miércoles, 14 de diciembre de 2016

Ángeles Sanadores: Rehael (Dios que recibe a los pecadores)

39. Rehael (Dios que recibe a los pecadores)

Nombre Sagrado: Reish-He-Ayn-Aleph-Lamed.

Rehael pertenece al Coro de los Potencias, Ángeles al servicio del Séfira Gueburah-Justicia.
Por su vinculación sefirótica con la Esfera de Gueburah, donde expresa las  cualidades de Hod-Mercurio-Razón, extrae la condición que le permite ser portador de la esencia llamada Sumisión Filial.

Las aportaciones del Ángel Rehael, son las siguientes:

  • Curación de enfermedades y misericordia de Dios.
  • Amor y entendimiento entre padres e hijos, la obediencia y el respeto.
  • Longevidad; vida larga y llena de realizaciones.
  • La conservación de la salud.
  • Protege contra los impulsos crueles, infanticidios y parricidios.

Comencemos analizando la Fuerza predominante en este Ángel, la aportada por Gueburah-Marte. Este Centro de Conciencia tiene dos funciones muy importantes y, ambas trabajan para  un mismo fin, enseñarnos a comportarnos con orden y rectitud.
Cuando Gueburah trabaja para Binah, su inmediato superior, se convierte en el “guardián de la ley”. Ese rostro de Gueburah nos aportará las “armas” necesarias para que nuestro impulso emocional sea constructivo y ejemplar.

El otro papel ejemplar de Gueburah, aparece cuando nuestros actos comenten excesos y no respetamos las Leyes Cósmica. En este sentido, Gueburah se muestra con su rostro riguroso, y su fin último, es llevar a la conciencia el sentido de la Justicia, es decir, darnos a conocer que nuestro comportamiento ha sido un error y debe ser corregido.
Por lo tanto, resumir que Gueburah no se andará por las ramas y, si en el uso de nuestras emociones y deseos nos hemos excedidos, generando división, dolor o caos, podemos tener muy claro que Gueburah desplegará a sus “ejércitos”, a sus “cirujanos” para derrotar a las fuerzas rebeldes y limpiar el mal que infecta nuestras heridas.

Por otro lado, nos encontramos con la presencia de Hod-Mercurio-Razón. Este Séfira se sitúa en el Plano de Formación y se especializa en el trabajo de interiorización de la energía mental, llevándonos a la verdad a través de la observación y el estudio.
Hod, nos prepara para que comprendamos los Misterios de la Obra Divina y para ello, nos induce a razonar en busca de la verdad.

Si la relación de ambas fuerzas es armoniosa, podemos esperar que el motor impulsor que nos lleva a actuar emocionalmente con rectitud (Gueburah), consiga hacer llegar su mensaje con nitidez al Pensamiento (Hod), de tal modo que le aportará la motivación necesaria para que establezca como verdad, lo que sus emociones a considerado como recto.
Esa relación armoniosa, propiciará que se adopte la creencia de cómo debemos comportarnos de modo correcto en el uso de las emociones.
La persona que integre armoniosamente ambas fuerzas, será un experto en la comprensión del complejo mundo emocional. Tendrá aptitudes para la psicología, la psiquiatría y todas las técnicas y metodologías que estén relacionadas con el dominio de las emociones.

Podemos concluir, que la curación que nos aporta el Ángel Rehael tratará sobre la especialidad de los conflictos mentales. Dichos trastornos vendrán derivados de una mala relación entre Gueburah y Hod, entre las emociones y la mente. Ocurrirá que desde la estancia superior, representada por Gueburah, se desprenderá una instrucción errónea sobre la asimilación de las emociones, la cual alcanzará el nivel regido por Hod, la mente y la inducirá a establecer como verdad, el error distorsionado por el uso incorrecto de dichas emociones.
Si en nuestros deseos impera el sentimiento de la separación, de la división, del egoísmo, cuando éstos lleguen a nuestro pensamiento, éste, le dará el visto bueno, llevándonos a comportarnos y a defender como bueno, la división y el egoísmo.
La confusión del mundo emocional, alterará el mundo de la razón, generando demencia y trastornos psicológicos.


¿Sumisión Filial?

Para comprender el significado de la Esencia que se desprende de Rehael, la Sumisión Filial, es preciso que nos traslademos al Esquema del Árbol Cabalístico y situemos a los Séfiras en su orden establecido.
Si así lo hacemos, diremos que la figura del Padre, la ostenta el Centro Kether. El Séfira que le secunda en el sentido descendente, esto es, dirección a Malkuth, es Hochmah, por lo que se establece que dicho Séfira es el Hijo Legítimo del Padre-Kether. Pero, igualmente, podemos decir, que si establecemos la relación que existe entre los Séfiras por Columnas, diremos que si el Padre es Kether, su Hijo inmediato será Tiphereth. Y este sentido, cuando se analiza el significado de dicha relación, extraemos un profundo significado espiritual.

Bien, siguiendo este método de relación, si lo aplicamos a las Fuerzas que se dan cita en Rehael, Gueburah-Hod, veremos que ambos están estrechamente relacionados pues, Gueburah ejerce como Padre de Hod, al estar este último debajo del primero.

Hablamos pues de Sumisión Filial, cuando el mandato de Gueburah es aceptado con obediencia y respeto por su “hijo” Hod, es decir, cuando la rectitud emocional  se convierte en creencia, llevándonos a actuar en nuestra vida, con orden.

Pero ya hemos visto, anteriormente, que cuando las emociones se muestran distorsionadas, el “hijo”, las rechazará, las bloqueará pues, no se ajusta a su manera de ver las cosas; también puede ocurrir, que ese “hijo”, se deje influenciar por el caos propiciado por su Padre (emoción), entonces, dará lugar a una mente caótica, enferma y peligrosa.

Recoge Kabaleb a este respecto, lo siguiente: “cuando Mercurio se desliga de Marte y va por su cuenta, es portador de desorden, y ese desorden se institucionalizará en nuestra psique, impidiendo el buen funcionamiento de la mente, alentando ese deseo de matar al padre. Muchos de los enfermos psíquicos que pueblan nuestros sanatorios mentales han llegado a ellos debido a un conflicto con el padre, a una falta de respeto y consideración hacia sus progenitores. De un modo general, podemos decir que la insumisión hacia el padre es una vía que conduce a la locura o a trastornos psíquicos más o menos graves como las depresiones, angustias, complejos, esquizofrenia, etc”.

¡Qué la Luz sea contigo!

Si deseas comunicarte con Rehael, te dejo un enlace donde comparto la Plegaria y Exhorto elaborada, de una manera inspirada, por Kabaleb.

1 comentario: