lunes, 27 de junio de 2016

Cuento para Nith-Haiah: "El Mago Soberbio"

Durante doce largos años, el joven Nith-Haiah había convivido con los sabios y los magos en el Gran Templo de los Misterios.

Había recorrido un difícil camino hasta poder conseguir entrar como aprendiz al servicio de uno de los Siete Maestros, y una vez dentro su afán de aprender le llevó a ganar rápidamente la confianza y el afecto de sus instructores.

Tras cuatro años de duro aprendizaje, el joven buscador se había convertido en conocedor de los más importantes secretos y era tan fuerte su deseo por hacerlo conocer a los demás que en muchas ocasiones olvidaba cosas fundamentales en su comportamiento.

  • No olvides nunca que cuando hagas uso de tu poder en el mundo exterior, debes hacerlo siempre desinteresadamente, y lo que es más importante, hazlo humildemente y sirviendo al necesitado.

Eran las palabras de su Maestro, que veía como el ansia de su alumno por conocer la magia y de cambiar el mundo le hacía olvidar lo Esencial.

Llegó el día tan esperado por Nith-Haiah. Entró siendo un ignorante aprendiz y salía convertido en un sabio Maestro.

Podía elegir entre quedarse como instructor en el Templo o salir al mundo como un revelador de misterios. Y, el eligió esto último.

Ya se encontraba de camino. Su único equipaje era un hatillo donde guardaba algunos ungüentos curativos. Tan solo eso. No necesitaba nada más, pues a los Sumos Sacerdotes lo recibían y cuidaban en todas las aldeas que encontrasen a su paso.

El brío que le animaba hizo que no tardase en llegar a la cercanía de un humilde pueblo. Mientras se acercaba pensaba en el modo de sorprenderles con su magia. Debía darse a conocer cuanto antes, y así generarse sus simpatías. De este modo fue como se le ocurrió invocar a los espíritus de la naturaleza, a los Elfos para que produjesen los vientos; a las Salamandras para que provocasen la furia del trueno, y a las Ondinas, para que dejasen caer en la tierra sus aguas.

Nith-Haiah había provocado una innecesaria tormenta. Los habitantes del pueblo no daban crédito a lo que veían y maldecían a aquel tiempo, pues estaba destrozando las cosechas de sus campos, y ello significaba pasar un año de calamidad y hambre.

El inexperto mago vio con terror en sus ojos todo el mal que había causado, y se arrepintió de sus actos, mientras que recordaba las palabras de su Maestro:

  • No hagas uso de tu poder, si en tus actos no hay humildad.

Era cierto -pensó el mago -, había actuado con arrogancia, y ahora debía rectificar todo cuanto había hecho.

Sin que nadie se percatase de ello, el mago invocó a los Gnomos, los espíritus de la tierra y les pidió que le ayudasen a poner orden en los campos. Y así lo hicieron. Desde aquel día el poder del Maestro estuvo siempre al servicio de causas justas.

Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada