martes, 17 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 17

LECCIÓN 17

No veo cosas neutras.

1. Esta idea es otro paso en el proceso de identificar causa y efecto tal como realmente operan en el mundo. 2No ves cosas neutras porque no tienes pensamientos neutros. 3El pensamiento siempre tiene lugar primero, a pesar de la tentación de creer que es al contrario. 4El mundo no piensa de esa manera, pero tú tienes que aprender que así es como piensas tú. 5De lo contrario, la percepción carecería de causa, y sería ella misma la causa de la realidad. 6En vista de su naturaleza altamente variable, eso es de todo punto imposible.

2. Al aplicar la idea de hoy mantén los ojos abiertos mientras te dices a ti mismo:

2No veo cosas neutras porque no tengo pensamientos neutros.

3Luego mira a tu alrededor, dejando que tu mirada se pose sobre cada cosa que notes el tiempo suficiente para poder decir:

4No veo un/una _____ neutro/a porque mis pensamientos acerca de _____ no son neutros.

5Podrías decir, por ejemplo:

6No veo una pared neutra porque mis pensamientos acerca de las paredes no son neutros.
7No veo un cuerpo neutro porque mis pensamientos acerca de los cuerpos no son neutros.

3. Como de costumbre, es esencial no hacer distinciones entre lo que crees que es animado o inanimado, agradable o desagradable. 2Independientemente de lo que puedas creer, no ves nada que esté realmente vivo o que sea realmente gozoso. 3Eso se debe a que todavía no eres consciente de ningún pensamiento realmente verdadero  y, por lo tanto, realmente feliz.

4. Se recomiendan tres o cuatro sesiones de práctica concretas, e incluso si experimentas resistencia, son necesarias cuando menos tres para obtener el máximo beneficio. 2En tal caso, no obstante, puedes acortar la duración de la sesión a menos del minuto que de otra forma se recomienda.

¿Qué me enseña esta lección?

Todo efecto responde a una causa; toda manifestación material responde a un pensamiento. El pensamiento es la causa de los efectos que vivimos. 

Es el momento de escudriñar nuestras creencias y preguntarnos si pensamos que las cosas que nos ocurren son fruto de la casualidad. Si seguimos sintiéndonos víctimas de las circunstancias, si echamos la culpa de lo que nos ocurre a la mala o buena fortuna, entonces, la respuesta a esa pregunta esencial es que creemos que lo que pensamos no tiene relación alguna con lo que experimentamos y vivimos, es decir, creemos que nuestros pensamientos son fútiles.

La orientación evolutiva del alma humana llevó  a ésta a hacer uso de sus poderes creadores, a imagen y semejanza de su Creador. La necesidad de individualidad motivada por la naturaleza emotiva dio lugar a la conciencia de separación y paralelamente al sentimiento del miedo.

El Amor Unificador quedó en el olvido y un pesado velo cayó sobre la conciencia, permaneciendo ésta dormida en espera de su despertar.

Imitamos a nuestro creador, fabricando con nuestros pensamientos el impulso que recibimos de nuestro mundo emocional. La emoción, es el elemento rebelde, el causante de la separación con la Unidad, con el Amor, y por lo tanto es la causa que origina que nuestros pensamientos den lugar a unas creencias determinadas. El pensamiento es dual y cuando se encuentra identificado con la conquista del mundo material, se recrea en la percepción de lo irreal y del error.

Cuando la naturaleza emocional se sublima, pone alas al pensamiento y este se eleva hasta la Verdad, recuperando la consciencia, la evidencia de la Unidad.

Si vemos luz, y extendemos esa visión en los demás, a través del perdón y del amor, viviremos en la luz. Si vemos oscuridad, si juzgamos condenatoriamente, viviremos la condena en nuestras vidas.

Ejemplo-Guía: "El comportamiento de nuestro hijo nos desespera"


Estamos utilizando este ejemplo específico, pero estoy seguro de que el lector sabrá aplicarlo a cualquier experiencia que suponga para él una vivencia interpretada como conflictiva.


La Lección de hoy viene a redundar sobre lo que hemos estado aprendiendo en los últimos días. En esta ocasión, se concentra en la idea de hacernos conscientes de que todo efecto responde a una causa, como todo fruto es el efecto, resultado, de haber sembrado una semilla, una causa. 


Una manera práctica y evidente de comprobar esa relación es llevando a cabo la labor que realiza habitualmente un agricultor. Hagamos de sembrador y si cuidamos nuestra siembra, llegado el momento, cosecharemos nuestra siembra. Fijaros bien, que he empleado un término muy importante a tener en cuenta en todo proceso de creación. "Llegado el momento". En la dimensión en la que nos encontramos, la tridimensional, el espacio y el tiempo adquieren realidad para nuestra mente, pues así la percibe. Pero, en otra dimensión, en otro nivel, como por ejemplo el mental, dicha percepción adquiere otros matices. 


Un ejemplo nos ayudará a comprender esta cuestión. Imaginemos que somos escritores y que de nuestra mente emana un guión, una historia. En ese "espacio" tenemos la capacidad de evidenciar toda la trama del guión de nuestra obra. Tenemos consciencia de ella desde su inicio hasta su final y todo ese contenido cabe en un pensamiento. Es como si fuese una semilla que potencialmente encierra todo el poder de la planta, incluido la capacidad de producir frutos.


La obra que ha sido capaz de crear nuestra mente se encuentra en estadio potencial y cuando la plasmamos en un papel, adquiere externamente una imagen que nos permite identificar que en verdad es nuestra obra, tal y como la hemos pensado. Pero cuando la queremos representar o simplemente leer, necesitamos tiempo y espacio, pues esa son las leyes del mundo material, es decir, del mundo de los efectos. ¿Cómo cambiar los efectos si éstos no son de nuestro agrado? Tendríamos que crear desde nuestra mente un guion diferente. La dificultad está en que como no creemos que los pensamientos no son neutros, que los pensamientos son la causa de lo que experimentamos, pues no somos conscientes de ellos y en ese intérvalo de "llegado el momento" olvidamos que somos los único responsables de que lo que vivimos responde a lo que nuestra mente ha fabricado.


Si aplicamos esto que decimos al ejemplo de la relación padre-hijo, entenderemos que dicha experiencia es el fruto de nuestra siembra. Si el resultado no es feliz, nos está indicando que nuestros pensamientos se han inclinado hacia el miedo o falta de amor, elegimos ver desde la separación. Si la relación resultase armónica, es la muestra fehaciente de que nuestros pensamientos se han identificado con el amor, o lo que es lo mismo, hemos elegido ver desde la Unidad.

Reflexión: Si el pensamiento es la causa de todo acto, ¿cuál es la causa del pensamiento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario