martes, 10 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 10

LECCIÓN 10

Mis pensamientos no significan nada.

1. Esta idea es aplicable a todos los pensamientos de los que eres -o te vuelves- consciente durante las sesiones de práctica. 2La razón de que se pueda aplicar a todos ellos es que no son tus pensamientos reales. 3Hemos hecho esta distinción con anterioridad  y la volveremos a hacer de nuevo. 4Todavía no tienes base de comparación. 5Cuando la tengas, no te cabrá la menor duda de que lo que una vez creíste eran tus pensamientos en realidad no significaban nada.

2. Esta es la segunda vez que usamos este tipo de idea. 2Sólo la forma es ligeramente distinta. 3Esta vez la idea se introduce con "Mis pensamientos" en lugar de "Estos pensamientos", y no se establece expresamente ningún vínculo con las cosas que se encuentran a tu alrededor. 4Lo que enfatizamos ahora es la falta de realidad de lo que piensas que piensas.

3. Este aspecto del proceso de corrección comenzó con la idea de que los pensamientos de que eres consciente no significan nada y de que se encuentran afuera en vez de adentro; luego se subrayó el hecho de que son del pasado y no del presente. 2En lo que ahora estamos haciendo hincapié es en el hecho de que la presencia de esos "pensamientos" significa que no estás pensando en absoluto. 3Esto no es más que otra forma de repetir nuestra afirmación previa de que tu mente está realmente en blanco. 4Reco­nocer esto es lo mismo que reconocer la nada cuando piensas que la ves. 5Como tal, es el requisito previo para la visión.

4. Cierra los ojos durante estos ejercicios, e inícialos repitiendo para tus adentros la idea de hoy muy lentamente. 2Luego añade:

3Esta idea me ayudará a liberarme de todo lo que ahora creo.

4Estos ejercicios consisten, al igual que los anteriores, en escudriñar tu mente en busca de todos los pensamientos que puedas encontrar, sin seleccionarlos ni juzgarlos. 5Trata de evitar cualquier tipo de clasificación. 6De hecho, si te resulta útil, puedes imaginarte que estás viendo pasar una procesión compuesta de un extraño repertorio de pensamientos que tienen muy poco o ningún significado personal para ti. 7A medida que cada uno de ellos cruce tu mente, di:

8Mi pensamiento acerca de _____ no significa nada.
9Mi pensamiento acerca de _____ no significa nada.

5. La idea de hoy puede servir, obviamente, para cualquier pensamiento que te perturbe en cualquier momento. 2Se recomiendan además cinco sesiones de práctica, en las cuales debes escudriñar tu mente durante no más de un minuto aproximadamente. 3No es recomendable alargar ese período de tiempo, y en caso de que se experimente incomodidad el mismo debería reducirse a medio minuto o menos. 4Acuérdate, no obstante, de repetir la idea muy despacio antes de aplicarla concretamente, así como de añadir:

5Esta idea me ayudará a liberarme de todo lo que ahora creo.

¿Qué me enseña esta lección?

Cuando leí esta Lección por primera vez, no fui consciente de la importante enseñanza que nos aporta.

Hoy, cuando me encuentro recapitulándola, la considero una Lección básica en el proceso de educar nuestra mente a la ahora de afrontar las experiencias que hacemos "real" en el mundo de la percepción.

Muchos, nos hemos acercado a UCDM en un intento de encontrar una vía que nos permita cambiar nuestras vidas. La respuesta del Curso a nuestra búsqueda nos invita a desaprender lo aprendido y a iniciar un nuevo proceso de aprendizaje, donde la principal enseñanzas es el dominio de nuestra mente, pues es nuestra mente la única causa de todo cuanto experimentamos en nuestras vidas.

Ejercitar nuestra mente, se convierte en el propósito fundamental de las Lecciones del Libro de Ejercicio del Curso. 

Si antes de tomar conciencia del mensaje de esta Lección, alguien nos dijese que aquello que pensamos no significa nada, no le hubiésemos prestado atención alguna y seguramente lo hubiésemos tachado de loco. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de entender la razón por la que UCDM nos revela que nuestros pensamientos no significan nada y que cuando creemos que estamos pensando, en realidad no lo estamos haciendo, lo que sí hacemos es "proyectar" lo que deseamos y lo hacemos realidad para nosotros.

Cerremos los ojos. Dejemos que fluyan las imágenes que se proyectan desde nuestra mente. Todas ellas están basadas en recuerdos tintados por sentimientos y emociones, recientes o ancestrales. Dejémoslas fluir, no la juzguemos. Si la reprimimos, la mantendremos. Si la dejamos fluir, se desvanecerá, pues no son reales. Tal vez ahora, en este instante, nos demos cuenta, del inmenso poder que tenemos en nuestra mente. Tal vez ahora, seamos más conscientes de que tenemos la capacidad de elegir y que esa potestad emana de nuestra voluntad.

Estamos acostumbrados a dar un profundo significado a nuestros pensamientos y para defenderlos atacamos a todos los que entran en conflicto con ellos. Sin embargo, ese pensamiento cuando procede de la creencia dual y de la separación, cuando carece de la certeza de la Unidad y de Amor, entonces, alimenta el error y el engaño, pues la separación no es real.

Nuestra capacidad para proyectar pensamientos debe dejar libre a la mente para que pueda expresar la percepción real y verdadera, la que sirve de cauce para alcanzar el verdadero conocimiento a través del Espíritu Santo. Ese pensamiento debe estar libre del filtro emocional que enturbia la visión verdadera del Ser.


El pensamiento no sublimado está al servicio del ego, que permanece en la creencia de la escasez. Su lema es obtener, poseer y, para ello, trata de tener siempre la mente ocupada en el logro de esos objetivos. La necesidad se convierte en su lema y el sufrimiento en su vía de aprendizaje.

Ejemplo-Guía: "El comportamiento de nuestro hijo nos desespera".

Apliquemos la Lección de hoy al ejemplo-guía. 
No es el primer día que vamos al "gimnasio" donde estamos ejercitando nuestra mente. Aún sentimos las agujetas, causadas por los ejercicios de los primeros días, pero ya nos estamos habituando al nuevo ritmo. Aún nos aguardan muchas horas de ejercicios para conseguir que nuestros "músculos"  adquieran dureza y robustez, pero si tenemos confianza y persistencia, poco a poco vamos a ir comprobando el logro de nuestros esfuerzos.

Si estamos experimentando una vivencia de conflicto con nuestro hijo, es evidente que nuestros pensamientos se encuentran al servicio de nuestras emociones, las cuales nos darán motivos suficientes para que juzguemos en términos temporales de pasado y estemos pretendiendo "sanar" las viejas heridas que ahora son dolorosas. Esta situación, por lo general, nos llevará a actuar de manera descontrolada y careceremos del dominio suficiente para aplicar convenientemente lo que nos aconseja las Lecciones. 

Digo todo esto, basándome en la experiencia. Recordad que nuestros músculos, es decir, nuestra mente, se encuentra en proceso de ejercitamiento y aún no tenemos un pleno control de la misma. Pero, el hecho de conocer que esto puede pasar, nos ayudará a identificarlo cuando nos pase, es decir, cuando nos encontremos en plena vivencia del conflicto, debemos recordar que aquello que estamos pensando en ese momento no significa nada. Es el momento adecuado para cerrar los ojos y dejar que los pensamientos fluyan libremente, sin que le aportemos nuestra carga emocional. Busquemos aquietar nuestra mente evitando dirigir nuevos pensamientos. No sigas el eco de sus voces. Tan sólo déjalos fluir. Concéntrate conscientemente en tu mente, sabiendo que puedes elegir en todo momento, pues cuenta con el inmenso poder de la voluntad.

No le des importancia, ni te preocupes por lo que la otra persona pueda pensar cuando observe tu gesto. Tal vez te sorprenda comprobar, que se muestra menos agitado. Eso es así, por la razón de que has dejado de proyectarle tu ataque (aunque esté justificado como una defensa). No interpretes tu acto como una acción de cobardía. El desenfreno de la acción es un acto causado por el miedo y el temor. No tengas miedo. Cuando aquietas tu mente estás buscando a la Voz de tu verdadero Ser. Cuando lo oigas, su mensaje será de amor.

Reflexión: ¿Cuál crees que es la clave para saber que lo que estamos pensando es real?

No hay comentarios:

Publicar un comentario