sábado, 18 de noviembre de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 322

LECCIÓN 322

Tan sólo puedo renunciar a lo que nunca fue real.


1. Lo único que sacrifico son las ilusiones, nada más. 2Y a medida que éstas desaparecen, descubro los regalos que trataban de ocul­tar, los cuales me aguardan en jubilosa espera, listos para entre­garme los ancestrales mensajes que me traen de Dios. 3En cada regalo Suyo que acepto yace Su recuerdo. 4Y cada sueño sirve únicamente para ocultar el Ser que es el único Hijo de Dios, el Ser que fue creado a Su Semejanza, el Santo Ser que aún mora en Él para siempre, tal como Él aún mora en mí.



2. Padre, para Ti cualquier sacrificio sigue siendo algo por siempre inconcebible. 2Por lo tanto, sólo en sueños puedo hacer sacrificios. 3Tal como Tú me creaste, no puedo renunciar a nada que Tú me hayas dado. 4Lo que Tú no has dado es irreal. 5¿Qué pérdida podría esperar sino la pérdida del miedo y el regreso del amor a mi mente?



¿Qué me enseña esta lección? 

Hemos aceptado ser lo que no Somos. Hemos aceptado ver lo ilusorio y negar lo que es verdad.

Nos hemos identificado con un mundo irreal, ilusorio, perecedero y temporal.

Nos hemos identificado con la separación, con el cuerpo, con la individualidad y hemos caído prisionero del sentimiento del miedo, de posesión.

Pero lo que no podemos hacer, eternamente, es dejar de Ser lo que Somos; dejar de oír la voz de nuestra verdadera Esencia que nos susurra la canción del feliz retorno; dejar de ver la complicidad del Universo que se esfuerza en hacernos partícipes de la Unidad.

Somos Hijos de Dios; libres de toda limitación. Podemos elegir, en el instante santo, dejar de ser lo que no Somos. Podemos elegir, no ver lo ilusorio y aceptar la verdad.

Podemos elegir, utilizar este mundo y nuestro cuerpo, para dar testimonio de la divinidad, de la que somos portadores. 

Podemos elegir, la Unidad, el Amor, el Perdón, la Inocencia, la Alegría, la Felicidad, la Abundancia, la Vida, y si así lo hacemos, estaremos afirmando nuestra verdadera identidad.

Hoy, como soñadores conscientes, podemos elegir el guion de nuestro sueño e inscribir en él, un final feliz.

Ejemplo-Guía: "Renunciando a las falsas creencias"

En las dos últimas Lecciones hemos estado reflexionando sobre el poder de la voluntad. Hoy, ¿por qué no? podríamos dedicarlo a establecer una tierra fértil donde sembrar esa firme (buena) semilla-voluntad.

Establezcamos el escenario verdadero. Dios, a través de un acto de Voluntad, expande Su Mente y crea a Su Semejanza a Su Hijo. En ese Acto de Creación nada queda al olvido, es decir, nada queda a la necesidad. La conexión directa de Padre e Hijo garantiza su Existencia. La imagen más cercana que podemos tener en este mundo es la relación entre una madre y la criatura que gesta en su vientre.

Todos hemos experimentado ese estado de Plenitud, pero lo hemos olvidado, no lo hemos perdido, se encuentra inscrito en nuestra genética espiritual, es decir, la conexión existe pero nos encontramos en una sintonía diferente.

Como Hijo de Dios, dotados de su Poder Volitivo, tenemos la capacidad, la libertad plena para crear. Pero en vez de sintonizar el canal que nos permitía gozar de la Unidad con Dios, hemos captado otro canal que nos lleva a creer que es nuestro propio canal. A ese canal le damos validez, pues sus voces es lo único que logramos percibir. Nos decimos que esa visión debe ser lo real. Hemos despertado a sus sensaciones y nuestra identidad se apropia de la imagen que proyectamos sobre los demás. Somo un cuerpo dotado de expresión. Un cuerpo que sirve a nuestros deseos, pero un cuerpo que da muestras de necesidades, lo que nos lleva a experimentar el sabor del dolor, de la escasez, del miedo, etc

Y llegado a este punto, estando la Mente escindida de la verdad, nuestras creencias se basan en las leyes de la percepción. Creo en aquello que percibo, pero lo que no nos damos cuenta, es que percibimos tan solo lo que creemos, lo que deseamos.

Hemos pasado de un mundo real, eterno, a un mundo irreal, temporal. De un mundo abundante, a un mundo escaso. De un mundo de Amor, a un mundo de temor y miedo.

Podemos decir, que renunciamos a la verdad, para experimentar la ilusión.

¿Hasta cuándo perpetuaremos ese error? ¿Hasta cuándo nos mantendremos inconscientes de que estamos soñando un sueño?

La percepción verdadera nos situará a las puertas del Cielo. La percepción verdadera, nos hará conscientes de que somos los soñadores y nos permitirá soñar el sueño feliz de la salvación, el que nos llevará a la mencionada puerta del Cielo.

¡Ojalá sea hoy ese día en el que el Instante Santo sustituye la ilusión por la Verdad!

Reflexión: ¿Tienes la certeza de que el cuerpo físico es una ilusión? ¿Por qué?

viernes, 17 de noviembre de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 321

¿Qué es la creación?



1. La creación es la suma de todos los Pensamientos de Dios, en número infinito y sin límite alguno en ninguna parte. 2Sólo el Amor crea, y únicamente a Su semejanza. 3Jamás hubo tiempo alguno en el que todo lo que creó no existiese. 4Ni jamás habrá tiempo alguno en que nada que haya creado sufra merma alguna. 5Los Pensamientos de Dios han de ser por siempre y para siempre exactamente como siempre han sido y como son: inalterables con el paso del tiempo, así como después de que éste haya cesado.

2. Los Pensamientos de Dios poseen todo el poder de su Creador. 2Pues Él quiere incrementar el Amor extendiéndolo. 3Y así, Su Hijo participa en la creación, y, por lo tanto, no puede sino com­partir con su Padre el poder de crear. 4Lo que Dios ha dispuesto que sea uno eternamente, lo seguirá siendo cuando el tiempo se acabe, y no cambiará a través del tiempo, sino que seguirá siendo tal como era antes de que surgiera la idea del tiempo.

3. La creación es lo opuesto a todas las ilusiones porque es la ver­dad. 2La creación es el santo Hijo de Dios, pues en la creación Su Voluntad es plena con respecto a todo, al hacer que cada parte contenga la Totalidad. 3La inviolabilidad de su unicidad está garantizada para siempre, perennemente a salvo dentro de Su santa Voluntad, y más allá de cualquier posibilidad de daño, separación, imperfección o de nada que pueda mancillar en modo alguno su impecabilidad.

4. Nosotros, los Hijos de Dios, somos la creación. 2Parecemos estar separados y no ser conscientes de nuestra eterna unidad con Él. 3Sin embargo, tras todas nuestras dudas y más allá de todos nuestros temores, todavía hay certeza, 4pues el Amor jamás abandona Sus Pensamientos, y ellos comparten Su certeza. 5El recuerdo de Dios se encuentra en nuestras mentes santas, que son conscientes de su unicidad y de su unión con su Creador. 6Que nuestra función sea únicamente permitir el retorno de este recuerdo y que Su Voluntad se haga en la tierra, así como que se nos restituya nuestra cordura y ser solamente tal como Dios nos creó.

5. Nuestro Padre nos llama. 2Oímos Su Voz y perdonamos a la creación en Nombre de su Creador, la Santidad Misma, Cuya san­tidad Su creación comparte con Él; Cuya santidad sigue siendo todavía parte de nosotros.




LECCIÓN 321

Padre, mi libertad reside únicamente en Ti.


1. No entendía lo que me podía hacer libre, ni lo que era mi libertad o adónde ir a buscarla. 2Y así, Padre, busqué en vano hasta que oí Tu Voz dirigiéndome. 3Ahora ya no deseo seguir siendo mi propio guía. 4Pues la manera de encontrar mi libertad no es algo que yo haya ideado o que comprenda. 5Pero confió en Ti. 6Y me mantendré consciente de Ti que me dotaste con mi libertad por ser Tu santo Hijo. 7Tu Voz me dirige, y veo que el camino que conduce hasta Ti por fin está libre y despejado. 8Padre, mi libertad reside únicamente en Ti. 9Padre, mi voluntad es regresar.


2. Hoy respondemos por el mundo, el cual será liberado junto con nosotros. 2¡Qué alegría encontrar nuestra libertad por el ine­quívoco camino que nuestro Padre ha señalado! 3¡Y cuán segura es la salvación de todo el mundo cuando nos damos cuenta de que sólo en Dios podemos encontrar nuestra libertad!



¿Qué me enseña esta lección? 


Para ser libres, hay que Ser.

No es un juego de palabras. Se trata de una afirmación que nos lleva a la Verdad: nuestra verdadera identidad, no se encuentra en lo que tenemos o poseemos, sino en lo que realmente Somos.

No somos un cuerpo y no somos aquello que es capaz de atesorar ese cuerpo siguiendo los mandatos de una mente identificada con lo temporal.

Somos un Ser Espiritual, el Hijo de Dios, creado de la expansión creadora de Dios. Imagen y Semejanza del Padre, el Hijo de Dios, es libre desde su condición divina.

La libertad ha de llevarnos a dar testimonio de la única Verdad, la que nos lleva a afirmar que somos Uno en nombre de nuestro Padre y de su Eterna Fuerza, el Amor.

Hemos sido creados en un acto de libre Voluntad y, ese germen creador, ha sido depositado en nuestro Ser, de modo que estamos dotado de esa capacidad creadora y de la libre condición para crear.

La libertad es el regalo que Dios hizo a su Hijo. Ni el propio Padre, interfiere en el uso de la libertad dispensada a su Hijo. Es Ley del Universo, el respeto de la libertad.

Ser libres, nos lleva a ser responsables de nuestros actos. Tan sólo los actos de Amor son portadores de libertad y tienen la capacidad de expandirse y multiplicarse abundantemente.

Los actos de odio, basados en el miedo, darán lugar a acciones que requieren rectificación y su propia semilla, lleva implícita el efecto correctivo.


Ejemplo-Guía: "Voluntad, Unidad, Libertad y Mente Recta es igual a creación"

¿Qué queremos decir con ello? Hemos reflexionado sobre la Correspondencia que se recoge en cada una de esas "expresiones". ¿Habíamos relacionado el acto de la voluntad con la Unidad, con la Libertad, con la Mente Recta, con nuestras creaciones?

¿Hemos reflexionado alguna vez sobre la expresión: la voluntad te hace libre?

Esa Correspondencia tiene un profundo significado. Si nuestra voluntad es la Voluntad de Dios, entonces será la expansión de la visión basada en la verdad, en la Unidad. Ese acto de libertad, ese acto creador, es la manifestación de nuestra Mente Recta, con lo cual, de esa Causa tan solo se puede derivar efectos acordes con su vibración, serán efectos llenos de luz, la expresión del Amor.

¿Reconoces en tu vida el destello o el resplandor de esa luz, o por el contrario, te sientes envuelto en un mar de tinieblas?

Cuando la voluntad se pone al servicio del deseo, tiene lugar una alteración de esa luz blanca, símbolo de la unidad, transformándose en la multiplicidad de colores, es lo que llamamos diversidad, expresiones que se derivan de la separación, de la dualidad. Esa voluntad, aún expresándose desde el principio de la libertad, nos lleva a un estado de condicionamiento, pues nos hace esclavos de nuestros deseos y pasiones, de estados emocionales caóticos y depresivos.

No estamos diciendo nada diferente a todo lo dicho en anteriores Lecciones, cuando hemos analizado las consecuencias de ser fieles al sistema de pensamiento del ego o servir a la verdad.

La experiencia ha de llevarnos a ser conscientes del efecto que causa nuestra voluntad, la expresión de nuestra libertad. Tan solo la verdad nos hace libres, pues cuando esa libertad nos lleva a caer prisioneros del miedo, el sentimiento protagonista del mundo irreal, desde el momento, dejamos de ser libres y depositamos las llaves de nuestra celda en manos de los demás, cuando en verdad, los demás son imágenes proyectadas en nuestros sueños.

Reflexión: ¿Cómo empleamos nuestra voluntad para que nos lleve hacia la libertad?

jueves, 16 de noviembre de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 320

LECCIÓN 320

Mi Padre me da todo poder.


1. El Hijo de Dios no tiene límites. 2Su fuerza es ilimitada, así como su paz, su júbilo, y todos los atributos con los que su Padre lo dotó en su creación. 3Lo que dispone con su Creador y Reden­tor se hace. 4Lo que su santa voluntad dispone jamás puede ser negado porque su Padre refulge en su mente, y deposita ante ella toda la fuerza y amor de la tierra y del Cielo. 5Yo soy aquel a quien todo esto se le da. 6Yo soy aquel en quien reside el poder de la Voluntad del Padre.

2. Tu Voluntad puede hacer cualquier cosa en mí y luego extenderse a todo el mundo a través de mí. 2Tu Voluntad no tiene límites. 3Por lo tanto, a Tu Hijo se le ha dado todo poder.



¿Qué me enseña esta lección? 

La Voluntad es el Principio más elevado con el que Dios, nuestro Padre, nos ha dotado.

Hemos sido creados a Su Imagen y Semejanza, lo que significa, que potencialmente, somos portadores de los Atributos Divinos.

Si utilizamos, nuestro poder volitivo, y lo ponemos al servicio de nuestro Padre, entonces, Su Voluntad y nuestra Voluntad vibrarán al unísono y todo cuanto emane de nosotros llevará el sello de la Eternidad, es decir, será verdadero.

Cuando nuestra Voluntad vibra al unísono con la Voluntad de nuestro Creador, estamos expandiendo a través de nuestra mente, la Visión Verdadera de la Unidad y de la Pureza. Ello significa que reconocemos en nuestros hermanos el sello sagrado de la Inocencia, símbolo de su condición Divina.

Gracias a la Voluntad, el Hijo de Dios tiene el poder de crear. Gracias a ese Principio, el Hijo de Dios ejerce su Libertad.

La cuestión que debemos plantearnos en el nivel en el que nos encontramos, es la siguiente: ¿qué uso hacemos de nuestra Voluntad?

Cuando tomemos consciencia del inmenso poder que encierra el acto volitivo, nuestras vidas ya no permanecerán estancadas en ningún escalón de la escalera evolutiva. Ya nada nos detendrá. Caminaremos firmes hacia la meta que Dios nos ha encomendado, hacia la Salvación.

Ejemplo-Guía: "¿Qué uso haces de tu poder divino, de tu voluntad?"

La voluntad, ya lo he adelantado, es el Principio más elevado con el que Dios nos ha creado. Su Creación responde a un acto de Voluntad. El acto de expandir Su Mente, es un acto de Voluntad. Tal es así, que podemos decir que somos Su Voluntad, somos Hijos de la Voluntad de Dios, lo que significa, que somos portadores de ese poder creador.

La voluntad podemos compararla con una semilla. Utilizar ese ejemplo, nos ayudará a conocer su potencial. Cuando utilizamos una semilla y la sembramos en tierra fértil, y la cuidamos adecuadamente, esa semilla nos dará sus frutos. Con ello queremos decir, que nuestras creaciones tienen su causa en la voluntad y ese Principio emana de nuestra Mente. Cuando el acto creador ha dado sus frutos y determinamos que es un buen fruto, podemos decir, que la Mente se ha puesto al servicio de la verdad, esto es, del Amor, de la Unidad.

Pero sabemos, que esa semilla podemos utilizarla inadecuadamente y proceder tal y como se describe en la parábola del sembrador (versión según Mateos):
13 Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.
2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.
3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.
4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.
5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;
6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.
7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.
8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.
9 El que tiene oídos para oír, oiga.
Si no damos a nuestra voluntad -semilla- el impulso necesario, la continuidad necesaria, no alcanzará a arraigar en la tierra y los frutos se perderán. Si aplicamos este mensaje a nuestras vidas, tendremos que reflexionar sobre la causa a la que sirve nuestra voluntad, pues en ella va implícita nuestra Mente, mejor dicho, nuestros pensamientos.

Cuando la voluntad-semilla no sirve a la verdad, el fruto que cosecharemos no será agradable, será más bien, el fruto que abre nuestros ojos a una realidad ilusoria, como ese fruto que tras ser mordido por Eva, nos llevó al descubrimiento de nuestras desnudez y a ser expulsados del estado de comunión con nuestro Creador, representado por el Jardín del Edén.

La voluntad, la Mente, puede servir al Espíritu, a la verdad y entonces hablamos de la Mente Recta o puede servir al ego, al deseo, a la ilusión y entonces hablamos de la mente errada. 

En nuestras vidas, estamos experimentando permanentemente los efectos a los que nos ha llevado nuestra voluntad. La voluntad se convierte en el motor que crea o fabrica nuestra percepción.

El Curso dedica un apartado sobre la "pequeña dosis de buena voluntad" y nos revela, que cuando unimos esa dosis de voluntad a la Voluntad de Dios, experimentaremos el Instante Santo, donde tomamos consciencia de nuestra santidad, de nuestra verdadera identidad.


El Curso nos indica: No confíes en tus buenas intenciones, pues tener buenas intenciones no es suficiente. Pero confía implícitamente en tu buena voluntad, independientemente de lo que pueda presen­tarse. Concéntrate sólo en ella y no dejes que el hecho de que esté rodeada de sombras te perturbe.

Reflexión: ¿Cómo interpretas el poder?

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Escorpio y los trastornos de la próstata

Nos encontramos bajo las influencias del tránsito del Sol por el signo de Escorpio. Es por ello, que vamos a dedicar una serie de artículos a analizar, desde varios puntos de vista,  las enfermedades más comunes relacionadas con este signo.
Los textos astrológicos coinciden en asignar al signo Escorpio las siguientes zonas fisiológicas: Rige la vejiga, la uretra, los genitales, el colon descendente, la próstata, la flexura sigmoidea, el hueso nasal, el hueso pubiano y la materia roja colorante de la sangre.
Las aflicciones que pueden clasificarse bajo el signo de Escorpio son determinadas por los planetas que puedan estar afligidos en este signo, como por ejemplo la sífilis, hernias y quebraduras, cálculos y arenillas, escorbuto, fístulas, hemorroides, enfermedades de la matriz o del útero, estrechez de la uretra, estrechez de la próstata, catarro nasal, enfermedades de la mucosa nasal y cartílago nasal, pueden ser causados por las aflicciones de Escorpio.
Para el desarrollo de este artículo, vamos a centrarnos en el estudio de los trastornos de la próstata.


PRÓSTATA

Wikipedia

La próstata es un órgano glandular del aparato genitourinario masculino con forma de castaña, ubicada enfrente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria. Contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen.
Justo encima y a los lados de la glándula prostática se encuentran las vesículas seminales que producen la mayor parte del líquido seminal. La próstata rodea la primera parte de la uretra, conducto por el que circula la orina y el semen hasta el pene.

Las hormonas masculinas estimulan la glándula prostática desde el desarrollo del feto. La próstata continúa su crecimiento hasta que se alcanza la edad adulta y mantiene su tamaño mientras se producen las hormonas masculinas. Si las hormonas masculinas desaparecen, la glándula prostática no puede desarrollarse y reduce su tamaño, a veces hasta casi desaparecer.

Las enfermedades más frecuentes de la próstata son:

La prostatitis. Es una inflamación de la próstata. Puede ser infecciosa o no. Puede producir síntomas de infección urinaria, pero con urocultivos negativos. Las prostatitis agudas pueden ser causadas por enfermedades de transmisión sexual. A menudo dan muchos síntomas e incluso fiebre. Las prostatitis crónicas suelen asentarse en las próstatas grandes, de personas de más de 50 años con hipertrofia prostática benigna. Los síntomas pasan generalmente desapercibidos. El tratamiento antibiótico suele tardar semanas en las prostatitis.

La hiperplasia benigna de próstata, Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) o adenoma prostático. No se trata de cáncer, sino de crecimiento del órgano (al contrario que la mayoría, que tienden a atrofiarse con la edad) hasta llegar a hipertrofiarse. Son cambios normales que sufre la próstata en los hombres a medida que envejecen. Puede causar síntomas de irritación de la vejiga, como urgencia para orinar, menor fuerza en el chorro de orina, u orinar repetidas veces; esto se denomina prostatismo. Posee diferentes complicaciones, tales como infecciones urinarias a repetición, retención urinaria completa, insuficiencia renal, hematuria y litiasis vesical.

El cáncer de próstata. Es muy común en los hombres. Estudios corroboran la presencia del mismo en hombres de edad avanzada mediante una biopsia de próstata. En la mayoría de los hombres evoluciona paulatinamente (mueren por causas naturales muchos años después) sin que el cáncer les afecte la calidad de vida. En unos pocos casos el cáncer es agresivo. Los tratamientos varían según el estadio de la neoplasia, variando desde la cirugía y radioterapia con fines curativos hasta tratamientos paliativos con hormonoterapia y quimioterapia.


Enric Corbera (Bioneuroemoción)

PROSTATA

1ª Etapa (Supervivencia)

Conflicto:
Conflicto arcaico (proyecta sobre la L3). Pérdida en la familia. Protección de los nietos (miedo, como si los depredadores vinieran a comérselos). O sentir que debe ser más competente con su mujer (probablemente más joven). También el sentir que vive una sexualidad fuera de la norma (señor de 60 con una chica de 20-25) Viejo Verde. O una historia de castración (la mujer castra al hombre con sus normas: “Si no haces eso, hoy no hay cama” o “Quiero hacer el acto sexual, pero no puedo”.
Conflicto derivado de situaciones dramáticas de los hijos, pareja, nietos o equivalente: Un accidente, una enfermedad, la muerte. Todo ello nos disgusta.

Resentir: “Quiero hacer el acto sexual, pero no puedo". "Quiero nietos". “Tengo que estar a la altura para satisfacer a mi mujer, porque ésta es mucho más joven que yo y no sé si seré capaz".

El protector. Contiene unas células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre el espermatozoide. Formado por varios tejidos (1ª y 3ª etapa). Tiene una función de director de orquestra que permite poner en marcha la máquina reproductora en los hombres de edad.

Hay cánceres de útero después de una menopausia y de próstata más tarde.
En la evolución somos abuelos: “Mis hijos no tienen niños”

Ejemplos:
a) Un Señor que lleva a su mujer al hospital y ésta “pare” en el coche. Sangre, líquidos, se traumatiza y hace un cáncer de próstata
b) Sacerdote que es terapeuta y siente la necesidad biológica de hacer el amor a una de sus pacientes. Para él esto es algo sucio.

Siempre se le tendría que hacer la misma pregunta a nuestro paciente que tenga problemas en el útero o en la próstata: ¿QUÉ ES LO QUE SIEMPRE ESTAS PENSANDO, DESDE QUE TE LEVANTAS HASTA QUE TE ACUESTAS?

Louise L. Hay

PROSTATA
Causa probable: Representa el principio masculino. Temores que debilitan la masculinidad. Renuncia. Presión y culpa sexuales. Creencia en el envejecimiento.

Nuevo modelo mental: Acepto mi masculinidad y me complazco en ella. Me amo y me apruebo. Acepto mi poder. Soy eternamente joven de espíritu.

Jacques Martel

PROSTATA
La próstata está vinculada a mi sentimiento de potencia y capacidad sexual. Ya que son frecuentemente los hombres mayores que padecen de trastornos de la próstata, debo preguntarme: ¿Estoy satisfecho y a gusto en mi sexualidad? ¿Vivo frustración, impotencia o quizás incluso confusión de cara a mi sexualidad y también frente a mi búsqueda de una pareja quizás más joven? ¿Sería mejor dejarlo todo?
Quizás ahora me siento inútil, ineficaz, incapaz de ser un “hombre verdadero”. Vivo el miedo intenso de no estar en las normas sexuales implantadas por la sociedad.
Debo aprender a desculpabilizarme y a dejar de estar tenso en cuanto a la “excelencia” que requiere la sociedad por parte mía. Debo tomar consciencia de mi valor no según mis “hazañas sexuales” sino mirando todas las bellas cualidades humanas que poseo.

Si tengo una dificultad en la próstata, debo preguntarme si vivo dificultad y culpabilidad frente a mis nietos o frente a mis propios hijos que, incluso adultos, son aún para mí, unos “pequeñines” y “frágiles”. Tengo miedo de que éstos estén en peligro, bien moralmente, bien físicamente, y sobre todo frente a cualquier situación que puede estar vinculada con la sexualidad y que aparece a mis ojos como sucia o que sale de las normas habituales y establecidas por la sociedad.
Si no tengo hijos, ni nietos, la dificultad puede vivirse con un sobrino o un niño del barrio que considero “como formando parte de la familia”.

Debo aprender a hacer confianza y el hecho de tener miedo de que suceda algo grave o algún daño a la gente a quien amo sólo atrae más el objeto de mi temor. Tengo confianza en que todos estamos guiados y protegidos interiormente, incluidos los por quienes me preocupo. Así evitaré el desarrollo del cáncer de la próstata.


Cuando cae la próstata, ejerce una gran presión sobre la vejiga. Indica que tengo dificultad en soltar los sentimientos de inutilidad que me he construido interiormente, la orina representando la liberación de mis emociones negativas. Reconozco cada vez más mi valía y sé que mi contribución a la sociedad es inestimable.

La prostatitis es la inflamación de la próstata. Puedo vivir decepción o frustración, bien frente a lo que mi pareja espera de mis proezas sexuales, bien frente a mí mismo porque me culpo por no ser más “viril”, más “excelente”.

Opino que soy viejo, “inútil, “acabado”. Es pues importante que acepte que mi sexualidad puede haber cambiado y evolucionado con el tiempo, pero que puede ser igual de excitante y completa.



Lisa Bourbeau

PROSTATA

Bloqueo físico: Los problemas de próstata más comunes son la inflamación, los tumores y el cáncer.

Bloqueo emocional: Esta glándula es el enlace entre el cuerpo humano y el centro de energía (chacra) sacro, la energía del poder de crear. Los problemas de la próstata son mucho más frecuentes después de los 50 años. Le indican a quien los sufre que deja que le moleste una situación en la cual siente impotencia, una situación que no puede controlar a su antojo. Se cansa de la vida. Estos problemas le indican que no puede controlarlo todo en la vida y que a veces el universo nos envía situaciones que nos ayudan a soltarnos con el fin de crear otra cosa mejor. Cuando el hombre experimenta un sentimiento de impotencia, al mismo tiempo su libido disminuye. Esta disminución es simplemente un reflejo de lo que sucede en su interior.

Bloqueo mental: Tu problema de próstata tiene como finalidad ayudarte a restablecer contacto con tu poder de crear tu vida. Deja de creer que porque envejeces, eres menos poderoso y menos capaz de crear. Es cierto que el cuerpo se deteriora con el tiempo y ello es natural. Sin embargo, esta es la ocasión ideal para que utilices todas las fuerzas emocionales y mentales que has adquirido con el paso de los años y crees otra cosa, permitiendo que los más jóvenes te ayuden físicamente. Debes dejar de creer que porque decides delegar, pierdes valor. Al contrario. A eso se llama sabiduría.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 319

LECCIÓN 319

Vine a salvar al mundo.



1. He aquí un pensamiento del que se ha eliminado toda traza de arrogancia y en el que sólo queda la verdad. 2Pues la arrogancia se opone a la verdad. 3Mas cuando la arrogancia desaparece, la ver­dad viene inmediatamente y llena el espacio que, al irse el ego, quedó libre de mentiras. 4Únicamente el ego puede estar limitado y, por consiguiente, no puede sino perseguir fines limitados y res­trictivos. 5El ego piensa que lo que uno gana, la totalidad lo pierde. 6La Voluntad de Dios, sin embargo, es que yo aprenda que lo que uno gana se le concede a todos.


2. Padre, Tu Voluntad es total. 2Y la meta que emana de ella comparte su totalidad. 3¿Qué otro objetivo podrías haberme encomendado sino la salvación del mundo? 4¿Y qué otra cosa sino eso podría ser la Voluntad que mi Ser ha compartido Contigo?



¿Qué me enseña esta lección? 



Sí, ese es mi propósito: Salvar al mundo. Pero, soy consciente de que este objetivo no podré realizarlo si antes no he conseguido salvarme a mí mismo.

En muchas ocasiones, he querido ayudar a los demás olvidándome de ayudarme a mí mismo. Me he dado cuenta, de que aquello que quería ofrecer a los demás era lo que yo más necesitaba. Los demás, hacen de espejo donde puedo ver mis propias necesidades.

Hoy, soy consciente de que mi propia salvación se convierte en el camino que me ha de llevar a salvar al mundo. No puede ser de otra manera, pues, entre el Yo y el Mundo, no hay separación, no hay diferencia. Si yo no me salvo, no podré salvar a mis hermanos. Si uno de mis hermanos, no se salva, mi salvación no es completa. Somos el Hijo de Dios.

La salvación del Hijo de Dios, pasa por recuperar la visión de la Inocencia. Es de vital importancia, que esta verdad se convierta en uno de los principales objetivos de nuestra vida. Ver el pecado en los demás, es proyectar nuestra propia creencia en el pecado.

Hoy proclamo el perdón de todos mis pensamientos y sentimientos erróneos. Proclamo mi inocencia y estoy dispuesto a compartir esa visión con mis hermanos.

Hoy proclamo que soy un Ser Divino, y que Soy Uno con Todo lo Creado. Soy tal como Dios me creó.

Ejemplo-Guía: "¿Cómo puedes salvar al mundo?"

Puede que te estés preguntando, al igual que yo, ¿cómo es posible salvar al mundo, cuando el Curso nos dice que este mundo no es real?

Pero como habrás intuido, la respuesta a esta cuestión va implícita en la misma pregunta, es decir, salvar al mundo significa tomar conciencia de que el mundo no es real. No hay que hacer nada a nivel externo, para salvar al mundo. No es cuestión de gestos. Si el mundo es el fruto de una visión que hace real lo ilusorio, lo que hay que cambiar es la causa de esa visión, esto es, el pensamiento que nos lleva a ver de una manera real, lo que no lo es.

La visión correcta que nos abrirás las puertas de la salvación de este mundo, es la que nos lleva a percibir de forma verdadera la identidad de dicho mundo. Cuando nuestros ojos dejen de dar valor a lo que percibimos externamente, el mundo dejará de ser un escenario de sufrimiento y castigo; de miedo y dolor, para convertirse en la tierra donde podremos dar testimonio de la verdad y donde cada experiencia será el testigo de nuestra realidad.

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, no podemos dar lo que no tenemos. La afirmación "voy a salvar al mundo", es la afirmación correcta que se pronuncia en el reconocimiento de lo que realmente somos. Es como decir: "soy el Hijo de Dios, un Ser Espiritual y mi voluntad es expandir el Amor con el que he sido creado".

En ese reconocimiento, no nos encontramos solos. Ese reconocimiento es la aceptación de que somos uno con el resto de nuestros hermanos, con los cuales formamos la Filiación Divina. Esa visión es la causa que tendrá el efecto anunciado de salvar al mundo. Ello es posible, porque ver con esos ojos tan solo es posible cuando nos hemos salvado del mundo, cuando estamos liberados del sistema de pensamiento del ego que nos mantiene prisioneros del miedo. Podremos salvar al mundo, porque nos hemos salvado a nosotros mismos. Ahora estamos en condiciones de dar lo que tenemos y de recibir lo que damos, como un regalo compartido.

A partir de ahí, si nos complace, podremos tener gestos externos que testimonien de esa visión de unidad. Pero esos gestos estará libres de juicios condenatorios, es decir, no criticaremos las acciones que interpretemos como "malas", nos limitaremos a expandir nuestra luz allí donde sea necesario disipar la oscuridad.

Reflexión: ¿Cuando das, pierdes o ganas?

martes, 14 de noviembre de 2017

Hahaiah “Dios Refugio o la Integración de la Sombra”

“Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad”. Carl Gustav Jung.

La dinámica del Ángel Hahaiah, perteneciente al Coro de los Querubines, Ángeles especialistas en el manejo de la Fuerza del Amor, le lleva a expresar sus virtudes en el mundo tenebroso de Gueburah, donde se “instalan” las emociones más oscuras del ser humano. Su Programa, me ha suscitado una serie de reflexiones que me gustaría compartir con todos vosotros. Hablaremos de la polaridad Luz-Oscuridad; Consciente-Inconsciente y aportaremos una síntesis de los puntos de vista de autores como Carl Gustav Jung, Enric Corbera y Kabaleb sobre la vía que nos conduce a la integración de dichas polaridades.

Parábola del trigo y la cizaña

“Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”. Mateo 13, 24-30 

“Respondiendo Él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. Mateo 13, 37-43 (Reina-Valera1960).

La interpretación que da el texto sagrado sobre la “Parábola de la Cizaña”, puede ser re-interpretada y adaptada a aspectos de la psicología de ser humano. Se evidencia claramente la manifestación del aspecto dual que se manifiesta en la personalidad del ser. La buena semilla simboliza el aspecto inteligible de la Luz, de la Conciencia, mientras que la cizaña, hace referencia a la Oscuridad, al Inconsciente. Ambos aspectos forman la Unidad Integral del Ser.
La cuestión es ¿qué hacer con la mala semilla? ¿qué hacer con la oscuridad de nuestra personalidad? Jesús, el máximo representante del Amor Incondicional, de la Unidad, nos aconseja a través de la Parábola, que ambas semillas deben crecer juntas, es decir, nos está invitando a que integremos ambos rostros de nuestra personalidad.
Esta invitación no es bien comprendida por la gran mayoría de nosotros y cuando descubrimos un aspecto negativo de nuestro yo, lo rechazamos, temerosos de ser descubiertos y repudiados, y lo delegamos a nuestro inconsciente, donde irá creciendo y creciendo, tomando el aspecto de una “Sombra”, término que acuñó Carl Gustav Jung.

La Sombra

“Percibir la sombra es como mirarse en un espejo que nos muestra los recovecos de nuestro inconsciente personal, y, por lo tanto, aceptar la sombra es aceptar el ‘ser inferior’ que habita en nuestro interior”.

“Cuando un individuo hace un intento para ver su sombra, se da cuenta (y a veces se avergüenza) de cualidades e impulsos que niega en sí mismo, pero que puede ver claramente en otras personas, cosas tales como egotismo, pereza mental y sensiblería; fantasías, planes e intrigas irreales; negligencia y cobardía; apetito desordenado de dinero y posesiones…”.

La sombra sólo resulta peligrosa cuando no le prestamos la debida atención. (Carl Gustav Jung).

El primer arquetipo que debe ser integrado es lo que Jung denominó con el nombre de "sombra". Esto supone comenzar conscientemente el proceso de individuación reconociendo y vivenciando los contenidos de nuestro inconsciente personal. Percibir la sombra es como mirarse en un espejo que nos muestra los recovecos de nuestro inconsciente personal, y, por lo tanto, aceptar la sombra es aceptar el "ser inferior" que habita en nuestro interior.

La sombra que todavía no ha sido integrada en la conciencia origina multitud de proyecciones. La sombra proyectada es la causante de la gran mayoría de los actos cotidianos en los que la intercomunicación es obstruida por "ruidos" psíquicos. Acusamos a los demás de defectos que anidan en nuestro interior y que no nos gusta reconocerlos como tales.

El encuentro con la sombra implica una confrontación con uno mismo en el más amplio sentido de la palabra. Es decir, un encuentro con lo inconsciente, con aquella parte de la personalidad de la cual no siempre nos damos cuenta, pero que ejerce un efecto en nuestra vida que puede llegar a sorprendernos. En los sueños, en las imágenes que surgen en la mente, en la creación, en la intuición, en la obra de arte, en las experiencias que trascienden la realidad concreta, en los actos fallidos, en los lapsus de memoria, en los síntomas neuróticos se está manifestando esa parte de la psique.
De acuerdo con la psicología de C.G. Jung la sombra, está constituida por el conjunto de las frustraciones, experiencias vergonzosas, dolorosas, temores, inseguridades, rencor, agresividad que se alojan en lo inconsciente del ser humano formando un complejo, muchas veces, disociado de la consciencia. La sombra contiene todo lo negativo de la personalidad que el yo, que es el centro rector de la parte consciente, no está siempre en condiciones de asumir y que, por lo mismo, puede llegar a frenar la manifestación de nuestra auténtica forma de ser y de sentir.
En términos generales la sombra corresponde a la parte oscura del alma de todo ser humano. Expresado de otro modo podemos decir que, en esa parcela de lo inconsciente se reúnen todas las miserias humanas que atañen al individuo y a las colectividades; experiencias, sentimientos, imágenes, símbolos que pueden ser personales y universales.
La maldad, el egoísmo, la envidia, el ansia de dominio, de poder, la avidez por el dinero, los celos, la avaricia, la cursilería, holgazanería, presuntuosidad, indolencia, negligencia, la manipulación, la cobardía y muchos de nuestros miedos son emociones y sentimientos que no resulta fácil reconocer como componentes de nuestra personalidad.


Hahaiah” Dios Refugio” ¿Cómo tratar a nuestra Sombra?

En las leyes que Yavé dio a Moisés, se insiste una y otra vez en la necesidad de construir ciudades refugio a las que puedan acceder los individuos que han matado accidentalmente a un hombre para escapar a los vengadores de la sangre, a los que la ley de Binah da el derecho a vengarse. Allí el criminal escaparía de sus perseguidores, no sería entregado y podría permanecer en ellas hasta que se le hiciera un juicio justo. Si Jehová recomendaba la edificación de tales recintos, es porque en la dinámica interna también existen. Veamos cómo funcionan y para qué sirven.
Nuestra vasta geografía interna está formada por millares de "pueblos", constituidos por agrupaciones de tendencias afines, entre las cuales hay algunas que se expresan de forma destructora, porque su dinámica tiende a suprimir a las demás, a quitar la "vida" a tendencias hermanas, con las que han convivido hasta que un día se levantan para liquidarlas. Si dejamos que estas tendencias campen libremente por nuestro interior, corremos el riesgo de que actúen como Caín y devoren a las demás, convirtiéndonos progresivamente en una persona de una sola pieza, gobernada por un tirano que va adquiriendo fuerza dentro de nosotros y acaba dominándonos. Cuando esto sucede, esa tendencia destructora debe ser aislada, introducida en el cerco de una "ciudad refugio" de la que no pueda salir. Esta ciudad-refugio interna está constituida por un cerco energético, semejante a las murallas de nuestras ciudades que impide, por un lado que la tendencia destructora sea dañada y por otro que pueda seguir dañando. (Los Dioses Internos – Kabaleb)

Si queremos despertar, si queremos tener consciencia de quienes somos, tenemos que comenzar por indagar en la oscuridad de nuestro inconsciente, en lo que llamamos la  “Sombra”.

La solución es siempre la integración, la lucha contra mi espejo (mi sombra) siempre refuerza a esta y siempre perderé. “Lo que resistes, persiste”. La perdida es la enfermedad.

Un Curso de Milagros dice: “verás tu valía a través de los ojos de tu hermano, y cada uno será liberado cuando vea a su salvador en lugar donde antes pensó que había un agresor. Mediante esta liberación se libera el mundo. Este es el papel en la consecución de la paz.”

Lo que no hay que hacer es luchar contra el opuesto. Esta es la cosa más tonta que se puede hacer. La curación siempre es integración. La integración de los opuestos es lo que te da la fuerza necesaria para alcanzar cualquier cosa. Por eso la curación siempre es integrar, no separar. (Enric Corbera – La Vida es un espejo).

Los cuentos para niños suelen referirse a la lucha entre las fuerzas del bien -ejemplificadas por las hadas y las fuerzas del mal -representadas por espantosos demonios-. De este modo los niños suelen ser iniciados en el fenómeno de la sombra superando de manera vicaria las pruebas que deben afrontar sus héroes y sus heroínas, aprendiendo así las pautas universales del destino del ser humano. (Encuentro con la Sombra – Carl Gustav Jung y Otros).

En el artículo “Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: La Bella y la Bestia”, publicado en este Blog, tuve ocasión de describir lo siguiente:

¿Cuáles son las aportaciones de los Cuentos de Hadas?
         
  • Aportan importantes mensajes al consciente, preconsciente e inconsciente.
  • Hacen referencia a los problemas humanos universales que preocupan a la mente del niño que se encuentre en desarrollo.
  • Aportan una enseñanza moral (bien-mal).
  • Enseña que la lucha entre las serias dificultades de la vida es inestable, y que estas, cuando son afrontadas con valor, se llega a dominar y alcanzar la victoria.
  • Nos enseña sobre la polarización de la mente.
  • Ayuda a la comprensión y alienta el desarrollo de su personalidad.
  • Ayuda a conectar con el aspecto religioso de la vida.
  • Es terapéutico, encuentra las soluciones mediante la contemplación de la historia.
 En síntesis, los Cuentos de Hadas, son una vía de aprendizaje para integrar armoniosamente, las dos polaridades del Ser, su Conciencia y su Inconsciente. En el cuento la Bella y la Bestia, (http://nuevosarquetipos.blogspot.com.es/2013/01/cuentos-de-hadas-astrologia-y_16.html), la joven Bella, simboliza al Alma Humana deseosa de conocer la Fuerza del Amor (Luz). Pero esa conquista no será posible hasta que no aprenda a Amar a la parte más oscura de su Ser, la Sombra, representada por la Bestia.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 318

LECCIÓN 318

Yo soy el medio para la salvación, así como su fin.



1. En mí -el santo Hijo de Dios-se reconcilian todos los aspectos del plan celestial para la salvación del mundo. 2¿Qué podría estar en conflicto, cuando todos los aspectos comparten un mismo pro­pósito y una misma meta? 3¿Cómo podría haber un solo aspecto que estuviese separado o que tuviese mayor o menor importancia que los demás? 4Yo soy el medio por el que el Hijo de Dios se salva, porque el propósito de la salvación es encontrar la impeca­bilidad que Dios ubicó en mí. 5Fui creado como aquello tras lo cual ando en pos. 6Soy el objetivo que el mundo anda buscando. 7Soy el Hijo de Dios, Su único y eterno amor. 8Yo soy el medio para la salvación, así como su fin.

2. Permíteme hoy, Padre mío, asumir el papel que Tú me ofreces al pedirme que acepte la Expiación para mí mismo. 2Pues lo que de este modo se reconcilia en mí se reconcilia igualmente en Ti.



¿Qué me enseña esta lección? 


El Hijo de Dios, tras hacer uso de su poder de decisión, se concibió como un ser pecador. Desde entonces, sus pasos se orientan en la búsqueda de la perfección, de la felicidad, los cuales le son negado, pues, una mente oscurecida por la visión del pecado, no puede comprender que la perfección y la felicidad ya forman parte de él, pues son aspectos de su condición espiritual.

La búsqueda de la perfección, conducirá al Hijo de Dios hacia el encuentro consigo mismo. Dejará de buscar fuera, lo que ya se encuentra en su interior. Descubrirá, que todo lo que vive externamente es la proyección de su mente y, entonces, no le quedará otro camino que verse como el principal actor del guion de su vida.

Aceptará, que nada externo a él, puede aportarle ni un solo ápice de felicidad, pues esa felicidad es un estado interno de su Ser.

Aceptará, que no es un ser pecaminoso. Admitirá, que su elección, tan sólo ha supuesto un acto de Voluntad, hacer uso del Atributo heredado por Su Creador y no un acto pecaminoso merecedor de ser condenado, ni castigado.

Descubrirá que nunca ha dejado de ser un ser inocente, y asumirá, como su función en la vida, convertirse en el agente activo de la salvación, pues, él, tan sólo él, tiene la potestad de cambiar la visión de lo que realmente Es.

Hago consciente en mí, la Fuerza del Amor, como la única Fuerza que ha de permitirme recordar mi condición de Dios en formación.

Ejemplo-Guía: "¿Ser o hacer?

No lo niego, reconozco que durante mucho tiempo he creído que el plan de mi salvación me exigía hacer cosas buenas en el mundo; ayudar; prestar servicio; disponibilidad, etc. En definitiva, hacer lo que el mundo y sus voces me decían que tenía que hacer para ganar el cielo y alejarme del infierno.

Reconozco, igualmente, que esa "disciplina", en muchas ocasiones, se convertía en una pesada carga sobre mi conciencia. Una mala acción; un desinterés; una falta de servicio; una indisponibilidad, etc, eran motivos suficientes para hacerme sentir mal y llevarme a pensar que no era merecedor del Amor de Dios y de Su Perdón.

En esas idas y venidas, me he cruzado con muchos caminantes, con los que he compartido un mismo destino y a los que, al igual como yo, les sorprendía la visión de no estar a la altura de las expectativas. Acostumbraba a gesticular como el mundo quería que gesticulara para ser aceptado en el grupo de elegidos para alcanzar la meta perseguida. En esos momentos, no alcanzaba a comprender, que aquellos gestos, muchas veces, eran gestos vacíos, pues cuando lo que compartía no estaba a la altura de mis sentimientos, me atormentaba y acudía al autocastigo para satisfacer mi dolorida consciencia.

Cuando comprendí que no podemos dar lo que no tenemos, acepté mi verdadera realidad y presté más atención al hecho de "ser", antes que al hecho de "hacer". Comprendí que mis acciones debían estar en coherencia con mis pensamientos, pues de lo contrario estaría viviendo, internamente, un conflicto que tarde o temprano se proyectaba al exterior, llevándome a experimentar vivencias de incoherencia y de falta de armonía.

El sistema de pensamiento del ego, aboga por el deseo de ser especiales y para ello, utiliza su mejor arma, el cuerpo, al que le otorga el poder absoluto de su existencia. Cuanto más individuales nos percibamos, más especiales nos sentimos. Lograr ser especial nos exige utilizar las herramientas del mundo físico para demostrarnos nuestras capacidades, las cuales denominamos creadoras, pero en realidad, lo que hacemos es fabricar un realidad ilusoria basada en el error, en la irrealidad.

Lo que hacemos está  sujeto a las leyes de la temporalidad, luego son perecederas. Esta circunstancia se convierte en una fuente de miedo y de sufrimiento, pues persiguiendo el elixir de la eterna juventud, lo único que conseguimos es ahogarnos en nuestras frustraciones. 

En cambio, cuando apostamos por la expansión de lo que somos, siempre estamos dotando a nuestras creaciones de la esencia verdadera con la que hemos sido creados, el Amor. La Visión del Ser, es la Visión de Cristo, donde percibimos que todos hemos sido emanados de una misma Fuente, lo que nos hace hermanos en la Filiación de Dios.

Reflexión: ¿Qué otra condición, a parte del Amor, puede salvarnos?