martes, 9 de agosto de 2016

Plegaria y Exhorto de Manakel


PLEGARIA

MANAKEL: Dios que secunda y mantiene todas las cosas.
No me abandones, Eterno. Dios mío, no te alejes de mi.

MANAKEL: Señor que poseéis la fuerza que transmuta
las tinieblas en pura luz,
ayúdame a salir de la oscuridad.
Permíteme evadirme de las situaciones estacionarias
y líbrame de mis apegos materiales.
Ayúdame a descubrir, ¡oh Señor!
lo que hay de transcendente en mi propia alma.
Que Dios se muestre benigno con vuestro servidor y cure mis males.
Ayúdame a ser amable y bondadoso,
despierta mi intuición para comprender los mensajes
que me envías en sueños,
y permite que pueda despojarme de mis malas cualidades,
tanto las físicas como las morales.

MANAKEL exhorta:

Has de saber, peregrino,
que la materia es un disfraz con el que se viste la energía.
En el interior de cualquier receptáculo material,
se aloja otra vida, secreta, oculta,
que contiene la simiente de futuros universos.
Mi función, peregrino, es poner en tensión
los órganos de tu cuerpo,
para que esa esperma generadora pueda salir de ti
y puedas engendrar con ella nuevos mundos.
A través de mi has de realizar
la experiencia de la tierra y la del cielo;
conocerás los placeres encerrados en la fruta tierna
y los que produce en el alma la ambrosía.
Sabrás descifrar los sueños y comprender las limitaciones
de los estados materiales.
Tu mente será amplia y en ella cabrán los conocimientos
que encierra la columna de la izquierda
y la inspiración contenida en la columna de la derecha.
Sabrás, peregrino, lo que es el Bien
y lo que es el Mal.


(Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala - KABALEB)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada