viernes, 3 de febrero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 34

LECCIÓN 34

Podría ver paz en lugar de esto.

1. La idea de hoy comienza a describir las condiciones que prevalecen en la otra manera de ver. 2La paz mental es claramente una cuestión interna. 3Tiene que empezar con tus propios pensamientos, y luego extenderse hacia afuera. 4Es de tu paz mental de donde nace una percepción pacifica del mundo.

2. Para los ejercicios de hoy se requieren tres sesiones de práctica largas. 2Se aconseja que lleves a cabo una por la mañana y otra por la noche, con una tercera adicional a intercalarse entremedias en el momento que parezca más conducente a ello. 3Todas las sesiones deben hacerse con los ojos cerrados. 4Es a tu mundo interno al que deben dirigirse las aplicaciones de la idea de hoy.

3. Para cada una de estas sesiones largas se requieren alrededor de cinco minutos de búsqueda mental. 2Escudriña tu mente en busca de pensamientos de temor, situaciones que provoquen ansiedad, personas o acontecimientos "ofensivos", o cualquier otra cosa sobre la que estés abrigando pensamientos no amorosos. 3A medida que cada uno de estos pensamientos surja en tu mente, obsérvalo relajadamente, repitiendo la idea de hoy muy despacio, y luego haz lo mismo con el siguiente.

4. Si comienza a resultarte difícil pensar en temas específicos, continúa repitiendo la idea para tus adentros sin prisas y sin aplicarla a nada en particular. 2Asegúrate, no obstante, de no excluir nada específicamente.

5. Las aplicaciones cortas deben ser frecuentes, y hacerse siempre que sientas que de alguna forma tu paz mental se está viendo amenazada. 2EI propósito de esto es protegerte de la tentación a lo largo del día. 3Si se presentase alguna forma específica de tentación en tu conciencia, el ejercicio deberá hacerse de esta forma:

4Podría ver paz en esta situación en lugar de lo que ahora veo en ella.

6. Si los ataques a tu paz mental se manifiestan en forma de emociones adversas más generalizadas, tales como depresión, ansiedad o preocupación, usa la idea en su forma original. 2Si ves que necesitas aplicar la idea de hoy más de una vez para que te ayude a cambiar de parecer con respecto a alguna situación determinada  trata de dedicar varios minutos a repetirla hasta que sientas una sensación de alivio. 3Te ayudará si te dices a ti mismo lo siguiente:

4Puedo sustituir mis sentimientos de depresión, ansiedad o preocupación [o mis pensamientos acerca de esta situación, persona o acontecimiento] por paz.


¿Qué me enseña esta lección?

Una vez más, esta Lección viene a enseñarnos que la capacidad de decidir y de cómo responder a cuanto nos ocurre, es totalmente nuestra. En la medida que juzgamos con nuestra mente una situación y la condenamos, estamos actuando desde la separación, el miedo y la culpa. De este modo decidimos sentirnos víctimas o agredir a aquello que nos amenaza.

Si actuamos desde el Ser, debemos hacer consciente ese instante santo y tomar la decisión que nos ofrece la Paz Interior. Comprendiendo que aquello que nos rodea es nuestro mejor maestro, que es la experiencia que más necesito para crecer y Ser, entonces, actuaremos desde la respuesta de la unidad, del amor incondicional, y desde la coherencia entre mente y deseo, daremos testimonio de la Paz, estaremos creando y compartiendo Paz.

Otro de los aspectos que refuerza esta Lección es la enseñanza de que la Paz no es posible si previamente no tenemos paz en nuestra mente.
Ya sabemos que la mente es la causa de todo cuanto percibimos, y lo que percibimos es el efecto de todo cuanto pensamos. Por lo tanto, podemos decir que la Paz debe ser, en primer término, una semilla que debemos sembrar en nuestro interior y, en segundo término, se convertirá en un hermoso fruto, formando parte de nuestro ilusorio y temporal escenario humano.

Parece paradójico, que siendo la Paz un "estado" tan añorado, no seamos capaces de experimentarla en nuestras vidas y de convertirla en nuestra percepción natural.
Lo anteriormente explicado, nos permite comprender el porqué ésto no es así. 
Mientras que demos prioridad en nuestras vidas a la percepción, estaremos identificándonos con el ego, o lo que es lo mismo, con la creencia en la separación.
Esa identificación nos convierte en fervientes buscadores de ese "oro espiritual" que es la "Paz". Todos, absolutamente, todos, deseamos la paz. Pero, no la encontramos, precisamente, porque la estamos buscando en el lugar equivocado. Mientras que sigamos buscando la paz en el mundo exterior, sin que forme parte de nuestro mundo interno, fracasaremos en esa búsqueda. 
Reclamaremos al mundo exterior, daños y perjuicios,  al no ofrecernos un medio donde poder disfrutar de la paz. Adoptaremos, una vez más, el papel de víctimas y proyectaremos nuestra falta de coherencia interna, en los demás, a los cuales denunciaremos y condenaremos como los únicos culpables de nuestra falta de paz.

Para unos, serán sus padres los culpables; para otros, su pareja, su jefe, su amigo o el vecino de al lado. Lo que está claro, es que "todos" se convierten en culpables de nuestra falta de paz, menos el principal responsable de que ello sea así: nosotros mismos.

Pongamos un ejemplo práctico:

Ejemplo-Guía: "La relación con mi pareja no me hace sentir en paz"

Estrenamos un nuevo ejemplo, elegido entre los temas más comunes de los que habitualmente experimentamos.

Por lo general, la experiencia de relación se vive desde la conciencia de separación y desvinculada de cualquier relación con lo que podríamos llamar un sentido profundo de la misma. Cuanto más, podríamos decirnos que el destino ha mediado en hacer posible el encuentro entre las partes.

A partir de ahí, no encontramos otras razones que nos lleve a pensar que aquello que estamos viviendo, tenga relación alguna con una causa espiritual y mental. Es decir, desconocemos que ese "efecto"  tenga una "causa" más allá que la que es capaz de percibir nuestros ojos físicos, la cual estará fundamentada simplemente en un encuentro fortuito que nos lleva a sentir un "algo" especial por esa persona que nos invita a conocerla y a compartir nuestra vida con ella.

Esa primera etapa del encuentro, suele venir acompañada con una vivencia cercana a la felicidad. El amor humano nos lleva al exaltamiento de las emociones y ello nos lleva a percibir el mundo denso como más liviano. Algunos tienen la impresión de que el tiempo y el espacio adquieren una dimensión distinta. Por lo general, el encuentro con la persona amada, nos lleva a sentirnos más plenos y tenemos la sensación interna de ser más completos.
En esa fase, la mente dual y crítica está "parece" estar ausente. En verdad, lo que estamos haciendo en esa etapa es proyectar un ideal.
Con el tiempo, la mente egoica recupera su hegemonía y comienza a hacer lo que habitualmente hace, analizar, comparar y juzgar aquello que percibe, y lo que percibe, no lo olvidemos (el ego no lo comparte), no es más que una proyección de nuestra mente, que está arrojando hacia fuera lo que se encuentra en sus mundo mental.

Si en esa mente no hay paz, si lo que hay son contradicciones, luchas, menosprecios, condenas, egoísmos, temores y miedos, no tardará en proyectarlos al exterior y la persona amada se convertirá en el espejo perfecto que le permitirá ver reflejado dicho contenido interno. Se abrirá la puerta de las censuras, de los reproches, de las limitaciones, de las agresiones, etc.

En esta experiencia, no hay víctimas y verdugos. En ninguna relación existe, aunque para la visión del ego esta afirmación no será compartida. El ego nos atacará con la intención de hacernos dudar de tales creencias y para ello, nos pondrá por delante noticias con imágenes de violaciones, agresiones de género y a renglón seguido, nos preguntará: ¿no hay víctimas, ni verdugos? 

Su argumento, no lo podemos olvidar, pretende  defender el mundo que le da sentido a su transitoria existencia, el mundo de los efectos. Desde esa ilusoria perspectiva, desconectada de la única y verdadera fuente desde donde se ha originado, la mente, encontrará argumentos para poner en duda lo que hemos afirmado. Pero, desde la visión espiritual, todo tiene un "para qué" y ninguna experiencia es vivida sin el consentimiento voluntario del que protagoniza el papel de "víctima o agredido". Todas tienen un sentido profundo.

En la vida podemos elegir ver de dos maneras distintas. Desde el miedo o desde el amor. Cuando lo hacemos desde el miedo, lo que estamos haciendo es utilizar la mente para fabricar un mundo separado. Desde esa visión la mente emite pensamientos de ataques por temor a ser atacada y ese miedo, al alcanzar la dimensión densa de los efectos, adquiere los ropajes de la lucha y de la división.

En cambio, cuando elegimos ver desde el amor, lo que estamos haciendo es utilizar la mente con rectitud y creamos un mundo unido. Este uso de la mente, nos llevará a la percepción correcta y veremos al otro como a nuestro hermano y las relaciones especiales que podamos establecer con él, estarán basadas en el amor y en el respeto. 

No podemos abordar en esta Lección el tema de las "relaciones especiales", pero me gustaría dejar unos mensajes extraídos del Curso y que nos ayudará a tener una visión de su significado:
  • Creer que las relaciones especiales, con un amor especial, pueden ofrecerte la salvación, es creer que la separación es la salvación.
  • Todas las relaciones especiales contienen elementos de miedo en ellas debido a la culpabilidad. Por eso es por lo que están sujetas a tantos cambios y variaciones. No se basan exclusivamente en el amor inmutable. Y allí donde el miedo ha hecho acto de presencia no se puede contar con el amor, pues ha dejado de ser perfecto. El Espíritu Santo, en Su función de intérprete de lo que has hecho, se vale de las relaciones especiales, que tú utilizas para apoyar al ego, para convertirlas en experiencias educativas que apunten hacia la verdad. Siguiendo Sus enseñanzas, todas las relaciones se convierten en lecciones de amor.
  • El Espíritu Santo sabe que nadie es especial. Mas Él percibe también que has entablado relaciones especiales, que Él desea purificar y no dejar que destruyas. Por muy profana que sea la razón por la que las entablaste, Él puede transformarlas en santidad, al eliminar de ellas tanto miedo como le permitas. Puedes poner bajo Su cuidado cualquier relación y estar seguro de que no será una fuente de dolor, si estás dispuesto a ofrecérsela a Él para que no apoye otra necesidad que la Suya. Toda la culpabilidad que hay en tus relaciones especiales procede del uso que haces de ellas. Todo el amor, del uso que Él hace de ellas. No temas, por lo tanto, abandonar tus imaginadas necesidades, las cuales no harían sino destruir la relación. De lo único que tienes necesidad es de Él.
Reflexión: Si no hay paz en tu mente, no la verás fuera de ti. Si no deseas la paz, no la percibirás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario