domingo, 16 de julio de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 197

LECCIÓN 197

No puede ser sino mi propia gratitud la que me gano.

1. He aquí el segundo paso que damos en el proceso de liberar a tu mente de la creencia en una fuerza externa enfrentada a la tuya. 2Tratas de ser amable y de perdonar. 3Pero si no recibes muestras de gratitud procedentes del exterior y las debidas gra­cias, tus intenciones se convierten de nuevo en ataques. 4Aquel que recibe tus regalos los tiene que recibir con honor; o de lo contrario, se los quitas. 5Y así, consideras que los dones de Dios son, en el mejor de los casos, préstamos; y en el peor, engaños que te roban tus defensas para garantizar que cuando Él dé Su golpe de gracia, éste sea mortal.

2. ¡Cuán fácilmente confunden a Dios con la culpabilidad los que no saben lo que sus pensamientos pueden hacer! 2Niega tu forta­leza, y la debilidad se vuelve la salvación para ti. 3Considérate cautivo, y los barrotes se vuelven tu hogar. 4Y no abandonarás la prisión, ni reivindicarás tu fortaleza mientras creas que la culpa­bilidad y la salvación son la misma cosa, y no percibas que la libertad y la salvación son una, con la fortaleza a su lado, para que las busques y las reivindiques, y para que sean halladas y reconocidas plenamente.

3. El mundo no puede sino darte las gracias cuando lo liberas de tus ilusiones. 2Mas tú debes darte las gracias a ti mismo también, pues la liberación del mundo es sólo el reflejo de la tuya propia. 3Tu gratitud es todo lo que requieren tus regalos para que se conviertan en la ofrenda duradera de un corazón agradecido, liberado del infierno para siempre. 4¿Es esto lo que quieres impe­dir cuando decides reclamar los regalos que diste porque no fue­ron honrados? 5Eres tú quien debe honrarlos y dar las debidas gracias, pues eres tú quien ha recibido los regalos.

4. ¿Qué importa si otro piensa que tus regalos no tienen ningún valor? 2Hay una parte en su mente que se une a la tuya para darte las gracias. 3¿Qué importa si tus regalos parecen haber sido un desperdicio y no haber servido de nada? 4Se reciben allí donde se dan. 5Mediante tu agradecimiento se aceptan universalmente, y el Propio Corazón de Dios los reconoce con gratitud. 6¿Se los quitarías cuando Él los ha aceptado con tanto agradecimiento?

5. Dios bendice cada regalo que le haces, y todo regalo se le hace a Él porque sólo te los puedes hacer a ti mismo. 2Y lo que le pertenece a Dios no puede sino ser Suyo. 3Pero mientras perdo­nes sólo para volver a atacar, jamás te darás cuenta de que Sus regalos son seguros, eternos, inalterables e ilimitados; de que dan perpetuamente, de que extienden amor y de que incrementan tu interminable júbilo.

6. Retira los regalos que has hecho y pensarás que lo que se te ha dado a ti se te ha quitado. 2Mas si aprendes a dejar que el perdón desvanezca los pecados que crees ver fuera de ti, jamás podrás pensar que los regalos de Dios son sólo préstamos a corto plazo que Él te arrebatará de nuevo a la hora de tu muerte. 3Pues la muerte no tendrá entonces ningún significado para ti.

7. Y con el fin de esta creencia, el miedo se acaba también para siempre. 2Dale gracias a tu Ser por esto, pues Él sólo le está agra­decido a Dios, y se da las gracias a Sí Mismo por ti. 3Cristo aún habrá de venir a todo aquel que vive, pues no hay nadie que no viva y que no se mueva en Él. 4Su Ser descansa seguro en Su Padre porque la Voluntad de Ambos es una. 5La gratitud que Ambos sienten por todo lo que han creado es infinita, pues la gratitud sigue siendo parte del amor.

8. Gracias te sean dadas a ti, el santo Hijo de Dios. 2Pues tal como fuiste creado, albergas dentro de tu Ser todas las cosas. 3Y aún eres tal como Dios te creó. 4No puedes atenuar la luz de tu per­fección. 5En tu corazón se encuentra el Corazón de Dios Mismo. 6Él te aprecia porque tú eres Él. 7Eres digno de toda gratitud por razón de lo que eres.

9. Da gracias según las recibes. 2No abrigues ningún sentimiento de ingratitud hacia nadie que complete tu Ser. 3Y nadie está excluido de ese Ser. 4Da gracias por los incontables canales que extienden ese Ser. 5Todo lo que haces se le da a Él. 6Lo único que piensas son Sus Pensamientos, ya que compartes con Él los santos Pensamientos de Dios. 7Gánate ahora la gratitud que te negaste al olvidar la función que Dios te dio. 8Pero nunca pienses que Él ha dejado de darte las gracias a ti.


¿Qué me enseña esta lección?

Aquello que damos lo recibimos, pues no hay diferencia entre el que da y el que recibe…

Si nuestra consciencia se encuentra identificada con las ilusiones de la culpa, cuando damos, pensamos que ese acto generoso nos redime de nuestros pecados. Es como si quisiéramos ponerle un precio a nuestra liberación. Vemos un gesto de santidad en esa acción  de dar. Pensamos que nos ganamos la complacencia de nuestro Creador actuando de manera generosa. Ponemos énfasis en ese acto y lo consideramos algo especial.

Sin embargo, si nuestra acción no es correspondida con una respuesta de gratitud por parte del que recibe nuestro regalo, es decir, si no recibimos cuando damos, dejamos de creer en la generosidad del acto. Cuando esto ocurre, debemos preguntarnos, ¿Verdaderamente hemos dado con el corazón? ¿Hemos dado incondicionalmente? ¿Hemos dado porque nuestra naturaleza es dar o porque buscamos un beneficio a cambio?

Cuando damos para obtener, no estamos dando desde el Espíritu, sino desde el ego.

La gratitud va implícita en el hecho de dar, pues si estamos en condiciones de dar es señal de que hemos recibido, y por ello debemos estar inmensamente agradecido. Cuando agradecemos aquello que hemos recibido, en verdad, estamos reconociendo que estamos permanentemente en conexión con nuestro Creador. Él ha puesto a nuestra disposición la Abundancia del Universo. Somos Abundantes y Perfectos. Nuestra gratitud fluye desde ese reconocimiento.


Ejemplo-Guía: "Llevamos toda la vida buscando la gratitud de los demás, cuando somos nosotros los que debemos darla para conservarla"

Hace a penas unos minutos, acabo de ser testigo de una escena en la que se pone en evidencia el mensaje que nos transmite esta Lección.

Una madre, de espíritu servicial con sus hijos, entregada en dar satisfacción a cualquier necesidad que puedan demandarle éstos, recibe una respuesta que la lleva a una profunda frustración. 

No se trata de un hecho aislado. Ella va acumulando en su memoria, vivencias tras vivencias en las que no recibe la gratitud de sus hijos, cuando tiene una conciencia de que está dando la vida por ellos. Su queja, está plenamente justificada desde la visión del ego. Este es su argumento:

"Toda la vida entregada y sacrificada para atender a mis hijos y la recompensa que recibo es que nunca están para cuando los necesito. Para una cosa que les pido, se les olvida atenderla. Esta vida es una ...."

¿Qué está pasando en esta dinámica? ¿Por qué esta madre, entregada y servicial, que se sacrifica por sus hijos, no recibe lo que da?

Si la verdadera gratitud fuese un valor del cuerpo físico, un valor negociable en este mundo, quizás podríamos entender los motivos que llevan a esta madre a estar enojada, desilusionada y profundamente frustrada. Tal vez, en este contexto, podríamos comprender las razones que llevan a esta madre a renegar de su condición de madre, a no encontrarle sentido a esa función natural y amorosa. Pero, la gratitud es una virtud que emana del verdadero Amor, de una consciencia de Unidad, y por lo tanto, no podemos negociar con ella, pues no tiene sentido regatear con nosotros mismos.

Desde la visión espiritual, la gratitud es reconocer el hilo sagrado que nos mantiene unidos a todo lo creado. Desde esa visión sagrada, cómo vamos a poner precio o condición a lo que damos, cuando en verdad es a nuestra propia mente a la que estamos dando. ¿Acaso no es nuestra mente la que proyecta lo que vemos en nuestro interior?

Una reflexión más profunda del ejemplo que estamos analizando, debe llevarnos a ponernos en el papel de la madre y preguntarnos, por qué necesitamos recibir la gratitud de los demás para sentirnos satisfecha con lo que hacemos. ¿No existirá una carencia afectiva que nos lleve a demandar a cualquier precio una recompensa por lo que damos? Desde pequeños, el entorno familiar en el que vivimos, nos lleva a adquirir unas creencias que nos acompañarán durante el resto de nuestra vida, salvo que decidamos reflexionar sobre ellas y modificarlas si así lo estimamos oportuno. 

Si estamos recibiendo amor, desde pequeños, estamos aprendiendo una sana conducta en el arte de dar y recibir. En este aprendizaje, tomamos consciencia de que dar y recibir son una misma cosa, pues identificamos en dicho acto, el lazo de unión que existe entre los implicados en el mismo. Cuando damos, ya hemos recibido, pues no damos a alguien separado de nosotros, sino que damos al ser en el que hemos proyectado nuestro propio ser. En este sentido, es incoherente, que le exijamos que nos devuelva la gratitud que le hemos dispensado, pues cuando la damos, la conservamos.

Pero si desde nuestra infancia, nos enseñan a ponerle precio, a poner expectativas, a aquello que damos, entonces, debemos reconocer, que detrás del acto de dar existe el temor a perder y ese temor nos lleva a exigir una respuesta acorde a lo que creemos que hemos dado. En esta relación, desvinculamos la causa y el efecto, el dar y el recibir y las consecuencias, no será otra que la que hemos descrito en el ejemplo de la madre insatisfecha.

Esta madre, encuentra justificación en su frustración afectiva, incluso no se siente amada en la medida con la que compara el amor que da. Pero, puede tener la certeza, de que aquello que da siempre permanecerá en el que lo recibe, siempre que lo que haya dado tenga su origen en el amor, de lo contrario, lo único que está haciendo es poner un nuevo destino a lo que da, es decir, doy y como compruebo que no me has respondido, quedamos en deuda, establecemos un pacto en el que has de devolverme lo que te he dado. Y así, perpetuamos nuestra culpa, estableciendo nuevas relaciones especiales que lo único que tratan es el abrir nuestros ojos al verdadero arte de Amar: dar-recibir.

Reflexión: ¿Cómo te sientes cuando no recibes la gratitud de los demás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario