le reconoces?
  • No lo busques fuera de ti, pues tan sólo verás la silueta de sombras a las que has dado vida desde tu interior.
  • El maligno, es el impulso inagotable que te ha inspirado el deseo de individualidad…
  • Ese deseo, te ha permitido ver por ti mismo, pero, igualmente, ha colocado en tus ojos una venda que te impide reconocer el rostro de tu creador.
  • La tentación, es el canto de sirenas que te invita a aprender, por ti mismo, por la vía del rigor, de la experiencia.
  • Es importante que sepas, peregrino, que no debes sentirte culpable por quedar seducido de ese dulce canto, pues gracias a él, cosecharás el saber del mundo.
  • Pero ten presente, que al igual que Ulises mandó a sus hombres a que lo ataran al mástil de su barco para no ceder a las tentaciones de esos cánticos, tú peregrino, deberás saber decir ¡basta!, y de un golpe de timón, dirigir tu nave hacia nuevos mares, donde no alcances a oír esas voces que te llevan, una y otra vez a ganar el pan de cada día, con el sudor de tu frente.

Plegaria y Exhorto de Ieiazel

PLEGARIA

IEIAZEL: Dios que regocija.
¿Por qué, Eterno, rechazas mis plegarias, por qué ocultas tu rostro?

IEIAZEL, Despiértame, Señor, del sueño de la razón,
fertiliza mi mente con los puros anhelos,
haz que pueda ofrecer a la sociedad que me rodea
una visión equilibrada de tu Reino.
Permíteme, IElAZEL, liberarme
de los enemigos interiores y exteriores;
desprenderme de todo aquello que me mantiene prisionero
a los niveles inferiores de tus mundos,
a fin de que a través de mi alma
pueda correr el mensaje que proclama
tus Altos Hechos.
Y cuando la fuente del Aleph
mane de mis entrañas,
mantenme, Señor, próximo a los hombres,
para que no vean en mí un ser extraño;
para que puedan escucharme confiados
y ser, para ellos, canal hacia el Eterno.

IElAZEL exhorta:

Yo me encuentro siempre, peregrino,
más allá de tus fronteras naturales.
No me busques en lo que ves,
en lo que sientes,
en lo que tu lógica humana pueda abarcar.
Búscame en el horizonte sin fin
de lo increado,
allí donde la luz se condensa para formar evidencias.
Y cuando me hayas discernido,
retenme en tus ensoñaciones, cántame,
para que el pueblo de tus células
sienta el placer de ese encuentro
y para que tu entusiasmo desborde
y puedan, los que están junto a ti,
sentir el misterio de mi presencia.
Necesito cantores; necesito rapsodas;
necesito escribas que relaten mi gesta.
Tú has recibido de mi sensibilidad y razón
para narrar con belleza la crónica de nuestro encuentro.
Purifica tu alma, peregrino, para vivir ese día de gloria
plenamente;
para que puedas comprender en toda su amplitud
él significado de mí faz.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Ieiazel: "Dios que regocija"

Nombre: Ieiazel, "Dios que regocija".

Coro: Potencias, Ángeles al servicio de Gueburah-Justicia.

Nombre del Ángel en letras: Yod-Yod-Zain-Aleph-Lamed


Nombre del Ángel en cifras: 10-10-7-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Rueda de la Fortuna-Rueda de la Fortuna-Carro-Mago-Colgado.

Maestro del Sub-Sendero que une Gueburah a Yesod en su trayecto de Ida.

Días de regencia: 30 de abril; 14 de julio; 27 de Septiembre; 8 de Diciembre; 16 de febrero. Del 9 de octubre al 13 de octubre.

Regencia zodiacal: 9º al 10º de Tauro; 21º al 22º de Cáncer; 3º al 4º de Libra; 15º al 16º de Sagitario; 27º al 28º de Acuario; 15º al 20º de Libra.

Lo que otorga:
  • Ver editadas las obras literarias.
  • Liberación de los prisioneros.
  • Consuelo en los avatares de la vida.
  • Amor por la lectura y el estudio de las ciencias.
  • Protección contra los pensamientos sombríos y el desinterés por las tareas sociales.
Programa-Lección: Liberarse de los enemigos interiores.

martes, 12 de julio de 2016

Cuento para Rehael: "La Verdadera curación"


Desde aquel trágico accidente que a punto estuvo de costarle la vida, Mario vivía como un príncipe. Sus padres quisieron hacerle olvidar lo sucedido y pensaron, que lo mejor sería comprarle muchos juguetes y complacerle en todos sus deseos.

La verdad es que al cabo de unos meses, en la habitación de Mario apenas si se podía entrar de tantos
regalos como había recibido, y sin embargo, él no parecía querer olvidar el incidente.

Era un chico inteligente y sabía que con aquella comedia conseguiría llamar la atención de sus padres y lo obtendría todo. Así fue, cómo un chico al que todos apreciaban se convirtió en una persona caprichosa, insoportable y egoísta.

Cuando jugaba con sus compañeros ninguno de ellos lo aceptaba con agrado. La mayoría de las veces los juguetes eran de él y siempre quería ser el director del juego. Al principio no les pareció importante, pues querían que formase parte de la pandilla como antes del accidente, pero con el tiempo su comportamiento era tan insociable que nadie quería jugar con él.

Cierto día y coincidiendo con el comienzo del nuevo curso, Mario conoció a una preciosa chica que acababa de trasladarse al pueblo y que estaba en su misma clase. De inmediato se dijo que debía conquistarla, pues era la más guapa de todas cuantas había conocido hasta entonces.

No tardó en estudiar un plan de ataque. Debía impresionarla y para él aquello no era ningún problema. La chica, que no le conocía en profundidad, se dejó seducir por él, pero no tardaría en comprobar que era un engreído y un orgulloso.

La dejaba en ridículo y nunca se interesó por ella, si no era para alardear delante de sus amigos.

Aquel comportamiento hizo que los pocos compañeros que aún le quedaba, le rechazasen. Había ido demasiado lejos.

Pues bien, ocurrió lo que tenia que ocurrir. A pesar de no ser aceptado, muchos le echaron de menos. Se preguntaban, que le ocurriría. Desde hacía semanas, nadie sabía de él.

Mario estaba muy enfermo. Sufría de fuertes dolores y los médicos diagnosticaron que sus riñones no funcionaban bien y que debían operarle cuanto antes.

Mario estaba muy asustado. Se encontraba en la mesa de operaciones y la anestesia le llevó rápidamente al mundo astral, y desde allí pudo ver como el cirujano intentaba poner fin, al mal que le aquejaba.

No entendía bien lo que estaba pasando, pero alguien se encargaría de explicárselo. Era un ser hermoso, envuelto en luz, el que llamó su atención:
  • ¿Asustado, Mario? -preguntó aquel ser misterioso -.
  • ¿Dónde estoy?. ¿Quién eres tú? - contestó muy asustado -.
  • Estás en el Mundo Astral, el que habitamos mientras dormimos, y soy el Ángel Rehael. Estoy aquí para curarte -explicó el Ángel -.
  • Pero ya me están curando, ¿acaso no lo ves? -replicó el joven -.
  • Sí, es cierto. El curará tú cuerpo, pero no lo conseguirá si antes tú no aceptas curar tu alma -le dijo Rehael -.
  • Y, ¿cómo debo hacerlo? -preguntó Mario -.
  • Observa estas imágenes y dime que ves.
Mario vio en segundos como su comportamiento había generado mucha desarmonía. Sintió todo el daño de aquellos a los que hizo sufrir, y dijo:
  • Creo que he sido muy egoísta, y comprendo que yo mismo he creado la enfermedad -contestó el joven con lágrimas en los ojos -.
De repente se despertó y se encontraba rodeado de todos sus compañeros. Se encontraba  aún en el hospital, pero la operación había sido un éxito y Mario sanaría por completo. Pero la mejor cura fue la de su corazón, que de nuevo latía al ritmo del amor sincero.

Fin

Diálogo con el Ángel Rehael

  • En tu maniobrar humano, peregrino, has descubierto el inmenso poder que encierra la palabra…
  • Hay batallas que se ganan o se pierden…, que empiezan o terminan, dependiendo del uso que hagamos de la palabra.
  • Has aprendido, que aquello que anida en tu corazón, que forma parte de tus sentimientos, puedes compartirlo con los demás, invistiéndolo con múltiples ropajes…
  • Sin embargo, aunque te esfuerces en proclamar tus verdades, si éstas no responden a los valores de lo Esencial, ten por seguro, que todo cuanto edifiques a tu alrededor, se derrumbará.
  • Entonces, elevarás tus quejas…, criticarás a diestro y siniestro… tu boca, pronunciará improperios de todo tipo, pero de nada te servirá, esa energía revertirá sobre ti mismo y serás dueño de tu propia locura…, de tu propio desorden.
  • Si consigues la alianza entre tus sentimientos y tus pensamientos, conseguirás elevarte por encima de las banalidades del mundo material, y entonces, tu voz será clara y diáfana y ya nunca más, se confundirá tu mensaje, pues proclamará un mundo de unión y no de división.

Plegaria y Exhorto de Rehael


PLEGARIA

REHAEL: Dios que recibe a los pecadores.
Escuchad, Señor, apiadaos de mí. Señor, acude en mi socorro.

REHAEL, Señor, haz que todo en mi vida sea
como debe ser.
Ayúdame para que no transfiera a otros
mis problemas, mis compromisos.
Dame fuerzas para que pueda realizar yo mismo
mi tarea esencial,
y no sienta el deseo de cargar sobre las espaldas de mis hijos
mis propios deberes con la espiritualidad.
Dame lucidez, REHAEL, para tomar las decisiones que se imponen,
para descargarme de los negocios, propiedades, hábitos,
y poderme marchar, libre de peso,
hacia empresas espirituales.
Necesito tu ayuda, Señor,
para proceder al sacrificio de mis sentimientos
y para que mi razón acepte
el tránsito a un mundo de valores nuevos.
Líbrame de la tentación, Señor,
de dejar mi tarea para otra generación,
haciendo que mis hijos vivan
el deber que Tú me has impuesto.
Escucha mi plegaria, Eterno,
y haz que hasta mí llegue el rayo
de tu suprema lucidez.

REHAEL exhorta:

Has recibido de mi, peregrino,
infinitos poderes transmutadores.
En tu mano está poder cambiar
el mal en bien,
siempre que tu naturaleza emotiva esté dispuesta para la Obra.
Largo
ha sido el camino que has recorrido
y ya te encuentras en la situación privilegiada
del que abre los ojos y empieza a ver.
Ojala puedas no confundirte
y hacer Obra moral y no material.
Si buscas compensaciones económicas,
te encontrarás con el problema de aquél
que pretende hacer pasar camellos por ojos de cerraduras,
y será entonces cuando pedirás ayuda
a tus hijos,
a tus servidores,
a cómplices que malgastarán su talento
en imposibles y vanas empresas.
Y la cólera estallará en ti como un volcán,
ante el desplome de tus edificaciones.
Si esto te ocurre, peregrino,
vuelve la mirada hacia mí
y encontrarás de nuevo el Norte.
Obedece a la ley del Padre,
procura ser el hijo sacrificado
en el cumplimiento de la tarea esencial.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Rehael: "Dios que recibe a los pecadores"

Nombre: Rehael, "Dios que recibe a los pecadores".

Coro: Potencias, Ángeles al servicio de Gueburah-Justicia.

Nombre del Ángel en letras: Reish-Hé-Ayn-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras: 20-5-16-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Juicio-Sumo Sacerdote-Torre Fulminada-Mago-Colgado

Maestro el Sendero 23 en su trayecto de Ida.

Días de regencia: 29 de abril; 13 de julio; 26 de Septiembre; 7 de Diciembre; 15 de febrero. Del 4 de octubre al 8 de octubre.

Regencia zodiacal: 8º al 9º de Tauro; 20º al 21º de Cancel; 2º al 3º de Libra; 14º al 15º de Sagitario; 26º al 27º de Acuario; 10º al 15º de Libra.

Lo que otorga:

  • Curación de enfermedades.
  • Amor y buen entendimiento entre padre e hijos.
  • Longevidad.
  • Conservación de la salud.
  • Protección contra los impulsos crueles y destructores: contra los infanticidios y parricidios.
Programa-Lección: No transferir a otros los problemas y compromisos.

lunes, 11 de julio de 2016

Cuento para Haamiah: "El Fuego de la Eterna Verdad"

El reino de Marve había caído en desgracia. Su rey ya no podía gobernar con sabiduría, pues la Llave Sagrada custodiada por los Doce Ancianos había desaparecido misteriosamente dejando desamparados a todos cuantos habitaban y dependían de aquel Poder.

Desde ese día tan desafortunado, la Luz que les guiaba se extinguió de tal forma, que quedaron presos de la oscuridad, y aquello solo podía significar una sola cosa, la perversión.

Amparados por el poder de las tinieblas, las criaturas de las sombras surgieron de los abismos infernales y quisieron gobernar aquel desdichado reino.

La batalla era enérgica pero desigual, ya que los soldados de la oscuridad formaban legiones y eran hábiles guerreros expertos en matar.

El rey Blumir se sentía impotente ante tal situación. Sus hombres aunque eran valientes, estaban en desventaja ante aquel ejército de asesinos. No sabía qué hacer, sus consejeros no encontraban la Llave del Poder, pero aún quedaba una solución. Era prácticamente imposible conseguirlo, pero debían intentarlo, y con este propósito se reunieron con el rey.
  • Rey Blumir debemos actuar -comunicó uno de los ancianos -. Existe una posibilidad de poner fin a la invasión de las Sombras, pero sabed que la empresa es peligrosa, muy peligrosa.
  • No importa lo grave que sea el peligro. Escoged al hombre más valiente e instruirle en su cometido -dijo el rey -.
  • Sabed Majestad que no ha de ser el hombre más valiente, sino el más puro -dijo el anciano -, y ese hombre es vuestro hijo.
  • El rostro del rey Blumir se transfiguró, pero sabía que no debía dejarse llevar por los sentimientos y asintió ante aquella petición.
El hijo del rey Blumir, el Príncipe Virtud, fue informado con todos los detalles de los peligros de la misión.

Debía encontrar el Fuego de la Eterna Verdad, y para ello debía encontrarse con el Oráculo Haamiah. Si conseguía responder a sus enigmas, habría conseguido su propósito, pero si no lo conseguía debía pagar precio con su vida.

Al cabo de tres días de marcha, Virtud llegó al templo donde se encontraría con Haamiah.
  • Pasa muchacho, te estaba esperando -le invitó una voz desde el interior -. No debes perder más tiempo pues tu pueblo agoniza en manos de las Sombras.
Apenas había salido de su asombro el joven Virtud, cuando ya le estaba planteando la primera y única pregunta.
  • A través de mí los misterios se revelan a la inteligencia y los hombres pueden contemplar la Magia de la Creación. Para descubrir mis secretos, ¿hacia donde has de volver tu faz, al Norte, al Sur, al Este o al Oeste?
Virtud quedó pensativo. Reflexionó cuidadosamente y buscó en su interior una respuesta, y tras esa meditación contestó:
  • Hacia el Este sabio Oráculo, La Luz de la Vida nace todos los días por ese punto y en él todo tiene su principio y no su fin, es la Eterna Transmutación.
  • La sabiduría habla por tu boca muchacho. Recibe el Fuego de la Eterna Verdad y ve presto a tu reino, pues ante este Poder nada podrá el mal.
Así fue, como el reino de Marve venció a las tinieblas, y desde entonces todos los días de su vida dirigirían su faz hacia el Este, donde cada mañana el Sol despuntaba levantando el Castillo de la Verdad.

Fin

Diálogo con el Ángel Haamiah

  • He puesto en ti el ardor por restituir el mal, en bien…
  • El ardor, por restablecer el equilibrio, allí donde impera el desorden y el caos…
  • El ardor, por renovar las conciencias, que permanecen identificadas con el rigor, inspirándoles el soplo de una dicha nueva…
  • ¡Levántate!..., abandona el campo de batalla y busca la alianza de aquellos que se sienten llamados a crear un mundo de paz y armonía…
  • En tu búsqueda de perfección, te has tenido que enfrentar a un mundo donde imperaba la oscuridad…
  • En tu nuevo renacer, déjate guiar por el canto renovador del gallo, y sigue la huella del sol naciente…
  • Allí, encontrarás una nueva tierra, bañada por un manso río…, sumérgete en sus cálidas aguas y, tu mente y tu corazón, serán purificados.