jueves, 22 de diciembre de 2016

Ángeles Sanadores: Manakel (Dios que secunda todas las cosas)

66. Manakel (Dios que secunda y mantiene todas las cosas)

Nombre Sagrado: Mem-Noum-Qof-Aleph-Lamed.

Manakel pertenece al Coro de los Ángeles al servicio del Séfira Yesod-Fundamento-Imaginación.
Por su vinculación sefirótica con la Esfera de Yesod, donde expresa las  cualidades de Binah-Inteligencia Divina, extrae la condición que le permite ser portador de la esencia llamada Conocimiento del bien y del mal.

Las aportaciones del Ángel Manakel, son las siguientes:

·         Calmar la cólera de Dios.
·         Liberarse de los sentimientos de culpabilidad.
·         Poder conciliar el sueño.
·         Conseguir la amistad y la bondad de gentes de bien.
·         Protege contra las malas cualidades físicas y morales.

Manakel, pertenece al Coro de Ángeles Sanadores que desarrollan sus cualidades en el Centro Yesod, por lo que diremos que ejercerá una clara influencia en nuestro receptor de “imágenes”, potenciando nuestra imaginación e impulsándonos a dar vida a las Fuerzas que se proyectan sobre la mente.

Veamos la posición que ocupa Yesod en el Árbol Cabalístico y ello nos permitirá comprender mejor cuál es el papel que representa en la elaboración de la Conciencia.
Es el Séfira número 9 y no es casual que el periodo de gestación de la naturaleza femenina sea de nueve meses. Por lo que podemos aplicar una primera cualidad a este Séfira, la de “parturienta”. Por otro lado, numéricamente, el valor de la cifra 9 tiene una característica muy especial, ya que ejerce como espejo del resto de las cifras, cuando la adicionamos a ella. Por ejemplo, si sumamos 2 + 9 = 11. La suma final de esos números nos lleva de nuevo al 2. Esta cualidad, nos indica otra de las propiedades del Centro Yesod, la de llevar la energía a su fase de cristalización; le da una identidad.

Yesod se sitúa en el Plano de Formación, donde se desarrollan los trabajos del Pensamiento Concreto. En dicho Plano, realiza funciones Vav, esto es, exteriorizadoras, por lo que diremos que en ese canal, el pensamiento adquiere sus ropajes más tangibles. Yesod en este sentido, se convierte en el “almacén” donde se guardan todos nuestros pensamientos, los conscientes y los inconscientes. Es el sector donde fabricamos nuestras creencias y tiene un peso de gran valor que condiciona nuestro comportamiento humano.

Por otro lado, si observamos su posición por Columna, Yesod se sitúa por debajo del Séfira Tiphereth-Conciencia-Equilibrio. Si Kether es el Principio de la Unidad; Tiphereth, la conciencia individual de la Unidad, Yesod, es la conciencia grupal de la Unidad, la Humanidad. Pero esta vinculación, es la visión del Hombre Nuevo, ya que, para el Hombre Viejo, el que se encuentra identificado con la “separación”, con el ego, Yesod aparece como la conciencia racial, lo que favorece la creencia en los clanes.
Bien, estamos en condiciones de entender, que Yesod es la puerta por donde evacuamos al exterior el contenido que se ha ido gestando en nuestro interior. Con Manakel, será Binah-Inteligencia Divina, la Fuerza que nos llevará a crear nuestra realidad. La Voz de Binah, ya hemos tenido ocasión en otra parte de estas enseñanzas de referirnos a ello, es la Voz de Jehová, de las Leyes Cósmicas. Todo proceso creador sigue el patrón cósmico establecido por Jehová. De tal modo, que cuando seguimos fielmente las diferentes fases del nombre Sagrado (Yod-He-Vav-He), lograremos cosechar los frutos sembrados y estaremos en condiciones de conocer, si dicho fruto es bueno o por el contrario no lo es.

¿Conocimiento del bien y del mal?

De lo dicho anteriormente, podemos deducir que es Jehová el que nos aporta ese Conocimiento y es Yesod, el que recibe esa información y la establece como una verdad en nuestra estructura mental, llevándonos a conocer de una manera natural, lo que es bueno y lo que es malo.

Para que ese saber trascendente haya alcanzado ese nivel de madurez en nuestra conciencia, ha sido preciso recorrer un largo camino de mano de la “Ley”, es decir, en algún momento de nuestras existencias, nos hemos matriculado en la Ciencia del Vivir, y ahora, tras mucho bregar, tras mucho experimentar, estamos en condiciones de doctorarnos como “expertos” catadores de la vida, y cuando nos encontramos frente a una situación, de nuestro interior fluye una voz que nos transfiere la certeza de cuál es la senda que nos ha de llevar a buen término y cuál es la senda que no debemos recorrer.

Manakel, es mi Tutor en los asuntos de índole material. Mi relación con él es estrecha y mantenemos una viva comunicación. Sinceramente, siempre me he preguntado, la razón por la que tenía una rápida respuesta para orientar sobre lo que consideraba como bueno o como malo.

Ya sabemos que Binah, es el Instructor de las Leyes Cósmicas, es el Pensamiento Abstracto. Cuando ese Saber alcanza la mente concreta, en el nivel de las creencias, propiciará que nos identifiquemos con la labor de “instructores” y que en nuestra labor, busquemos la organización perfecta.
Cuando en nuestra vida, no alcanzamos a comprender lo que es lícito de lo que no lo es, es decir, cuando decidimos no respetar las Leyes Divinas y actuamos contrariamente a ellas, nuestro comportamiento erróneo, a través de la experiencia rigurosa, nos vinculará con el correcto proceder.

Kabaleb nos ilustra sobre este tema: “En el interior del cuerpo humano existen unos "obreros" que trabajan en los átomos de los distintos órganos, asegurando su buen funcionamiento, pero hay ciertas sustancias con las que no han aprendido a trabajar porque no forman parte de los elementos positivos que ellos conocen. Cuando un individuo ingiere de forma reiterativa tales sustancias, como el alcohol, el tabaco, las drogas u otros productos fermentados o que producen fermentación, puede ocurrir que los "obreros" angélicos se retiren y dejen la parte del cuerpo implicada en ese consumo sin asistencia. La ausencia de esos "obreros de mantenimiento" puede llegar a provocar el derrumbamiento de la estructura física, lo cual lleva a la muerte a corto o largo plazo. Cuando los obreros de arriba se retiran, aparecen los depredadores, o sea, los luciferianos que empujarán el cuerpo hacia su destrucción. Como sea que este proceso no podía ser entendido por el hombre, en lugar de referirle esa verdad, se le dijo que el alcohol o las drogas eran malos y el hombre lo entendió como si fuera un principio de orden moral y se lo saltó a la torera”.

Manakel nos ayudará a sanar cuando hayamos violado las Leyes Naturales y lo hará, favoreciendo nuestro encuentro con la Verdad.
El Programa de este Ángel nos faculta para la comprensión de los mensajes que recibimos  en sueños. La interpretación de los mensajes oníricos, nos ayudará a conocer el camino que debemos tomar para recuperar nuestro equilibrio espiritual.
Igualmente, Manakel, nos ayudará a liberarnos de la culpabilidad. En este sentido, y sin ánimo de extendernos excesivamente sobre este tema, invito al lector a consultar el trabajo realizado y publicado en este blog sobre este tema.

¡Qué la Luz sea contigo!

Si deseas comunicarte con Manakel, te dejo un enlace donde comparto la Plegaria y Exhorto elaborada, de una manera inspirada, por Kabaleb.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada