sábado, 16 de julio de 2016

Cáncer y los trastornos de las Mamas

Nos encontramos bajo las influencias del tránsito del Sol por el signo de Cáncer. Es por ello, que vamos a dedicar una serie de artículos a analizar, desde varios puntos de vista,  las enfermedades más comunes relacionadas con este signo.
Los textos astrológicos coinciden en asignar al signo Cáncer las siguientes zonas fisiológicas: el estómago, el esófago, el diafragma, las mamas, la leche, los lóbulos superiores del hígado, el conducto torácico, el páncreas, el suero de la sangre, el peristaltismo del estómago y la quimificación.
Para el desarrollo de este artículo, vamos a centrarnos en el estudio de las mamas.


MAMAS

Wikipedia

El término científico de mama se emplea para designar la región anterosuperior lateral del tronco femenino humano y de la región anterocaudal sobreexpuesta a la pelvis para las especies de mamíferos inferiores, abarcando en los mamíferos superiores e inferiores el contenido de la glándula mamaria, los conductos galactóforos empleados para la lactancia.

En la anatomía humana, las mamas se desarrollan en un par correlativas al área antes descrita para el ser humano, mientras que en mamíferos inferiores se suele doblar el número en dicha región descrita anteriormente. Su estructura es generalmente asimétrica —la izquierda es de mayor tamaño que la derecha en la mayoría de los casos, siendo lo contrario muy raro— y están situadas bajo la piel en el tórax de todos los individuos de la especie humana.

Cada mama, cuyo aspecto exterior es una prominencia de tamaño y turgencia variables, posee ciertas estructuras tanto externas como internas, iniciando por las del exterior en donde se puede visualizar el pezón y la areola. Internamente la mama posee gran cantidad de tejido adiposo, que la constituye en un 90% dándole forma abultada, además se integran al tejido los conductos galactóforos y la glándula mamaria, encargados ambos de la producción y secreción de leche materna. Las glándulas mamarias se distribuyen por toda la mama, aunque las dos terceras partes del tejido glandular se encuentran en los 30 mm más cercanos a la base del pezón. Estas glándulas drenan en el pezón por medio de ductos, cada uno de los cuales tiene su propia apertura o poro. La intrincada red formada por los ductos se ordena de forma radial y converge en el pezón. Sin embargo los ductos más próximos a éste no actúan como reservorios de leche.

La glándula mamaria consta de dos elementos fundamentales: los acinos glandulares, donde se encuentran las células productoras de leche y los ductos, un conjunto de estructuras tubulares y huecas, ramificadas en forma de árbol, cuyas luces confluyen progresivamente en canalículos más y más gruesos hasta terminar en uno de los doce a dieciocho vértices llamados galactóforos. Los galactóforos son dilataciones ductales a modo de reservorios situados inmediatamente por detrás del pezón, formados por un epitelio escamoso no querantinizado.

En la base del conjunto areola-pezón se localizan las células mioepiteliales, estrictamente epiteliales en cuanto a su origen, aunque con la particularidad de que son capaces de contraerse a la manera de fibras musculares. Estas células, rodeadas por fibras musculares lisas en forma radial, provocan la erección del pezón ante estímulos como succión, roce, tacto y frío, produciendo la salida de la leche almacenada en los galactóforos.

El resto de las mamas está compuesto por tejido conjuntivo -colágeno y elastina-, tejido adiposo (grasa) y una aponeurosis llamada ligamento de Cooper. La proporción de glándula y tejido adiposo parte de 1:1 en mujeres que no están lactando, hasta 2:1 en mujeres lactantes.

Aproximadamente un 75% de la linfa proveniente de las mamas viaja a los ganglios linfáticos de la axila del mismo lado. El resto viaja a los nódulos paraesternales, a la mama del lado opuesto y finalmente hasta los ganglios linfáticos abdominales. Los nódulos axilares incluyen el grupo inferior o pectoral —que drena la parte profunda y transmuscular—, el grupo interno o subescapular —que drena la parte interna de la glándula mamaria— y el grupo externo o humeral —que drena el borde externo de la mama—.
El drenaje linfático de las mamas drena en los ganglios linfáticos de la axila.

Este drenaje tiene particular importancia en la oncología, debido a que las mamas son un lugar frecuente de desarrollo de cáncer, si células malignas se desprenden del tejido mamario, podrían dispersarse a otras partes del cuerpo a través del sistema linfático produciendo metástasis. El hecho de que los vasos linfáticos recorran el tejido transmuscular del pectoral mayor es justificativo para la extirpación del mismo en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama —la llamada mastectomía radical de Halsted.

Las mamas se ubican sobre el músculo pectoral mayor y por lo general se extienden verticalmente desde el nivel de la segunda costilla, hasta la sexta o séptima. En sentido horizontal, se extiende desde el borde del hueso esternón hasta una línea media, imaginaria, de la axila. A nivel del extremo anterior más distal del tórax, a la altura del tercer espacio intercostal, la piel se especializa para formar la areola y el pezón.

Cada mama limita en su cara posterior con la aponeurosis o fascia del músculo pectoral y contiene abundante tejido graso allí donde no hay tejido glandular. La grasa y el tejido conectivo, junto con los ligamentos de Cooper (que unen la glándula a la piel) constituyen un verdadero ligamento que dan forma y la sostienen, permitiendo el deslizamiento normal del seno sobre los planos musculares subyacentes. La mama, además, contiene vasos arteriales, venosos y linfáticos, así como elementos nerviosos. No existe dentro del seno nada que se parezca a una cápsula continua que envuelva a la mama. De hecho es muy común que exista un tejido llamado aberrante o ectópico (literalmente ‘fuera de sitio’) en zonas bastante alejadas de la mama.

El cuadrante superior lateral (el más alejado del esternón) se extiende diagonalmente en dirección a la axila y se le conoce como la cola de Spence. Una delgada capa de tejido mamario se extiende desde la clavícula por arriba, hasta la séptima u octava costilla por abajo y desde la línea media hasta el borde del músculo dorsal ancho. No es raro encontrar tejido mamario en pleno hueco de la axila o bajo la piel, en la cara anterior del abdomen.

La circulación sanguínea arterial de las mamas proviene de la arteria torácica interna (antes llamada arteria mamaria interna), que deriva de la arteria subclavia; de la arteria torácica lateral, de la arteria toracoacromial (ambas nacen de la arteria axilar) y de las arterias intercostales posteriores. El drenaje venoso de los senos es realizado principalmente por la vena axilar, aunque también pueden participar las venas torácica interna e intercostales. Tanto los hombres como las mujeres tienen una gran concentración de vasos sanguíneos y nervios en los pezones.

En ambos sexos, los pezones tienen capacidad eréctil como respuesta tanto a estímulos sexuales, como al frío. La inervación de las mamas es dada por estímulos de ramas anteriores y laterales de los nervios intercostales cuatro a seis, provenientes de los nervios espinales. El pezón es inervado por la distribución dermatómica del nervio torácico T4.

Embriológicamente el tejido glandular de la mama no es sino el producto del desarrollo desmesurado—desde el punto de vista morfológico y funcional— de glándulas sudoríparas modificadas de la piel, adaptadas para la producción de leche. La leche materna es un tipo de secreción de valor nutricional alto, adecuadamente adaptado a las necesidades de los recién nacidos y única fuente de alimento y anticuerpos durante los primeros meses de vida.

El desarrollo mamario durante la pubertad obedece al estímulo de hormonas ováricas, principalmente estrógeno y progesterona. El estrógeno estimula el desarrollo de la porción excretora de la glándula mamaria —principalmente los galactóforos— y la progesterona es responsable del desarrollo de la porción secretora, los lobulillos. Estas hormonas impulsan el desarrollo de características femeninas, produciendo el mismo efecto en hombres con desequilibrios hormonales o en aquellos que desean modificar su identidad sexual.

La alimentación con leche materna se conoce como lactancia. El acto de alimentar directamente al lactante se conoce como amamantamiento o tetada y se realiza mediante la succión directa del pezón por la boca del niño.

Funciones de la mama

Lactancia
Un bebé en fase de lactancia.
La producción de leche en las mamas comienza desde antes del parto, sin embargo, la salida de líquido no se suele producir hasta ese momento, debido a la disminución en las concentraciones de progesterona y la producción de prolactina y oxitocina. A partir de ese momento (en algunas mujeres desde antes) la mama segrega calostro, un líquido espeso con suaves propiedades laxantes (tiene un contenido elevado de cloro, sodio, potasio y proteínas) que facilita la evacuación del meconio del intestino del recién nacido. El calostro es segregado durante tres días, una leche intermedia durante los quince siguientes para dar paso a la leche madura posteriormente.

La leche materna contiene más de 300 componentes, entre los que incluye proporciones elevadas de agua (hasta un 85%). Aunque podría parecer que esta circunstancia limita el aporte de nutrientes al neonato es importante considerar que una osmolaridad elevada no es fácil de equilibrar por parte del riñón del lactante que, en sus primeros meses, debe extraer el agua que necesite de la leche y sin aportes adicionales. La composición de la leche materna varía de acuerdo a la edad del neonato, el clima y las necesidades específicas del neonato.

En la leche se encuentran numerosos nutrientes, así como proteínas, aminoácidos, vitaminas, y minerales esenciales además de encontrarse una potente de inmunoglobulinas tipo IgA que actúan como anticuerpos proporcionando al neonato una importante protección ante potenciales infecciones. Las fórmulas lácteas elaboradas a partir de leche bovina, carecen de este componente, y aunque recientemente algunos laboratorios tal es el caso de Bayer, indican que la gammaglobulina (o inmunoglobulina) IgA se conserva en microfragmentos dentro de la fórmula, está fútilmente no es provechosa para el ser humano debido a su estructura molecular ligada a ciertos eslabones de aminoácidos que el organismo humano no puede reconocer y que incluso en ciertos individuos se puede rechazar. Esta es una de las razones por las que se recomienda la lactancia materna durante, al menos, el primer año de vida. Incluso la Organización Mundial de la Salud sugiere amamantar seis meses con lactancia exclusiva (solo leche materna, sin agua, tés o fórmulas lácteas bóvinas o caprinas) y continuar lactando por lo menos hasta los dos años complementando con sólidos la alimentación del neonato.

La Psiquiatría estudia el modo en que la lactancia materna refuerza de manera particular el vínculo emocional en la relación madre–hijo de una forma tan sólida como primaria, lo que proporciona una satisfacción particular a ambos, desarrollando en el neonato la semblanza de afecto humano. De hecho, algunas madres prolongan la lactancia de su hijo durante dos años o más, aún a pesar de que el niño toma ya una alimentación muy variada y completa. En teoría, la prolongación de la lactancia tiene además otra consecuencia: durante la misma los niveles de prolactina en sangre se mantienen elevados, lo que impide que se produzca una secreción adecuada de hormona foliculoestimulante (FSH) y luteinizante (LH) con lo que se inhibe la ovulación. Este retraso al retorno de la fertilidad ha dado lugar a un método de anticoncepción llamado MELA, que podría servir durante los primeros seis meses de vida del bebé. Sin embargo, la lactancia como tal no es eficaz como método anticonceptivo.

Se puede inducir la lactancia en una mujer que no haya estado embarazada. No se han reportado diferencias nutricionales entre la leche materna inducida o aquella que resulta de un embarazo.

Función sexual
Las mamas cumplen un papel fisiológico y cultural en la función sexual femenina y masculina humana. Como zona erógena, es importante su participación en las relaciones sexuales. Existen numerosas prácticas sexuales centradas en las mamas (por ejemplo, masturbación con los pechos y fetichismo de senos). En las sociedades occidentales tecnológicamente desarrolladas muchos varones se sienten atraídos, sobre todo, por los senos de gran tamaño. Otros, sin embargo, los prefieren de un tamaño menor aunque turgentes y firmes. En realidad, el tamaño y la forma, así como la consistencia, no predicen en absoluto la capacidad de la mama para producir eficazmente leche. De hecho, gran parte de la mama es tejido adiposo, que, en parte, tiene funciones estructurales y de sostén y que contribuye a proporcionar atractivo sexual a la mujer, pero en absoluto a la lactancia.

La función sexual femenina de la mama, después del diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, no tiende a disminuir o diferir, en especial en mujeres sometidas a cirugías de reconstrucción estética (mamoplastia). Sin embargo, en las mujeres que hayan tenido una mastectomía total se ha notado una disminución en el interés sexual. La quimioterapia tiende a cursar con problemas en la función sexual de la mujer tratada.

Patologías

Cáncer de mama
El cáncer de mama consiste en la proliferación acelerada e incontrolada de células del epitelio glandular entre los conductos delgados que conectan a modo de ramas de un árbol los racimos de lóbulos y lobulillos que componen la glándula mamaria. Como en otros tumores malignos, estas células se caracterizan por presentar particularidades propias de las células embrionarias: son células diferenciadas que han aumentado enormemente sus capacidades reproductivas y que se han vuelto inmortales, es decir, no pueden envejecer. El diagnóstico del cáncer de mama requiere el examen microscópico de una biopsia del tejido mamario sospechoso. La exploración física, la mamografía y otros exámenes de rutina son eficaces en el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Los tipos de cáncer que se desarrollan con más frecuencia son el cáncer ductal, si ocurre en los conductos, y el carcinoma lobular, si ocurre en los lóbulos. El cáncer de mama es raro en los varones. Más del 99% de los casos ocurre en mujeres.


Otras
La infección o inflamación del seno se conoce como mastitis y puede ser de causa bacteriana, por parálisis del flujo glandular (ectasia ductal), abscesos, sífilis, por hongos (actinomicosis), etc.

Otras afecciones benignas incluyen el pezón invertido o congénitas como la (polimastia). Quistes (como la enfermedad fibroquística de las mamas) y otros cambios fibróticos, adenomas, fístulas, galactorrea y papilomas son también frecuentes. Cualquier anormalidad en el seno debe ser consultada con un profesional de salud.



Enric Corbera (Bioneuroemoción)

Mamas
2ª Etapa (Protección), 3ª Etapa (Movimiento, Valorización) y 4ª Etapa (Relación).

Resumen:
Conflicto: Protección (son los anticuerpos del niño).

Derecha: Relacionada con el marido, el amante, el padre (hijos mayores). Una adulta con otro/a adulto/a.
- Mastosis: Apoyo en el nido. Deshonra mental en el nido.
- Sarcoma: El apoyo en el nido, la fabricación del nido.
- Intraductal: Siempre es "Me siento separada".
- Menos desarrollada: "No se merece mi…”
- Canales: Conflicto de separación, no sexual sino de maternidad. Falta de comunicación con las personas cercanas que queríamos tener sobre nuestro pecho: "Me siento separada".
- Glándulas: Mastosis, adenocarcinoma = "Quiero dar de mí misma".
- Tejido conjuntivo: "No me apoyan para cuidar de mi hijo". "No me siento apoyada por mi pareja".
- Dermis: Conflicto de mancha, atentado a la integridad.
- Vaina de mielina de los nervios: Conflicto de contacto (opuesto a la separación): Contacto impuesto, desagradable, no deseado, doloroso. No querer ser tocada, querer estar separada. "No quiero que mi marido me toque más". Aparece un neurinoma en el seno del marido (derecho).

Izquierda: Relación madre-hijo (en diestras). Relación con el nido. Conflicto de protección + Nido. Conflicto de nido: Necesidad de ser protegida para proteger a los hijos. Relacionado con la madre: "Necesito a mi madre".
- En las glándulas: adenoma, adenocarcinoma, seno izquierdo de una diestra = Drama en el nido relacionado con el hijo real o simbólico.
- Cáncer, en Transgeneracional, el Rail: El padre es peligroso.
- Cáncer de pecho: Mirar el síndrome del aniversario.
- Carcinoma ductal infiltrante (xanales) = 4º Nivel: Conflicto de protección = "Miedo de no poder proteger a mi hijo".
- En un contexto de separación: "Mi hijo está desprotegido.
- Parte superior: "Soy yo la que me ocupo del otro". La mayoría de patologías son superiores y externas, porqué se orientan hacia el otro (otra persona).
- Parte inferior: "Soy yo la que necesito a mi madre".
- Detrás del pezón: "Estoy totalmente centrada en mí".

Ampliación:
Problemática General: Una patología de seno es sinónimo de problemáticas en el Nido, dominadas por sentimientos de preocupación general en el nido, haciendo intervenir todos los habitantes de éste y en la gran mayoría de los casos es el hijo o el marido. No hay que olvidar que los habitantes pueden ser reales o simbólicos.
Un hijo simbólico puede ser un negocio, o una hermana, o la madre, una mascota, o el propio marido. También el Nido puede ser real o simbólico. Un nido simbólico puede ser el calor familiar, las fiestas.

Nido:
- Función Materna arcaica.
- Alimentar: al niño; a la madre. Adenocar.
- Proteger: al niño; a la madre. Ductal.
- Responsabilidad en la familia.
- Protección general de los niños. Adenocar.
- Gestión adecuada del hogar. Ductal.

Funciones: alimentar, protección (casi siempre) y sexual.
Patología más común: cánceres ductales infiltrantes son el 80%.

2ª Etapa (Protección):
Mama Izquierda:
Diestras: Conflicto madre/hijo (o hija/madre) o conflicto de nido. Ej: niño se suelta de la mano de la madre y es atropellado. Se mantiene en hospital entre la vida y la muerte. La madre se hace reproches. Ej2: A una mujer le notifican de repente el cese del contrato de alquiler de su casa (nido). Todas sus cosas se van a la calle.
Zurdas: Conflicto de pareja, no de tipo sexual. Conflicto de preocupación o de pelea.

Mama derecha:
Diestras: Conflicto de pareja, no de tipo sexual. Conflicto de preocupación o de pelea.
Zurdas: Conflicto madre/hijo (o hija/madre) o conflicto de nido. Ej: niño se suelta dela mano de la madre y es atropellado. Se mantiene en hospital entre la vida y la muerte. La madre se hace reproches. Ej2: A una mujer le notifican de repente el cese del contrato de alquiler de su casa (nido). Todas sus cosas se van a la calle.

Glándula mamaria:
- Función materna arcaica
- Responsabilidad en el hogar

Patologías: adenofibroma, adenocarcinoma.

Filtración de la dermis o la glándula mamaria (mesodermo antiguo controlado por el cerebelo, segunda etapa).

Sentido biológico:
"para proteger mi integridad fabricó más células ensanchando mi piel."
En la segunda etapa es protección familiar.
Las glándulas mamarias obligan al cachorro a permanecer más tiempo con la madre y eso ayuda a acelerar la evolución de la especie.
Hay dos mamás. Una está más arriba que la otra, una es más grande que la otra, una da más proteínas y la otra más grasas.
No por tener mucho pecho tienes más leche.
La glándula mamaria es de segunda etapa porque le da los anticuerpos albergue para que pueda empezar a defenderse del entorno.

3ª Etapa (Movimiento, Valoración):
Canales Galactóforos:
- Son canales recubiertos de células epiteliales à 4ª etapa
- Separación: a) No tenerla. b) Desearla y no tenerla (marido que se convierte en bebé)
- Falta de protección
- Seguridad

Patologías:
Cáncer intraductal; microcalcificaciones; epitenoma

Afectación del tejido conjuntivo (mesodermo nuevo, regido por la sustancia blanca, tercera etapa).

Sentido biológico: "para no sentirme desvalorizada regenero el tejido para poder afrontar nuevos retos."

4ª Etapa (Relación):
Mama Izquierda, intraductal:
En zurdas: separación de la pareja: "La pareja me la han arrancado del pecho (corazón, alma)" En diestras: separación de un hijo "Me han quitado a mi hijo del pecho" (conflicto de nido)

Mama derecha, conductos galactóforos de mama:
Diestras: Separación de la pareja "La pareja me la han arrancado del pecho (corazón, alma)" Zurdas: Separación de un hijo: "Me han quitado a mi hijo del pecho" (conflicto de nido)

Dermis:
- Tejidos de apoyo (conjuntivos en su mayoría) à 3ª etapa
- Deshonra metal en el nido à mastosis
- Deshonra con despojo à melanoma, fibrosarcoma

Filtración de la epidermis a nivel de la mama o conductos galactóforos (regido por la corteza cerebral, cuarta etapa).

Sentido biológico:
“Para no sentirme arrancada del contacto corporal o separada, fabricó más células para sentirme cerca."

Para una mujer primero es el territorio y luego el nido.
La mujer necesita sentirse protegida para proteger a su hijo.
Hay que asegurarse si el cáncer es en el izquierdo o el derecho, y que el consultante sepa que es derecho y que es izquierdo.
El pecho izquierdo (en personas diestras) tiene que ver con los hijos y debemos saber si son hijos reales o simbólicos (negocio, mascota, etcétera.)
El pecho derecho tiene que ver con las personas menos importantes que los hijos, las que ocupan un segundo lugar, tiene que ver con el macho, y sobre todo nos lleva a los malos tratos (que siempre son subjetivos.)

Localización del tumor:

Los pechos tienen cuatro cuadrantes y el centro (pezón).
La mayoría de tumores salen en la parte alta y exterior.
La parte alta es lo que yo puedo dar, lo que doy a otro, en lo que yo me ocupo del otro.
La parte inferior es lo que yo necesito. La parte externa son conflictos con otras personas.
La parte interna son conflictos hacia ocuparse de una misma.

Nacer con un solo pezón o sin pezones hay que buscar en el árbol un programa de supervivencia. P.ej. Cuando se tenía muchos hijos durante la guerra, y tu hermana también, y muere una de las madres, y no puedes criar a todos los hijos, el que está en la barriga fabrica menos pezones o ninguno.

Cuando me siento desprotegido hago más pecho para atraer a un hombre. Durante muchos años la mujer ha cuidado del nido familiar y el hombre ha ido a trabajar siempre han habido esos roles.

Con los cambios de roles la mujer empieza una masculinización y los hombres también desarrollan patologías femeninas. En la mujer sube la testosterona y bajan sus estrógenos y en el hombre suben sus estrógenos y baja su testosterona.

Hay un 3% de cáncer de pecho en hombres. Muchos están en el paro y sus mujeres trabajan...

En términos genéticos un cáncer siempre es un conflicto de identidad.

En una diestra: el pecho derecho es colaterales, pecho izquierdo verticales.

No es lo mismo tener un adenocarcinoma que un carcinoma.
El adenocarcinoma se desarrolla siempre en la fase de enfermedad sinpaticotónica.
Existe un conflicto desencadenante que hay que localizar.
El carcinoma (cáncer ductal infiltrante) se desarrolla en la fase vagotónica.
Fase curativa es un cáncer que se está curando.
A veces la paciente de un carcinoma se siente curada, pero el diagnóstico le vuelve a entrar en el bucle.
Podemos encontrar gente con este tipo de cáncer sin conflicto desencadenante, porque está en fase de curación.
Nunca encontraréis una mujer con adenocarcinoma sin conflicto desencadenante.
Es muy importante saber cuándo    le diagnosticaron el cáncer.
En biodescodificación hay que cuadrar la persona en el tiempo.
El carcinoma suele deberse a un conflicto de diagnóstico.

En diestras, si es un adenocarcinoma en el pecho derecho, "yo no me siento alimentado por mi pareja, familia o colateral." (alimento emocional).
Una mujer puede sentirse protegida pero no alimentada.
En el pecho izquierdo "yo no puedo alimentar a mi hijo."
Un carcinoma en el pecho derecho es "yo no me siento protegida por mi pareja, familia o colateral."
En el pecho izquierdo es "yo no puedo proteger a mi hijo."
En una zurda no es exactamente al revés... Si es verdad que para una zurda la derecha es función materna y la izquierda de colaterales. Una zurda con un adenocarcinoma en el pecho derecho "mi hijo es tóxico, lo quiero matar." Para una mujer zurda tener hijos es un engorro, ella quiere salir a cazar.
Adenocarcinoma en el pecho izquierdo "no me siento alimentada por mi familia."
Un carcinoma en el pecho izquierdo "mi padre no me protege." Conflicto con el padre (transgeneracional) ella se casa con papá, su marido es un espejo de papá. Y a menudo, desorden amoroso.
A una zurda le dicen de amputar el pecho derecho y dice "adelante." Una diestra se lo tendrá que pensar mucho.

Puede darse una niña que al desarrollarse solo desarrolle un pecho. El conflicto es de la madre pero lo somatiza ella, puede que la madre no tenga protección pero en vez de desarrollar un cáncer, es su hija que no desarrolla el pecho.



Louise L. Hay


Mamas
Causa probable: Representan la maternidad, el cuidado y el sustento.
Nuevo modelo mental: Con perfecto equilibrio recibo y doy sustento.

Problemas Mamas
Causa probable: Negativa a cuidar de sí misma. Posponerse siempre en favor de los demás.
Nuevo modelo mental: Soy importante y cuento. Ahora me cuido y me nutro con amor y alegría.



Jacques Martel

Mamas
Una persona que tiene pechos gordos (hombre o mujer), frecuentemente empezó muy joven a sentirse obligada a cuidar maternalmente de los demás para sentirse amada. Por más que tenga esta habilidad de cuidar de los demás, comprendo que, frecuentemente, actúo así porque tengo miedo del rechazo y que, sintiéndome admirado por este lado mío, me atraigo así el agradecimiento de los que me rodean. Al revés, si tengo pechos pequeños, puede que dude de mis capacidades de madre y que sienta constantemente la necesidad de probar que puedo serlo.
El pecho izquierdo representa el aspecto más emocional, más afectivo de mi faceta maternal; en cambio el pecho derecho se asocia al papel y a las responsabilidades de la mujer en la familia o en la sociedad. Si mis pechos son blandos y colgantes, tengo interés en aprender a ser más firme en mi modo de hablar o de actuar.
Los pechos representan también la feminidad en la mujer. Frecuentemente son exageradamente admirados. La aparición de los pechos significa volverse mujer. Provocan muchas reacciones para la mujer. Puedo tener miedo de volverme un sex symbol, de estar ridiculizada. Puedo vivir vergüenza, confusión, sentirme rebajada. Puede que no quiera tener hijos porque esto me recuerda, conscientemente o no, un “impacto” pasado. Es posible que viva ciertos temores de ser a la vez madre y mujer. Elijo aceptar recibir tanto como doy, acepto mi feminidad.

Dolores en las Mamas
Cuando siento dolores en los pechos, debo interrogarme para saber si adopto una actitud sobreprotectora o dominante hacía mis hijos o hacía mi cónyuge. Un quiste puede producirse si me siento culpable frente a una maternidad o si sufrí un impacto emocional. Al querer proteger excesivamente a la gente a quien amo, les impido vivir, tomo las decisiones en su lugar, me vuelvo madre protectora. Necesito dejar que los a quienes amo se vuelvan autónomos para que ellos también sean personas responsables.

Mastitis
La mastitis que es la inflamación del pecho, lo hace muy doloroso y puede producirse durante la lactancia la cual, entonces, debe interrumpirse.
Siempre en relación con la maternidad, provoco una dolencia que me obligará a dejar de dar de mamar sin vivir ninguna culpabilidad. También puedo ser yo quien tenga la sensación de estar demasiado protegida maternalmente, bien por mi cónyuge, o por alguien de mi entorno. Estos dolores en los pechos pueden demostrar también que soy demasiado dura hacía mí. Así que acepto dejar a los demás libres de sus elecciones, aprendo a amarme. Reconozco que cada uno de nosotros crece con sus experiencias.

Cáncer de Mama.
Los pechos representan la feminidad y la maternidad. Este tipo de cáncer suele indicar ciertas actitudes y pensamientos profundamente arraigados desde la tierna infancia.
Desde los años 60, en ciertos lugares del mundo, la mujer se afirma más, toma su lugar en la sociedad y quiere ir hacia delante. Entonces puedo tener dificultad en expresar mis verdaderos sentimientos, en encontrar un equilibrio entre mi papel de madre y de mujer cumplida. Estos conflictos interiores profundos me atormentan como mujer que busca el justo equilibrio. Se ha descubierto que este tipo de cáncer generalmente viene de un fuerte sentimiento de culpabilidad interior hacía uno mismo o hacía uno o varios de sus hijos: “¿Por qué ha nacido? ¿Qué hice para tenerlo? Soy bastante buena madre o mujer para cuidar de él? Todas estas preguntas aumentan mi nivel de culpabilidad, llevándome a rechazarme y aumentando mi temor a que me rechacen los demás.
Debo recordarme que “el amor por mi hijo siempre está presente pero que mis pensamientos son muy poderosos y que debo vigilarlos”.
Si me juzgo con demasiada severidad, toda mi ira y mi rechazo se amplificarán, y mis emociones estarán “expulsadas” al nivel de mis pechos, que se vuelven el símbolo de mi “fracaso”.

Un cáncer del pecho quiere pues ayudarme a tomar consciencia de que vivo una situación de conflicto, tanto de cara a mí mismo como a alguien más, que está vinculada a un elemento que forma parte de mi espacio vital, de mi “nido”. Frecuentemente se tratará de mis hijos, mis “pajarillos”, o de alguien a quien considero como tal (por ejemplo una madre enferma que siento desprotegida, como “un niño pequeño”).
Puedo tener miedo de que mi “nido” (hogar) se derrumbe. También puedo tener un gran miedo o un gran estrés con relación a la supervivencia de uno de mis hijos o de todos ellos. En un sentido más amplio, el “nido” puede agrupar a mi cónyuge, mi hogar, mis hermanos y hermanas, particularmente si viven bajo el mismo techo. Es pues frente a la familia, lo que históricamente podría llamarse el clan, que tengo la sensación o el temor de que haya derrumbamiento, estallido.
Los hombres como las mujeres pueden desarrollar este tipo de cáncer, que es frecuentemente el conflicto interior masculino en aceptar  su propia naturaleza femenina. Sucede que algunos hombres manifiestan su lado femenino y materno casi tanto como las mujeres. Como hombre, nunca seré una mujer pero, energéticamente, puedo ser tanto o más femenino que ésta.

Por esto el cáncer de pecho, en mí que soy un hombre, está asociado a la estima de mí mismo y a mi capacidad de expresar naturalmente mi lado femenino innato. Puede estar vinculado al hecho incluso de ser un hombre y al deseo inconsciente de ser una mujer. Es un aspecto que deberé equilibrar en mi vida. El lado izquierdo corresponde al campo afectivo y el derecho, al campo racional. El cáncer en el pecho izquierdo designa pues todas las dificultades afectivas y las emociones inhibidas en mí como mujer y más me vale aceptar  la mujer y la madre en mí, y los sentimientos interiores que vivo con relación a cada uno de ambos papeles. En el seno derecho, el cáncer indica la mujer responsable y lo que se espera de mí (lo que pretendo hacer con esta mujer “exterior”). Observen que esto se aplica también a los hombres, aunque el cáncer del pecho en los hombres sea más escaso.
Para mí, como mujer en el universo físico, el volumen y la forma de mis pechos pueden tener cierta importancia según las circunstancias. Se observa que si mi lado masculino es dominante (yang), puedo tener senos más pequeños y puedo considerarles frecuentemente como inútiles o sin valor.
El cuerpo habla y mis senos también; soy yo la que he de decidir la importancia concedida a este símbolo femenino y sexual. La búsqueda de un equilibrio es importante y el cuerpo se ajustará energéticamente en consecuencia de las decisiones tomadas por la mujer (o el hombre) en el porvenir. Todo está en la actitud, el amor y la aceptación pj de sí.


Lisa Bourbeau

Mamas

Bloqueo físico: Los problemas más comunes son: dolores, endurecimiento, mastitis,
mastosis, quistes, tumores y cáncer.

Bloqueo emocional: Los senos son un lazo directo con nuestra manera de amamantar, ya sea a nuestros hijos, nuestra familia, nuestro cónyuge o al mundo en general. Tener un problema en un seno, tanto en el hombre como en la mujer, se relaciona con un sentimiento de inseguridad con respecto a nutrir bien o proteger a aquellos que uno amamanta. Amamantar significa que se sigue tratando al otro como si fuera un niño dependiente de su madre. Es posible que la persona con un problema en el seno sea del tipo que se esfuerza por mantener una apariencia maternal, por ser un buen padre, o que se preocupa demasiado por los que ama en detrimento de sus propias necesidades. Así, de manera inconsciente, está resentida con ellos porque no tiene tiempo para sí mismo a causa de sus numerosas demandas. Suele ser una persona muy controladora en su manera de amamantar a los demás. Este tipo de problema puede también significar que la persona se exige demasiado, que se cuida hasta el punto de ser excesivamente prudente.
Para una persona diestra, el seno derecho está relacionado con el cónyuge, su familia u otras personas cercanas a ella. Su seno izquierdo se relaciona más con su hijo (o incluso con su niño interior).
Para un zurdo es a la inversa. Si una mujer tiene un problema en los senos de orden estrictamente estético, recibe el mensaje de que se preocupa demasiado por su imagen como madre. Debe darse el derecho de ser el tipo de madre que es y aceptar sus límites.


Bloqueo mental: Al vivir un problema relacionado con tu forma de ser madre o de amamantar, recibes el mensaje de perdonar a tu propia madre. Si tu manera de amamantar te ocasiona problemas, es fácil concluir que la manera en que lo hizo tu madre seguramente te causó problemas. En lugar de esforzarte o quejarte por lo que vives, debes darte cuenta de que no viniste a la Tierra para proteger y alimentar a todos los que amas. Si te piden ayuda y está dentro de tus posibilidades, debes darla sin ir más allá de tus límites, es decir, respetándote a ti mismo; no dudes en amamantar, pero hazlo con amor, alegría y placer. Si no puedes o no quieres ayudar, reconócelo y concédete el derecho de no hacerlo por el momento. Tus límites actuales no serán necesariamente los mismos toda tu vida. Tu sentido del deber es demasiado grande, te exiges demasiado. Debes aprender a ceder ante tus seres queridos. El hecho de que se vuelvan autónomos no significa que te los arrancan del seno. El amor maternal puede permanecer sin que te sientas obligado a amamantar continuamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada