lunes, 15 de agosto de 2016

Plegaria y Exhorto de Mumiah


PLEGARIA

MUMIAH: Fin de todas las cosas.
Retorna, mi alma, a tu serenidad, ya que el Señor te ha otorgado sus bondades.

MUMIAH: Sublime Señor del renacer y los cambios,

haz que en mi naturaleza banalizada
surja la divina quimera del oro;
haz que mi hambre de luz y de pureza
se condensen en mi estructura psíquica
y me conviertan en la madre fecunda
de una Verdad más alta que mi propio ser.
Haz que renazcan en mi todos los principios
que han llevado el mundo a su plenitud,
y que tu servidor humilde pueda ser para los demás
el portador de tu renacer,
en sus átomos, en sus células, en su simiente,
el portador de salud y longevidad,
el mensajero de tus misteriosas virtudes.

MUMIAH exhorta:

En tu pasado está, peregrino, la clave de tu futuro.
En tu ancestralidad encontrarás el camino que conduce al mañana.
Tus raíces parecen firmes, pero no lo son,
porque Yo he sido el encargado de removerlas.
Una nueva vida ha de surgir en tus viejas vestiduras físicas,
y de ti depende el que, de esa fermentación,
salga el buen vino o las escorias.
Yo he enterrado en ti el sueño de volar,
pero en tu naturaleza arcaica se encuentra también vivo el impulso
de revolcarte en las perversidades.
¿A cuál de esas fuerzas apoyará tu voluntad?
Entre lo sublime y lo corrupto deberás elegir,
porque te será imposible permanecer tal como eres.
Ojalá pueda, peregrino,
darte alas.
Ojalá puedas verme cara a cara
en esa otra esfera en que tengo mi sede.
Entonces ya no te será posible
zozobrar.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada