domingo, 15 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 15

LECCIÓN 15

Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado.

1. No reconoces que los pensamientos que piensas que piensas no son nada debido a que aparecen como imágenes. 2Piensas que los piensas, y por eso piensas que los ves. 3Así es como se forjó tu "manera de ver". 4Ésta es la función que le has atribuido a los ojos del cuerpo. 5Eso no es ver. 6Eso es fabricar imágenes, 7lo cual ocupa el lugar de la visión, y la reemplaza con ilusiones.

2. Esta idea introductoria al proceso de fabricar imágenes que tú llamas ver, seguramente no tendrá mucho significado para ti al principio. 2Comenzarás a entenderla cuando hayas visto pequeños bordes de luz alrededor de los mismos objetos que ahora te resultan familiares. 3Ése es el comienzo de la verdadera visión. 4Puedes estar seguro de que ésta no tardará en llegar una vez que eso haya ocurrido.

3. A medida que avancemos, tal vez experimentes muchos "episodios de luz". 2Éstos pueden manifestarse de muchas maneras distintas, algunas de ellas bastante inesperadas. 3No tengas miedo de ellos. 4Son la señal de que por fin estás abriendo los ojos. 5No seguirán ocurriendo, pues simbolizan meramente la percepción verdadera y no guardan relación alguna con el conocimiento. 6Estos ejercicios no han de revelarte el conocimiento, 7pero allanarán el camino que conduce a él.

4. Al practicar con la idea de hoy, repítela primero para tus adentros, y luego aplícala a cualquier cosa que veas a tu alrededor, usando el nombre del objeto en cuestión y dejando descansar tu mirada sobre él mientras dices:

2Esta(e) _____ es una imagen que yo mismo he fabricado.
3Ese(a) _____ es una imagen que yo mismo he fabricado.

4No es necesario incluir un gran número de objetos específicos al aplicar la idea de hoy. 5Pero sí es necesario que continúes mirando cada objeto mientras repites la idea para tus adentros. 6La idea debe repetirse muy lentamente en cada caso.

5. Si bien es obvio que no podrás aplicar la idea a un gran número de objetos durante el minuto más o menos de práctica que se recomienda, trata de seleccionarlos tan al azar como sea posible. 2Si te empiezas a sentir incómodo, menos de un minuto será suficiente. 3No lleves a cabo más de tres sesiones de práctica con la idea de hoy a no ser que te sientas completamente a gusto con ella, pero no hagas más de cuatro. 4Puedes, no obstante, aplicar la idea durante el transcurso del día según lo dicte la necesidad.

¿Qué me enseña esta lección?

El pensamiento del ego tiene capacidad para fabricar, pero no para crear. 
El estudio de la Cábala, nos revela que el Plano de Formación (Pensamiento Humano), actúa como un espejo del Plano Superior, el de Emanación, donde reina la Unidad y la Luz.

El tránsito de esa Luz a través de las emociones nos lleva a desear la individualidad y a imitar a nuestro creador. De este modo la Mente Superior da lugar a la mente inferior y el recuerdo del Amor da lugar a los sentidos y al amor humano.

El hombre al fabricar un mundo haciendo uso de su capacidad “creativa”, lo que hace es imitar, proyectar, dando lugar a un mundo de ilusiones y de pensamientos fabricantes de imágenes. Es preciso comprender el mundo que le rodea y que ha fabricado a base de imágenes. Ese mundo es perecedero como las propias imágenes que lo han fabricado.

Al ego la temporalidad le produce miedo. Se identifica con lo irreal y trata de protegerla a través del análisis y la investigación. Sin embargo su empeño es vano pues, salvo que conecte con la verdadera realidad, su Ser Divino, empleará muchos esfuerzos para dar nombre a lo innombrable, o lo que es lo mismo, dar significado a lo que no lo tiene.

Cuando hacemos uso de nuestra visión material, observamos e interpretamos que aquello que vemos es tan sólo un objeto material. Nuestras relaciones están basadas en la percepción de la imagen que compartimos y esa imagen la interpretamos como agradable o desagradable, como algo dual. Nuestra percepción errónea se gratifica con esa interpretación y la alimenta con el fin de encontrar el goce y el placer que, sin embargo, cuando es consumido nunca le aporta la felicidad que realmente añora. Y entonces experimenta con otros placeres.

Cuando miramos al otro, no debemos quedarnos con la visión de sus ropajes materiales, debemos ver en él, la extensión divina del Padre y entonces nos reconoceremos en él, pues formamos una verdadera unidad, una sola filiación.


Cuando nuestros pensamientos dejan de fabricar ilusiones, entonces nuestros ojos comenzarán a percibir la región etérica donde se encuentran el éter luminoso y el éter reflector, y veremos el aura de las cosas. Esa visión  tan solo supone un anticipo de la verdadera visión que se obtendrá cuando abandonemos todo apego con el mundo del ego.

Ejemplo-Guía: "El comportamiento de nuestro hijo nos desespera"

Esta Lección nos revela el gran poder de nuestra mente, capaz de dirigir el Atributo de la Voluntad hacia el Campo de las Infinitas Posibilidades donde se encuentra en estado germen todo el potencial de información. Ese impulso motor, goza del principio del Libre Albedrío y cuando lo unimos al Atributo del Amor, tiene lugar la mágica experiencia de la creación.
Pero, cuando esa voluntad no se une al Amor, sino que responde al deseo individual, tiene lugar el acto de fabricar. Como consecuencia de ello, la mente proyecta el potencial informativo que capta del Campo de las Infinitas Posibilidades y colapsa dicha energía, lo que se traduce en imágenes que llegan a adoptar una forma tridimensional, dando lugar a la realidad ilusoria de la materia.

Esta introducción nos ayudará a afrontar el ejemplo-guía con otra perspectiva, pues cuando nos encontramos ante la experiencia de conflicto en la relación con nuestro hijo, ya no pensaremos que dicha vivencia es fruto del azar, de la mala suerte, de  un castigo divino o de una mala praxis de comportamientos. 

Ahora estamos en condiciones de afrontar la experiencia con una nueva visión. Aquello que estamos percibiendo lo ha fabricado nuestra mente, la cual, ya lo hemos visto en las Lecciones anteriores, elige dar un significado, que para ella tiene un gran valor y que condiciona nuestra respuesta ante la experiencia, pero que en verdad, lo que nuestra mente nos muestra no significa nada, pues está basando su juicio en lo que percibe, y lo que percibe es una elección voluntaria, que se encuentra condicionada por el pasado y totalmente separada del amor.

Si respondemos al conflicto que nos produce la actitud de nuestro hijo, nuestro pensamiento nos está mostrando imágenes del pasado que nos impiden ver su realidad presente. Esta respuesta impedirá que se despierte en nosotros la única fuerza que puede poner fin a esa experiencia. Esa fuerza es el perdón.

Con la visión espiritual, el pasado no influirá en nuestros sentimientos, es decir, carecerá de significado. En su lugar, nos concentraremos en la oportunidad que nos ofrece el presente, donde nuestra mirada descubrirá la inocencia, la impecabilidad y la perfección de nuestro hijo, al cual, reconoceremos como nuestro hermano. Al no ver culpa, ni condena en él, en realidad estamos reconociendo que tampoco la vemos en nosotros mismos.

Reflexión: ¿Cómo crees que puedes dejar de pensar que piensas?

2 comentarios: