sábado, 7 de mayo de 2016

Los 7 Pecados Capitales: "La Avaricia"

Continuamos con el estudio iniciado sobre los 7 Pecados Capitales y su vinculación con la salud. En esta ocasión, analizaremos el pecado de la Avaricia, el cual está regido por el planeta Saturno.

Como ya vimos en la anterior entrega, al estudiar la Soberbia, analizaremos cada uno de los pecados capitales desde diferentes puntos de vistas. La intención no es otra que despertar nuestra conciencia a las fuerzas que nos lleva a identificarnos con los aspectos de conductas característicos para cada uno de los “pecados” y descubramos, igualmente, cuáles son los recursos que tenemos para poder canalizar armoniosamente dichas fuerzas. 

Avaricia

Lo que nos dice Wikipedia:

La avaricia (en latín, avaritia) es -como la lujuria y la gula-, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia (vista por la Iglesia) aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular. Tomás de Aquino escribió que la avaricia es «un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales». En el Purgatorio de Dante, los penitentes eran obligados a arrodillarse en una piedra y recitar los ejemplos de avaricia y sus virtudes opuestas. «Avaricia» es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar. Búsqueda y acumulación de objetos, robo y asalto, especialmente con violencia, los engaños o la manipulación de la autoridad son todas acciones que pueden ser inspiradas por la avaricia. Tales actos pueden incluir la simonía (en el cristianismo, la compra o venta de lo espiritual por medio de bienes materiales. Incluye cargos eclesiásticos, sacramentos, reliquias, promesas de oración, la gracia, la jurisdicción eclesiástica, la excomunión, etc).

Lo que nos dice la Cábala (Kabaleb):

LA AVARICIA - SATURNO
La avaricia es un pecado saturnino y es producido por un mal estado cósmico de Saturno en el horóscopo de nacimiento. En el plano mental, Saturno produce una parálisis de las ideas y una disminución de la luz. Cuando Saturno forma aspectos armónicos, sobre todo respecto a Urano, su plomo permite captar las energías uranianas y convertirlas en luz doméstica y lo mismo ocurre en el ámbito intelectual: la luz graduada de Saturno hace que lo espiritual resulte inteligible. Pero cuando Saturno se opone violentamente a Urano, la excesiva concentración plomiza no permite el paso de la luz uraniana y el individuo se ve privado de ella. Como sea que Saturno es el que instituye el «paisaje» en el que se desarrolla el drama de nuestra vida, la persona en cuyo tema astral se formen estos aspectos inarmónicos irá como a ciegas por su destino, les costará mucho reconocer los accidentes de su camino.
La avaricia siendo una manifestación externa de las disonancias saturninas, al manifestarse en una persona, nos revelará también otros defectos ocultos - como el que acabamos de señalar- que no son aparentes. En este caso, un ser avaricioso será al mismo tiempo un ser indefenso contra los embates de su destino, porque no verá venir la adversidad.

En el terreno emotivo, Saturno frena considerablemente los sentimientos, haciendo que el individuo sea pobre en emociones, que raye en la frigidez sentimental o la insensibilidad. El avaricioso será pues también un insensible hacia todo lo que le rodea y así se comprende que lleve una vida sórdida de privaciones, porque no siente apetencia hacia lo exterior y no comprende que otros puedan sentirla. Las pocas energías que se filtran en él sirven para alimentar el limitado interés que siente por su poca apetecible vida.

Su avaricia no es más que una manifestación, entre varias, de su pobreza energética y su retención del dinero es el síntoma de una retención más general de todos los fluidos, debido a la necesidad a que lo somete su pobreza. El avaro es un hombre pobre, en el más amplio sentido de la palabra: pobre en ideas,  en sentimientos y emociones, en posesiones, ya que el dinero retenido es para él una pura abstracción y no significa que vaya a utilizarlo para procurarse experiencias que, por las razones apuntadas, no pueden penetrar en él; pobre finalmente en deyecciones: el avaro suele padecer de estreñimiento de forma permanente.

La avaricia es pues el indicio que revela un desorden de vastas proporciones, puesto que arranca de uno de los puntos más elevados del Árbol de la Vida. Su corrección necesitará un gran esfuerzo de voluntad, pero se verá facilitada por el repudio general de  que será objeto el individuo por parte de todos cuantos le rodean. La soberbia puede resultar halagadora, es un defecto que gusta al que lo posee. La avaricia, no, y por ello el avaro, al verse tan unánimemente rechazado, puede decidir un día abrir el arca de sus tesoros, como le ocurriera a aquel famoso personaje del Cuento de Navidad de Charles Dickens.

La desaparición de ese síntoma externo conducirá a un reordenamiento de las corrientes internas y el ex avaro tendrá una mayor abundancia de ideas, mayor calor en los sentimientos y una buena salud, ya que en el terreno físico las disonancias de Saturno producen arterioesclerosis, reúma, dolores de espalda, parálisis, y enfermedades óseas
.
Si estas enfermedades no aparecen en la vida del avaro, con toda seguridad se manifestarán en una próxima existencia, cuando las semillas de la mala influencia saturnina hayan arraigado en la «tierra» del individuo. Diremos pues que la avaricia produce los males crónicos, las enfermedades de los huesos y todas las que se deben a cristalizaciones en el funcionamiento de los distintos órganos del cuerpo. Según el signo en que Saturno se encuentre situado en la próxima vida del avaro, sus efectos paralizantes se producirán en uno u otro órgano. En lo sensorial, la perturbación saturnina producirá la sordera.

Lo que nos dice la Astrología:

Elman Bacher: La visión que nos aporta el autor en esta exposición, nos ayudará a comprender la importancia que tiene a nivel astrológico la posición y aspecto (estado cósmico) de Saturno en nuestra Carta. El estudio de dicho planeta nos revelará información sobre el sector de nuestra vida que deberemos “cumplir” para avanzar en nuestro proceso evolutivo.

SARTURNO - CUMPLIRÁS
Se ofrece este material a todos los estudiantes de astrología esperando que sirva para esclarecer los propósitos y significación mundana de las vibraciones de Saturno. Es de importancia vital que todos los astrólogos puedan presentar a aquellos a quienes auxilian, un cuadro constructivo del por qué y para qué este planeta es como es en cualquier horóscopo dado.
Los únicos términos por los cuales algunos estudiantes identifican la vibración de Saturno son: Obstrucción, cristalización, decepción, pobreza, frustración y otros semejantes. Nos permitimos inquirir: "¿Cómo pueden en nombre de todo lo que sea cultura ser usados tales términos para calmar los nervios temblorosos del cliente aprehensivo?" Si el patrón horoscópico ha de ser estudiado para solucionar problemas, cada vibración planetaria debe ser abordada desde el ángulo de su significación en el Espectro Solar y su importancia en la evolución del Ego. Al grado que podamos comprender filosóficamente por qué un planeta es como es en el mapa bajo consideración, estaremos mental y psicológicamente, tanto más capacitados para tratar con los problemas y condiciones presentados.

Saturno es el símbolo del plano físico donde se manifiestan todos los medios de la mente, la emoción y el espíritu para propósitos evolutivos. Saturno es la vibración de la objetivación y la manifestación. Su posición en el horóscopo demuestra dónde está más intensamente condensada la expresión del Espíritu; el punto de responsabilidad; el área de incumplimiento en el pasado, y por lo tanto el área de máximo esfuerzo espiritual en esta encarnación. Saturno, la avanzada de las vibraciones mundanales, establece los límites para cada experiencia y ciclo de experiencia.

Por lo tanto, el gran mandato de Saturno es "¡Cumplirás!". Temor es una de las palabras más frecuentemente usadas para indicar una de las principales cualidades de Saturno en expresión negativa. El miedo es nuestra reacción a cualquier amenaza a nuestro sentido de seguridad o nuestro bienestar. Aquello que está incumplido espiritualmente representa inseguridad en los planos internos. Así pues, Saturno afligiendo, indica aquello que el Ego o Yo Superior, reconoce como lo más incompleto o más necesitado en la expresión cumplida.

Uno de los propósitos y deberes principales del astro-analista es ayudar a su cliente a abordar aspectos sin temor. Cuando los aspectos de Saturno se interpretan como símbolos de necesidades de cumplimiento, puede apelarse al sentido de integridad de la persona, a su estimación propia, su fuerza, su valor y competencia. Ayúdelo a sentirse capacitado para manejar sus circunstancias de modo que su actitud sea constructiva. Estudie su mapa cuidadosamente para que descubra los medios anímicos por los cuales las realizaciones necesitadas pueden ser cumplidas con mayor éxito.

La paciencia es una de las palabras clave para un "buen Saturno", y la paciencia como cualidad es necesaria para cumplir los aspectos de Saturno, cualquiera que sea su naturaleza. Cuando una persona utiliza las virtudes de Saturno, ella aborda el problema en sus raíces. Al grado que Saturno represente en la mente de la persona ciertas cualidades constructivas internas, así cesará Saturno de ser mal interpretado como una carga o frustración. Saturno nunca indica una negación completa de toda fase de su posición como están inclinados a creer algunos estudiantes. Su ubicación en cualquier Casa demuestra, concluyentemente, que el cumplimiento, por tanto la experiencia en alguna forma, es de suma importancia.
Si Saturno implica negación en alguna forma, él indica automáticamente que el cumplimiento de esa Casa debe realizarse en alguna otra forma.

Es una falsa interpretación del propósito de la vibración de Saturno creer que este problema frustra la expresión de la Casa que ubica o rige. Eso indica que el incumplimiento debe ser superado por la experiencia. El efecto frustratorio de Saturno está indicado por las Conjunciones, Cuadraturas y Oposiciones que haga con otros planetas. Es el otro Planeta el que debe contribuir al trabajo de Saturno. La persona en esta encarnación, está compelida por sus necesidades espirituales, a dirigir las energías del otro planeta, de la expresión en su propia Casa a la Casa ocupada por Saturno. Por tanto ha sido llamado el "látigo del destino", la "mano dura de karma", etc. Puesto que hay muchos tipos de patrones Saturninos, el efecto del "látigo" está indicado en grados variables por distintos tipos de aspectos. Es importante estudiar la carta cuidadosamente desde este ángulo para comprender hasta qué punto, el nativo está espiritual y psicológicamente "atado a la tierra". 


Kabaleb:
Saturno es la parte visible de Binah, su Rostro planetario y es el que ejerce funciones ordenadoras en el universo. Saturno convierte la potencialidad de Hochmah en Leyes que permiten al universo funcionar de acuerdo con unas normas precisas, y permiten al mismo tiempo al individuo descubrirlas y llevar una actuación conforme a las mismas.
Binah-Saturno exteriorizó la obra divina, la exportó, por decirlo así, a niveles inferiores, y esa función exportadora fue llamada Sacrificio, del mismo modo que cuando un país exporta a otro sus bienes, los sacrifica a su consumo personal, con el fin egoísta de obtener divisas. Lo que Binah buscaba con su sacrificio era Conocimiento.

En la Biblia vemos como Moisés recibió de Yahvé, la divinidad actuante en Binah, las reglas precisas por las que debía regirse el Pueblo elegido. Más tarde, Salomón recibió las medidas del Templo que debía edificar, dictadas con todo detalle. En el Horóscopo individual de cada uno, Saturno representa la Regla.

Cuando Saturno entra en fase activa en un Horóscopo, ello significa que está dictándole a la persona reglas, como se la dictó a Moisés y Salomón: le dice cómo debe moverse, donde debe ir, la proporción que deben tener todas las cosas. Claro que el hombre medio no está en condiciones de escuchar esa voz y transgrede esas reglas. La no observancia de la norma acarrea los males derivados de ello y vienen los accidentes y los reveses.
Así pues, siendo el institutor de la Ley, Saturno será el Centro que permitirá comprender el funcionamiento de la máquina cósmica. Urano procurará esa comprensión por iluminación, por golpe de flash, como dijimos al hablar de ese planeta. Saturno lo hará mediante el estudio de sus leyes. Su posición en un tema indicará pues en primer lugar en qué parte el individuo debe buscar el conocimiento por el estudio.

Si la vida empezara para nosotros en la presente encarnación, Saturno se limitaría a ser un dador de normas. Pero la vida es historia antigua, y en esa suma y sigue que todos arrastramos, cuando una existencia termina, la síntesis de lo construido sube de nuevo arriba y, en el umbral de una nueva existencia, Saturno no sólo será el que fija las normas, sino también el que rectifica lo anteriormente hecho y que no se ajusta a ellas.

Sus instrumentos para esa labor son, como sabemos Marte y Mercurio, los Séfiras de su Columna, Él mismo reservándose la función de crear el marco en el que la nueva existencia ha de desarrollarse. Saturno es el padre de todas las representaciones materiales, de todas las cristalizaciones macro o micro-cósmicas y de Él recibe el nombre el espacio-destino en el que vivirá su drama.

Saturno en un Horóscopo representará pues la Ley y las disposiciones para reintegrarse a esa Ley cuando ha sido violada. Para conseguirlo extenderá sus tentáculos en un tema, gracias a sus 8 Rostros, llamados Ángeles Tronos, que cubren con sus domicilios 40º de zodiaco y asegurando al peregrino 40 días de purga y reflexión, más los 5 grados de regencia de cada Rostro por Rotación. Hay que añadir a ese cómputo los 8 Aspectos de Ida y de Retorno que forma Saturno a partir de su punto de emplazamiento. Cuando el individuo viva fuera de esos escenarios, se verá libre de actuar a su guisa. Cuando se encuentre en ellos, caerá sobre él el rigor de la Ley.
La tela de araña de Saturno se extiende, a partir del punto en que se encuentra a los grados 30, 45, 60, 90, 120, 135, 150 y 180, con iguales puntos de Retorno, que suman un total de 16 puntos, contando la Conjunción. Los planetas que transiten sobre esos puntos, se encontrarán en “fronteras” saturnianas y en ellas sufrirán un severo control. El los grados 30, 60 y 120 que corresponden a Séfiras de la Derecha, los significadores en tránsito sólo experimentarán una inspección con proceso verbal. Reciben las advertencias a que haya dado lugar su conducta y se les informa sobre la manera correcta de actuar. Pueden luego proseguir su camino.

En cambio los grados 45, 90 y 135, que corresponden a Séfiras de la Izquierda, los significadores sufren una redimensión, viéndose fuertemente penalizados en caso de culpa. En el grado 150 se constituye la imagen interna, el negativo de lo que ha de ser una realidad firme al alcanzar el grado 180.


Lo que nos dice la Psicología:

La avaricia es definida como el ansia o deseo desordenado y excesivo por la riqueza.  De ahí que muchos autores afirman que si bien, la sociabilidad consiste en un intercambio, las personas avaras en realidad desprecian las relaciones humanas ya que quedan supeditadas al valor del dinero o de las cosas materiales.

Un perfil psicológico del avaro nos cuenta de un ser negado que no le gusta compartir. Es incomunicativo, no conoce la solidaridad y nada de lo que le ocurre a los demás le importa. Tiende a acumular el dinero en detrimento, incluso, de su calidad de vida, encerrándose en sí mismo e imponiéndole austeridad.

Este cuento encontrado en un blog de Internet pinta de manera practica la personalidad del avaro: “Un hombre avaro se encontró en su camino a un hombre prodigioso. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre avaro se quejara de las dificultades de la vida, el hombre prodigioso tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al avaro, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El hombre prodigioso tocó una casa de piedra que se convirtió en una casa de oro macizo. El avaro insistió en que el regalo era poca cosa. Entonces fue a la montaña y el hombre prodigioso la tocó con su dedo, al momento se convirtió en una montaña de oro. Qué, ahora ya es mucho el regalo ¿no te parece? No parecía contento el avaro y dijo que quería más…
¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.
-¡Quisiera tu dedo! -contestó el avaro.”

La avaricia se vuelve, para este tipo de personalidades, una suerte de mecanismo de defensa buscando protección contra la angustia que le provoca la posibilidad de una carencia en el futuro. Se sufre ahora para no sufrir después. Absurdo pero real.

Una fina descripción la encontramos en el personaje Ebenezer Scrooge, perteneciente a “Un cuento de Navidad” de Charles Dickens, una persona avara y tacaña que no celebra la fiesta de Navidad a causa de su solitaria vida y su adicción al trabajo y es visitada por tres fantasmas que le mostrarán su especial malicia, consistente en conseguir y mantener dinero, propiedades, y demás, con el solo propósito de vivir para eso sin importarle lo que sufren los seres que lo rodean. Algo similar sucedería en “El avaro” de Moliere y el cine argentino lo plasma en “El viejo Hucha” a tal punto que durante mucho tiempo se uso de “hucha” como sinónimo de tacaño.

La avaricia es la mejor aliada de la sociedad consumista, ya que desde el surgimiento del industrialismo, postuló que la meta de la vida es la felicidad, entendida como la satisfacción de los deseos y necesidades subjetivas materiales. A tal punto que el dinero pierde su valor de uso o de cambio para convertirse en un fin por sí mismo.

Los medios de comunicación, diariamente, nos dan ejemplos de individuos que buscan enriquecerse y para eso buscan ocupar puestos de privilegios, de poder, políticos en beneficio de ganancias personales sin importarles de llegar a la corrupción y al soborno para cumplir con su fin.

Científicos del Departamento de Psicología de la Universidad Hebrea afirman que tanto la avaricia como la generosidad son determinadas por genes. El doctor Ariel Knafo, psicólogo participante en la investigación, explica que ''hay influencia genética en las diferencias en el comportamiento altruista de la gente, porque hay diferencias en el ADN de la gente, que están relacionadas a las diferencias en su modo de comportarse''. De ser así, la avaricia, como pecado capital, no tendría sentido ya que no habría una disposición espiritual  del hombre, sino que sería culpa de sus genes.

Por otro lado el psicoanálisis pone su peso en el entorno y lo refiere al como se realizó, en la infancia, el control de esfínteres. Si los padres fueron muy estrictos  y usaron la humillación y el castigo como forma  de aprendizaje, de seguro, trajo aparejado, en el infante, estreñimiento para controlarse constantemente desarrollando una personalidad anal-retentiva. Una de las características principales será  el anhelo de acumular limitando la expresión de sus emociones al mínimo, así como sus relaciones sociales ya que ya que le cuesta tanto dar como recibir.

Es interesante también la opinión vertida por Pacho O’Donnell  “El psicoanálisis establece que el ser humano es incompleto, su absoluta inmadurez al nacer le señala que algo le falta, por eso es un ser deseante, por eso su vida es una búsqueda de aquello que puede darle la completud. Por eso ama y dice haber encontrado su “media naranja”. Por eso viaja, estudia, trabaja, compra. Pero la tragedia esencial es que nada de todo aquello lo satisface y por ello su búsqueda, su movimiento, resulta incesante. Esta esencia es comprendida y aprovechada con astucia por la sociedad capitalista que nos fuerza a consumir con la vana esperanza de llenar el agujero de nuestra insatisfacción.”

Lo que es innegable es que la avaricia habla de la relación de las personas con el dinero y no es una relación fácil ya que implica el miedo a la pérdida. No es solo el trabajar o “hacer cualquier cosas para conseguirlo” sino que también está presente el conservarlo y el no perderlo. Fernando Savater opina: “El miedo a perder lo que se tiene está ahondado en todos los seres humanos porque en el fondo la pérdida del mundo equivale a la muerte, entonces, cuando vamos perdiendo cosas, tenemos la sensación de que vamos dejando el mundo o que el mundo nos va dejando a nosotros” 

Lo esencial no es que tengamos más o menos bienes materiales, sino la forma en que los usemos. Tratemos de gozarlos más y no estar tan ocupados en el temor de perderlos.

Lo que nos dice la Teología:
La avaricia consiste fundamentalmente en dar al dinero más importancia de la que tiene, convirtiéndolo en un fin en sí mismo. 

La avaricia en la Biblia 
La avaricia está prohibida en el Décimo mandamiento (cf. Ex 20,17). Los dirigentes del pueblo no deben ser avaros (cf. Ex 18,21). La avaricia es la perdición de los gobernantes (cf. 1Sam 8,3). Es un peligro para todos (cf. Jer 6,13).

Es el deseo desordenado de tener más (cf. Prov 27,20). Se apodera del corazón (cf. Sal 119,36 y Jer 22,17) y lo hace impuro (cf. Mc 7,22). Es una forma de idolatría (cf. Mt 6,24) que hace pobre a los ojos de Dios (cf. Lc 12, 16-21). Es uno de los pecados más graves (cf. Ef 5,3), junto con la idolatría (cf. Col 3,5). Lleva a abandonar la fe (cf. 1Ti 6, 9-10) y excluye del cielo (cf. 1 Cor 6,10).  

La avaricia en el Catecismo de la Iglesia 
“El décimo mandamiento proscribe la avaricia y el deseo de una apropiación inmoderada de los bienes terrenos. Prohíbe el deseo desordenado nacido de lo pasión inmoderada de las riquezas y de su poder. Prohíbe también el deseo de cometer una injusticia mediante la cual se dañaría al prójimo en sus bienes temporales: Cuando la Ley nos dice: «No codiciarás», nos dice, en otros términos, que apartemos nuestros deseos de todo lo que no nos pertenece. Porque la sed del bien del prójimo es inmensa, infinita y jamás saciada, como está escrito: «El ojo del avaro no se satisface con su suerte» (Si 14,9) (Catec. R. 3,37)” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2536).
  
Un remedio contra la avaricia: “la generosidad”. 
  
Como ya hemos visto, el pecado de la Envidia favorece cierto tipo de enfermedades relacionadas con el planeta Saturno. Entre ellas, hemos mencionado la arterioesclerosis, el reuma, el dolor de espalda, la parálisis, las enfermedades óseas y la sordera. A continuación, analizaremos algunos de estos trastornos desde el punto de vista de la Medicina Holística.

ARTERIOESCLEROSIS

Lo que nos dice la Biodescodificación:
3ª Etapa (Movimiento, Valoración)
La arteriosclerosis es un término que se refiere a un endurecimiento de arterias de mediano y gran calibre. La arteriosclerosis por lo general causa estrechamiento (estenosis) de las arterias que puede progresar hasta la oclusión del vaso impidiendo el flujo de la sangre por la arteria así afectada.
Conflicto: No hacer la función de hombre
Resentir: “No llevo el alimento a mi casa"

Lo que nos dice Louise L. Hay:

Causa probable: Resistencia, tensión. Endurecimiento y estrechez de la mente. Negarse a ver lo bueno.
Nuevo modelo mental: Me abro completamente a la vida y a la alegría. Elijo ver con amor.

Lo que nos dice Jacques Martel:

La aterosclerosis es una enfermedad degenerativa que procede de la formación de depósitos lipídicos (especie de grasa) en las paredes de las arterias. La arteriosclerosis es también una enfermedad degenerativa que procede de la destrucción de las fibras musculares y elásticas que la forman.
Una u otra de estas enfermedades se manifiesta por un endurecimiento de las arterias y arteriolas, implicando sobre todo un agotamiento y una pérdida de elasticidad al nivel de la pared de éstas, una capacidad cada vez más débil de dilatación y circulación de la sangre, un aumento de depósitos grasos, por lo tanto menos amor expresado al nivel del corazón. Este estado progresivo se manifiesta si estoy endurecido, si estoy o me vuelvo inflexible o tenso en lo que se refiere a la comunicación y a mis pensamientos. Es la manifestación de una resistencia muy fuerte y de una estrechez mental física e interior. La expresión y la recepción de amor se vuelven limitadas y restringidas. Tengo ideas fijas y despiadadas, suelo ser intransigente, rígido y sin compasión; también tengo tendencia a ver únicamente el lado sombrío o negativo de la vida. Puedo inhibir inconscientemente mis emociones y decir no al amor porque temo expresarme. ¿Dónde y cuándo ya viví una experiencia traumatizante que me hizo detestar una parte de mí mismo al punto de renegar de ella, y en la cual me sentí rechazado? Esta enfermedad está probablemente conectada con una herida amorosa o al no  reconocimiento de este amor en mi vida. ¿Para qué ver lo que es bueno para mí? ¿Para qué expresar mis sentimientos? Mi cuerpo me indica que debo hacer un cambio con relación a mi comportamiento frente a la vida. Aceptando  tener una actitud más abierta, tolerante y dulce con relación a mí mismo y a las experiencias que vivo, se manifiesta mejor todo el proceso de unión con el yo interior y el universo. Manifiesto alegría, serenidad y flexibilidad hacía los y las que me rodean y me abandono a la verdadera expresión del amor. La gente de mi entorno sentirá este cambio. También debo desarrollar más creatividad (arteria = arte – tierra) en el plano físico y con la materia. La vida cuida de mí.


ARTRITIS

Lo que nos dice la Biodescodificación:
3ª Etapa (Movimiento, Valoración)
Las personas con enfermedades artríticas suelen ser muy críticas con ellas mismas y con los demás, tienen una tendencia obsesiva a fijarse en lo negativo de la vida y de las personas. Y eso no hace sino que empeorar su mal. No se sienten amadas.

Lo que nos dice Louise L. Hay:

Causa probable: Representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan. Codos. Hombros. Rodillas.
Nuevo modelo mental: Cambio con soltura y tranquilidad. La sabiduría divina guía mi vida y avanzo siempre en la mejor dirección.

Artritis en dedos:
Causa probable: Sensación de no ser amado. Actitud de crítica. Resentimiento. Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima.
Nuevo modelo mental: Soy amor. Ahora elijo amarme y aprobarme. Contemplo a los demás con amor.  Veo con los ojos del amor y la comprensión. Pongo todas mis experiencias a la luz del amor.
Artritis reumatoide:
Causa probable: Fuerte crítica de la autoridad. Sensación de ser explotado.
Nuevo modelo mental: Yo soy mi propia autoridad. Me amo y apruebo. La vida es estupenda.

ARTRITIS: Es una enfermedad que se origina en una constante actitud de crítica. En primer lugar, la persona se critica a sí misma, pero también critica a los demás. Los artríticos suelen ser muy criticados, porque su propio estilo es criticar; entonces cargan con la maldición del «perfeccionismo», es decir, con la necesidad de ser perfectos siempre y en cualquier situación. ¿Conoce usted a alguien en este planeta que sea «perfecto»? Yo no. ¿Por qué nos imponemos normas que nos exigen que seamos «superpersonas» para sentirnos apenas aceptables? Ésta es una expresión muy fuerte del «no sirvo», y es una carga pesadísima de llevar.

ARTRITIS: (Significado): Sentirse incapacitado para adaptarse y ser flexible mentalmente. Sentir falta de confianza y una actitud intransigente ante la vida. Rigidez, ira, amargura por sentirse atado y reprimido.
SOLUCIÓN POSIBLE: Apertura mental. Transmutar la ira por el auto conocimiento y comprensión. Tener confianza en sí mismo y darnos cuenta de nuestra actitud.

Lo que nos dice Jacques Martel:
La artrosis es la manifestación intensificada de artritis. Es una enfermedad de desgaste articular de los huesos, de origen mecánico y no inflamatorio como la artritis, una agravación profunda de la estructura ósea, localizada o habitualmente generalizada al conjunto del cuerpo. Sin embargo, las articulaciones sometidas a importantes esfuerzos mecánicos son las que más están afectadas, como las de la columna vertebral (vértebras cervicales, vértebras lumbares, de las caderas, de la mano, de las rodillas, de los tobillos. El dolor que provoca es de origen “mecánico” y no inflamatorio y aparece habitualmente después de un esfuerzo sostenido y desaparece en reposo (esta enfermedad también lleva el nombre de reuma de desgaste). Cuando padezco de artrosis, es como si aumentara más mis actitudes, mis “patterns” y mis pensamientos rígidos. Esta enfermedad está vinculada a un endurecimiento mental, a una ausencia de “calor” en mis pensamientos (el frío y la humedad aceleran la aparición de la artrosis), frecuentemente con relación a la autoridad. Es la motivación exagerada por cumplir una acción sin buscar el reposo o el equilibrio (me doy hasta el fin de mis límites, sin pararme para saber si me exijo demasiado), una impresión de soportar una persona o una situación que ahora se ha vuelto intolerable, o una fuerte reacción inhibida con relación a una forma cualquiera de autoridad.

Soy muy intransigente y rígido hacía mí mismo. Mi cuerpo me habla y tengo interés ahora en escucharle. Puedo integrar esta enfermedad empezando a aceptar conscientemente que vivo una ira y que mis pensamientos son rígidos. La energía que fluye a través mío es fluida, armoniosa, en movimiento. Quedándome abierto de corazón a esta energía y reconociendo que tengo que cambiar algo, puede invertir el proceso y mejorar mi salud. Me vuelvo más flexible y acepto a los demás como son, sin querer cambiarles.
La flexibilidad al nivel de mi cuerpo físico entonces reaparecerá.

Lo que nos dice Lisa Bourbeau:

BLOQUEO FÍSICO: Es una enfermedad reumática en las articulaciones, de naturaleza inflamatoria, que viene acompañada de todos los signos característicos de la inflamación, en una o varias articulaciones. El dolor se siente independientemente de los movimientos que se hagan, y hace sufrir al enfermo tanto durante el día como en la noche.

BLOQUEO EMOCIONAL: La gravedad del problema nos indicará la gravedad del bloqueo emocional, mental y espiritual existente. En general, la artritis se manifiesta en personas que son duras consigo mismas, que no se conceden el derecho a detenerse o a hacer lo que les gusta, y además les resulta difícil pedir lo que necesitan. Prefieren que los demás las conozcan lo suficiente para ofrecerles lo que precisan. Cuando los demás no responden a sus expectativas, se decepcionan y sienten amargura y rencor. Incluso pueden abrigar deseos de venganza, aun cuando se sientan impotentes. Esto les hace experimentar una ira que reprimen muy bien. Poseen un sentido crítico bien fuerte. El lugar en el que se presenta la artritis indicará qué área de su vida es afectada. Por ejemplo, si es en las manos, le beneficiaría adoptar una actitud diferente al trabajar con ellas. Si necesita ayuda debería pedirla y no esperar que los demás adivinen que desea que lo ayuden. Las personas que padecen artritis tienen un aspecto de docilidad, pero en realidad viven con una gran ira interna y rechazan profundamente este sentimiento. Al igual que la artritis, también las emociones nos paralizan, por lo que estas personas se beneficiarían si dejaran de acumularlas.

BLOQUEO MENTAL: Si padeces artritis, revisa por qué te resulta tan difícil pedir lo que necesitas. Si es porque crees que haciendo lo que te gusta vas a exagerar y a volverte egoísta, te sugiero que revises si esto es cierto. También te ayudaría consultar la definición de la palabra "egoísta". Acepta la idea de que te puedes permitir decir "no" cuando no quieras realizar algunas tareas y, si te decides a llevarlas a cabo, debes hacerlas con placer y sin criticarte internamente. Si te impones muchos deberes porque buscas reconocimiento, confiésalo y reconoce que lo haces por ti y no porque alguien te obligue. Concédete el derecho de buscar reconocimiento haciendo cosas para los demás. Si realizas tus tareas con alegría en lugar de criticarte mentalmente, la vida te parecerá más agradable y te volverás más flexible y ágil.  

SORDERA

Lo que nos dice la Biodescodificación:
1ª Etapa (Supervivencia) 4ª Etapa (Relación).
Resentir: No quiero perder el pedazo (auditivo)
Izquierdo: Algo que no quiero perder. "Oigo lo que no quiero".
Derecho: Algo que quiero atrapar. "No oigo lo que quiero".
Endodérmica: "Atrapar la información necesaria".
Ectodérmica: "Separación del sonido". "No oigo la voz de una persona querida".

Los oídos, representan la capacidad de oír. Cuando hay problemas con los oídos, eso suele significar que a uno le está pasando algo de lo que no se quiere enterar. El dolor de oídos indica que lo que se oye provoca enfado. Se trata de un dolor común en los niños, que a menudo tienen que oír en casa cosas que realmente no quieren escuchar. Con frecuencia, las normas de la casa prohíben a los niños expresar su enojo, y su incapacidad para cambiar las cosas les provoca el dolor de oídos. La sordera representa una negativa, que puede venir de mucho tiempo atrás, a escuchar a alguien. Observen que cuando un miembro de una pareja es «duro de oído», generalmente el otro es charlatán.

Lo que nos dice Jacques Martel:
“Más vale estar sordo que oír esto!”. Elijo dejar de oír, decido aislarme de los demás. Sintiéndome fácilmente rechazado, me “tapo los oídos” porque ya no quiero estar molestado. Sin saber a veces qué contestar, me hago el sordo. Tengo miedo de estar manipulado y no acepto la crítica, no quiero entrar en razón. Por lo tanto creando esta barrera, me aíslo cada vez más, me obstino a no oír. Sin embargo, lo quiera o no, el tiempo hace que los problemas no resueltos de mi vida vuelvan todos un día y que deberé enfrentarme a ellos. Tendría interés en “prestar el oído” y escuchar mi voz interior que es la mejor consejera de mi vida. El acto más bello de amor que pueda hacer es abrir mi corazón. Acepto oír los mensajes y me abro a los demás.

Lo que nos dice Lisa Bourbeau:

BLOQUEO FÍSICO: Los problemas más frecuentes son: otalgia, otitis, mastoiditis, dolores, inflamaciones, eccemas y sordera.

BLOQUEO EMOCIONAL: Cualquier problema que impida oír bien es una indicación de que la persona juzga demasiado lo que oye y siente mucha ira interna. Busca taparse los oídos para no oír. Las otitis son cada vez más frecuentes en los bebés, porque a los recién nacidos les resulta difícil oír las reprimendas de los adultos. Quieren oír razones inteligentes acerca de por qué actuar o no actuar de tal modo, en lugar de razones emotivas o mentales. También quieren oír palabras coherentes. La sordera se manifiesta también en una persona que tiene dificultad para oír a los demás; está demasiado ocupada pensando en lo que va a decir. En general, es una persona que con facilidad se siente acusada y vive a la defensiva. Oír una crítica, aunque sea constructiva, la aflige. Una persona terca, que se cierra a los consejos de los demás y sólo obra a su antojo, también puede crearse el problema de oír menos o de no oír nada. Las personas que tienen miedo de desobedecer también tienen problemas de sordera. No se conceden el derecho de desviarse. Por otro lado, puede ser una persona tan sensible que no quiera oír los problemas de los demás por miedo a sentirse obligada a resolverlos y no tener tiempo para sí misma. Si hay un dolor en el oído que no afecte la audición, el mensaje del cuerpo es hacerle saber a la persona que lo sufre que se siente culpable y quiere castigarse por lo que desea o no desea oír.

BLOQUEO MENTAL: Si no quieres o no puedes oír lo que sucede o se dice a tu alrededor (tienes los oídos tapados), es el momento de que comiences a escuchar con los oídos del corazón. Te ayudaría aceptar que aquellos a quienes te cuesta trabajo oír hacen lo que pueden, aun cuando no estés de acuerdo con ello. No es lo que dicen lo que más te molesta, sino tu percepción de lo que dicen. Si retomas la confianza en ti y aceptas la idea de que no necesariamente quieren perjudicarte, se te facilitará amarte más y abrirte a lo que los demás tienen que decir. Si crees que los demás te quieren sólo cuando obedeces, es importante que cambies esta creencia. Ella te hace tener miedo de ser sorprendido en falta hasta el extremo de volverte sordo para tener una excusa por no haber obedecido. Si eres del tipo que quiere resolver la vida de todos tus seres queridos, es preferible que aprendas a escucharlos sin sentirte responsable de su bienestar, en lugar de volverte sordo. De este modo serás más comprensivo y favorecerás la apertura de tu corazón en lugar de cerrar tus oídos. En lo que respecta a los dolores en el oído, en lugar de acusarte es preferible que cambies tus creencias. Para ello, puedes compartir con los demás tus sentimientos de culpa, lo que te ayudará a comprobar si lo que crees es realmente cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario