martes, 2 de junio de 2015

Rostros Planetarios y sus Programas Espirituales: Luna

Programas Espirituales extraídos de la Relaciones Planetarias:

La posición de los planetas en la Carta Astral, nos está indicando los Trabajos-Programas que la conciencia debe asimilar en la presente encarnación.
Para la Astrología Esotérica, los planetas actúan desde nuestro interior, ya que el hombre aparece como un micro-cosmos conteniendo en sí todos los elementos del macro-cosmos.

Para la Astrología Cabalística las fuerzas planetarias están personalizadas por una Entidad con la que se puede dialogar.

La Tradición da a las Entidades encargadas de ese suministro de fuerzas el nombre de Genios. Los llamados Genios pertenecen a la oleada de vida de los Ángeles y son los ejecutores de un determinado programa divino, expresado a través de los Séfiras del Árbol Cabalístico que, como sabemos, son Centros de Vida en los que evolucionan, como en nuestra Tierra, miles de millones de seres de muy diversas categorías.

Cada uno de nosotros,  captará el “mensaje” planetario según su sensibilidad peculiar o, dicho de otro modo, según su nivel de evolución.
Esa Fuerza que mora en nosotros no nos impone jamás su programa, si no que nos lo ofrece en Servicio. Hemos sido nosotros quienes hemos preparado una morada para aquella Fuerza, quienes la hemos invitado a tomar posesión de ella. Nosotros hemos sentido apetencia por su programa y Él nos lo ha ofrecido en amoroso servicio.

Cada Centro de Vida -Séfira- dispone de equipos de Mensajeros que se encargan de transportar la Vida que se derrama del Séfira hasta las puertas de los demás Centros de Vida. En lo que se refiere a nuestro mundo, esa Vida es recibida en la periferia de los Mundos del Pensamiento, del Deseo, y Etérico por los 9 coros de Ángeles que nuestros estudiantes conocen bajo el nombre de Genios y los 9 coros de Arcángeles y demás jerarquías trabajando a niveles superiores, especializados en el trato de esa materia y que se encargan del acondicionamiento de las energías procedentes del Mundo del Pensamiento y de Deseos de cada Séfira en los Cuerpos Mental y de Deseos de los hombres de la Tierra.
Esa Vida viaja por diversos canales cósmicos que une los Séfiras entre sí, de manera que cuando un planeta se encuentra en la desembocadura de uno de esos canales, precipita por él la Calidad de Vida que debe ser transportada por dicho canal, que se conoce astrológicamente con el nombre de Aspecto, esto es, el ángulo de separación entre dos cuerpos celestes.

Siendo cada uno de nosotros un cosmos en miniatura, lo que ocurre en el universo sucede también en nuestro interior, donde se encuentran los planetas circulando por las esferas de nuestros átomos. De manera que cuando un Séfira exterioriza su Vida por un determinado canal, también en nuestro Yo intelectual, emotivo y físico, esa exteriorización tiene lugar, impulsándonos a realizar un acto de la naturaleza de la Fuerza exteriorizada. No es por lo tanto el planeta de fuera que nos impulsa a obrar, sino el planeta de dentro, en cuya materia hemos sido aprovisionados a su debido tiempo por las jerarquías que trabajan en nuestros distintos cuerpos.

Con el propósito de facilitar la comprensión de los distintos Programas con los que trabajan los diferentes planetas, presentamos un resumen que nos ayudará a tomar consciencia de ellos.

En esta ocasión abordamos el estudio del luminar menor, la Luna, y su relación con el resto de los planetas.

Detallaremos el aspecto positivo, entendiendo que dicha expresión se produce cuando el planeta se encuentra relacionado con el resto de planetas por las siguientes relaciones: Semisextil (30º); Sextil (60º) y Trígono (120º).
En cambio, hablamos de aspecto negativo, cuando la relación del planeta con el resto es la siguiente: Semicuadratura (45º); Cuadratura (90º) y Oposición (180º). El resto de Aspectos, como son la Conjunción (0º); la Sesquicuadratura (135º) y el Quincuncio (150º) son considerados aspectos menores y definir el efecto positivo o negativo de los mismos dependerá mucho de las cualidades de los planetas afectados por la relación.

Me gustaría aclarar que cuando decimos que un aspecto es positivo o negativo, no estamos refiriéndonos a la dualidad buena o mala. Todos los aspectos son beneficiosos desde el punto de vista espiritual. Lo que realmente debemos tener en cuenta en la clasificación ofrecida, es que un aspecto positivo nos está indicando que las fuerzas se trabajan armoniosamente, mientras que en un aspecto negativo, el exceso de energía nos lleva a utilizar las fuerzas de una manera inarmónica.

¿Qué uso dar a la siguiente información?

Tomemos nuestro Mapa Natal y observemos la posición del planeta Luna. Veamos si está relacionado con el resto de los planetas. Por ejemplo: nuestra Luna está en Cuadratura con el planeta Saturno. Vemos que al tratarse de un aspecto negativo, nuestras emociones nos llevarán a utilizar erróneamente las fuerzas de ambos planetas. Tomamos nota del Programa negativo: Malas cualidades físicas y morales. Ello nos está indicando que internamente, nuestra naturaleza de deseos (Cuadratura) congestionará nuestra manera de ver  las cosas, de tal modo que el individuo carecerá de normas (Saturno), y la única norma que subsiste es la del goce material: lo que produce un goce es bueno y lo que causa dolor es malo.Desorientado, sin normas, negando la existencia de esas mismas normas, navega en un mundo sin principios, sin valores, buscando goces, dinero, consideración social, hará amistad con la gente malévola, su carácter se agriará y con el tiempo, su salud se verá mermada por dicho comportamiento. Ese caos interno, propiciará la necesidad de aprender el significado del Bien y del Mal, y en su vida aparecerá el rostro del rigor,  el “maestro” que se encargará de ese cometido.

Si por el contrario, observamos que la Luna se encuentra relacionado con Saturno por un Trígono, debemos aplicar el aspecto positivo del programa, el cual nos habla de “Conocimiento del Bien y del Mal”, entendiendo por ello, que la persona posee el don de conocer las leyes que regulan cada proceso de la vida. Ese conocimiento, es el resultado de un largo bagaje de experiencia que, alcanzado este punto del camino, le facilita para saber elegir en cada momento, lo que es conforme a las Leyes del Universo. Dicha cualidad anímica le llevará a ser un experto instructor en temas relacionados con las energías que exprese los signos donde se sitúen ambos planetas

Luna-Urano:   
  • Regencia Angélica: Damabiah.
  • Positivo: Fuente de Sabiduría.
  • Negativo: Tempestades emocionales. Naufragios.
Luna-Saturno:
  • Regencia Angélica: Manakel.
  • Positivo: Conocimiento del Bien y del Mal.
  • Negativo: Malas cualidades físicas y morales.
Luna-Júpiter:
  • Regencia Angélica: Eyael.
  • Positivo: Transubstanciación, que significa a la vez cambiar una sustancia por otra y transferir las propiedades de una sustancia a otra.
  • Negativo: Error. Prejuicios y los que propagan sistemas erróneos.

Luna-Marte:
  • Regencia Angélica: Habuhiah.
  • Positivo: Curación.
  • Negativo: Esterilidad. Causa el hambre y las plagas e influye sobre los insectos que dañan los productos de la tierra.
Luna-Sol:
  • Regencia Angélica: Rochel.
  • Positivo: Restitución.
  • Negativo: Los procesos, los testamentos y los legados que se hacen en detrimento de los herederos legítimos.
Luna-Venus:
  • Regencia Angélica: Jabamiah.
  • Positivo: Alquimia.
  • Negativo: Propagan escritos peligrosos. Influencia sobre las críticas y las disputas literarias.
Luna-Mercurio:

  • Regencia Angélica: Haiayel.
  • Positivo: Armas para el combate.
  • Negativo: Discordia, influencia sobre los traidores y sobre todos los individuos que se hacen célebres por sus crímenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario