martes, 28 de marzo de 2017

Génesis: "El Despertar del Ser" - 8ª parte -

Trabajos del 6º Día de la Creación.

Traducción Convencional: “Dijo luego Dios: “Brote la tierra seres animados según su especie, ganados, reptiles, bestias de la tierra según su especie.” Y así fue. Hizo Dios todas las bestias de la tierra según su especie, los ganados según su especie y todos los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios ser bueno.  Díjose entonces Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, para que domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los  ganados y sobre las bestias de la tierra, y sobre cuantos animales se mueven sobre ella.” Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios le creó, y los creó macho y hembra; y los bendijo Dios, diciéndoles: “Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre los ganados, y sobre todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra.” Dijo también Dios: “Ahí os doy cuantas hierbas de semilla hay sobre la haz de la tierra, y cuantos árboles producen fruto de simiente, para que todos os sirvan de alimento. También a todos los animales de la tierra, y a todas las aves del cielo, y a todos los vivientes que sobre la tierra están y se mueven, les doy por comida cuanto de verde hierba la tierra produce.” Y así fue. Y vio Dios ser muy bueno cuanto había hecho, y hubo tarde y mañana, día sexto”.

Pasemos a la traducción de Fabre d´Oliver: “Y Él-los Dioses dijo aún: La tierra emitirá de su seno un soplo de vida según su especie, animado de un movimiento progresivo, cuadrúpedo y reptil, animalidad terrestre, según su especie: y eso fue hecho así. Había pues determinado, Él, el Ser de Seres, la existencia potencial de esta Animalidad terrestre, según su especie, y la del género cuadrúpedo, según su especie; y considerando esas cosas, juzgó que serían buenas. Continuando después en declarar su voluntad, dijo, Él-los Dioses: haremos Adam, el Hombre universal, en nuestra sombra reflejada, de acuerdo con las leyes de nuestra acción asimilante; afín de que, potencia colectiva, posea universalmente el imperio y domine a la vez, en los peces de los mares, en los pájaros de los cielos y en el cuadrúpedo y en toda animalidad, y en toda vida reptiforme moviéndose sobre la tierra”.
“Y Él, el Ser de Seres, creó la existencia potencial de Adam, el Hombre universal, en su sombra reflejada; en su sombra divina lo creó y, potencia colectiva, lo identificó conjuntamente macho y hembra. Bendijo su existencia colectiva y le declaró colectivamente su voluntad, diciendo: propagaos y multiplicaos; llenad la tierra y subyugadla; poseed universalmente el imperio y dominad a los peces de los mares, a los pájaros de los cielos y en toda cosa que goce de movimiento vital en la tierra. Y le declaró igualmente, Él-los Dioses: os he dado, sin excepción, toda hierba germinando de un germen innato en la superficie de la Tierra entera, así como toda substancia llevando su propio fruto y poseyendo en sí su poder semencial, para serviros de alimento. Y a toda animalidad terrestre, a toda especie volátil, de ser reptiforme moviéndose sobre la tierra y poseyendo en sí el principio innato de un soplo animado de vida, he dado en totalidad la hierba verdeante por alimento. Y esto fue hecho así. Entonces, considerando todas estas cosas que hizo en potencia, como presentes ante él, vio, Él-los Dioses que serían buenas en sus respectivas condiciones. Y tal fue el occidente, y tal fue el oriente, el objetivo y el medio, el término y el arranque de la sexta manifestación fenoménica”.

Si ya la traducción del 5º Día de la Creación, nos alejaba bastante de la interpretación esotérica de los Trabajos que se han de llevar a cabo en dicho Periodo de Manifestación, lo recogido en el 6º Día, tampoco nos ayuda a la hora de comprender las claves que tratan de revelarnos los trazos que seguirá el Proceso Creador, cuando alcance dicha fase.

Introduciré en este punto del estudio, un esquema del Árbol Cabalístico que nos ayudará en la reflexión de este pasaje. Entendemos, que la lectura de la interpretación convencional relativa a los Trabajos del 6º Día, suscitará cuanto menos, algunas interrogantes.

Como podemos observar en el esquema del Árbol Cabalístico, donde hemos representado la relación de los Séfiras con cada uno de los Días de la Creación, la Oleada de Vida animal no fue creada en el 6º Día, sino en el 2º Día. De igual, modo podemos comprobar, que la Oleada de Vida Vegetal y la Mineral, aparecen en estado germen, en los Días 3º y 4º.

Si esto es así, ¿Qué nos está queriendo expresar el traductor cuando nos describe que dichas creaciones tuvieron lugar en los Trabajos del 6º Día? Ya tuvimos ocasión de explicar en el capítulo anterior, dedicado al 5º Día, que los supuestos animales del mar y del aire, aludían a la manifestación de la energía emocional, la que alcanzaba su madurez en ese Día.

Una de las claves más reveladora de este pasaje se advierte al traducir el término ADM (Aleph-Daleth-Mem) cuyo significado es el reino humano, expresando una pluralidad y no una individualidad, como se ha interpretado al referirse a Adam.

Si nos fijamos atentamente, en el 6º Día de la Creación, el Cuerpo que alcanza su madurez es el Mental. No podemos definir el “reino humano” como entidades separadas e individuales, sino como una filiación unitaria, pues hemos formado parte de la Unidad Divina, de donde fuimos emanados. El camino involutivo ha sido largo, hasta alcanzar nuestra máxima individualidad en el 4º Día de la Creación, en el que nos encontramos actualmente. Nuestra conciencia se encuentra identificada con los ropajes materiales y se manifiesta como separada del resto de los seres. Esa separación es fruto de la recapitulación del 2º Día, cuando se produjo la división de las Aguas, es decir, de las emociones. Pero esa “mente” joven del 4º Día, permanece dormida, viviendo una ilusión. Tendrá que continuar su andadura humana y afrontar los Trabajos de Anticipación propios de los Días 5º y 6º de la Creación. Cuando esto ocurra, nuestros Cuerpos de Deseos y Mental, madurarán, evolucionarán y propiciarán el despertar de una nueva conciencia, la cual adquirirá la visión de la unidad.

Pero ese proceso es un anticipo de los verdaderos Trabajos que nos aguardan cuando afrontemos los retos del 5º y 6º Día. La madurez del Cuerpo Mental nos permitirá potenciar nuestra capacidad creadora. Podemos decir, que haremos nuestros primeros “bocetos” de Entes Creadores. No será una labor individual, sino colectiva. Habremos recuperado la condición de Ser Uno. La división del 2º Día, ya no tendrá cabida en ese nuevo Estado de Conciencia y de Ser.

Es esta condición pre-creadora, la que se recoge por los traductores en el capítulo dedicado al 6º Día. La aparición en escena de Adam –el reino hominal-, con pleno mando sobre todo lo que se mueve en la Tierra Emotiva y Mental, es el resultado de los Trabajos realizados sobre el Cuerpo de Deseos a lo largo del 5º Día. Es evidente, que el dominio al que se está refiriendo el pasaje es el que se ejercerá sobre los deseos y los pensamientos. Esas energías creadoras,  la imaginación y las ideas, serán moldeadas por la dirección de nuestra Mente.

Como bien recoge Un Curso de Milagros, el ego piensa que la capacidad de ver se encuentra en los ojos del cuerpo y en el cerebro. Cree igualmente, que el cerebro puede pensar. Ambas creencias son un error, pues la capacidad de ver la realidad y de pensar la verdad, se encuentran en la Mente, el vehículo que utiliza el Espíritu para comunicarse con su Creador.

Como bien nos describe Kabaleb en su magnífica obra sobre el Antiguo Testamento, "Será en el 7º Día, cuando asistiremos a una especie de Ensayo General de lo que ha de ser nuestra Creación en el próximo Gran Día de Manifestación. Estaremos ya en condiciones de crear, pero no dispondremos de un espacio que sea realmente nuestro. Crearemos sobre estructuras súper-organizadas y seremos un poco como esos niños que aprenden a dibujar sobre esquemas ya trazados, en los que tan sólo deben poner el color y algunos trazos. Ya sabemos que nuestros conejillos de indias, en el 7º Día, será la Oleada de Vida que hoy es mineral y que entonces será humana. Ellos serán nuestro material para ese gran ensayo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario