viernes, 16 de marzo de 2018

Astrología Cabalística: "Los Planetas - Introducción"

LOS PLANETAS: "Nuestros Dioses Internos”




Cuando estudiábamos el Origen espiritual de las Doce Esencias Zodiacales con las que Elohim construyó el universo solar, donde nos movemos y tenemos nuestro ser, decíamos, que dichas Energías, se manifestaron constituyendo los "materiales" con los que el Gran Arquitecto pudo edificar su Obra.

Si profundizamos en este acontecimiento trascendente, la lógica nos conduce a reflexionar sobre las funciones de los Planetas, los cuales, surgieron físicamente a partir del 4º Día de la creación, protagonizando un papel ejemplar.

Busquemos una vez más el curso de la Verdad, en ese río de sabiduría que nos ha legado la tradición cabalística.

He aquí la traducción de Fabre de Olivet del Génesis, en lo concerniente al 4º Día de la creación:

"Declarando aún su voluntad, dijo, El, los Dioses: Habrá en la Expansión etérea de los cielos, centros de luz, destinados a operar el movimiento de separación entre el día y la noche, y a servir de signos a venir, y para las divisiones temporales, y para las manifestaciones fenoménicas universales, y para las mutaciones ontológicas de los seres. Y serán, esos centros de luz como focos sensibles encargados de hacer estallar la luz inteligible en la Tierra: y esto fue hecho así. Determinó, El, el Ser de Seres, la existencia potencial de esta Dualidad de Grandes centros luminosos, destinando el mayor a la representación del día y al menor a la representación de la noche; y determinó también la existencia de las facultades virtuales del universo, las estrellas. Preponiéndolas en la expansión etérea de los cielos, esos centros sensibles, para que estallara la luz inteligible en la Tierra. Y para representar simbólicamente en el día y en la noche y para operar el movimiento de separación entre la luz y la oscuridad y considerando esas cosas, El, el Ser de Seres vio que serían buenas. Y tal fue el occidente y tal fue el oriente, el objetivo y el medio, el término y el arranque de la cuarta manifestación fenoménica".

La traducción de Fabre de Olivet arroja muchísima claridad sobre la cuestión que nos planteábamos. Esos centros de luz a los que se refiere el texto sagrado, son los astros que constituyen el gran Cuerpo Divino, y su misión no es otra que la de llevar la Inteligencia, la divina, a la Tierra, para que todo ser creado pudiese alimentarse de esas Esencias Cósmicas -los zodiacales- y crecer en el proceso evolutivo de la conciencia.
Análogamente a lo que ocurre en las obras físicas, en las que los materiales de construcción necesitan de los obreros para su elaboración y utilización, los Planetas se comportan como esos "obreros cósmicos" que en su tránsito por los Doce Signos van activando y mezclando los diferentes Elementos necesarios para toda construcción.

¿Cuál es la verdadera propiedad de los planetas?

La respuesta ya ha sido dada por Fabre de Olivet, el cual analizando la palabra estrella en su terminología hebrea, deduce la idea de "fuerza virtual y fecundante del universo". En verdad, esto viene a confirmar la filosofía que fundamenta a la astrología, pues no cabe el menor género de duda, de que los astros son agentes transmisores y activos cuya misión espiritual es canalizar las Energías Cósmicas y hacerlas llegar hasta la Tierra con el propósito de establecer a nivel microcósmico, el orden que rige a niveles macrocósmico.
Decíamos al hablar de los signos, que en la medida en que el universo ha sido creado con esas Doce Esencias, el hombre como fruto de la Obra divina, es portador igualmente de esas Energías. Ahora debemos añadir, que los Planetas, como creación externa del Cuerpo Divino, están en analogía con el hombre, y podemos decir, que la evolución de los Planetas y del Ser Humano es paralela, es decir, cada Planeta es el receptáculo material con vida espiritual que cobija los diferentes estados de conciencia. Así pues, la interrogante planteada por la ciencia, si en otros planetas hay vida o no, recibe respuesta afirmativa desde el punto de vista espiritual.

TEORÍA NEBULAR DE MAX HEINDEL

Max Heindel, el fundador de la Orden de Misterios Rosacruz de California, en su obra "Concepto Rosacruz del Cosmos", nos revela que todos los Planetas del Sistema Solar están habitados y son los campos de evolución de diferentes clases de espíritus en diverso grado de desarrollo.

La evolución de los Planetas la explica del siguiente modo: El Sol central es la vibración más elevada, y en él se encontraban todos los Planetas. Sin embargo, en el transcurso del tiempo, la evolución hizo que se fueran constituyendo zonas cristalizadas especialmente en los polos. Dicha materia, fue gradualmente gravitando hacia el Ecuador, siendo por último expelida junto con los espíritus que en ella había. Así pues, de un modo sucesivo, fueron desprendiéndose todos los Planetas que hoy conocemos -con excepción de Neptuno, y Plutón que pertenecen a otro Sistema Solar-, los cuales, empezaron a girar en torno del Sol-Padre, marcando órbitas alrededor de él de acuerdo al grado de vibración necesario al desarrollo de los espíritus que se encontraban evolucionando en el Planeta.

Por todo lo dicho, indiquemos una vez más que la manifestación material, ya sea sólida o gaseosa de los Planetas, no es más que el Cuerpo Externo de la expresión de su Espíritu planetario que lo anima y vivifica, y en él se desarrollan diferentes estados de conciencia.
Esta visión espiritual, nos lleva a adquirir un grado de responsabilidad con el uso y el trato que damos a los recursos naturales con los que nos dispensa el planeta en el que nos encontramos evolucionando.

Los Planetas, al igual como ocurre con el Cuerpo Físico de los seres humanos, está rodeado e interpenetrado por otros Planos o Mundos, es decir, en cada Planeta encontramos igualmente un Cuerpo Vital-Energético, un Cuerpo Emocional y un cuerpo Mental, vehículos-Planos, donde el Espíritu mora.

No es de extrañar pues, que si la evolución de conciencia en otros Planetas, como ocurre con Júpiter, Mercurio y Venus, es mayor que en la Tierra, los seres que allí evolucionan pueden encontrarse a un nivel tal que no requieran del Cuerpo Físico para evolucionar, sino que lo hacen en los vehículos superiores. De hecho así es, pero tal afirmación debe ser meditada por cada estudiante, el cual reconocerá internamente la respuesta.


¿Cómo nos influye los Planetas en nuestras vidas?

Con lo explicado hasta ahora, hemos podido comprender cómo los Planetas asumen el papel de "obreros cósmicos". Son los que "mezclan las Energías Divinas" y nos impulsan a comportarnos de un modo u otro.

Cada Planeta se especializará en unos Trabajos determinados, en la misma medida como ocurre en la vida física, donde aparecen las diferentes especialidades necesarias todas ellas para lograr el acabado final de la obra. Están los arquitectos, los albañiles, los carpinteros, los fontaneros, los electricistas, los decoradores, los pintores, los inspectores, etc. Cada uno realiza un papel personal y transmiten sus conocimientos de modo que sea posible lograr el objetivo. Su Trabajo debe estar organizado, sincronizado, deben tener un fin en común, pues de otro modo, cada uno interferirá la labor del otro, como ocurre en esas obras en las que el fontanero aparece cuando aún no ha terminado su labor el albañil. En el cosmos debe imperar el orden y como veremos en otra parte de estos estudios, cuando los Planetas se encuentran en aspectos disarmónicos, se dan las circunstancias en que no existe entendimiento entre los diferentes especialistas, es decir, mientras, que nuestros deseos nos incitan a satisfacer ciertos hábitos, tal vez nuestra mente nos hable en otro sentido, llevándonos a reprimirnos. Esto es simplemente la vida, y tendremos que aprender a ajustar los intereses de cada cual; tendremos que hacernos "Maestros Constructores", y dominar todas las especialidades. Siendo UNO, podremos decir que nos hemos convertido en un Sol Central, donde nuevamente se encuentran integrados todos los Planetas. Nuestra Conciencia es UNA.


A diferencia como piensa la astrología convencional, que nos describen a los Planetas como fuerzas que nos influyen desde el exterior, la astrología esotérica, nos enseña que dichas influencias se producen desde el interior, pues como ya hemos explicado, el hombre es un microcosmos que contiene todo un sistema solar. La gran organización cósmica permite la existencia de un importante número de seres en evolución con distintos grados de evolución cada uno. Desde el nivel superior donde aparece el símbolo supremo de la Corona-Kether, el Poder absoluto de la Voluntad Divina, hasta el nivel inferior, donde aparece el símbolo terreno de la Obra creada por Dios, la Tierra-Malkuth, existen, como ya hemos visto en otra parte de estos estudios, diferentes centros de conciencia, diferentes campos y niveles de evolución. Entre la Oleada de Vida Divina y la Humana, encontramos a los Serafines, a los Querubines, a los Tronos, a los Dominaciones, a los Potencias, a los Virtudes, a los Principados, a los Arcángeles y a los Ángeles. Cada uno de estas Jerarquías Superiores está bajo los servicios de Elohím y encuentran su campo de Trabajo en cada uno de los Centros-Séfiras, donde desarrollan una cualidad específica. Dado que cada uno de estos Centros-Séfiras está expresando una virtud divina, diremos, que las especialidades de cada Planeta encuentran ubicación dentro de cada una de Ellos.


 Así podemos desarrollar el siguiente esquema:


CENTRO-SEFIRA
ENTIDADES ESPIRITUALES
PLANETAS
KETHERSERAFINESSIN ROSTRO
HOCHMAHQUERUBINESURANO
BINAHTRONOSSATURNO
HESEDDOMINACIONESJÚPITER
GUEBURAHPOTENCIASMARTE
TIPHERETHVIRTUDESSOL
NETZAHPRINCIPADOSVENUS
HODARCÁNGELESMERCURIO
YESODANGELESLUNA
MALKUTHHUMANOSASCENDENTE


Neptuno y Plutón, como ya hemos advertido anteriormente, no pertenecen a nuestro Sistema Solar, por ello, no se encuentran representados en el esquema organizativo de Elohim. No obstante, una vez estudiado las características de ambos, podemos indicar que las vibraciones de Neptuno se acercan mucho a las de Kether, y las de Plutón a Binah, pero siempre a título orientativo.

Las Jerarquías a la que nos hemos referido, tienen nombre y apellidos y están, igualmente, debidamente constituida y organizadas. En cada uno de los Séfiras encontramos un Coro de Angeles trabajando, a excepción de Malkuth que como ya sabemos es nuestro campo de manifestación. Así pues, podemos hablar de 9 Coros Angélicos. Además diremos, que en cada Coro hay 8 especializaciones, es decir, una por cada Séfira, exceptuando Kether y Malkuth (Kether no tiene rostro planetario).

Por todo ello, podemos hablar de 72 Rostros Angélicos, los cuales, representan cada uno una Lección, un Programa que la conciencia debe integrar. Podríamos decir, que la divinidad nos administra su Saber en pequeñas dosis para que podamos integrarlas con acierto. Cada uno de estos 72 Rostros tiene nombre, y en Cábala se les conoce como "Genios". Las posiciones de los Planetas en la carta natal están activándolos, dependiendo del grado que ocupe en cada momento. Dado que esta parte de la enseñanza la considero de un nivel superior, la trataremos en otra ocasión. Es imprescindible, antes de poder penetrar en este nivel, conocer bien las diferentes expresiones de los Planetas, como son sus manifestaciones mundanas y psicológicas.

Cuando nacemos, nos encontramos con 12 Esencias-Signos, sin embargo, tan sólo aquellas que están activas por la posición de Planetas llegarán a nuestra conciencia, motivándonos así a actuar. En la medida en que los Planetas se mueven progresan o transitan por otros signos, debe interpretarse como nuevas oportunidades que se nos presentan de aprendizaje.
Los Planetas son pues, los grandes agentes activadores del Zodíaco... Tratémosles como se merecen.


LEY DE BODE

Antes de pasar al estudio riguroso de cada uno de los Planetas, quiero ilustrar este capítulo con la explicación de la Ley de Bode, la cual nos aclarará el porqué no debemos considerar a Neptuno y Plutón como Planetas pertenecientes a nuestro Sistema Solar.

Es importante hacer esta matización debido a que la astronomía moderna trata de desvalorizar a la astrología, afirmando que el número de Planetas que componen nuestro Sistema Solar no son siete, sino nueve.
En todas las religiones, oímos hablar de los 7 Genios Planetarios: los indios, le llaman los 7 Rishi; los mahometanos, los 7 Arcángeles, y los cristianos, los 7 espíritus ante el Trono.
Los nueve planetas principales a los que hace referencia la astronomía son los siguientes: Plutón, Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter, Marte, la Tierra, Venus y Mercurio. Sin embargo, gracias a la Ley de Bode, el místico demuestra que a pesar de que los telescopios han permitido descubrir nuevos Planetas, éstos no son de nuestro Sistema Solar. Veamos que dice dicha Ley:
Tomemos una serie de 4 y sumemos 3 al segundo, 6 al tercero, 12 al cuarto, y vamos sucesivamente doblando los tiempos sumados con anterioridad. La serie de números resultante, nos dará una aproximación muy cercana de la distancia relativa de los Planetas con respecto al Sol, claro está, con la excepción de Neptuno y Plutón.



Mercurio
Venus
Tierra
Marte
Asteroides
Júpiter
Saturno
Urano
Neptuno
Plutón
4
-
4
3
4
6
4
12
4
24
4
48
4
96
4
192
4
384
4
768
4
7
10
16
28
52
100
196
388
772


Dividiendo esta serie resultante por 10, tendremos que la distancia relativa de la Tierra al Sol es 1 (unidad astronómica), y el resto de los Planetas, estará expresando en términos comparativos, esa misma distancia.
Comparemos los resultados obtenidos con la realidad:


PLANETAS
LEY DE BODE
DISTANCIA REAL
MERCURIO
0,4
0,3871
VENUS
0,7
0,7233
TIERRA
1.0
1.000
MARTE
1,6
1,5237
ASTEROIDES
2,8
2,6
JÚPITER
5,2
5,2028
SATURNO
10.0
9,5388
URANO
19,6
19,1910
NEPTUNO
38,8
30,0707
PLUTÓN
77,2
39,4574

* Unidades Astronómicas: distancia media de la Tierra al Sol (92.900.000 millas). Unidad para indicar las distancias del Sistema intersolar.

Como se puede comprobar con la presente tabla, todos los Planetas se ajustan a las distancias determinadas por las observaciones realizadas científicamente, a excepción de Neptuno y Plutón, los cuales se encuentran fuera de esa órbita lógica que sitúa a los Planetas dentro de nuestro Sistema Solar.

Las influencias de dichos Planetas en relación al hombre, nos hace pensar que las cualidades que se desprenden de ellos son de tipo trascendente, espirituales. Pienso que son los mensajeros de otro Sistema Solar cercano, y en su condición de Planetas más externos, nos están permitiendo ampliar las fronteras de nuestra conciencia.

jueves, 15 de marzo de 2018

Astrología Cabalística: "Decanatos de Tierra - Virgo"


VIRGO

1º Decanato: Con Virgo alcanzamos el final del camino. Es el signo Vav del Elemento Tierra y representa la etapa de la cosecha. Los primero diez grados de este signo, están representados por el signo Yod Capricornio y regido por Saturno a nivel planetario. En el orden sefirótico, la Fuerza activa es Netzah.
En este decanato se realizan los Trabajos Recapitulatorios de Capricornio.
Por un lado, Virgo representa la etapa de Liberación de lo material, de desprendimiento de la materia, sin embargo, el trabajo pendiente de Capricornio le impulsa imperativamente a construirlas.
Este individuo se sentirá vapuleado entre la necesidad de abandonar lo material y la necesidad de construirlo.
Esta dinámica dual, puede llevarle a construir casas que serán ocupadas por otras personas, de alguna manera, construirá algo de lo cual no podrá disfrutar.
Este decanato produce la Semilla de Desagregación, está plantando su renuncia a los valores materiales, dando lugar al hombre saciado de placeres materiales y que busca en el mundo de las formas una verdad que le inspira su proximidad al nuevo ciclo, el de Fuego.
Con buenos aspectos, el individuo comprenderá la situación y se convertirá en el filósofo, extrayendo de las cosas su más allá.
Los malos aspectos producirán una salida forzosa de las realidades materiales.
Se trata de un decanato de humillaciones, en el que es imprescindible construir a destiempo. Será un servicio obligatorio.



2º Decanato: En esta ocasión, la Fuerza que rige los grados del 10 al 20 de Virgo es la de Tauro. Será su planeta regente, Venus quien ejerza su hegemonía en este decanato, y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es la de Hod.
La participación del signo He del Elemento Tierra, hace que en este espacio de lleven a cabo trabajos de Recapitulación correspondientes a Tauro.
Podemos decir, que en la vida de este individuo ha quedado una experiencia de placer pendiente. Es obvio que ese placer no tendrá el mismo sabor que de venir a su tiempo en la etapa de Tauro. Así que puede ser vivido como en situación de emergencia.
En la asociación de Virgo y Tauro, hará que por una lado se lleve a cabo la experiencia de desprendimiento de los valores materiales, por otro, goces materiales que vienen en forma de abundancia, para se trata de una abundancia que no satisface.
Con buenos aspectos, produce el mantenimiento de una situación material que parecía irse a pique y que aguanta.
Los malos aspectos, ambas exigencias, la del desprendimiento y la de los goces, se acentuarán. El placer le vendrá en plena guerra. A niveles psicológicos, dará lugar a la figura del avaro, el gran restriñido. A nivel emotivo, se desarrollará la dinámica placer-dolor.
Hay en este decanato una forma sublime de expresión y es la de velar por el placer de los demás.



3º Decanato: Es la meta, el final del camino emprendido en el primer decanato de Aries. Este espacio está regido por el signo Vav de Tierra, es decir, por el propio Virgo. Su regente planetario es Mercurio y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es Yesod.
Por lo tanto, en este punto se llevan a cabo los Trabajos propios del signo Virgo.
Se encuentran en el final de un ciclo. Se sienten viejos en experiencias y prestos a desprenderse de un pasado glorioso que saben no ha de volver.
Se encuentran en condiciones de sintetizar lo que han aprendido. Necesitan soledad, estar fuera del bullicio. Se encontrarán entre los que buscan laboratorios para experimentar, cárceles en las que recluirse o santuarios en los que poder extraer el pensamiento que han acumulado el pensamiento que han acumulado en sus distintas etapas.
Los buenos aspectos facilitarán el proceso de elaboración de sus conclusiones.
Si son muchos los planetas que activen este espacio, nos indicará que la persona llevará de frente mucha actividad y muy diversa.
Este espacio zodiacal activo, será siempre indicio que ha de realizar una obra importante para el desarrollo del hombre, de la sociedad, de la humanidad.
Podemos comparar esta dinámica al último curso universitario, en el que se ha de realizar una tesis, vivir sus conclusiones hasta sus últimas consecuencias.
Los malos aspectos, distraerán considerablemente al sabio en su labor. Los planetas representarán las “voces” que claman del pasado. Serán experiencias que no fueron vividas a fondo y que reclaman protagonismo.
Los malos aspectos procedentes de Sagitario, supondrán la exigencia de una prueba moral. Desde Piscis, la prueba será sentimental, la más difícil de vivir sin duda, puesto que la oposición, nos lleva a cristalizar los acontecimientos. De Géminis, la exigencia le vendrá de confrontaciones con ciertas ideas que emitió en el pasado y que no adecuan a la realidad.
Se trata de vivir la tesis y no de escribirla. 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Astrología Cabalística: "Decanatos de Tierra - Tauro"



TAURO

1º Decanato: El segundo Signo del Elemento Tierra es Tauro y su dinámica es He. Ahora bien, sus primeros diez grados, están regidos por Saturno, planeta regente de Capricornio, signo que rige sobre este espacio zodiacal. A nivel sefirótico, la Fuerza activa es Hesed.
Según lo dicho, los Trabajos que se realizan son Recapitulatorios del signo Capricornio.
Recapitular significa recordar procesos ya superados, de modo que supone una cierta facilidad, como el alumno que repite curso y se encuentra con ventaja sobre sus nuevos compañeros que acuden por primera vez a la clase.
Nos indica, igualmente, que el trabajo que se recapitula no se llevó a cabo cuando se tuvo oportunidad.
Como ese trabajo se refiere a los de Capricornio, tendremos al individuo que vuelve a construir. Pero ahora, sus construcciones no se orientan hacia lo general, como ocurría en Capricornio, sino a lo particular, específico de Tauro. Si en Capricornio se construía una catedral, en Tauro se construye la capillita coquetona en una casa privada.
El Tauro del primer decanato no tendrá problemas para la venta de sus edificaciones, ya que sus clientes serán sus antiguos camaradas de curso, los que trabajan como él en el terreno de Capricornio y que ahora se encuentran en la etapa de los goces.

Los malos aspectos sobre este punto, indicarán que además de repetir curso, violó gravemente las leyes de la construcción y ahora se encontrará con las dificultades que él suscitó con su acción. Si abusó de sus camaradas de generación, si los utilizó para explotarlos, ahora nadie querrá comprarle sus coquetones chales, de modo que sus empresas estarán abocadas a la quiebra. Interiormente sentirán que deberían estar en la etapa de los goces, mientras que será obligado a trabajar. Ello le llevará a poner mala voluntad en el trabajo y se evadirá en cuanto pueda.

2º Decanato: Estamos ante el decanato He del signo He, es decir, es el espacio donde se realizan los Trabajos propios del Signo Tauro. Está regido a nivel planetario por Venus y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es Gueburah.
Este decanato representa el placer ganado con esfuerzo, la recompensa a los trabajos realizados en Capricornio.
Dispondrá de medios materiales que no ha de ser fruto de un trabajo, sino de anteriores trabajos. Esos medios le llegarán a través de las circunstancias, padres, azar, etc. Estamos ante la figura del rentista.
Este punto del camino es muy interesante, ya que con sus bienes materiales, se posee la semilla de la edificación de un nuevo mundo, de modo que de él depende la configuración del mañana. La cuestión es, ¿qué hará con sus rentas?
Está destinada a ser el banquero del mundo y lo que sea en una futura encarnación dependerá de como haya administrado sus bienes en la presente.
Los buenos aspectos darán lugar a la persona generosa y abnegada.
Los malos aspectos, si son restrictivos –Saturno y Mercurio- darán al tacaño. Con los expansivos –Júpiter y Venus-, dilapidará sus bienes con prodigalidad y estará rodeado de gorrones.

3º Decanato: Las Fuerzas de Virgo se activan en este punto zodiacal, lo que hará que sea Mercurio el planeta que rige los 10 últimos grados del signo de Tauro. A nivel sefirótico la Fuerza activa es Tiphereth.
La presencia de Virgo en la dinámica de Tauro, nos lleva a situarnos en los Trabajos de Anticipación del signo Virgo.
La dualidad de Fuerzas, hará que vivan al mismo tiempo la plenitud de los goces y la necesidad de abandonarlos. Por lo tanto en este espacio se reclutan los atormentados, los que se sienten culpables de poseer lo que poseen y realizan actos de caridad.
En este punto encontramos a los Mecenas que financian obras humanitarias. En otros niveles de fortuna más bajos dará lugar al que financia a los mendigos, a los que sostienen con sus buenas obras las instituciones de caridad.
Los buenos aspectos harán que el individuo sostenga instituciones positivas para la sociedad.
Los malos aspectos darán lugar al individuo cuya fortuna le atormenta. Se orienta inconscientemente hacia empresas en las que no puede sino fracasar.
En el ciclo alimenticio, Tauro rige la asimilación de los alimentos. Los malos aspectos producirán expulsiones prematuras del cuerpo.

martes, 13 de marzo de 2018

Astrología Cabalística: "Decanatos de Tierra - Capricornio"

CAPRICORNIO

1º Decanato: Con el signo de Capricornio abordamos un nuevo Elemento, el de Tierra. Es el signo Yod de dicho elemento, y en el primer decanato se llevan a cabo los Trabajos propios del signo.
El regente planetario es Saturno y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es Kether.
Diremos pues que en este decanato contiene las Semillas de todas las edificaciones materiales que existen, tanto las construcciones físicas: casas, ciudades, como las instituciones sociales. Serán pues los creadores de los arquetipos que concebirán los edificios y de ellos dependerá el confort y la comodidad de los ciudadanos.
Los buenos aspectos han de favorecer las concepciones felices. Serán los arquitectos que han de construir los edificios que sirvan a los ciudadanos como cuarteles generales de su intimidad.
Podemos decir, que son los favorecedores para que el hombre pueda encontrar su intimidad, para que puedan dar vida a las raíces de su libertad.
A nivel social, en este espacio zodiacal se dan cita los gobernantes que promueven la construcción de los edificios que sirvan para todo. Serán los artífices de una sociedad justa, equilibrada y estable.
Los malos aspectos darán lugar a construcciones caóticas que no aguantarán. Igualmente, favorecerá los proyectos de edificios que darán cobijo a lo perverso.
En el terreno social, darán lugar a leyes incompatible con la ley moral, la cósmica, la divina.
A nivel general, lo que ocurra en este decanato ha de indicarnos si lo que edifica el individuo aguantará.
Los buenos aspectos sobre este punto harán que la parte que rija este decanato aguantará todas las tempestades.

2º Decanato: Es la parcela dentro de Capricornio correspondiente a la regencia de Tauro, por lo que diremos que estamos ante un decanato He, regido por Venus a nivel planetario, y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es Hochmah.
Estamos en un decanato de Anticipación, concretamente a los Trabajos de Tauro.
La dinámica He se pone de manifiesto, favoreciendo que aparezcan las circunstancias que permitirá encontrar el terreno adecuar para llevar a cabo la labor constructora.
Si el 1º decanato daba lugar al arquitecto, este 2º decanato pone de relieve la figura del Ingeniero, al cual compete calibrar la calidad del Terreno.
Trabajará con la empresa constructora en la búsqueda de solares donde situar la edificación.
A nivel social, serán los que trabajen en adecuar las ideas del líder en las estructuras emotivas del pueblo, serán siempre la Tierra en la que la semilla de la nueva edificación ha de crecer.
Los del 1º decanato van a la construcción por Vocación, expresión de la Voluntad-Yod, los del 2º decanato se verán llevados a la edificación de la sociedad por las circunstancias-He (expresión del Amor).
Los buenos aspectos permitirán encontrar la buena tierra en la que edificar. Su obra se ubicará felizmente en el espacio elegido.
Los malos aspectos darán terrenos pocos firmes, edificaciones poco sólidas, debido a la mala elección del espacio reservado a ellas.
Con buenos aspectos, este 2º decanato es una garantía de vida sin problemas materiales. Persona próspera y sus negocios le darán buenos rendimientos y abundancia. Podemos decir, que vive un anticipo de lo que será para él la vida en Tauro.
Existirá un afán anticipatorio por llegar a la etapa de los goces propios de Tauro, y ello le llevará a querer construir lo que rinda más, no importándole el prestigio o el trabajo bien hecho, sino el beneficio.

3º Decanato: La influencia del signo Vav del elemento, Virgo, entra en juego, lo que da lugar que este espacio zodiacal esté regido por el planeta Mercurio, y a nivel sefirótico, la Fuerza activa es Binah.
Abordamos pues un decanato de Anticipación a los Trabajos de Virgo.
De la asociación de las Fuerzas de Capricornio y Virgo, se deduce la idea de construir y derribar. De modo que los que se sitúan en este espacio, participarán en las tareas de Capricornio derribando los edificios para dar lugar a nuevas construcciones.
En el terreno social, estas personas se encontrarán siempre en la oposición de los partidos, de los gobiernos, de las sociedades civiles o políticas.
Los buenos aspectos harán que la dualidad de ese proceso se efectúe armoniosamente, permitiendo que el individuo derribe aquello que realmente que realmente debe ser derribado para que una nueva construcción tenga lugar.
Será portador de porvenir, anticipándose a su tiempo, creando futuro a nivel de mañana.
La influencia positiva de Mercurio, regente del decanato, hará que este individuo actúe de una manera lógica, y los derribos que lleve a cabo sean los adecuados.
Los malos aspectos potenciarán el aspecto destructor, dando al individuo una necesidad de derribar desligada de la posibilidad de construir. Este punto será el de la oposición por principio.
A nivel personal, este individuo derribará antes de levantar y su existencia se caracterizará por su ruptura con el pasado.
Capricornio ofrece la materia prima para la elaboración de las estructuras físicas, empezando por las nuestras. En el cuerpo físico, rige el esqueleto y los buenos aspectos, será indicio de un esqueleto firme.
Los malos aspectos, nos indicarán que se ha producido errores que ahora repercuten en nuestra estructura física. En el tercer decanato, el error provendrá del Mental y nuestros huesos se quebrarán debido a derribos, accidentes, explosiones, etc.