sábado, 2 de julio de 2016

Cuento para Omael: "Deseando la Vida"

Sin duda alguna, aquel día sería un día glorioso que se recordaría siempre en el tiempo.

La unión de Hesed, príncipe de las Tierras de la Abundancia, con Netzah, heredera de las Tierras de la Belleza, había sido muy deseada y a todos complacía.
Desde pequeños, ya se había concertado por los padres aquella boda real, y eran muchos los que esperaban que de aquella relación naciesen ricos y hermosos frutos.

Hesed era bien conocido por su bondad y Netzah era venerada por su asombrosa belleza. La fusión de ambos reinos permitiría a todos vivir en una tierra que muchos comparaban a las del Paraíso.
La alegría rebosaba en los corazones de todos, y la dicha se contagiaba de unos a otros, y muy pronto no quedó alma que no se sintiese embriagada por aquella plenitud.

El tiempo pasó y todo crecía sin limitaciones, los campos florecían y se recogían abundantes cosechas. Se respiraba armonía y salud, y la prosperidad seguía aumentando día a día.
Pero a pesar de todos aquellos dones de la tierra y del cielo, una sospecha fue creciendo poco a poco como una extraña sombra, y sin poder evitarlo nadie, adquirió tal dimensión que acabó con la felicidad de los jóvenes monarcas.

Para todos era un misterio. Se preguntaban que terrible mal padecían sus soberanos para que la alegría hubiese desaparecido de sus vidas.
Era tanta su inquietud que decidieron nombrar un emisario que fuese a informarse a palacio.
  • Majestades -saludó cortésmente el emisario -, he sido nombrado delegado por el pueblo para haceros llegar nuestra preocupación al comprobar vuestra actual tristeza. ¿Cuál es la causa de esa aflicción? Si miramos al Norte, vemos fecundidad. Si miramos al Sur, vemos riquezas, si miramos al Este, vemos Luz, y si miramos al Oeste, vemos vida. ¿Qué podemos desear más? -preguntó desconcertado el delegado -.
  • Amigo, cada semilla florece en nuestras tierras y da sus frutos, y ello es motivo de alegría para todos, sin embargo, mi semilla no florece ni da frutos en el vientre de la reina. Daría la mitad del reino, si a cambio la reina fuese madre -expresó con tristeza el joven rey -.
  • Pero señor, vuestros pensamientos sombríos son como el granizo que cuando cae en la tierra impide a la semilla florecer. ¿Acaso no conocéis la magia del sabio Omael? -advirtió el sorprendido emisario -.
  • Tenéis razón mi buen amigo, nuestros pensamientos son semejante al granizo, pero dime, ¿quién es Omael? -interrogó muy interesado el rey -.
  • Es uno de los ancianos más sabios de la región. Su poder atrae las Fuerzas de la Vida y las mujeres que son estériles, vuelven a ser fecundas.
  • Pues siendo así, te ruego hagas llegar mi petición a tan noble sabio. Pedidle que la reina necesita de sus cuidados.
La reina recibió la visita del preciado anciano y siguiendo las instrucciones de éste, tomó al amanecer cada mañana y durante 9 días, aguas puras del manantial. Al final de este periodo su vientre era fértil para poder engendrar.

La sabiduría de Omael y los deseos intensos de dar vida de los reyes, hicieron posible que la alegría volviese a reinar en la rica comarca de Hesed-Netzah.

Fin

Diálogo con el Ángel Omael

  • He puesto en tu genoma espiritual, un elevado designio…, Propagar y Multiplicar la Vida...
  • Como dioses en formación, tienes la oportunidad de dar testimonio de tu poder creador, y para ello, deberás de emplear tu esperma vital y convertirte en un dador de vida.
  • ¿Estás dispuesto a compartir parte de tu Luz, para que nuevas generaciones vengan al mundo?
  • ¿Estás dispuesto a limitar tus ansias de expansión…, y concentrar tu potencial en la noble tarea de engendrar vida?
  • ¡Ojala!, la seguridad que dispensa las riquezas del mundo material, no se convierta en un obstáculo que ciegue tu visión.
  • ¡Ojala!, el esplendor de tu belleza física, no distraiga tu atención.
  • ¡Ojala!, la fuente de donde emanan tus sentimientos, no se agote en vanos alardeos de tu personalidad y olvides tu misión esencial.

Plegaria y Exhorto de Omael

PLEGARIA

OMAEL: Dios Paciente.
Tú eres mi esperanza, Señor Eterno. En Ti me confío desde mi juventud.

OMAEL, Señor, quisiera que a través de mi
Pudieran venir al mundo almas nobles y elevadas;
quisiera que me eligieras para transmitir la vida
a seres superiores que den testimonio de Tu Reino.
Pero si la necesidad exige que de mi vengan
seres deformes de cuerpo o de alma,
abre, Señor, mi cuerpo al Amor
para que en mí encuentren las virtudes que deben adquirir
en su peregrinaje humano.
Dame, Señor, el don de vivificar, la facultad de sacar vida
en aquellos que ha tocado el Ángel de la Muerte.
Ojalá, Señor OMAEL pueda ser aquel
a través del cual Lázaro vuelve a la vida.

OMAEL exhorta:
El Eterno me ha confiado
la multiplicación de las especies
y la perpetuación de las razas,
y Yo te he designado a ti
para que hagas las funciones de generador.
De tu pureza depende, peregrino,
que el producto final sea adecuado
a las necesidades de la Tierra.
Si tu simiente es luminosa,
las almas hermosas, cual abejas, acudirán a ti;
si en tu simiente hay tinieblas,
seres deformes y contrahechos accederán a la vida.
De tu limpieza depende que la tierra y el cielo sean mejores.
De tu limpieza depende el que puedas transmutar lo corrupto
en materia regenerada y armónica.
He dispuesto el Fuego primordial en torno a tus átomos materiales,
de manera que la más ligera chispa te permita
arder en sagrados afanes.
Puedas tú, peregrino, con esa chispa,
encender en ti grandes hogueras
y bañarte en ese fuego como en un manantial.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Omael: "Dios Paciente"


Nombre: Omael, "Dios Paciente".
Coro: Dominaciones, Ángeles al servicio de Hesed-Poder.
Nombre del Ángel en letras: Vav-Mem-Aleph-Aleph-Lamed
Nombre del Ángel en cifras: 6-13-1-1-12
Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Enamorados- Muerte-Mago-Mago-Colgado.
Maestro del sendero 21 que une Hesed a Netzah en su trayecto de Ida. Ejerce su ministerio con el título de Inteligencia que Busca.
Días de regencia: 20 de abril; 4 de julio; 17 de Septiembre; 28 de Noviembre; 7 de febrero. Del 19 de agosto al 23 de agosto.
Regencia zodiacal: 29º al 30º de Aries; 11º al 12º de Cáncer; 23º al 24º de Virgo; 5º al 6º de Sagitario; 17º al 18º de Acuario; 25º al 30º de Leo.
Lo que otorga:
·         Paciencia en los avatares y miserias de la vida.
·         Fecundidad en las parejas y normalidad en los partos.
·         La venida al mundo de un alma noble a través de la generación.
·         Facilidad para el estudio de anatomía y medicina.
·         Protege contra la tentación de oponerse de alguna manera a la propagación de los seres.

Programa-Lección: Ser dador de vida.

viernes, 1 de julio de 2016

Cuento de Reiyel: "Deshaciendo una maldición"


Muchas personas no creen en los embrujamientos, en los encantamientos, en el mal de ojo, y una de estas personas era Reiyel, el Soberano de las tierras de Hesed, donde la abundancia florecía por doquier.

Pero lo que un día le sucedió, le hizo cambiar de parecer, y es que él mismo fue victima de la magia negra de una malvada bruja..., pero veamos lo que le ocurrió al Soberano.

Era época de recogida de impuestos y los recaudadores ya habían visitado varias aldeas. Reiyel era justo y según muchos, bondadoso, sin embargo, los últimos años habían sido duros, muy duros y se vio obligado a implantar una ley de impuestos.

No era mucha la cantidad exigida, pero no todos vieron con buenos ojos aquellas medidas y algunos de los aldeanos le criticaron.

Sin embargo, aquellas opiniones nunca preocuparon al Rey, ya que las recaudaciones no eran para su lucro personal, sino para administrarlas en todo el reino. Pero si le preocupaba la insubordinación y fue por ello que mando llamar a los causantes de aquella rebeldía.

Sus guardianes acompañaron a una mujer de presencia enigmática que no parecía afectada por las dificultades de los últimos años. Cuando llegó hasta el lugar donde el se encontraba, le dijo:
  • Buena mujer, ¿por qué te niegas a pagar el impuesto si sabes que serán repartidos equitativamente entre todos? -preguntó amablemente el rey -. 
  • No creas que me engañas, eres un rey avaro y tratas de enriquecerte con nuestros esfuerzos -replicó agresivamente la interrogada -.
  • Te equivocas, mis arcas no se llenarán con los esfuerzos del pueblo. Mi única voluntad es administrar con justicia los escasos recursos existentes -le replicó Reiyel -. 
Entonces y de un modo inesperado aquella misteriosa mujer profirió una maldición en alta voz: 
  • iQué la sangre que recorre tus venas se endurezca como las piedras si utilizas en beneficio propio un solo diezmo procedente de nuestros esfuerzos!  
Y diciendo esto, todos quedaron tan asombrados que ni tan siquiera le impidieron marcharse.
Cuenta la leyenda que aquel año fue el peor de todos y que las arcas del rey agotaron sus fondos, por lo que se vio en la necesidad de gastar el dinero de las recaudaciones, y fue entonces cuando todos recordaron la maldición de aquella maliciosa bruja.

Reiyel quedó petrificado, aunque no muerto. Se encontraba sumido en un profundo trance, pero no podía manifestar la vida.

No sabían como ayudar a su rey, y cuando recurrieron a la bruja, nadie supo dar referencia de ella.

Pero esta historia no puede acabar mal, no os preocupéis, puesto que el pueblo viendo la desdicha de su rey y la pobreza que se apoderaba del reino, cedió voluntariamente sus humildes ingresos para salvarle, y no tan solo consiguieron hacerlo, sino que aquel acto de amor puso fin al maleficio de la bruja y el rey Reiyel volvió a la verdadera vida de nuevo.

Fin

Diálogo con el Ángel Reiyel

  • Todo es Energía…
  • Todo ha sido creado respondiendo a un tono de vibración…, y la Energía, responde al ritmo de esa vibración.
  • Debes ser consciente, de que tú eres portador de ese Verbo Creador…
  • Cada vez que haces uso de la palabra…, la Energía se transforma y adquiere la condición que tú insuflas en ella…
  • ¿De qué hablarás al mundo…?
  • ¿Pondrás en tu boca palabras vanas…?
  • ¿Serán exaltadas tus formas, con el propósito de enervar los sentimientos ajenos…?
  • ¿Proclamarás verdades del antiguo orden, verdades anquilosadas y caducas…, o tu voz, preconizará la venida del Hombre Nuevo?
  • ¿Qué Principios defenderán tus labios…, el ojo por ojo y diente por diente..., o Ama al enemigo como a ti mismo…?
  • ¡Ojalá!, tu canto esté inspirado por la armonía de la Música de las Esferas y de tu garganta tan sólo pueda salir…, verdades eternas.

Plegaria y Exhorto de Reiyel

PLEGARIA

REIYEL: Dios pronto a socorrer.
Porque Dios es mi socorro. El Señor es el sostén de mi alma.
REIYEL: ¡Oh Señor, que me has elegido a mi
para ser el vehículo de tu Verbo!
Vela para que mi alma conserve la pureza necesaria
a la manifestación de Tu pensamiento.
Lava las impurezas,
los atascos interpuestos por mi personalidad mortal,
a fin de que Tu corriente no encuentre obstáculos.
Libérame de esos enemigos que pueden suponer un freno
y de esos amigos que me retienen prisionero de los falsos valores.
Procúrame un lugar para meditar
y lléname de celo para propagar lo que mi Ego detecta.
No permitas que con mi conducta traicione
lo que Tu me llevas a proclamar en palabras.
Señor REIYEL, alienta en mi el afán de entrega
y permíteme ser dispensador de las virtudes de tu diestra.

REIYEL exhorta:
La Verdad que resplandece en el cielo
debe ser transplantada en la tierra
y necesito que alguien, como Hércules,
tome sobre sus espaldas el cielo;
alguien que sea fuerte para no desplomarse
con tan terrible peso;
alguien que sea flexible para que,
con tan sublime carga en las espaldas,
sepa bajar los peldaños que lo separan de la Eternidad
y dejarla en el buen lugar, en una tierra fértil,
capaz de multiplicar cada pedazo de cielo en mil.
Ojalá puedas ser tú, peregrino,
el afortunado agente para esa misión.
Ojalá que encuentre en ti la fuerza y la flexibilidad
que la operación necesita.
Si me sirves,
si no te dejas devorar por los negros instintos
que acechan al misionero
Yo haré de ti mi representante titulado en la Tierra
y entre tu y Yo tenderé una escalera
para que suban y bajen en permanencia mis agentes,
cargados con los materiales necesarios para tu obra.
Nada ha de faltarte, peregrino, de lo esencial,
si respetas mi exclusiva y no te comprometes en otras empresas.

(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Reiyel: "Dios pronto a socorrer

Nombre: Reiyel, "Dios pronto a socorrer".
Coro: Dominaciones, Ángeles al servicio de Hesed-Poder.
Nombre del Ángel en letras: Reish-Yod-Yod-Aleph-Lamed
Nombre del Ángel en cifras: 20-10-10-1-12
Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Juicio-Rueda de la Fortuna-Rueda de la Fortuna-Mago-Colgado.
Maestro del Sendero 20 en su trayecto de Ida.
Días de regencia: 19 de abril; 3 de julio; 16 de Septiembre; 27 de Noviembre; 6 de febrero. Del 14 de agosto al 18 de agosto.
Regencia zodiacal: 28º al 29º de Aries; 10º al 11º de Cáncer; 22º al 23º de Virgo; 4º al 5º de Sagitario; 16º al 17º de Acuario; 20º al 25º de Leo.

Lo que otorga:
  • Liberación de los enemigos.
  • Liberación de embrujos y mal de ojos.
  • Inspiración para las plegarias y discursos.
  • Celo en la propagación de la verdad.
  • Protege contra el fanatismo y la hipocresía.
Programa-Lección: Vencer el fanatismo.

jueves, 30 de junio de 2016

Cuento para Seheiah: "El Espíritu Protector"



Muchas son las personas que se quejan en la vida de tener mala suerte, nada les sale bien, el destino parece haberse confabulado para castigarlos con su rigurosa justicia, pero el caso que os voy a contar, opinareis sin duda que es curioso, puesto que narra la historia de un muchacho al que la mala suerte le perseguía, y sin embargo, en el ultimo momento, siempre salía victorioso del nefasto trance. Pero júzguenlo ustedes mismos...


Jupimar siempre había sido un chico independiente. Gustaba de tomar sus propias decisiones, aunque estas le llevasen como en aquel día a enfrentarse a la muerte.


Desde hacia tiempo, se preguntaba que sensación se debía experimentar conduciendo aquella maravillosa moto que su amigo acababa de comprar. Si se la pedía prestada tal vez podría saberlo -pensó -, y ni corto ni perezoso, se fue en busca de él, quien de muy malas ganas y un poco por vergüenza, se la dejo, pero no sin antes advertirle que no corriera demasiado.


Pero para Jupimar aquellas recomendaciones estaban de más. Si esperaba que le hiciera caso, iba listo.


Tomó la moto y enseguida busco la sensación que tanto deseaba experimentar. Aceleró y aceleró cada vez más. Sin duda merecía la pena aquellas sensaciones. Pero todo estaba previsto, y al tomar una curva la moto le derrapo y el accidente fue mortal.


Todo el mundo temió lo peor, puesto que, al salir despedido tuvo la mala fortuna de ser arroyado por un camión que venia en sentido contrario.


Sin embargo, y cuando nadie contaba con su vida, Jupimar se recuperó de un modo milagroso.


Era la tercera vez en el año que salía ileso de accidentes mortales. La primera ocasión fue un incendio, al final pudo ser rescatado a tiempo cuando ya le daban por asfixiado. La segunda, fue aplastado, prácticamente, por un edificio en ruina que se había desplomado, pero de nuevo le acompañó la fortuna, pues quedó presionado por un hueco, lo cual impidió ser sepultado, y ahora ese accidente.


Nadie se explicaba la razón y muchos llegaron a pensar que tenía 7 vidas como los gatos. Otros pensaban, que tal vez tenía un pacto con el diablo, pero el único que sabía la respuesta era él mismo, pues acababa de conocerla.


Mientras dormía de camino al hospital, Jupimar tuvo una visita en el mundo de los sueños. Un ser de luz se le acercó, y ante aquella sorpresa el joven le pregunto:
  • ¿Quién eres y dónde estoy?
  • Soy el Arcángel Seheiah y protejo a los hombres del rigor del destino, y estás en el Mundo del Deseo -explicó aquel ser de luz -.
  • ¿Entonces estoy muerto? -preguntó angustiado Jupimar -.
  • No, no lo estas, porque yo te he salvado -contestó amistosamente el Arcángel -
  • Y, ¿por qué lo has hecho?, otras personas mueren en accidentes y nadie los salva.
  • Tienes razón, pero en el Libro del Debe y el Haber de esas personas no encuentro ninguna razón que le haga interceder por ellos.
  • Entonces, ¿estás a mis servicios porque yo con mi comportamiento en otras vidas he actuado salvando las vidas de otros? - Interrogó muy sorprendido el joven Jupimar -.
  • Veo que lo has entendido, y ahora debes volver. Pero antes recuerda una cosa, no arriesgues tu vida en vano, pues es muy valiosa para malgastarla.
Gracias a aquel encuentro, Jupimar dejaría de comportarse imprudentemente y trató siempre de echar una mano al Arcángel prestando auxilio al necesitado.


Fin

Diálogo con el Ángel Seheiah

  • Has hecho uso de tu poder primigenio, el poder creador…
  • Has descubierto tu Esencia Creadora, y has hecho uso de tu libertad, derramando tu semilla en la tierra fecunda, para así dar testimonio de ti mismo.
  • Espero, peregrino, que no ignores que en tu propia Esencia va implícita la ley que rige sobre todo acto creador.
  • ¡Ojalá!, seas fiel al compás que marca el nombre sagrado de Jehová, pues debes saber, que el Yod (semilla) al interiorizarse en el He (tierra), dará lugar al Vav (planta), y ese Vav, al madurar, culminará su obra en el He final, como fruto maduro.
  • Espero de ti fidelidad a lo Esencial…, que seas consecuente con tus actos, que sepas reconocer en el fruto, el origen de la semilla… que sepas reconocer a tus hijos, como el resultado de tus acciones creadoras.
  • Si el rostro de los frutos es amargo…, ahora no digas, ¿por qué a mí?
  • Si en tu vida, el Sol se oscurece oculto por los nubarrones del pasado…, ten paciencia…, deja que las aguas purificadoras caigan y limpien tus sentimientos de aquellas emociones que enturbian tu horizonte humano…, entonces, el Sol que es conciencia, volverá a lucir en tu vida.

Plegaria y Exhorto de Seheiah

PLEGARIA

SEHEIAH: Dios que curas a los enfermos.
¡Oh Dios, no te alejes de mí! ¡Dios mío ven pronto a socorrerme!
SEHEIAH: Ayúdame, Señor, a tomar conciencia de mis errores,
para que no sean los padecimientos
la única vía para alcanzar la conciencia de las cosas.
Sobre mí gravita un pesado karma
y quiero que me ayudes a dar todo lo que se me pide,
sin que mi personalidad mortal ponga obstáculos
al cumplimiento de mis obligaciones.
Y si soy acreedor a ciertos privilegios,
guíame para que administre con prudencia
los bienes que reciba del Eterno.
Protégeme, Señor, cuando mi salud flaquee;
ilumina mi alma para que comprenda el sentido de la prueba
y, ya limpio de las escorias de mi pasado,
haz de mi una columna de tu Templo.
 

SEHEIAH exhorta:

Tienes en el cielo una cuenta abierta,
que es preciso liquidar.
En el gran libro de tu vida hay un Debe y un Haber:
es tu Bondad y tu Maldad que configuran tu presente vida.
El Eterno me ha nombrado ejecutor de esa cuenta
y he de pedirte paciencia y comprensión
para cuando tus maldades, encarnadas en ti,
te sometan al Fuego purificador
que ha de abrir en ti el tercer ojo
que te permitirá contemplar la armonía divina,
pero también me ha confiado la administración de los goces
que mereces por tu contribución al orden cósmico.
Por tu trabajo humano, peregrino,
serás movido a una elevada situación
y dispondrás de mucho juicio
para ordenar tu propia vida y la de los demás.
Esa cuenta positiva inscrita en tu historial akásico
te permitirá salir sin peligro de lances apurados;
te permitirá ser el hombre ileso en las catástrofes,
el que se salva de las ruinas
y que sobrevive a las enfermedades mortales.
Y cuando el dinamismo del karma se haya agotado,
tendrás acceso al eterno saber
y serás un hombre escuchado y respetado.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Seheiah: "Dios que cura a los enfermos"


Nombre: Seheiah, "Dios que cura a los enfermos".
Coro: Dominaciones, Ángeles al servicio de Hesed-Poder.

Nombre del Ángel en letras: Shin-Aleph-Hé-Yod-Hé

Nombre del Ángel en cifras: 21-1-5-10-5

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores: Loco-Mago-Sumo Sacerdote-Rueda de la Fortuna-Sumo Sacerdote.

Maestro del Sendero 19 que une Hesed a Gueburah en su trayecto de Ida. Ejerce su ministerio con el título de Inteligencia del Secreto.

Días de regencia: 18 de abril; 2 de julio; 15 de Septiembre; 26 de Noviembre; 5 de febrero. Del 8 de agosto al 13 de agosto.

Regencia zodiacal: 27: al 28: de Aries; 9: al 10: de Cáncer; 21: al 22: de Virgo; 3: al 4: de Sagitario; 15: al 16: de Acuario; 15: al 20: de Leo.


Lo que otorga:

  • Protege contra los incendios y ruinas de los edificios.
  • Protege contra las caídas, los accidentes, las catástrofes.
  • Longevidad.
  • Aporta prudencia y buen juicio.
  • Protege contra los rigores del propio destino.

Programa-Lección: Tomar conciencia de los errores.

miércoles, 29 de junio de 2016

Cuento para Yerathel: "Malón, el malo"

Malón, no era ni mucho menos lo que podríamos llamar un buen muchacho, sino todo lo contrario, era tanta su maldad que la fama le precedía allí donde iba.

Era muy conocido y temido en todos los barrios y nadie lo quería como compañero en la escuela.

Aquel desprecio hacía que el malvado Malón se enfadase aún más de lo que ya lo estaba habitualmente, y se revelaba con actos violentos, destrozando todo cuanto se cruzase en su camino.

En un par de ocasiones tuvieron que intervenir los guardias del orden, y en una de ellas le arrestaron, pero tan sólo se limitaron a meterle miedo y al poco rato le soltaron.
Pero Malón no se acobardaba con las amenazas de la policía y seguía una y otra vez sembrando el terror por donde quiera que pasara.

Cierta mañana se le ocurrió hacerle una visita a la escuela, sorprendiendo a su paso a cuantos se cruzaban con él.

Su apariencia era desastrosa. Daba la impresión de que había dormido con las ropas que llevaba puestas. Sus cabellos estaban despeinados y en su cara se podía apreciar que hacía días, tal vez meses, que no había tenido contacto con el agua.

Todos se apartaban de él cuando se le acercaba, pero aquello parecía no importarle demasiado en aquel día.
Siguiendo su instinto se adentró en una de las clases y una vez dentro se sentó en un pupitre. De repente y como si se tratase de una plaga infecciosa todos se apartaron de su lado, quedándose totalmente sólo y aislado. Pero de un modo inesperado y sorprendiendo incluso al propio Malón, un chico se le acercó y con una sonrisa amable en los labios, le dijo:

  • ¿Puedo sentarme contigo?
Aquella petición hizo tartamudear al despreciado y temido Malón, que estando aún bajo los efectos de su sorpresa, contestó:

  • Sí, sí, puedes sentarte, ¿si te atreves…?
  • Bien, creo que seremos buenos amigos, me llamo Yerathel -comentó atrevidamente su nuevo compañero -.
  • Qué te hace pensar que yo quiero ser tu amigo? -preguntó con serenidad Malón -.
  • Yo no tengo nada contra ti. No te considero mi enemigo, ni creo que lo seas nunca, puesto que aunque me calumnies, me engañes, incluso me castigues, no lo consideraré una ofensa. Pensaré que tal vez me lo haya merecido.
Aquellas palabras consiguieron hacer latir de nuevo el adormecido corazón de aquel desgraciado muchacho que hasta ahora se había sentido rechazado y despreciado por todo el mundo.

Aquel misterioso chico con su sinceridad había ganado su confianza y le había hecho sentirse de nuevo un ser vivo.

Desde aquel día., Malón y su amigo Yerathel vivieron muy unidos y enseñaron a los demás que el amor debe ofrecerse a todos los seres, aunque en ocasiones estos aparezcan con el rostro del enemigo.

Fin

Diálogo con el Ángel Yerathel

  • En cada una de tus células, llevas el germen de la creación…
  • Revives en tu alma, día a día, la plenitud de un entorno paradisiaco, donde todo es en esencia, esplendor, grandeza y magnificencia.
  • Tan sólo un precepto debes respetar…
  • ¡Qué el fruto de tu creación sea grato a los ojos del Eterno!
  • ¡Qué tus acciones sean portadoras de armonía y orden!, pues de lo contrario…, estarás construyendo una realidad que está llamada al fracaso y se destruirá por su propio peso.
  • La humanidad añora el rencuentro con la Libertad…
  • Tiene ansias de libertad y sed de amor…
  • En tu morada Paradisiaca, crece el Árbol de la Vida…, deja que el hombre se alimente del fruto de su Esencia, y deje de una vez por todas, de ser víctima de la ignorancia.
  • En tu morada Paradisiaca, fluyen en armonía, cuatro grandes ríos, deja que el hombre sacie su sed en sus cristalinas aguas, y de una ver por todas, abandone el mundo de la división y se convierta en el verdadero promotor del Amor.

Plegaria y Exhorto de Yerathel

PLEGARIA

YERATHEL: Dios que castiga los malvados.
Eterno, ¡libérame de los hombres malvados! Presérvame de los hombres violentos.

YERATHEL, Señor, permíteme utilizar las virtudes
adquiridas a lo largo de las vidas,
para iluminar con ellas la parte oscura del universo.
Permíteme que sea como un río de fuego,
en el que puedan purificarse
todos cuantos se acerquen a él.
Permíteme ser aquel que distribuye la llama
a los que no han recibido a su hora su parte de Eternidad.
Ayúdame, YERATHEL, a volar por encima de lo profano
y a penetrar en el dominio de lo sagrado;
ayúdame a encontrar mi lugar en el cosmos,
a estar del lado derecho de la creación.
Haz de modo que en mí,
la Inteligencia Activa sea el reflejo
de la Divina Sabiduría
y que no se apague nunca en mi alma
la sed de actuar y aprender.
Y cuando mi espíritu se despegue,
llevado por el afán de ir más allá de mí mismo,
ponme, YERATHEL, con el Eterno, faz a faz.

YERATHEL exhorta:

Todo resucita, peregrino.
La vida produce continuas formas
y no es siempre el Eterno quien las crea.
Tus maldades pasadas generan nuevas maldades;
tus errores pasados necesitan, para ser borrados, nuevos errores.
Todo ello ocupa el espacio
en el que el Eterno debería realizar su Obra.
Y eres tu, peregrino, quien le impide crear.
Pero en tu acontecer humano,
también eres portador de armonía y de orden
y Dios me ha situado en esta parte de su espacio
para que te restituya los méritos que tus vidas te han valido.
Soy una fuerza que te ofrece su apoyo,
para crear un mundo a tu imagen y semejanza.
Utiliza las virtudes acumuladas en ti
para ir más allá de donde suelen ir los hombres.
Quiero que seas audaz, que seas osado,
que salgas de la tierra en que has nacido
y que tu campo de acción sea el universo.
Yo pondré en ti una inquebrantable decisión
y mis legiones vendrán para sostener tus empresas.

Ojala sepas discernir los límites, peregrino,
que te impone el Tau.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

Yerathel: "Dios que castiga los malvados"

Nombre: Yerathel, "Dios que castiga los malvados".

Coro: Dominaciones, Ángeles al servicio de Hesed-Poder.

Nombre del Ángel en letras: Yod-Reish-Tav-Aleph-Lamed

Nombre del Ángel en cifras: 10-20-22-1-12

Nombre del Ángel en Arcanos Mayores:Rueda de la Fortuna-Juicio- Mundo-Mago-Colgado.

Maestro del Sendero 4, Hesed. Ejerce su ministerio con el título de Inteligencia Cohesiva.

Días de regencia: 17 de abril; 30 de junio; 14 de Septiembre; 25 de Noviembre; 4 de febrero. Del 3 de agosto al 7 de agosto.

Regencia zodiacal: 26º al 27º de Aries; 8º al 9º de Cáncer; 20º al 21º de Virgo; 2º al 3º de Sagitario; 14º al 15º de Acuario; 10º al 15º de Leo.

Lo que otorga:
·        Confunde a los malvados y enemigos.
·        Protege contra los ataques injustos.
·        Misión propagadora de la luz y la libertad.
·        Vivir en paz, entre hombres sabios.
·        Ayuda para no caer bajo ninguna dependencia.

Programa-Lección: Vencer la esclavitud de los vicios.

martes, 28 de junio de 2016

Cuento para Haaiah: "El poder de la Honestidad"

Aquel día en el colegio se había despertado una viva expectación, pues se iban a nombrar a los responsables que habían sido elegidos para dirigir las delegaciones de cada curso.
Nuestro protagonista, conocido por el "político", el joven Haaiah, formaba parte de las listas de candidatos y tenía muchas esperanzas en conseguir el puesto de delegado.

En su campaña de presentación, Haaiah había sido muy diplomático y prometió una serie de mejoras que no olvidarían fácilmente sus electores. Fue muy bondadoso en sus discursos y derrochó mucha energía en convencer, a todo el mundo, de que él era el mejor candidato para defender sus intereses ante la administración, y al parecer esos esfuerzos no fueron del todo en vano, ya que el "político" fue elegido por mayoría para desempeñar el cargo.

A partir de ese momento, debería trabajar duro para no defraudar a las personas que habían depositado su confianza en él. Estaba convencido de que lo haría bien y de que todos estarían contentos con sus acciones.

Trataría de llevar a cabo su promesa de ser un delegado justo y ecuánime, responsable, luchador hasta desfallecer y muy comunicativo. Sí señor, ese era su lema. Ese era él. Debía convertir aquel lugar en un paraíso en el que todos encontraran la felicidad.

Con esos pensamientos aún en la mente, Haaiah fue viendo como iba pasando el tiempo y mucho de los objetivos que tenía en proyecto, no había podido conseguirlos y algunos de ellos ni tan siquiera abordarlos.

Comprobó que enfrentarse a la administración no era cosa fácil, pero aquellos contratiempos no iban a suponer un fracaso, y decidió ponerles las cosas difíciles. Movilizó a sus compañeros para que respaldasen una huelga y lo consiguió. Estaba seguro de que aquello iba a resultar efectivo y de que la Dirección accedería a aceptar las condiciones que exigían.

Pero cuando creía tener la victoria en sus manos, fue llamado para que compareciera ante la Junta del colegio.
Pensó nuestro amigo que desearían negociar, y se dijo que no cedería lo más mínimo.
  • Pase usted joven -invitó una voz amablemente -. Permítame que hable en nombre de mis compañeros, pues deseamos proponerle un trato que estamos seguros, un chico tan inteligente como tu, no podrás rechazar.
  • Usted dirá señor Director - contestó el joven Haaiah pensando tener la partida ganada -.
  • Pues bien, hemos podido apreciar que es usted muy eficaz como delegado de curso, y pensamos que es una pena que un talento como el suyo se desaproveche en cuestiones tan simples como defender los intereses de un solo curso. Nuestra propuesta es pedirle que trabaje usted para la administración y nos represente en el Consejo General como secretario. ¿Qué nos contesta?
El "político" no acababa de salir de su asombro. Sabía que le estaban comprando. Sabía que si aceptaba iba a traicionar a sus compañeros, pero era tan seductora la propuesta. Era lo que siempre había soñado.
Todo parecía indicar que iba a aceptar la proposición, sin embargo, de sus labios surgió una negativa.
  • No, no acepto su ofrecimiento. Les estoy muy agradecido, pero no puedo aspirar a un cargo, cuando el precio es la traición a mis amigos.
Así fue como Haaiah siguió luchando por la verdad, y ahora lo haría con un poder que nadie le podía arrebatar: la HONESTIDAD.
Fin

Diálogo con el Ángel Haaiah


  • Has llamado a mi puerta, buscando conocer la Eterna Verdad…, pero he de decirte, peregrino, que malgastas el tiempo si esperas de mí, que eleve tu verdad por encima de otras verdades…
  • ¿Crees que la Luz, antes de ser Luz no fue Tinieblas?...
  • ¿Crees que el Bien, antes de adquirir esa condición, no se vistió con los ropajes del Mal?...
  • ¿Acaso crees, que la Unidad, no debe convertirse en una conquista alcanzada entre el Tú y el Yo?...
  • ¿Estás preparado para recibir mi Verdad?
  • Debes estarlo, pues esa Verdad forma parte de ti…, siempre ha formado parte de ti.
  • ¿A qué esperas para dar testimonio de esa Verdad?...
  • ¿A qué esperas para ser el punto de encuentro entre conflictos enfrentados?
  • ¿A qué esperas, para, formando parte de la multiplicidad…, dar Testimonio Vivo de la Unidad?

Plegaria y Exhorto de Haaiah

PLEGARIA

HAAIAH: Dios Oculto.
Te invoco con todo mi corazón. Escúchame, Eterno, a fin de que guarde tus estatutos.

HAAIAH: Permíteme, Señor, ser en la Tierra
el depositario de vuestra Luz,
el digno portador de vuestro Verbo,
y si me son concedidos poderes
para arbitrar conflictos entre pueblos,
ayúdame para que pueda aportar soluciones
dentro de una perspectiva cósmica,
pensando en el bien de las gentes
y en la armonía con que todo debe encadenarse
en vuestro universo.
Despertad en mí la inquietud
por lo transcendente,
a fin de que tu luz almacenada
pueda ser tu embajador, tu plenipotenciario,
aquel que desde la columna del centro
aporta equilibrio a los que viven gozosos a vuestra derecha
y a los que se han perdido en el camino de la izquierda.
Entre el Bien y el Mal, permíteme ser
el hombre justo.

HAAIAH exhorta:

Has sido programado, peregrino,
para ser el paladín de altas causas,
para aportar tu luz y tu verbo en momentos excepcionales.
Los hombres han de saber, a través de ti,
la enorme carga creadora que contiene la palabra;
han de saber como la paz o la guerra
depende a veces de la vibración del aire
que pasa por la laringe.
Grande es tu responsabilidad, peregrino,
ya que tus fallos, tus yerros, pueden ser fatales
para la vida de todo un pueblo.
Ser consciente de esa responsabilidad,
es tu primer deber.
Es preciso que sepas
que si el Eterno te ha puesto bajo mi custodia,
ha sido por tu insistente súplica,
por tus persistentes peticiones en una vida pasada.
No des ahora un paso atrás.
No digas: "Yo no he pedido hacer esto".
Si utilizas la luz que te viene de Mí
para nutrir ambiciones personales,
para desvirtuar la verdad instituida en otras mentes,
Mi Aleph, que es vida y muerte, te destruirá.
Pero si rindes testimonio de mis virtudes,
podrás contemplar en tu mente
el soberbio espectáculo de las esferas en marcha.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)