domingo, 29 de enero de 2017

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 29

LECCIÓN 29

Dios está en todo lo que veo.

1. La idea de hoy explica por qué puedes ver propósito en todo. 2Explica por qué nada está separado, por sí mismo o en sí mismo. 3También explica por qué nada de lo que ves tiene significado alguno. 4De hecho, explica cada una de las ideas que hemos usado hasta ahora, y también todas las subsiguientes. 5La idea de hoy es el pilar de la visión.

2. Es probable que a estas alturas te resulte muy difícil entender la idea de hoy. 2Puede que creas que es tonta, irreverente, insen­sata, graciosa e incluso censurable. 3Ciertamente Dios no está en una silla tal como tú la ves. 4No obstante, ayer subrayamos que una simple mesa comparte el propósito del universo. 5Y lo que comparte el propósito del universo comparte el propósito de su Creador.

3. Trata hoy, pues, de comenzar a aprender a mirar a todas las cosas con amor, con aprecio y con una mentalidad abierta. 2Ahora mismo no las ves. 3 ¿Cómo podrías saber lo que en ellas se encierra? 4Nada es como a ti te parece que es. 5Su santo propósito está más allá de tu limitado alcance. 6Cuando la visión te haya mostrado la santidad que ilumina al mundo, entenderás la idea de hoy perfectamente. 7Y no entenderás cómo pudo jamás haberte resultado difícil.

4. Nuestras seis sesiones de práctica, de dos minutos cada una, deben seguir la norma habitual: comienza repitiendo la idea en tu interior y luego aplícala a aquellos objetos seleccionados al azar que estén a tu alrededor, nombrando específicamente cada uno de ellos. 2Trata de evitar la tendencia a dirigir la selección, que, en el caso de la idea de hoy, puede ser una gran tentación debido a su naturaleza totalmente extraña. 3Recuerda que cualquier orden que tú intentes imponer le es igualmente extraño a la realidad.

5. Debes, por lo tanto, evitar al máximo ser tú mismo quien dirige la selección de objetos. 2Una lista adecuada podría incluir, por ejemplo:

3Dios está en este perchero.
4Dios está en esta revista.
5Dios está en este dedo.
6Dios está en esta lámpara.
7Dios está en ese cuerpo.
8Dios está en esa puerta.
9Dios está en esa papelera.

10Además de repetir la idea de hoy durante las sesiones de práctica asignadas, repítela como mínimo una vez por hora, mirando lentamente a tu alrededor mientras repites las palabras para tus adentros sin prisa. 11Por lo menos una o dos veces deberías experimentar una sensación de sosiego mientras haces esto.


¿Qué me enseña esta lección?

Es la idea más esencial. Fuera de Dios nada es real.

El sentido universal que une a todas las cosas, es como un fino hilo conductor que lo mantiene todo unido. Cuando el ego piensa erróneamente que se encuentra separado del mundo que percibe, proyectará la necesidad de verse reflejado en los demás.

La dualidad es una percepción errónea. La unidad es la percepción correcta. Todo cuanto nos ocurre, todo cuanto forma parte de nuestros pensamientos, emociones, creencias, está unido por ese hilo conductor.

Si amamos incondicionalmente estaremos creando un mundo donde compartiremos libertad y paz interior. Si amamos condicionalmente, estaremos quedando preso de nuestra falta de libertad y viviremos en una permanente inestabilidad y falta de coherencia.

Cuando nuestros ojos vean a Dios en todos y cada uno de los pliegues de la vida, entonces exclamaremos: “Soy Hijo de Dios… Padre, reclamo mi herencia”.

¿Por qué no vemos a Dios? Sencillamente, porque no podemos ver el mundo y conocer a Dios. Sólo uno de ellos es verdad. Un Curso de Milagros nos indica, que es imposible no creer en lo que vemos, pero es igualmente imposible ver lo que no crees. Buscamos a un Dios externo y llegamos incluso a ponerle barba y bigotes. Podemos estar creyendo en un Dios externo y atribuirle dones y virtudes, a las cuales nos dirigimos con el propósito de que nos saque de nuestros apuros, y sin embargo, percibimos un mundo separado y lleno de imperfecciones. 

En verdad, lo que estamos haciendo es proyectar nuestra propia visión en clave espiritual, cuando en verdad, la verdadera espiritualidad nada tiene que ver con ello, pues la esencia de la espiritualidad debe llevarnos al despertar, es decir, a conocernos tal y como realmente somos, Seres de Luz emanados de la Fuente de Dios y formando una Unidad con el resto de la Filiación.


La capacidad para ver la conclusión lógica de algo depende de que estemos dispuestos a verla, pero la verdad de esa conclusión no tiene nada que ver con que estemos dispuesto. La verdad es la Voluntad de Dios. Compartir Su Voluntad es compartir Su conocimiento. Si negamos que Su Voluntad sea la nuestra, estaremos negando Su Reino y el nuestro.

Solemos creer que lo que no podemos ver con los ojos del cuerpo no existe y esta creencia nos lleva a negar la visión espiritual. 
La visión espiritual literalmente no puede ver el error, y busca simplemente la Expiación. Todas las soluciones que los ojos del cuerpo buscan se desvanecen. Esa visión nos permitirá tener la certeza de que Dios está en todo lo que vemos y entenderemos su propósito real y verdadero.

Ejemplo-Guía: "Me desespera el comportamiento de mi hijo"

Alcanzado este punto del camino, hemos ejercitado nuestra mente proponiéndole reflexiones que se han convertido en una invitación a des-aprender lo hasta ahora aprendido y que nos llevaba a ver las cosas de una manera determinada. No necesitamos compartir, inicialmente, la veracidad de las nuevas propuestas, tan sólo se nos invita a ponerlas en prácticas.

Hemos elegido varios ejemplos, con la intención de que nos sirviesen de ayuda a la hora de aplicar las enseñanzas de cada una de las Lecciones precedentes. Si hemos realizado las prácticas, ahora estamos en condiciones de compartir nuestras experiencias y verificar si la visión con la que afrontábamos la vida ha cambiado en algo. Si lo ha hecho, estaremos en condiciones de compartir, que hemos dejado de ver un mundo separado y en su lugar, hemos empezado a ver un mundo basado en la unicidad. Estaremos en condiciones de compartir, que hemos dejado de dar significado a aquello que vemos y que está basado en el pasado, y en su lugar, hemos buscado el para qué de aquello que vemos, con el único objetivo de ver el verdadero propósito.

En nuestro camino hacia el "despertar", estamos ahora en condiciones de compartir, que nuestra voluntad ya no sirve al deseo por experimentar la individualidad, sino que ahora se convierte en el estímulo que da vida al nuevo deseo de ver por encima de todas las cosas, de ver la verdad que Somos. Ese camino, nos ha conducido hoy a afirmar que a través de la percepción verdadera, vemos nuestra verdadera realidad, vemos la inocencia, la impecabilidad, la pureza, la plenitud, la abundancia, y la vemos, no tan solo en nosotros, sino en el rostro de cada hermano. Esa visión nos lleva a la certeza de que en verdad, lo que estamos viendo es el verdadero rostro de Dios, y lo vemos en todo lo creado.

Nuestro hijo, no es tan solo nuestro hijo, sino nuestro Padre, pues a través de él, vemos su Rostro. Todo lo creado lleva el germen de la Fuente de donde emana. Todo lo creado tiene esa causa-una, donde encontraremos el mismo Propósito. Todo lo creado nos ofrece la oportunidad de re-cordar el Amor, la Esencia con la que hemos sido creados.

La experiencia de relación, no tiene otro significado, que el que lo mantiene unido al verdadero Propósito. Ese Propósito no es otro que el despertarnos del sueño de la ilusión de la separación y llevarnos a la visión de la Unidad. Esa experiencia se convierte en la oportunidad de descubrir en nuestro hijo, a Dios.

Reflexión: Si en aquello que ves, no encuentras a Dios, entonces, lo que ves no es real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada