miércoles, 13 de julio de 2016

Plegaria y Exhorto de Ieiazel

PLEGARIA

IEIAZEL: Dios que regocija.
¿Por qué, Eterno, rechazas mis plegarias, por qué ocultas tu rostro?

IEIAZEL, Despiértame, Señor, del sueño de la razón,
fertiliza mi mente con los puros anhelos,
haz que pueda ofrecer a la sociedad que me rodea
una visión equilibrada de tu Reino.
Permíteme, IElAZEL, liberarme
de los enemigos interiores y exteriores;
desprenderme de todo aquello que me mantiene prisionero
a los niveles inferiores de tus mundos,
a fin de que a través de mi alma
pueda correr el mensaje que proclama
tus Altos Hechos.
Y cuando la fuente del Aleph
mane de mis entrañas,
mantenme, Señor, próximo a los hombres,
para que no vean en mí un ser extraño;
para que puedan escucharme confiados
y ser, para ellos, canal hacia el Eterno.

IElAZEL exhorta:

Yo me encuentro siempre, peregrino,
más allá de tus fronteras naturales.
No me busques en lo que ves,
en lo que sientes,
en lo que tu lógica humana pueda abarcar.
Búscame en el horizonte sin fin
de lo increado,
allí donde la luz se condensa para formar evidencias.
Y cuando me hayas discernido,
retenme en tus ensoñaciones, cántame,
para que el pueblo de tus células
sienta el placer de ese encuentro
y para que tu entusiasmo desborde
y puedan, los que están junto a ti,
sentir el misterio de mi presencia.
Necesito cantores; necesito rapsodas;
necesito escribas que relaten mi gesta.
Tú has recibido de mi sensibilidad y razón
para narrar con belleza la crónica de nuestro encuentro.
Purifica tu alma, peregrino, para vivir ese día de gloria
plenamente;
para que puedas comprender en toda su amplitud
él significado de mí faz.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada