martes, 16 de agosto de 2016

La Religión del Padre: "Las Bienaventuranzas" 2ª parte

“Bienaventurados los afligidos (los que lloran); ya que ellos recibirán consuelo”. (Mt 5:4)

Si la Bienaventuranza anterior, decíamos que estaba relacionada con la dinámica del Séfira Hochmah, en la que estamos analizando puede reconocerse la dinámica de Binah. Cristo anunciaba implícitamente con esta Bienaventuranza la Ley de alternancia, que hace que las cosas cambien. La aflicción puede ser física o puede ser moral. En ambos casos es algo provisional, destinado a desaparecer. Es algo que el propio individuo ha hecho necesario, en virtud de pasadas actuaciones, pero que no puede durar porque la aflicción está sometida a la fuerza de repulsión que la destruye y le sucede el estado de consuelo, que representa una restitución de aquello que había perdido, trátese de salud, de afecto o de posesiones materiales, tal como aparece en la historia de Job, que es una ilustración de cómo el afligido es consolado cuando comprende los motivos de su aflicción.

El Reino que anunciaba Jesucristo es el del vasto consuelo, es aquél en el cual se encuentra todo lo que en el humano peregrinaje se ha perdido, es un ancho océano de amor, de sabiduría, de gracia, y cuando ese reino se derrama sobre el alma, no puede subsistir en ella ninguna aflicción. Pero a veces las aflicciones humanas son largas, porque largos y duraderos han sido los errores que han conducido a ellas y ocurre que el enfermo, el desdichado, se identifica con su mal y con su desdicha, pensando que la salud y la dicha no son para él.
Esta actitud paraliza la llegada del consuelo. O bien se rebela contra lo que le está ocurriendo, poniendo en duda la justicia de Dios, lo cual tiene como efecto apartarle igualmente de las dulces aguas del consuelo. Al unir el consuelo con la aflicción, Jesús quería significar lo que luego ilustraría con su propia vida, al curar instantáneamente a los que se acercaban a él para tocar su gracia.

Quería decirles a todos los afligidos que la recuperación está a su alcance, si en ellos adviene ese estado de confianza que se llama Fe. Poco importa la gravedad de sus aflicciones y que los médicos las consideren o no curables. El dictamen médico tiene un valor en el mundo profano, pero en el Reino del Padre todo es perfecto y cuando el alma humana se ha vinculado a él, la perfección de arriba desciende sobre el enfermo, y al instante queda sanado.

Vosotros los que sufrís, los que en vuestro itinerario os veis cargados con lacras físicas o morales, elevad vuestros pensamientos y vuestros sentimientos hacia esa esfera de confianza que se llama Fe y las aguas del consuelo se derramarán sobre vosotros limpiando todas las lacras.

A los que lloran se les promete el consuelo. No es esto una alabanza de la autocompasión sino una distinción entre el sufrimiento mecánico y el sufrimiento consciente. En la vida habitual llorar es algo mal visto. La gente se siente obligada a decir que está "muy bien" cuando se les hace la pregunta de rigor; porque estar mal se considera algo vergonzoso, una especie de fracaso personal.
Existe la idea de que el mundo ofrece suficientes alicientes para ser feliz y de que quien no lo consigue es porque es un incompetente o un tarado mental. El hecho es que la gente huye del dolor como gato escaldado e intenta una y otra vez conseguir la felicidad a base de poseer cosas, personas o cargos. También es un hecho que el intento es vano, aunque todo el mundo crea que el vecino lo ha conseguido.

En la medida en que identificamos nuestra felicidad con algo externo, nos estamos condenando a no alcanzarla. Por tanto, la infelicidad, la soledad y el dolor subsisten; y, lo que es peor, no existe la más mínima esperanza de colmar este déficit. En cambio, quien acepta el dolor como algo inherente a su estado de conciencia está en condiciones de buscar y encontrar esta felicidad, este consuelo; porque se ha dado cuenta de que su estado de conciencia se puede modificar y está dispuesto a trabajar en tal sentido.

El llamado sentido común o la lógica más superior nunca sugerirían que la felicidad puede surgir de la aflicción. Pero Jesús no se refería a la aflicción externa u ostentatoria.
Hacía alusión a una actitud emotiva de ternura de corazón. Es un gran error enseñar a los niños y a los jóvenes que no es varonil mostrar ternura o, por otra parte, dar testimonio de sentimientos emotivos o de sufrimientos físicos. La compasión es un atributo valioso tanto en el hombre como en la mujer. No es necesario ser insensible para ser varonil. Ésta es la manera equivocada de crear hombres valientes. Los grandes hombres de este mundo no han tenido miedo de afligirse. Moisés, el afligido, fue un hombre más grande que Sansón o Goliat.
Moisés fue un guía extraordinario, pero también estaba lleno de mansedumbre.
Ser sensible y reaccionar antes las necesidades humanas crea una felicidad auténtica y duradera, y al mismo tiempo estas actitudes benévolas protegen el alma contra las influencias destructivas de la ira, el odio y la desconfianza.

La Virtud del Consuelo

Se cuenta que Esculapio, el dios romano de la medicina, aconsejaba a los médicos con estas palabras: “Tu vida transcurrirá como a la sombra de la muerte, entre el dolor de los cuerpos y de las almas. Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios, solo en medio del egoísmo humano. Únicamente la conciencia de aliviar males podrá sostenerte en el silencio de las fatigas”. Cuando consolamos a los demás, compartiendo las amenazas y las experiencias de muerte de los otros, no solo aposentamos el alma afligida por sus pérdidas irreparables, sino que también nos resguardamos de la impotencia y la soledad.

El filósofo existencialista Jean Paul Sartre afirmaba que el infierno es la mirada del otro, porque puede convertirnos en un objeto de su arbitrio, aislarnos y aun matarnos en su interioridad. Por eso, muchos huyen de la mirada del otro, del juicio artero y destructivo, y viven a la defensiva, en la soledad, convertidos en seres opacos para los demás. Pero el consuelo trabaja en dirección opuesta. Recupera al otro convirtiéndolo en prójimo, en una ayuda benéfica, en un amigo y hermano. Exalta la solidaridad, la reciprocidad y la fraternidad. Produce la mirada comprensiva que sostiene en la angustia y hace brillar la luz de la esperanza.

La misma palabra con-suelo expresa la idea de reinstalar al otro en el suelo, de afirmarlo, dándole aliento, ánimo, fuerza, para que retome el camino con seguridad y confianza. La esencia del consuelo es mirar hacia adelante, instalar la esperanza en el porvenir. Es una fuerza generadora de vida.

El Privilegio de consolar

La muerte subsiste como un dato inaceptable, incluso para los creyentes, pero el consuelo se nutre de la fe. La soledad puede parecer atroz e inexorable, especialmente cuando nadie comprende o se acerca para acompañar el sufrimiento. Por eso es alentador para el cristiano saber que tenemos un Dios sufriente y comprensivo del dolor humano. Khalil Gibrán se refiere a Jesús como “un hombre que enfrentó a la muerte con la savia de la vida en sus labios y con la compasión hacia sus verdugos en sus ojos”. Según el capítulo 40 de Isaías, el Mesías cumpliría las profecías por su acción consoladora, trayendo ánimo y fuerza a la humanidad. Asimismo, el término griego Paracletos, que significa Consolador, describe la acción del Espíritu Santo en el corazón de los hombres. Paracletos significa alguien que acompaña y llama o exhorta. Designa, pues, la función asistencial que ejerce el Espíritu Santo en la Tierra en favor de los creyentes.

El apóstol Pablo amplía y complementa el concepto cristiano del consuelo con estas palabras: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos” (2 Corintios 1:3-6).

Para Pablo, la consolación es un don de Dios que no solo nos libera del sufrimiento y recrea el espíritu, sino que además nos habilita y nos compromete para actuar como portadores de la palabra consoladora.

Es cierto que el trabajo de acompañar a quien está en un proceso de duelo es difícil y también doloroso, porque nos pone en contacto con nuestras propias pérdidas, nuestros temores y con la incertidumbre de nuestra propia muerte, pero el hecho de saber que este noble tarea está auspiciada y habilitada por el Todopoderoso, la inviste de un privilegio excelso.

Por eso, afrontemos esta hora difícil de la humanidad con la valentía del consuelo, ayudándonos unos a otros.

Fuentes consultadas: Libro de Urantia. Curso de Interpretación Esotérica de los Evangelios (Kabaleb). Ricardo Bentacur (El Centinela)

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario