jueves, 2 de marzo de 2017

Significado Astrológico del Carnaval

Etimológicamente, encontramos dos referencias históricas relacionadas con el término carnaval:

  • Del latín vulgar, carne-levare, que significa “abandonar la carne” propuesto en la Edad Media por la Iglesia Católica.
  • Palabra italiana, carnevale, que significaba la época en la que se podía comer carne. Este concepto es el más utilizado en nuestros días.
¿Con qué definición debemos quedarnos? ¿Es posible que ambas definiciones sean correctas? 

Para dar una respuesta a estas cuestiones, tendremos que recurrir a la Astrología y tener en cuenta, que el carnaval coincide con el tránsito del Sol sobre el signo de Piscis. Si estudiamos las características de este signo, comprenderemos que, en efecto, es posible que ambas definiciones sean correctas, ya que, nos encontramos en la morada donde nuestra consciencia debe dar expresión a las emociones a niveles externos, es decir, tenemos que permitir que nuestros sentimientos y deseos, esos mismos que durante la etapa anterior, la escorpiana, han permanecido acallados en nuestro interior formando parte de nuestra personalidad emotiva, salgan al exterior y sean compartidos por los demás. 

A nadie se le escapa que, en el dominio de la emociones encontramos nuestro gran caballo de batalla. Cuando albergamos un sentimiento que no es acorde con el medio que nos rodea, solemos ocultarlo en nuestro interior, lo reprimimos, hasta encontrar la manera de satisfacerlo sin provocar una situación que nos produzca daño. Así de este modo, al relacionarnos con un mundo de normas y preceptos, nos vemos en la necesidad de mantener "controlados" esos sentimientos que no son bien vistos. 

El papel del carnaval, guarda una estrecha relación con la necesidad de encontrar una válvula de escape para esos sentimientos reprimidos. Cuando el signo del elemento Agua-Emociones, se activa, nos invita igualmente a sacar al exterior esos sentimientos, de modo, que tomando consciencia de ellos, podamos conocer su verdadero valor. 

“Carnevale”, o la época en la que se puede comer carne, nos está indicando, la misma invitación a la que nos referimos con relación al signo de Piscis. Es bueno, para el desarrollo de la consciencia, que nuestras emociones se vean satisfecha y para ello tendremos que adoptar esos rasgos externos que den cabida a las mismas. Tal vez tengamos que cubrir nuestro rostro con un antifaz o con una careta, tal vez, nuestra personalidad pasajera quede oculta tras un disfraz..., todo ello, forma parte de la dinámica oculta del signo Piscis. 

Ahora bien, no podemos olvidar que la dualidad de Piscis queda tutelada cabalísticamente por el Séfira Binah, cuya representación estelar en el proceso creativo, nos lleva a tomar consciencia del sentido de la Ley y el Orden. Por lo tanto, en Piscis encontramos un mensaje importante y de gran valor espiritual, el de la responsabilidad de nuestras acciones, ya que éstas, condicionarán nuestro presente inmediato, esto es nuestro futuro, pues, cosechamos lo que anteriormente hemos sembrado.

La Ley de Causa y Efecto, está muy vigente en la dinámica de Piscis, pues es en este signo, como hemos visto anteriormente, que damos salida a nuestros deseos, a nuestros sentimientos, a nuestro poder creador. Si la calidad de esos deseos es elevada, tengamos por seguro, que nuestra cosecha será digna y nos aportará un enorme beneficio espiritual alcanzado por la vía del amor; si en cambio, nuestras emociones son de baja calidad, entonces, nuestra cosecha nos aportará, igualmente, un importante beneficio espiritual, con la diferencia, de que nos llegará por la vía del rigor. 

Siendo así, tendremos que abordar el término "carne-levare", o lo que lo mismo, abandonar la carne, y con ello estaremos siendo fiel a las enseñanzas y atribuciones de Binah-Ley. La “carne” a la que se refiere el término carnaval no es otra que la se expresa a través de nuestro "cuerpo emocional", dando lugar al potencial de los deseos. Se dice, que las consciencias elevadas prescinden de comer, literalmente, carne. Su dieta es a base de vegetales. Pero el significado de comer “carne”, va más allá del puramente literal, está refiriéndose a la necesidad de alimentar nuestra consciencia con la energía de los deseos, pues por lo general, cuando nos alimentamos de ellos, nuestro comportamiento es egoísta y posesivo. 

Con la celebración del carnaval, estamos pues abordando un trayecto en el que tendremos la oportunidad de conquistar una etapa difícil e importante de la consciencia Crística, la consciencia del Amor. No en vano, el carnaval es el tiempo que precede a una etapa, no menos interesante, como es la Cuaresma, donde la naturaleza espiritual protagoniza uno de los episodios más memorables dentro de su proceso evolutivo. Pero este tema, lo abordaremos en una nueva ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada