sábado, 22 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (12 y Final)

Poco a poco, se fue alejando cada vez más y más. Y una viva muestra de ello se hacía evidente, puesto que la belleza de aquel valle se fue transformando en un paisaje desértico. Unas tierras áridas y abandonadas que invitaban a despojarse de toda carga pesada.
Aquella visión no amedrentó en ningún momento la segura determinación del intrépido aventurero, y siguió su camino con paso firme y certero. Pero aquel desierto no parecía tener fin. Hasta que súbitamente ocurrió lo que iba a sentenciar la última y gran Iniciación.
Del lejano horizonte y envuelto en los ropajes del éter, una voz celestial pedía ser socorrida. Aquel verbo vivo quedó en manos del viento mensajero, que acurrucó en su lecho aquella acariciadora voz, llevándola hasta los templados oídos de nuestro fiel buscador.
Alguien necesitaba ayuda. Alguien sufría y requería ser consolado. Pero Psique entendió que no era el momento de perder el tiempo con vagas preguntas. Era el momento de actuar y no debía demorarse ni un sólo minuto más.
Hechizado por ese propósito, Psique emprendió la búsqueda de ese desdichado ser que tanta aflicción le acongojaba. Pero no contó el joven y valiente Psique con aquellos obstáculos que se interponían entre él y la víctima que sufría. Una cortina de fuego se elevaba poderosamente impidiéndole continuar. Debía tomar una rápida decisión pues, de lo contrario, cuando llegase sería demasiado tarde.
En ese momento tomó de su alforja las tres Sentencias que había reunido a su paso por las Tierras de Kether, y contagiado por el valor que le inspiró el recuerdo de sus amigos, el Carnero, el León y el Centauro Arquero, Psique se lanzó con osadía y valentía hacia las llamas, con la intención de cruzar entre ellas y cuál fue su sorpresa al comprobar que el poder de aquel fuego nada pudo contra él.
Había vencido aquella primero prueba y, a pesar de haber perdido en aquella aventura las tres Sentencias que había reunido en las Tierras del Fuego, se sentía muy feliz al comprobar que gracias a los esfuerzos realizados, ahora podía dominar los elementos.
La voz suplicante de aquel indefenso ser cada vez era más nítida. Se estaba acercando a ella, pero aún le quedaba por vencer dos obstáculos más. El primero de ellos era el Mar. Una basta extensión de agua se interponía entre el objetivo y su persona. Debía cruzar esas aguas, pues de lo contrario nunca llegaría hasta su meta y guiado por ese deseo, Psique tomó de su alforja las tres Sentencias que había conseguido reunir a su paso por las Tierras Acuosas de Hochmah, y recordó al Cangrejo, al Escorpión y a los Peces, y fue invitado por el ejemplo de éstos, que se sumergió en las profundidades de aquellas oscuras aguas.
Nadó y nadó sin desfallecer, y poco a poco se dio cuenta de que podía permanecer debajo del agua cuanto tiempo quisiese. Ya no tenía necesidad de salir a tomar aire a la superficie. Y aquel descubrimiento le alegró, al tiempo que ganaba la otra orilla de aquel gran mar. Fue una pena que en aquella segunda Iniciación, Psique perdiese las tres Sentencias que celosamente guardaba en su alforja, y que había custodiado desde su paso por Hochmah. Pero aquello no pareció preocuparle mucho, puesto que se sentía muy feliz al poder dominar el segundo de los elementos, el Agua.
Ahora tan sólo le quedaba hacer frente a aquel enfurecido tornado, que con la furia de un ciclón y las fuerzas de un Titán, arrasaba todo cuanto a su paso encontraba. Poco tiempo le quedaba al joven para tomar una decisión, pues ya tenía encima el tornado destructor. Pensó que debía hacer uso de aquellas tres Sentencias que aún guardaba en su alforja. Aquellas Sentencias que reuniera en su encuentro con la sabia Justicia, con el noble Aguador y con los simpáticos Gemelos. Le daba pena tener que desprenderse de ellas, pero debía ayudar a aquel, que suplicaba ser ayudado. El tornado, con toda su furia, ganó la distancia que lo separaba del joven aspirante, el cual, haciéndose fuerte en sus tres Sentencias, consiguió salir ileso de aquella tercera Iniciación.
El viento se había llevado consigo las Sentencias, pero no había podido derrotar a Psique que se sentía agradecido a la ayuda que le habían prestado sus amigos. Había vencido, pero aquello no le importaba en esos momentos. Lo único que le había dado fuerza, era el querer ser útil a la persona que esperaba su ayuda. Pero, curiosamente, ya no oía la voz que momentos antes suplicaba socorro. Miró hacia todos los lados, pero no consiguió encontrar a nadie. Temió que su llegada hubiese sido demasiado tarde y aquel pensamiento le entristeció. Pero una voz le llamó, interrumpiendo aquel pensamiento sombrío.
  • Bienvenido seas Psique, hijo legítimo de Mentor, Rey de la Ciudad Sagrada -de este modo le saludaba aquel hermoso ser-.
  • ¿Quién eres que conoces mi identidad?
Psique aún no había descubierto la virginidad de aquel enviado, que le hablaba, y cuando lo hizo, sus piernas se doblaron, y sus rodillas se posaron en el suelo. Su rostro iluminado por aquella visión, no acababa de salir de su asombro. De su garganta a penas si podía emitir palabra alguna. Allí estaba, ante él, era la Virgen Celestial, la Virgen de las Cosechas. Esplendorosa y bella. Bella como ninguna otra.
  • Perdona mi torpeza sabia Reina, pero no te había reconocido -se disculpó el joven Psique-.
  • No debes disculparte Magno Ser, pues soy yo la que debo arrodillarme ante vuestra Deidad -le contestó dulcemente aquel afable ser-.
  • Cuanto me halagáis bella Reina, pero debéis saber que tan sólo soy un ignorante aspirante que busca desvelar la sabiduría del Gran Arcano -le explicó amablemente Psique-.
  • Acabas de dejar de ser el joven Príncipe que, llamado por la aventura, partiera un día del inmenso reino de Mentor. Hoy es un día glorioso pues, has conseguido la llave que te permitirá conocer los secretos del Gran Arcano. Desde hoy tu sabiduría te elevará, como antes ha elevado a los grandes Maestros del Universo. Con el poder del Gran Arcano podrás ocupar un lugar privilegiado en el trono de Mentor, y como él, crearás nuevos mundos y nuevos universos.
  • Pero no podré hacerlo bella reina, pues me fue confiada la misión de reunir las Doce Sentencias Sagradas, pero mi alforja está vacía, pues las he perdido en la última travesía -le explicó contrariado el joven-.
  • No, sabio Psique. Aquello que de la Luz consigues, también en la oscuridad permanece. Ven, acércate y toma estas Cuatro Espigas. Llévalas siempre contigo, y cuando llegues a la Ciudad Sagrada siembra su semilla en la Gran Comarca de la Nada. Espera tres grandes ciclos y al resurgir del cuarto, tu obra será culminada.
Y así fue, como Psique había adquirido el poder de las Deidades Celestes y el día que retornó a su Padre, éste le recibió con el respeto que se merecía. El que un día fuera un joven Príncipe retornaba como un sabio Rey.
Y cuenta la leyenda, que Psique se rodeó de Siete Sabios Ministros a los que dio a conocer como, Tiphereth, el Sol; Yesod, la Luna; Hesed, Júpiter; Netzah, Venus, Binah, Saturno, Gueburah, Marte, y Hod, Mercurio. Y a éstos, les otorgó poder sobre las Doce Supremas Sentencias, A Marte, le ofreció las moradas de Aries y Escorpio. A Venus, las de Tauro y Libra. A Mercurio, las de Géminis y Virgo. A la Luna, la de Cáncer. Al Sol, la de Leo. A Júpiter, las de Sagitario y Piscis, y a Saturno, las de Capricornio y Acuario. Y desde aquel día, Psique vive feliz y contento, sabiendo que sus Doce Amigos conviven alegremente en su Reino.
FIN

viernes, 21 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (11)


Poco a poco, sin ninguna prisa, el joven Iniciado fue penetrando en aquella mágica región. Podía apreciar cómo sus sentidos se iban sensibilizando ante las esencias aromáticas que envolvían su razón, ante tanta gracia, ante tanto bienestar y plenitud.
Psique se separó de su alforja y libre de aquel pesado fardo, quiso compartir aquel remanso de paz que, como el más preciado de los sueños, daba vida a todo aquel lugar. El joven pensaba que sin duda había llegado al paraíso. Todo aquello le recordaba su hogar pues, en él todo vivía impregnado de la más completa felicidad. Pensó que su camino terminaría allí. ¿Qué podría desear más? Tenía todo a su alcance. Tenía alimentos y cobijo. Además la viva naturaleza permitía compartir armoniosamente su vida con la de otros seres que habitaban en paz en aquella rica región.
Cuanta tranquilidad se respiraba en aquella mágica tierra, y así fue como Psique quedó prisionero de una de las iniciaciones más sutiles y difíciles de superar y con la que el aspirante se ha de encontrar. Cegado por tanta abundancia y ensordecido por el melodioso compás con el que la rica naturaleza había mecido las horas de sueño de Psique, el joven y valeroso muchacho era victima de un gran error, un error que a punto estuvo de poner en grave peligro su misión y decimos a punto, puesto que cierto día, cuando el afortunado Psique aún gozaba de la paz del descanso, un extraño visitante vino a interrumpir sus horas de placer.
El mugido de aquel ser, hizo dar un fuerte brinco al sorprendido aventurero, que no pudo evitar el caer rodando por el suelo. Desde aquella postura tan incómoda, elevó su rostro buscando la causa de aquel alboroto, y no pudo más que exclamar con asombro:
  • ¡Caray!, ¿quién eres? A punto he estado de romperme la cabeza por tu culpa -le dijo Psique dirigiéndose a aquel ser de extraña belleza-.
Se trataba de un fornido y corpulento animal. Debía pesar cerca de los 700 kilos, y aquello hacía que sus movimientos fueran lentos y pesados. El pelo de su piel era blanco, un blanco resplandeciente, y en su cabeza se podían apreciar dos cuernos dorados que al contacto con el Sol, despedían luminosos haces de luz. 
  • No debes temer por tu cabeza muchacho -le dijo aquel Sagrado animal-. Tu cabeza es dura como una piedra, pues de lo contrario ya te hubieses marchado de aquí. Sí, sin duda eres testarudo, muy testarudo.
  • No te entiendo, ¿qué quieres decir? -le preguntó un tanto molesto Psique-.
  • Quiero decir, que debes continuar tu camino. No creas que has llegado a tu destino. Aún te queda cruzar estas Tierras, que como habrás experimentado por ti mismo, te ofrecen todo cuanto puedas desear, excepto una cosa... -le dijo aquel ser, intrigando al joven-.
  • Pero, ¿quién eres tú?, y ¿cómo sabes tanto de mí? no creo que sea verdad eso que dices. Yo he llegado al final de mi camino. Este es el paraíso que me estaba esperando. ¿Qué mal me puede ofrecer esta Tierra? -preguntó preocupado Psique-.
  • Yo soy Tauro, el Toro Sagrado. He amamantado con mi leche a Príncipes, que más tarde han llegado a Dioses. Yo les he alimentado con la ambrosía, para que cuando ellos creasen su propio mundo, pudieran criar a sus hijos con el manjar sagrado. No joven buscador, tú aún no has llegado. Esta Tierra de felicidad no es más que una pobre imitación de la felicidad que aún te espera. Aquí podrás gozar y sentirte colmado de paz, pero no podrás crear. Esta tierra ha sido creada para alentar al cansado viajero, para inspirarle la dicha que aún le aguarda. Ve, recoge tu pesada carga y continua tu sendero, pues aún debes atravesar este valle seductor, hasta ganar las Tierras de la Virgen de las Cosechas, donde deberás dar cuenta de cuanto llevas en tu alforja.
Tauro, el Toro Sagrado, era todo un pozo de sabiduría. Y así lo entendió el joven Psique, el cual siguió paso a paso los consejos de su desinteresado amigo. Pero antes de continuar su camino, le preguntó:
  • Dime, sabio Tauro, ¿cuál es tu Sentencia?
  • Observa a tu alrededor muchacho y dime, ¿qué ves? -le invitó el Toro Sagrado-.
  • Veo grandeza, plenitud y belleza. Veo la mano de la sabiduría, que dando vida a la naturaleza, cubre con esplendor esta Tierra -contestó el Iniciado-.
  • Pues lleva contigo esa Verdad y guárdala en tu alforja. ¡Qué el fruto que gratuitamente nos ofrece la sabia naturaleza, sea el alimento que cubre las necesidades del Espíritu Iniciado!. Y ahora continúa tu camino.
Pesadamente y sin prisa alguna, el Toro Sagrado, se despedía del joven Psique, el cual ya no lamentaba abandonar aquellas tentadoras Tierras, en las que tanta dicha había encontrado. Y guiado por el sólo deseo de culminar su obra, Psique aceleró sus pasos pues tenía necesidad de salir cuanto antes de aquellas tierras de placer.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (10)

Capítulo IV: "La Morada de Hesed"

Tras tres duras jornadas, Psique se sentía agotado. Aquella alforja, fiel compañera de viaje, había ido ganando peso a cada aventura y ahora suponía una carga considerable para el joven aspirante. A pesar de su cansancio, no quiso retrasar su próximo encuentro en el que esperaba ser huésped de las cálidas Tierras de Hesed, fuente Sagrada del Eterno Poder.

Sumido en un vivaz diálogo consigo mismo, nuestro joven buscador y osado aventurero, no pudo evitar que una vez más fuese víctima de un hecho que lo embriagó de admiración.

El tronar de las reales trompetas del Templo, clamaban a los cuatro vientos la llegada de un viajero, dándole de este modo tan singular, la bienvenida a la tierra donde moran los Sabios Maestros.

Unas enormes puertas labradas en las más preciosas de las maderas, se abrieron al unísono invitándole a entrar. No acababa de creer lo que sus ojos estaban presenciando. Una enorme fortaleza de piedra se levantaba sólidamente ante él. Jamás había contemplado a lo largo de sus anteriores viajes nada parecido. Dejándose guiar por una voz interior en la que quiso reconocer una triple alianza, la del León, el Escorpión y el Aguador, dirigió sus pasos hasta el interior de aquel enorme y gigantesco recinto.

Comprobó a su paso que todo estaba labrado y esculpido en la dura piedra. Sin embargo, aquellas siluetas estaban perfiladas con tanta perfección que resultaba difícil distinguir la realidad de la fantasía.

Poco a poco, nuestro amigo Psique, se fue adentrando en una de las salas de las muchas que se abrían a su paso. Cada vez se sentía más poseído por aquella asombrosa experiencia. Pero lo estaría aún más, cuando en el interior de aquella misteriosa sala, descubrió algo insospechado e inesperado.
  • ¡Eh, amigo Aries!, soy Psique, ¿me recuerdas? -grito, dirigiéndose a la figura esculpida de la sagrada imagen del Carnero-.
Pero nadie le contestó, y sin comprender muy bien la descortesía de su amigo, Psique miró a su alrededor y tuvo que reprimir su alegría, que a punto estuvo de ocasionarle un accidente, puesto que, guiado por aquel extraño y sorprendente descubrimiento, corrió con la intención de fundirse en un sincero abrazo con todos sus amigos, que permanecían allí mismo, en espera de su llegada.
  • Amigo León, Centauro Arquero, cuánta dicha y felicidad. Decidme, ¿qué hacéis en las Tierras de Hesed, tan lejos de vuestras moradas?
Sin dejar de hablar, Psique fue saludando a cada uno de sus amigos, pero no se había dado cuenta aún, por estar cegado por tanta alegría, que estaba siendo víctima de un error. Un error que le abriría el sendero de una nueva iniciación.


Poco a poco su exaltación se fue calmando, y entonces la venda que cubría sus ojos cayó, dejándole frente a frente con la cruel realidad. Comprendió que había confundido aquellas imágenes esculpidas a la perfección en la piedra, con sus amigos, y ante esta visión se entristeció y quedó sumido en un sentimiento nuevo, la pesadumbre, la desolación. Por unos momentos sintió que la vida le faltaba. Miró a un lado y a otro buscando a alguien que le hiciese compañía y pusiera fin a su soledad. Y en toda aquella trama de sensaciones, Psique quedó pensativo.

  • ¿Por qué estarían allí sus amigos? -se preguntaba-. ¿Qué significado tendría aquello?
Con el transcurrir del tiempo, Psique se percató de que su soledad fue desapareciendo.

Viviendo interiormente aquellas experiencias, renovó, una vez más, su espíritu aventurero. Y como recompensa a su paciente espera, nuestro amigo iba a recibir las respuestas a cuantas preguntas le surgieron.
  • Hola, joven Príncipe -le saludó dulcemente el anciano Maestro-.
Psique elevó su mirada y se alegró al ver que aquel lugar estaba habitado -cosa que ya dudaba-. Ganado por la curiosidad, el joven se dispuso a hablar, cuando aquel enigmático personaje, le dijo:
  • No debes preocuparte por cosas que aún desconoces de esta tierra, joven Príncipe. El tiempo transcurre lentamente, pero es paciente y todo en esta tierra tiene su hora.
  • ¿Por qué me llamas Príncipe?, ¿acaso conoces mis raíces?. Si es así, dime, ¿quién soy?, pues al penetrar en estas tierras algo extraño me ha sucedido. Casi no recuerdo cuál es mi designio -preguntó angustiadamente el joven Psique-.
  • En primer lugar debes saber que te encuentras en la morada del sagrado Poder de Hesed, y os llamo Príncipe, porque aquel que es capaz de llegar hasta sus Puertas lleva en sus venas sangre real. En verdad -continuó el sabio anciano-, que aquellos que cruzan las Puertas de Hesed se adentran en la Tierra del Olvido y se oscurece de la conciencia el ideal que hasta aquí lo ha guiado. Sin embargo, existe un motivo, si en verdad tu alforja reúne las Nueve Sentencias Alquímicas, nada deberá preocuparte, pues sabrás hallar el sendero que te llevará a encontrar la verdadera clave de tu Designio.
  • ¿Qué debo hacer sabio anciano para culminar esta obra? -interrogó Psique al Maestro-.
  • Debes encontrar la respuesta joven Príncipe -le contestó el anciano, al tiempo que alejaba sus pasos hacia la oscuridad de aquellas sombras-.
  • La respuesta, ¿qué respuesta? -se apresuró a preguntar Psique-. y desde muy lejos, le oyó decir...
  • La de tus amigos, joven Príncipe. La de tus amigos...
Sentándose en una roca, el aturdido joven se dijo que se encontraba como al principio. Y pensar que pudo haber conocido los misterios de aquel sagrado Templo.


De repente recordó que aún le quedaba por reunir las tres Sentencias de la Tierra de Hesed. Debía encontrarse con la Cabra de la Montaña. Tal vez ella le podría ayudar, y de este modo, Psique, dando un salto de su asiento reanudó su camino.

Anduvo, anduvo sin parar ni un momento. A su paso por aquellas resecas tierras, fue encontrando los restos de huesos, que esparcidos por el árido suelo, hacían de aquel lugar un paisaje desolador. Pero aquello no preocupó al joven iniciante, y para entretenerse en su camino fue cogiendo un hueso de aquí, otro hueso de allá, hasta que poco a poco se dio cuenta que había completado, con todo cuanto había recogido a su paso, la figura de un ser. Tenía piernas, manos y brazos. Una columna vertebral y un esternón. Sin embargo, le faltaba una pieza primordial, el cráneo, ¡no tenía cabeza!.

Debía encontrarlo, ¿pero dónde?, pues allí parecía terminar aquel reguero de huesos. Miró a la lejanía y observó profundamente admirado cómo en el horizonte se elevaba una enorme montaña.

Pero aquella silueta, a pesar de ser borrosa debido a la distancia y al tiempo, se le antojaba perfilada y dando forma a una carabela.

Entusiasmado por aquel nuevo descubrimiento, Psique aceleró el ritmo de sus pasos. Pensaba que, tal vez allí, encontraría la pieza que le faltaba para completar aquel esqueleto que tanta inquietud le había despertado. No tardó en llegar a los pies de aquella misteriosa montaña. Como el joven había apreciado, respondía a la silueta, perfectamente esculpida, de un cráneo, y cuando Psique elevó sus ojos hacia la cima con la intención de observar con detalle aquella obra maestra de la creación, descubrió a un nuevo personaje. Pero en esta ocasión le reconoció sin dificultad.
  • Tú debes ser la Cabra de la Montaña, ¿no es cierto? Yo soy Psique...
Quedó pensativo por unos instantes el joven e intrépido buscador, pues no recordaba su origen. Sin embargo, le dijo:
  • Debes perdonar que no pueda decirte nada más sobre mi identidad, pero no acabo de recordar cuál es mi origen.
  • No te preocupes joven y valeroso Príncipe, pues te ayudaré a encontrar la verdad que yace enterrada en cada una de las piedras, que como ves, dan forma a la Morada de Hesed. Esa verdad te guiará de nuevo hasta tu hogar -le dijo aquel sabio ser, que permanecía erguido en la cima de aquella montaña-.
  • Pero dime, Cabra de la Montaña, ¿qué haces ahí? -preguntó preocupado Psique-.
  • Desde aquí diviso las formas materiales de la vida y les inspiro el ideal de elevación. Si no fuera así, aquel que cubre sus huesos con las carnes de la materia, olvidaría para siempre su primordial origen. Desde aquí les invito a escalar y superar los últimos escollos del sendero. No es fácil ganar la cima de esta montaña. Muchos quedan atrapados a mitad del camino, seducidos por la ambición y el poder, que más tarde degeneran en los más pérfidos vicios. Inténtalo tú, peregrino. Arráncale a la montaña los secretos de tu destino.
Sin demorar por más tiempo aquella aventura, Psique comenzó a escalar la montaña iniciática. A su paso fue encontrando desechos esparcidos de otros muchos, que antes que él lo intentaron. Pero aquello le dio aún fuerza para seguir su camino.


Cuando hubo alcanzado la mitad de su recorrido, una vieja anciana llamó su atención pidiendo a gritos que la ayudase. Psique a pesar de tener que desviarse, decidió acudir a la voz de socorro de aquella desdichada mujer. Al llegar comprobó que la anciana se encontraba al borde de un precipicio a punto de caer, y se apresuró a socorrerla. Con mucho esfuerzo, Psique consiguió salvarla, y cuando comprobó que se encontraba bien, decidió continuar su camino, pero fue entonces, cuando...
  • ¡Oh, joven y apuesto Príncipe, esperad, esperad os lo suplico! Debo recompensar vuestra ayuda -le dijo la anciana queriendo agradecerle lo que había hecho por ella-.
  • No, no me debes nada, noble anciana. No debes preocuparte por mí, pues lo único que pretendo es alcanzar la cima de esta montaña -explicó Psique a la anciana, que pareció recuperarse con asombrosa rapidez-.
  • iOh, no... no lo hagáis!, todos cuantos han querido alcanzar su cima han perecido en su intento. Sin embargo, si os quedáis conmigo, yo os puedo ofrecer algo muy valioso, algo que os dará poder, mucho poder.
Aquel ofrecimiento ganó la curiosidad característica del joven, y ello le llevó a preguntar:
  • ¿Qué tienes que ofrecerme de tanto poder?
  • Este anillo que veis, tiene extraños poderes mágicos. Si invocáis a la imagen que se dibuja en su sello, él te ofrecerá todo cuanto pidáis. Intentadlo -le invitó astutamente la sospechosa anciana-.
Por unos segundos, Psique se sintió tentado por aquella propuesta, pero algo en su interior le avisaba de que no debía hacerlo. Y entonces le dijo a la anciana:
  • Lo siento generosa anciana, pero el camino que he de recorrer debo hacerlo sólo, sin ayuda de nadie. A pesar de todo, te agradezco tu ayuda. Ahora tengo que continuar, adiós...
Y diciendo esto, Psique reanudó de nuevo su camino. Gracias que así lo hizo, pues a su marcha, aquella anciana se transformó en un ser endiabladamente maligno, que indignado por la rabia se convirtió en una llamarada de fuego.


En adelante, Psique no tuvo que enfrentarse a más encuentros que pusieran a prueba su lealtad. Y gracias a ello, alcanzó la cima de la misteriosa montaña, donde estaba esperándole la Cabra Sagrada.
  • ¡Enhorabuena! Has conseguido lo que muy pocos consiguen, salir airoso de la prueba de la ambición. Ahora dime, joven Príncipe, qué quieres saber y te ayudaré a conocer la respuesta -le dijo orgullosamente Capricornio, la Cabra de la Montaña Sagrada-.
  • Dime, ¿por qué están mis amigos esculpidos en la roca? -preguntó muy preocupado el valeroso Psique-.
  • Debes saber joven Príncipe, que cada estación da sus frutos y cada tierra nos ofrece un paisaje y unas costumbres muy distintas. Cuando iniciaste tu osada aventura, partiste con tu alforja desnuda, pero guiado por el Designio que te fue encomendado has penetrado poco a poco en el misterio y secreto del Gran Arcano. En las Tierras de Kether, te impregnaste de Valor y de Vida, en las Acuosas Tierras de Hochmah, te enriqueciste con el valioso tesoro del Amor. En las frías Tierras de Binah, te, embriagaste con el licor del conocimiento, y ahora, en estas Tierras de Sombras, donde Hesed reina con la opulencia y el poder, debes engalanarte con los más hermosos ropajes que podemos ofrecerte, la Sabia Experiencia. Aquí sabrás reconocer, sin necesidad de buscar en tu corazón, ni en tu mente, lo que es verdad y lo que no lo es, pues será tan evidente, que la duda no te poseerá. Es por ello, que tus amigos y mis hermanos, están esculpidos en la piedra. Así el viajero no se olvidará de que todos juntos forman el verdadero poder del Gran Arcano.
Psique siguió con profunda admiración cada una de las palabras de aquel sabio Maestro. Perplejo por tanta sabiduría, nuestro joven protagonista no se dio cuenta de que se encontraba una vez más sumido y ensimismado en una profunda reflexión. Capricornio ya se marchaba, esperando recibir a cuantos peregrinos llamasen a las puertas de la Sagrada Montaña, pero fue interrumpido de nuevo por Psique, el cual le dijo:
  • ¡Espera, espera sabia Cabra! No puedes marcharte sin que antes me hayas dicho cuál es tu Sentencia -le advirtió el joven-.
  • Mi Sentencia es ésta, joven Príncipe: ¡Ve y reúne las piedras más sólidas, aquellas que hayan sido expuestas a los rayos del vivo Sol, y construye con ella el Templo, un Templo que de cobijo a los que como tú, se han forjado como buscadores iniciáticos. Sé pues, el Arquitecto. El Maestro Constructor. El que construye la Verdad en la piedra!
Y diciendo esto, Capricornio se perdió entre las sombras de la Montaña. Su misión había culminado y así lo entendió el incansable buscador, el cual notó cómo su alforja había ganado un considerable aumento de peso, al introducir la Sentencia de la Cabra de la Montaña. Pero no podía desfallecer en esa hora, cuando ya le quedaba un corto trayecto.


Con suma paciencia, Psique abandonó la Montaña y dirigió sus pasos hacia un hermoso valle que se dibujaba como un manto de vivos colores en el horizonte.

martes, 18 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (9)

Como veréis, nuestro amigo Psique tiene motivos para sumergirse en tan noble tarea de meditación. Sin embargo, sus pies no dejaron de caminar, y sin percatarse de ello, el joven aventurero llegó a las puertas de una Gran Ciudad. Sería la providencia, una vez más, la que generosamente guiara a Psique al encuentro que el destino le reservaba.

Fue aquella discusión la que le haría volver de su mundo interior, y no pudo menos que quedar admirado y no menos sorprendido, ante la escena que gratuitamente contemplaban sus ojos.

Se trataba de dos jóvenes que se debatían, muy enfrascados, en una polémica conversación.

Pero no fue aquello lo que ganó la curiosidad de Psique, sino más bien, el asombroso parecido de ambos. Aquello le impresionó hasta tal punto, que una pregunta llegó a obsesionarle, y buscó afanosamente en su interior una respuesta que acallara aquella inquietud.

·     ¿Existirá algún ser que tenga mí mismo rostro?.

Pero viendo que la respuesta se hacía esperar, pensó que lo mejor sería preguntárselo a aquellos dos jóvenes, y así fue como Psique conocería a Géminis, los Gemelos.

·    ¡Hola, amigos!. Perdonad que interrumpa vuestra animada conversación, pero al veros por primera vez, no he podido evitar quedar admirado, pues al comprobar vuestro parecido, me he preguntado, si existirá algún ser igual a mí mismo.

Aquellos jóvenes enmudecieron, y mientras uno le sonreía amablemente, el otro, menos afectuoso, le dijo:

·    No sabes que es de mala educación escuchar las conversaciones de los demás, y mucho menos interrumpirla.

·    Bueno, perdonad nuevamente, pero creo que me he dejado llevar por el desenfrenado espíritu de Aries, el Carnero. Las ansias a veces me lleva a situaciones que no logro dominar, pero ahora que ya os he pedido perdón, podréis decirme... -intentaba ser comprensivo el joven Psique, pero de nuevo la falta de cortesía de uno de aquellos desconocidos, le interrumpió bruscamente-.

·    No te molestes. Yo no hablo con desconocidos.

·    Es cierto -contestó el joven en tono nervioso-. Pero eso no es problema. Yo soy Psique, hijo legítimo de Mentor, el Rey de la Ciudad Sagrada. ¿Decidme, quiénes sois vosotros?. Aunque creo que os he reconocido. Vosotros debéis ser los Gemelos, que como bien me advirtiera mi Padre, dispensáis la verdad del cielo y de la tierra.

Aquellas palabras parecieron ir contagiadas de un don mágico, hasta el extremo de que los Gemelos quedaron profundamente asombrados. Una viva muestra de ello fue, qué ambos al unísono saludaron, con un cortés gesto de reverencia, al joven Psique.

·    Bienvenido seas, Príncipe de la Luz -exclamaron a una sola voz, los Gemelos-.

·    ¿Por qué me llamáis príncipe de la luz?, y ¿a qué es debido esa exagerada reverencia? -preguntó muy extrañado Psique-.

·    Tan sólo el buscador que es capaz de cruzar las Tierras de Binah y llegar hasta esta comarca, victorioso, es digno de ser llamado Príncipe de la Luz, pues en su alforja se encuentra los elementos necesarios para dar Nombre a la Vida.

Aquella última frase ganó nuevamente el interés de Psique, que dejándose llevar una vez más por su búsqueda, preguntó entusiasmado.

·    ¿Qué es dar Nombre a la Vida?

·    Tan sólo pueden dar Nombre a la Vida aquellos que conocen el contenido de las Sagradas Sentencias -respondió el que tan amablemente le recibiera-.

·    Pero Yo aún no he reunido las Doce -le dijo preocupado Psique-.

·    No debes preocuparte, puesto que para forjar la gran Obra tan sólo necesitarás nueve de Ellas. Pero cuando las obtengas, entonces, joven Príncipe, no olvides una cosa, la Luz creadora puede cubrirse de sombras.

·    Y qué debo hacer para que ello no ocurra? -preguntó el joven muy inquieto-.

·    No desperdicies tu Poder. Ese Poder que has ido acumulando a lo largo de tu ruta. Pues si así lo haces, si dispersas o distraes tu atención, entonces alimentarás a los Señores del Abismo, y desde ese momento, tu creación siempre estará en peligro. Has sabido reconocer nuestra identidad. En efecto, somos los Gemelos y en recompensa te entregaremos nuestra Sentencia.

·    Os estoy muy agradecido, pero antes de hacerlo, podéis contestarme a la pregunta que ya os hice. ¿Existe algún ser con mi mismo rostro?

No, no contestaremos a tu pregunta. Esa respuesta deberás hallarla por ti mismo. Si no lo haces, de nada te valdrá nuestra Sentencia. Obsérvanos y dinos qué ves en nosotros.

·    Veo dos verdades que trabajan conjuntas. Una dicta normas, leyes. Se preocupa por hacer llegar la verdad a todos los seres. Vuela como un veloz pájaro que viaja de un lado a otro anunciando, cuál es el verdadero sendero de la dicha, y en tu camino vas contagiando a todos de modo que conducen sus vidas con franqueza y justicia. En cambio, la otra verdad es mucha más pacífica. Su lenguaje es cálido y creador. Allí donde su verdad en pronunciada, se unen las criaturas vivientes dando vida a un compás de amor. Sí, sin duda ambos forjáis con vuestros rostros la verdad. Pero mientras que uno siembra, la otra recoge. Mientras uno es semilla, el otro es fruto. En verdad os digo, que no encontraré otro rostro igual al mío en esta Tierra, pues cada ser debe andar sus propios senderos, y al final, aunque todos se encuentran, cada uno sabrá aportar una visión distinta.

·    Vemos que en verdad eres digno de ser llamado Príncipe de la Luz. Has encontrado por ti mismo la respuesta que con tanta necesidad buscabas. Ahora recibe esta Sentencia, y recuerda, cuando pienses en nosotros, que a pesar de nuestra dualidad, nuestro Propósito es uno mismo. ¡Proclamar la Verdad y enriquecer a los seres con ese manantial!. Sigue tu sendero hermano y comparte nuestra Sentencia con los seres que encuentres en tu camino. Háblales de nosotros y de cuantas aventuras has encontrado. Vamos continua, pues ellos te aguardan.

Así fue como los Gemelos permitieron al joven Psique reunir la última de las Sentencias, gracias a la cual podría dar Nombre a la Vida. Se sentía preparado y con ánimo para afrontar el último de los viajes. Conocía la verdad de las leyes con que dar Nombre a la Vida, y sabía cómo hacer uso de ese poder. Tan sólo le quedaba afrontar su última y gran Iniciación. Y así lo esperaba, por lo que no demoró más su partida.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (8)

Aquel joven muchacho había cubierto ya un largo camino y aún sabía que le restaba otro tanto, pero eso no le hizo desfallecer en su búsqueda, y continuó su sendero con la esperanza puesta en que pronto, muy pronto, tendría lugar el encuentro con el Aguador, el siguiente misterio.
Y sucedió, que de un modo extraño, el joven Psique sintió una intensa necesidad hasta ese momento desconocida. Desde su interior algo le pedía ser satisfecho, pues de lo contrario sufriría un desmayo. Como guiado por una voz que le recordó al noble León, Psique llamó a sus amigos el Cangrejo y al Escorpión, pues tan sólo el recuerdo de aquellas aguas fluyendo libremente calmaba su honda inquietud. En verdad lo que el joven Psique necesitaba era saciar su Sed.
  • ¡Cangrejo y Escorpión, en nombre de nuestro pacto y de vuestras Sentencias, ofrecerme vuestra ayuda! -invocó Psique en voz alta-.
Como salido de la nada, allí estaban, Cáncer y Escorpio, saludando a su joven amigo.
  • Veo que nos necesitas valeroso Psique. Dime, ¿qué deseas de mí? -le preguntó Cáncer, el Cangrejo-.
  • Gracias amigos. En verdad, lo que necesito de vosotros me lo podéis ofrecer, pues son vuestras aguas. Siento que he de beber de ellas, de lo contrario desfalleceré -les anunció amistosamente-.
  • Pues ven y sacia tu Sed de este torrente -le invitó el Cangrejo, al tiempo que con una de sus patas rascaba en el suelo descubriendo un gran manantial. Pero era tanta la intensidad con la que emanaba el agua, que cuando Psique quiso beber de ellas, no pudo. Por lo que tuvo que abandonar su empeño-.
Escorpio, el Escorpión, que fue testigo de todo cuanto sucedió, comenzó a reír sarcásticamente, y sin dejar de hacerlo, le dijo al joven:
  • ¡Jo, Jo, Jo!, veo que aún ignoras muchas cosas. ¡Jo, Jo, Jo!, ¿cómo piensas saciar tu Sed con las sublimes aguas de Cáncer, cuando tus pasos te han llevado a las Tierras de Binah? , ¿acaso desconoces que esta es la morada del control?. Aquí todo está sujeto a la Ley y al Orden. La abundancia aparece bajo los ropajes de la rectitud. Si quieres agua para saciar tu Sed, ve y busca a Acuario, el Aguador, él te ayudará.
Y sin dejar de sonreír socarronamente, Escorpio puso fin a aquella conversación, al tiempo que comenzó a acariciarse su resplandeciente y afilada cola.
Aquellas palabras no parecieron sorprender al joven Psique, el cual hacía grandes esfuerzos para recordar los consejos de su Padre, el Gran Mentor...
  •  ¡...hasta que descubras al Aguador, que derramando sus Aguas creadoras, fecunda la Vida con el soplo del Amor Universal!.
Sí, acababa de organizar un poco sus pensamientos. Ahora recordaba bien lo que su Padre le aconsejó, y sin pensárselo más, dio las gracias a sus amigos y dirigió sus pasos en la búsqueda del enigmático Aguador.
La Sed le consumía y sus pasos se hacían cada vez más pesados. Sus ojos encontraban verdadera dificultad para mantenerse abiertos, y en su garganta sentía un hondo y profundo ardor.
Cuando la esperanza parecía desvanecerse por sí misma, una voz vino a poner fin a aquella desagradable experiencia.
  • ¿Dónde te diriges muchacho? -le interrogó un ser desconocido que se interponía en su camino-.
  • Busco al Aguador para que sacie mi Sed. ¿Acaso le conoces? -expresó con un imperceptible hilo de voz, el joven-.
  • ¿Por qué tienes Sed?. ¿De dónde vienes? -preguntó nuevamente aquel extraño-.
  •  He cruzado un gran desierto buscando la ruta que abra los senderos que me aguardan en mi designio.
  • Siendo así, bebe las Aguas de esta ánfora. Quizás ellas puedan complacer tu necesidad.

Acercando Psique sus manos, tomó entre ellas una vasija de barro, y llevándosela hasta su boca bebió hasta calmar por completo su Sed. De repente, sus ojos se abrieron y de su garganta desapareció aquel abrasador fuego. Y viendo Psique que de nuevo se sentía vivo, le dijo a aquel desconocido con voz agradecida:
  • Sin duda tú eres el Aguador, y debo testimoniar que en verdad tus Aguas son Vivas, pues acaban de devolverme a la vida. Mucho te debo Amigo, ¿cómo puedo recompensar lo que has hecho?.
  • Ya me has dado el mejor de tus tesoros, pues tus labios han expresado cuanto en tu corazón anida. Considerándome tu Amigo, nos hemos fundido en un pacto que va más allá de cualquier sacrificio -le dijo dulcemente aquel ser que de un modo especial había ganado la simpatía de Psique-.
  • ¿Por qué es tan importante la amistad, generoso Aguador?.
  • La Amistad es el tesoro más maravilloso de cuantos existen. Muy pocos cuentan con una estrella resplandeciente que luciendo en las noches más oscuras anuncian el camino y alumbran al viajero. Tan sólo aquellos que encuentran al Amigo podrán en sus noches abrigar un rayo de esperanza que le anuncien la pronta llegada del Alba.
  • ¿Por qué cuando he bebido de tus Aguas, mis ojos que estaban sin luz han vuelto a ver?. ¿Puedes contestarme a eso buen Amigo?.
  • Tus ojos buscaban en tu interior, ansiosos de hallar la verdad. Pero buscaste en las acuosas Tierras de Hochmah, donde la verdad está prisionera de la subjetividad. Pero cuando has bebido del Agua de mi ánfora, entonces tus ojos se han abierto y la verdad te ha sido revelada. Cuando tus labios han pronunciado la palabra Amistad, desde ese momento y guiado por la consejera objetividad has entrado a formar parte del Gran Clan.
  • ¿El Gran Clan? -preguntó sorprendido el joven-.
  • El Gran Clan son aquellos que han buscado la verdad y la han hallado, y al final de ese sendero fraguan la vida custodiando la libertad de su hermano.
  •  Pero dime sabio Acuario, ¿cómo he llegado Yo hasta este plano?
  • Aquel que aspira recibirá la fuerza para no desfallecer en sus aspiraciones. Aquel que afana será incentivado para que siga buscando. Aquel que contempla, mucho le será revelado y enseñado. Podrás continuar tu ruta, pues aún tu labor no ha sido culminada. Pero desde ahora sabrás, conocerás y crearás de acuerdo a las leyes de la Gran Ciudad Sagrada.
  • En verdad te digo, Amigo, que el Fuego que un día partió conmigo y que abrazaba mi garganta hasta hace unos momentos, ahora puedo vivirlo desde mi mente y ya no agita mi pecho ni inquieta mis miembros. Ahora, mis pasos son pausados y mi corazón más despierto. Pero, dime antes de que continúe mi camino, ¿cuál es tu Sentencia fiel Amigo?
  • Forjar la perfecta unión que nos orienta hacia la Libertad. Esa es mi Sentencia. Llévala contigo y quizás puedas algún día, guiado por tu ingeniosa inventiva, crear un mundo donde la Igualdad sea una realidad.

Y con aquellas hermosas palabras de esperanza, se despedía Acuario, el Aguador, pues mucha era aún la tierra que con el Agua de su ánfora, debía fecundar.

Por su parte, el joven Psique quedó aún sumido en la meditación. Se sentía pletórico. Eran tantas las interrogantes que le ocupaban que, por primera vez desde que aquella aventura se iniciara, comprendía que cada una de las Sentencias que custodiaba cuidadosamente en su alforja era una parte de él mismo. Aquella evidencia interior le llenó de alegría, pero al mismo tiempo despertó en él un peculiar sentido del deber: la responsabilidad. Y se dijo:
  • ¿Acaso comprendo la misión que Mentor, mi amado Padre, me ha encomendado? El Gran Arcano se está forjando en mi interior. Cada Sentencia aumenta mi poder abriéndome puertas que acceden a nuevas fronteras. He sentido un gran alivio al beber de las Aguas de Acuario, pues una profunda pena acongojaba mi pecho con la angustia de sentirme lejos del recuerdo de mi Padre, mi maestro y guía. Hoy lo veo todo claro y creo que jamás me había sentido tan cerca de él. Al mismo tiempo noto que voy adquiriendo sus virtudes, que voy desvelando su propio secreto. Pero ahora que conozco y comprendo, siento una nueva inquietud. Debo comunicar a los demás seres creadores todo cuanto conozco. Pero, ¿cómo debo hacerlo?

domingo, 16 de diciembre de 2018

Los Viajes de Psique (7)

Sabiéndose de nuevo dueño de sí mismo, tomó su alforja y continuó el sendero que había elegido, dispuesto a cubrir las etapas que aún le quedaban por culminar. Aún podía recordar con admiración las últimas experiencias vividas. Su encuentro con el huidizo Cangrejo y con el agresivo Escorpión. Y cómo no, la magia de aquellos Peces que graciosamente dibujaban piruetas en el aire para zambullirse una y otra vez en el mar.

Cuando pensaba que aquella jornada tocaría a su fin sin que nada ni nadie le hiciese pensar lo contrario, Psique descubriría que todo iba a suceder de un modo muy distinto.

Aquella sombra se interponía en su camino una y otra vez. Intentó girar sobre sí mismo, pero apenas si decidía continuar cuando de nuevo le acompañaba sin quedarse un sólo palmo más atrás.

Corrió. Saltó, incluso intentó esconderse, pero todo resultó un esfuerzo vano. Al final, allí estaba de nuevo, junto a él, como su más fiel compañero.

Muy intrigado por aquel nuevo suceso, Psique adoptó una inteligente decisión. Dejó que pacientemente todo permaneciese inmóvil, pues pretendía sorprender a aquel extraño desconocido.

Alzó su mano para comprobar si aún estiba allí y, en efecto, lo estaba. Saltó de nuevo, pero aquel ser no se daba por vencido y saltó junto a él. Psique un tanto agotado por todo aquel ajetreo, pensó que lo mejor sería hablar cara a cara con aquel extraño e inesperado compañero de viaje.

  • ¿Quieres decirme qué pretendes? .¿Por qué me persigues?.
Pero Psique no pudo continuar aquel interrogatorio pues al ver de cerca el rostro de su misterioso acompañante no pudo por menos que quedar enmudecido. Jamás hubiese esperado aquel encuentro. Jamás hubiese esperado que alguien se le pareciera tanto. Sin embargo, había en ese otro ser algo diferente que lo hacía distinto a él. Sin poder controlar por más tiempo su curiosidad, le preguntó:
  • ¿Acaso tú eres Yo mismo? Jamás antes te había visto. ¿De dónde nace tu espíritu?
  • No debes preocuparte, pues Tú y Yo somos uno mismo -le contestó amistosamente aquel recién conocido-. No debes preocuparte te digo, pues siempre te he acompañado en tu camino. Pero ahora he de cumplir mi destino y nazco fuera de ti, para que en mí veas aquello que aún estando viviendo en ti, no te ha sido revelado. Juntos hemos andado el camino, y cuando en nuestro sendero aparecieron el Carnero, el León y el Centauro Arquero, juntos igualmente nos consagramos en la llama purificadora del Fuego, como fiel aspirante de los secretos del Gran Arcano. Igualmente juntos, penetramos en el astral sueño, y en esa odisea fuiste descubriendo tu identidad y forjándote como tu único dueño. Desde entonces he aguardado este momento, y ahora ha llegado la hora en la que de nuevo unifiquemos nuestros senderos. Cuanto veas en mí, forma parte de ti, y cuanto tú eres, yo soy.
  • ¿Acaso tu Padre es Mentor, Rey de la Ciudad Sagrada? -le interrogó muy confuso Psique-.
  • Cuanto de mi nace, en mi encuentra su plenitud. Una vez nacimos del mismo Padre y juntos crecimos en su amor. Ahora que el Sol se esconde y tu sombra se refleja en tu sendero, dices que no me conoces. Pues hay algo que debes saber hermano mío. No podrás culminar tu ruta si me abandonas en este encuentro. Juntos debemos forjar la alianza que nos mantenga unidos en la Suprema Eternidad del Tiempo.
  • Y, ¿qué debo hacer Hermano?, ¿qué debo aprender, que aún no encuentre en mi alforja? -preguntó Psique ganado por la magia de aquel hecho-.
  • Dirige tus pasos hacia el Oeste, y allí la Justicia contestará a tus preguntas -le contestó su fiel compañero-.
  •  La Justicia, ¿y cómo sabré que la he encontrado?.
  • No te preocupes, pues cuando la encuentres, por ella seremos invitados. Nadie puede cruzar las Tierras de Binah, sin antes ser sentenciado.
  • No te entiendo, ¿qué quiere decir sentenciado?
  • Ya lo sabrás, cuando en la Balanza te hayas postrado.
  • Está bien, sé tú el guía y yo seguiré tus pasos.
Y de este modo, Psique en compañía de una parte desconocida de sí mismo partió hacia el encuentro de la Justicia y de su misteriosa Balanza.

Acababa de bordear una ladera, cuando de repente alguien le ordenó parar sus pasos. Tuvo que levantar Psique su rostro para descubrir al Ser que había dado aquella sentencia. Se sintió intimidado ante la grandeza de aquella figura que erguida era mucho más grande que él. Con un rostro parecido al suyo, cosa que le tranquilizó, aquel ser sostenía en su mano diestra una resplandeciente espada, mientras que en su mano izquierda se descubría una balanza dorada.

Una vez más, aquel Ser tuvo que repetir su sentencia al ver que Psique no había obedecido su orden.
  • Detente extranjero. Nadie puede cruzar las Tierras de Binah sin que antes haya sido juzgado por la Balanza Sagrada. Si tu intención es seguir este sendero, debes pagar tu tributo.
  • Y, ¿cuál es ese tributo? -preguntó Psique muy interesado-.
  • Debes hacer que esta Balanza alcance su punto fiel cuando tu sombra y tú mismo seáis juzgados - expresó la Justicia, fríamente-.
  • Pues, ¿qué esperamos?. Nada hay que lo impida. Pero antes debo pediros algo. Necesito conocer cuál es vuestra Sentencia. Comprender por qué he de ser juzgado.
  • No estás en condiciones de exigir, puesto que de nada te valdrá conocer mi Sentencia si antes no consigues equilibrar la Balanza cuando seas probado, así que decide.
  • Pero no has contestado a mi pregunta. ¿Por qué he de ser juzgado? He viajado mucho y de todos los seres que he conocido, jamás ninguno de ellos me han pedido nada a cambio. Todo lo contrario, el Carnero me dio un Propósito de Vida. El León, un deseo por vivir. El Centauro me abrazó con su optimismo. El Cangrejo, me alimentó con su Elemento, incluso el Escorpión que quiso darme muerte, al final me rejuveneció, y de los Peces podría hablarte horas y horas sin desfallecer. Sin embargo, tú sin conocerme, impides mis pasos. ¿Por qué?. Debo comprender -le dijo profundamente emocionado, Psique-.
  • Te diré por qué, ya que lo quieres saber. Un día, un viajero llegó hasta estas tierras y su alforja estaban repletas. Se sentía muy complacido, pues la riqueza le sonreía. Cierto día sintió la necesidad de seguir su camino y situarse más allá de esta región, allá donde la tierra florece y da frutos. Y así lo hizo. Cuando hasta ella llegó, abrió su alforja y de ella sacó sus Sentencias, y continuó sacándolas, y así hasta que todas ellas casi le ahogaban por ser tantas. Cuando aquel viajero se dispuso a ordenar su vida, comprobó con desespero que cuanto hacía nada le salía derecho, y lleno de ira culpó de su desdicha a cuantos habitaban aquel reino, sin darse cuenta, que él era la causa de su ruina; él era su único dueño. Desde entonces, todos los que llegan a estas tierras de Orden, deben enfrentarse así mismos y viendo a su sombra en la Balanza cara a cara, podrán conocer lo que en su alforja llevan consigo.
  • Justa veo tu Sentencia -le expresó cariñosamente Psique-, y a ella me someto libremente.
Y diciendo esto, el valeroso joven fue a ocupar el lugar que le correspondía. En el otro platillo, su sombra hizo lo mismo. La Justicia, que jamás había sido testigo de tanto equilibrio, exclamó profundamente satisfecha:
  • Podéis seguir vuestro camino amigos, pues siendo dos en uno, habéis sido juzgados como uno mismo. Tan sólo la armonía es posible cuando el amor es compartido. Llevaos ese mensaje y con ello mi Sentencia, y que la dicha os acompañe hasta el final de vuestro destino.
  • Gracias os debo por vuestra lealtad, fiel Justicia. Ahora sé que no desfalleceré en mi empresa, pues de nuevo he encontrado algo que un día perdí. ¡Qué esta alianza se forje en beneficio de mi designio!.
Así fue como una vez más, Psique consiguió reunir la Sentencia Sagrada. Se podía apreciar cómo su alforja era ya muy diferente de la que un día partiera.

Casi le costaba recordar con nitidez, sin embargo, ya no sentía nostalgia de su pasado pues creía conocer cuál era su destino. Había dejado atrás a ese ser inocente que un día se embarcó en la más difícil de las empresas, desvelar el Gran Arcano. Poco a poco ha ido descubriendo cada uno de los poderes ocultos que la vida custodia con especial celo y que tan sólo son desvelados a los que, como Psique, son fieles buscadores de la Verdad.